Olentzero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Olentzero en Hendaya (País Vasco francés).

Olentzero, Olentzaro u Olantzaro es un personaje navarro de la tradición navideña vasca. Se trata de un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad en los hogares del área geográfica y cultural denominada Euskal Herria, conformada por el País Vasco y Navarra (comunidad autónoma y comunidad foral respectivamente de España) y el País Vasco francés (región histórica de Francia). Su origen está en la zona de Lesaca (Navarra, España).[1]

El personaje[editar]

Olentzero es un carbonero que se representa como un hombre grueso, desharrapado, manchado de carbón, de buen comer y borrachín. Aita Donostia lo describe como "cabezón sin inteligencia" (buruhandia, entendimendu gabea) o "puerco barrigudo" (urde tripaundia). Su singular característica es que vive aislado de la sociedad dedicado a hacer carbón vegetal en el bosque gustándole comer y beber bien y cada invierno baja de las montañas a los pueblos.[1]

La primera referencia en la historia es con los Fueros Navarros. Según el historiador Isasti de Lezo (XVII), Onenzaro es el nombre recibido por la víspera de Nochebuena.

El simbolismo[editar]

La hipótesis más extendida es que el origen de Olentzero es anterior a la cristianización de Navarra y que, como indica Claude Labat "el personaje de Olentzero debe ser ubicado dentro de las celebraciones del solsticio de invierno".

Hay constancia de la existencia en el territorio vasco de la conmemoración del solsticio de invierno y el renacimiento de la naturaleza y del sol. En esta línea, el aspecto desharrapado, descuidado y viejo del personaje simbolizaría el tiempo pasado y su quema, manera habitual en la que terminaba el pasacalles del día de Nochebuena, representa la destrucción de toda relación con el "tiempo viejo" y el recibimiento de un nuevo tiempo. El paso de un tiempo que ya muere a uno renovado y lleno de vida, en palabras de J.M. Satrústegui, "supone dejar el camino libre al año que llega".

Esta hipótesis esta relacionada con costumbres locales similares. En Álava, Navarra, La Rioja y la comarca burgalesa de La Bureba el día anterior de Nochevieja viene un hombre que tiene "tantos ojos" como días del año y el día de Nochevieja "tantas narices" como días del año. En Larráun denominan a Olentzaro "el hombre de los 366 ojos".

El cristianismo adaptó las costumbres locales anteriores a sus nuevas creencias. El personaje Olentzero se habría convertido en el anunciador de la noticia del nacimiento de Jesús (como también lo hicieron los gentiles, que coinciden con Olentzero en el tipo de vida aislado que mantienen). Se dota al personaje de un significado cristiano y hogareño acorde con las enseñanzas de la iglesia católica. La comparación con el nórdico Papá Noel, en particular en el País Vasco Francés, fue inevitable.[1]

La evolución[editar]

Desde la representación del "tiempo viejo" hasta la actual encarnación del bonachón carbonero que hace regalos a los niños se ha producido una evolución muy profunda. La mayor parte de la misma se ha realizado en la última parte del siglo XX.

El personaje de leyendas relacionadas con el sincretismo entre la mitología vasca y las tradiciones cristianas locales: un gigante o jentil que se convierte al cristianismo, da paso a las versiones más modernas de un carbonero que vivía en el monte y al que no le gustaban nada los niños. Cuando bajaba al pueblo a vender el carbón los niños se escondían de él. En el siglo XX la figura de Olentzaro incorporó elementos de las tradiciones de Papá Noel-Santa Claus, de los Reyes Magos y del Niño Jesús convirtiéndose en un personaje que el día de Navidad trae regalos a los niños.

Coro portando un Olentzero en Baracaldo (Vizcaya).

Su historia se ha enriquecido con relatos e iconografía contemporánea. Unas versiones inciden más en los aspectos cristianos de su historia; otras eliminan los aspectos religiosos, pero conservan los mágicos, y otras suprimen todos los aspectos sobrenaturales de su historia, de forma que puede ser seguido por otras religiones e incluso por ateos. Hay versiones que lo convierten en un embajador de buena voluntad y espiritualidad, mientras la publicidad comercial incide en el aspecto de los regalos materiales. Además, algunos grupos inciden en los aspectos de la nacionalidad y la cultura vasca de la tradición, mientras otros los evitan. La versión tradicional lo suele presentar sucio, y fumando en pipa, aunque muchas veces, especialmente para el comercio, se crean muñecos de Olentzero limpios y sin tabaco. Hay quien lo considera una figura burlesca, y otros venerable. Así la canción tradicional de Olentzero, que en muchas versiones lo describe como entendimendu gabea ("sin entendimiento"), en otras versiones lo proclama entendimentuz jantzia ("(re)vestido de entendimiento").

