Ocupación soviética de Letonia en 1940

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tanque y camión del Ejército Rojo en Riga, 1940

La Ocupación soviética de Letonia en 1940[1] [2] [3] se refiere, según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos,[4] el gobierno de Letonia,[5] el Departamento de Estado de los Estados Unidos,[6] y la Unión Europea,[7] [8] [9] a la ocupación militar de la República de Letonia por parte de la Unión Soviética, ostensiblemente bajo las provisiones del Pacto Ribbentrop-Mólotov de 1939 con la Alemania nazi.

Cuando la Segunda Guerra Mundial estalló en septiembre de 1939 con la invasión alemana de Polonia, Letonia ya había caído bajo la esfera de influencia soviética en el Pacto Mólotov-Ribbentrop y su Protocolo Adicional Secreto de agosto de 1939.[10]

En el periodo de revisión de la historia soviética que comenzó durante la Perestroika, la U.R.S.S. condenó en 1989 el protocolo secreto de 1939 entre la Alemania Nazi y ellos que llevó a la invasión y ocupación de los tres países bálticos, incluyendo a Letonia.[11] Mientras que Rusia, a través de un tratado con Lituania, reconoció el impacto negativo que tuvo la Unión Soviética en la soberanía de Lituania antes de la disolución de la U.R.S.S., no ha existido ningún tratado que haga lo mismo en relación a Estonia o Letonia, y las autoridades de la Unión Soviética no reconocieron la ocupación antes de su disolución.

Luego de la disolución de la Unión Soviética, la soberanía de Letonia fue restaurada en 1991. El 22 de agosto de 1996, el Parlamento letón aprobó una declaración en la que afirmó que la ocupación soviética de Letonia en 1940 fue una "ocupación militar" y una "incorporación ilegal".[12]

Antecedentes[editar]

Periodo 1919-1939[editar]

Luego de la Revolución Rusa de 1917, Letonia declaró su independencia el 18 de noviembre de 1918. Luego de una prolongada guerra de independencia, Letonia y la Rusia Soviética (la predecesora de la Unión Soviética) firmaron un tratado de paz el 11 de agosto de 1920. En su artículo 2, la Rusia Soviética "reconocía sin reservaciones la independencia y soberanía del Estado Letón y renunciaba voluntariamente y para siempre todos sus derechos soberanos (...) al pueblo letón y su territorio". La independencia de Letonia obtuvo el reconocimiento diplomático del Consejo Aliado Supremo (Francia, Reino Unido, Italia, Japón, Bélgica) el 26 de enero de 1921. Otros estados hicieron lo mismo. El 22 de septiembre de 1921 Letonia fue admitida en la Liga de Naciones y fue miembro hasta la disolución formal de la liga en 1946. El 5 de febrero de 1932, un Tratado de No-Agresión fue firmado con la Unión Soviética, basado en el tratado del 11 de agosto de 1920, cuyos acuerdos básicos establecían en forma inalterable e indefinida la base para las relaciones entre los dos estados. El 1 de septiembre de 1939, el día en que la Segunda Guerra Mundial estalló, Letonia declaró su neutralidad.

Tratados relevantes entre la U.R.S.S. y Letonia[editar]

Antes de la Segunda Guerra Mundial, la República de Letonia y la U.R.S.S. firmaron y ratificaron los siguientes tratados:

  • Pacto Kellogg–Briand . Firmado en agosto 27 de 1928, donde "condenan la guerra como medio de solución de controversias internacionales y que desisten de su uso como herramienta de la política nacional en sus relaciones mutua".[13]
  • Tratado de No-Agresión. Firmado el 5 de febrero de 1932 entre Letonia y la Unión Soviética[14]
  • Convención para la Definición de Agresión. Firmado el 3 de julio de 1933. Por primera vez en la historia de las relaciones internacionales, la agresión fue definida en un tratado vinculante firmado en la embajada soviética en Londres por la Unión Soviética y, entre otros, Letonia[15] [16]
El Artículo II define las formas de agresión. Será reconocido como agresor aquél Estado que sea el primero en cometer las siguientes acciones:
Capítulos relevantes:
  • Segunda — invasión del territorio de otro Estado a cargo de fuerzas armadas incluso sin una declaración de guerra.
  • Cuarta — un bloqueo naval de la costa o los puertos de otro Estado.