Nombres y etimología[editar]

La denominación más común de este personaje es la de Olentzero tal y como se utiliza en Guipúzcoa. En Navarra recibe las denominaciones de Olentzaro, Orantzaro (en la zona de Beruete y Leiza) y Onontzaro en la zona de Larráun.

Dependiendo de la localidad hay distintas variantes de este nombre: "Olentzaro" (Oreja, Lesaca y Araquil), "Olentzero" (Bera, Irún, Oyarzun y San Sebastián), "Orentzaro" (Zarauz), "Onentzaro" (Andoáin), u "Orantzaro" (Berastegi y Larráun).

Sobre la etimología del nombre hay diversas hipótesis. Lope de Isasi, ya en el siglo XVII decía que podría venir de las palabras vascas onen, "bueno" y zaro, "tiempo" o "época", es decir de onenzaro, "tiempo de lo bueno". Esta hipótesis la defendió también, ya en el siglo XX Resurrección María de Azkue.[1] Una versión de la misma hipótesis es que el término Onentzaro podría estar relacionado con Onentzat aro u Onentzako aro ("época para los buenos", en euskera). Caro Baroja expuso la hipótesis de que la palabra, y en particular su comienzo con la vocal "O" esta relacionada con los cantos que se realizaban en la liturgia cristiana entre los días 17 y 23 de diciembre que comenzaban con dicha letra. Pio Baroja dice de él que por tener tiene hasta nombres distintos, por ejemplo en Zarauz es conocido como Orenzago, en San Sebastián como Orentzaro, y que su leyenda de regalador en Nochebuena solo abarca Guipúzcoa y Navarra pero no Vizcaya ni Álava. Y apunta leyendas que le contaban sobre él en sentido negativo: “Era un gigante que bajaba por la chimenea con la cara tiznada, con los ojos rojos y el aire fiero. También se decía que en la Zurriola metía a los chicos y se los llevaba al mar. En algunas partes se creía que venía con una hoz a cortar la cabeza de los niños.

Otra hipótesis poco creíble es que tiene relación con el término vasco oles que se suele utilizar en canciones de ronda donde se pide cuestaciones económicas o en especie destinadas, normalmente, a la celebración de una merienda o cena posterior, o a la petición de limosnas para una buena causa.[1]

Otros investigadores indican que el núcleo Olen proviene de una modificación de la palabra francesa Noël, Navidad,[1] lo que es imposible dado el hecho que la forma primitiva es Onen.

También, en el siglo XVI se celebraba con regalos en el solsticio de invierno el "Onentzaro", la "época de los buenos" o "buena época".

Música[editar]

La canción tradicional de Olentzero fue versionada por el grupo de punk rock Zarama.
El cantautor Gontzal Mendibil dedicó todo un disco, Olentzaro de 1993, a esta tradición.

Canción tradicional[editar]

Olentzero joan zaigu
mendira lanera
intentzioarekin
ikatz egitera.
Aditu duenean
Jesus jaio dela
lasterka etorri da
berri ona ematera.
Horra! Horra!
Gure Olentzero!
Pipa hortzetan duela
eserita dago
kapoiak ere baditu
arraultzatxoekin
bihar meriendatzeko
botila ardoakin.
Olentzero buruhandia
entendimentuz jantzia
bart arratsian edan omen du
bost arruako sagia
ai urde tripahaundia

la,lara,lara ai urde tripahaundia

la,lara,lara,laralara
Olentzero se ha ido
al monte a trabajar
con la intención
de hacer carbón.
Cuando ha oído
que ha nacido Jesús
ha venido corriendo
a dar la buena noticia.
¡Míralo! ¡Míralo!
¡Nuestro Olentzero!
Está sentado
con la pipa entre los dientes
también tiene gallos capón
con huevecitos
para merendar mañana
con una botella de vino.
Olentzero cabezón
tan sabio
ayer por la tarde se bebió
un montón de litros de vino.
¡Ay menudo tripón!
la,lara,lara
¡Ay menudo tripón!
lara, larala, laralala

Mari Domingi[editar]

Pareja caracterizada como Olentzero y Mari Domingi en Nochebuena de 2012 en Tolosa.

Últimamente se ha introducido la figura de Mari Domingi (una mujer mencionada en una canción tradicional en euskera) como esposa o novia de Olentzero,[2] [3] con la intención de evitar el supuesto sexismo que tendría el dar todo el protagonismo a un personaje masculino.[4] [5] Diversas voces —sobre todo feministas— han criticado que se altere la tradición de este modo con el fin de dar a Mari Domingi un rol que a fin de cuentas resulta netamente secundario.[6] [7]

Costumbres y muñecos[editar]

Una de las funciones actuales de Olentzero es muy similar a la de los Reyes Magos o Papá Noel: los niños escriben sus cartas a Olentzero pidiéndole regalos, se las dan a sus padres, y algunos de estos regalos aparecen en casa en la mañana de Navidad. En el País Vasco y Navarra hay localidades en los que se celebra un desfile o cabalgata de Olentzero la víspera de Navidad, otros en que se celebra una cabalgata de Reyes la tarde del 5 de enero, y otros en que se que celebran ambas. Como excepción, en Ermua (Vizcaya) el desfile de recepción de Olentzero se realiza el 31 de diciembre[8] (sin embargo la Cabalgata de Reyes se efectúa en la fecha habitual). En dichos desfiles Olentzero puede aparecer representado por un muñeco o por una persona vestida del carbonero.