1939-1940: El camino a la pérdida de la independencia[editar]

Pacto de no-agresión Alemán-soviético[editar]

El Pacto Ribbentrop-Mólotov, firmado el 23 de agosto de 1939, abrió el camino para las ambiciones territoriales de Alemania y la Unión Soviética en Europa Oriental. El Protocolo Adicional Secreto de este pacto dividía el territorio que separaba a Alemania y la Unión Soviética entre las dos potencias. Según este protocolo, Finlandia, Estonia, Letonia y Besarabia se encontraban dentro de la esfera de influencia soviética, mientras que Polonia y Lituania caían dentro de la esfera de influencia Alemana. La Unión Soviética continuó negando la existencia de este protocolo hasta 1989, cuando bajo presión de las R.S.S. bálticas, el Congreso Popular de Diputados de la U.R.S.S. reconoció en forma oficial los tratados secretos como ilegales e inválidos desde su concepción el 24 de diciembre.[17]

Invasión de Polonia[editar]

La Alemania Nazi invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939 con el apoyo de Stalin.[18] Francia y el Reino Unido, quienes fueron obligados a firmar un tratado para proteger a Polonia, respondieron con cartas de protestas en las que demandaban la retirada de los alemanes. Luego de la indecisión Franco-británica, el Reino Unido decidió actuar en forma unilateral y envió un ultimátum de dos horas a las 9:00am el 3 de septiembre, el cual Francia se vio obligada a seguir, emitiendo su propio ultimátum. Sin embargo, pese a las declaraciones de que existía un estado de guerra con Alemania, las conferencias militares de los aliados del 4-6 de septiembre determinaron de que no existía la posibilidad de sobrellevar un frente en Polonia. Además, Francia pidió al Reino Unido que no bombardee Alemania, con miedo a represalias militares en contra de la población francesa. Se decidió por no hacer nada, para no provocar una transferencia de fuerzas alemanas al frente occidental. Chamberlain declaró el 12 de septiembre que "No hay apuro ya que el tiempo está de nuestro lado".[19] El abandono a Polonia fue completo.

La Wehrmacht y el Ejército Rojo realizaron un desfile militar conjunto en Brest al concluir la invasión de Polonia. En las tribunas se encuentran el General Mayor Heinz Guderian (centro) y el Brigadier Semión Krivoshéin (derecha)

Fue entonces que Stalin procedió con su parte del Pacto, ordenando al Ejército Rojo a cruzar la frontera Soviética-polaca el 17 de septiembre con la excusa de proteger a los bielorrusos y ucranianos en el territorio de Polonia, el cual los soviéticos alegaban había "dejado de existir" tras la victoria de Alemania.[20] Stalin luego sugirió a Hitler un "trueque" para resolver el "Problema báltico".[21]

El 28 de septiembre de 1939 Alemania y la Unión Soviética firmaron un tratado limítrofe luego de dividirse a Polonia, incluyendo un segundo protocolo secreto que entregaba Lituania a Stalin a cambio de dos provincias polacas. Poco tiempo después, el 3 de octubre de 1939, el embajador Alemán en la Unión Soviética, Friedrich Werner von der Schulenburg, también había sugerido a Mólotov de que los cambios en las fronteras de Lituania esperen hasta que "la Unión Soviética incorpore a Lituania, una idea que, creo, es en lo que se basa el trato inicial sobre Lituania."[22] Seguidamente, la Unión Soviética acordó compensar a la Alemania Nazi con 7,500,000 de dólares de oro (o 35,500,000 de Reichsmarks) para que el Reich renuncia a su reclamo territorial sobre Lituania, el cual debía tomar posesión según el tratado del 28 de septiembre.[23]

La Unión Soviética ahora ocupaba un poco más de la mitad todo el territorio polaco, y las potencias aliadas demostraron ser incapaces de intervenir militarmente en el frente oriental. A esas alturas no existía nada que detenga a Stalin, en complicidad con Hitler, para completar sus ambiciones en el Báltico.