Es costumbre que grupos de vecinos paseen un muñeco caracterizado de Olentzero (con la cara manchada de carbón, ropa tradicional, txapela, pipa, un saco con regalos, con vestimenta típica vasca) por las calles en Nochebuena, cantando y pidiendo dinero para algún colectivo humanitario, social o para sus propias actividades de ocio. Como despedida a este personaje, en eventos especiales es común incinerar al muñeco al finalizar, bien en la misma tarde-noche de Nochebuena, bien después de las navidades.

La imagen de Olentzero es un elemento característico y frecuente en la decoración navideña de establecimientos y mobiliario urbano en el País Vasco y Navarra.

Controversias políticas sobre Olentzero[editar]

En los últimos años en alguna de las comitivas de Olentzero en Pamplona se han incorporado grupos con pancartas en contra de la dispersión de los presos de ETA con sus fotos. Por ello, el ayuntamiento de Pamplona solicitaba fianzas para su realización. En el 2009 decidió que estas celebraciones ya no contarán con el permiso municipal y que las solicitudes serán consideradas una "solicitud de manifestación" y remitidas a la Delegación del Gobierno.[9] [10] Recientemente las comisiones organizadoras de los barrios han solicitado el permiso con «El deseo de poder ver a Olentzero en cada barrio repartiendo caramelos y sonriendo, en un ambiente festivo y alegre»[11] [12]

En la gran mayoría de los pueblos de Navarra y el País Vasco se celebra el desfile y entrega de regalos de Olentzero sin ningún tipo de incidente. Por otra parte, también han existido quienes han actuado contra muñecos de Olentzero, a pesar de que también el franquismo en ocasiones toleró en Pamplona esta celebración. En Areso (Navarra) tradicionalmente se dejaba a Olentzero durante la noche de Navidad en la plaza mayor del pueblo. Durante los años 2003, 2004 y 2005 el muñeco desapareció siendo encontrado días más tarde destrozado. En 2005 los vecinos descubrieron, finalmente, que eran agentes de la Guardia Civil de servicio los que realizaban tal vandalismo,[13] resultando finalmente expedientados y trasladados a otras localidades dos agentes de dicho cuerpo. El hecho tuvo repercusión en toda España.[14] [15] [16]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Imanol Villa (23 de diciembre de 2007). «El Olentzero. Los orígenes del carbonero sucio y gordinflón que trae regalos a los niños vascos se remontan a tiempos mucho más lejanos y antiguos que los de la llegada del Cristianismo.». El Correo Digital. http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20071223/vizcaya/olentzero-20071223.html. 
  2. «¿Quién es Mari Domingi?», Ze berri?, revista de Euskarabidea (instituto navarro del vascuence), número 80, diciembre del 2009.
  3. Mari Domingi, la novia de Olentzero, visita a los alumnos de Baztan Ikastola. Diario de Noticias.
  4. «Berriz incorpora a Mari Domingi para dar protagonismo a la mujer en el desfile de Olentzero», El Correo, 22-12-2007.
  5. Oier Araolaza: «Nor zara zu, zer egin duzu Olentzerorekin?», Argia, número 2066, 10-12-2006.
  6. «Mari Domingi, sra. de Olentzero», 03-01-2008.
  7. «Durangoko kartel matxista», foro Eibartarrak, 12-11-2008.
  8. Página sobre el desfile de recepción de Olentzero en Ermua
  9. Acompañantes del Olentzero exhibien anagramas y símbolos etarras, noticia en "El Mundo"
  10. "Celebrar falsos Olentzeros no contarán con autorización municipal y serán tratadas como lo que en realizada son: una solicitud de manifestación y en consecuencia se remitirán a la Delegación de Gobierno para que, en su caso, autorice o deniegue".
  11. «Solicitan Olentzero tranquilo».
  12. «Olentzero llena las calles de Pamplona».
  13. "En Nochebuena, sobre las 02:30 de la madrugada, una patrulla de la Guardia Civil apareció rápidamente y sin luces, metieron a Olentzero en el vehículo y se marcharon" (Declaraciones de Mikel Bareibar, alcalde de Areso)
  14. Noticia del robo en "20 Minutos"
  15. Noticia del robo en "Cadena Ser"
  16. Noticia del robo en "Diario de Noticias"

Enlaces externos[editar]