Relaciones báltico-soviéticas en el otoño de 1939[editar]

El 24 de septiembre de 1939, navíos de guerra de la Armada Roja aparecieron en las afueras de los puertos estonios, al norte de Letonia, y bombarderos soviéticos comenzaron a patrullar los cielos de Tallinn y sus alrededores en forma amenazadora.[24] Posteriormente, la U.R.S.S. violó el espacio aéreo de los tres países bálticos al enviar misiones de reconocimiento aéreo de inteligencia el 25 de septiembre. Moscú exigió a los países bálticos que permitan a la U.R.S.S. instalar bases militares y envíe tropas a sus territorios durante toda la guerra en Europa.[25]

Durante una serie de charlas sostenidas en Moscú el 2 de octubre de 1939, Stalin le dijo a Vilhelms Munters, el ministro de exteriores de Letonia: "Para serle sincero, la división de las zonas de influencia ya fue hecha. Por lo que respecta a los alemanes, podríamos ocupar su país."[26] Los países bálticos tomaron esta amenaza en serio.

El gobierno de Estonia aceptó el ultimátum firmando el acuerdo correspondiente el 28 de septiembre de 1939; Letonia fue obligada a hacer lo mismo el 5 de octubre de 1939; y Lituania poco tiempo después, el 10 de octubre de 1939. En el caso de Letonia, el acuerdo obligaba a Letonia a:

  • prestar las bases en Liepāja, Ventspils, y Pitrags a la Unión Soviética hasta 1949;
  • construir pistas de aterrizaje bajo requerimientos soviéticos; y
  • permitir al Ejército Rojo guarnicionar 30,000 tropas en su territorio[27]

En principio, este pacto no infringía la soberanía de Letonia. La sección 5 del pacto decía lo siguiente: "El hacer efectivo el siguiente tratado no debe afectar los derechos soberanos de las partes firmantes, en particular su estructura política, su sistema social y económico, y sus fuerzas militares. Aparte de las áreas donde se encuentran las bases militares y las pistas aéreas, todo el territorio de la República de Letonia continúa bajo su soberanía."[27]

Dado que la sovietización de los países bálticos era inminente, Hitler hizo un "llamado a casa" a los alemanes étnicos.[28] Letonia firmó un acuerdo con la Alemania Nazi en la repatriación de los ciudadanos de nacionalidad alemana el 30 de octubre de 1939.[27]

Guerra de Invierno: Concesiones de Finlandia

De manera pública, el 31 de octubre de 1939, el Consejo Supermo Soviético llamó al temor de que los países bálticos sean sovietizados "no tenía sentido".[29] En privado, el estacionamiento de las tropas en Letonia bajo los términos del pacto de asistencia mutua marcó el comienzo de la realización de los viejos deseos soviéticos de tomar control de la región del báltico.[30] [31]

Invasión Soviética a Finlandia[editar]

Demandas similares fueron precedidas a Finlandia. El 5 de octubre de 1939, los Fineses habían sido invitados a Moscú a "discutir problemas mutuos". Los Fineses rechazaron firmar un pacto de asistencia mutua,[32] [33] y el 30 de Noviembre, la Unión Soviética atacó a Finlandia, iniciando la Guerra de Invierno. Debido a que el ataque soviético fue considerado como ilegal, la Unión Soviética fue expulsada de la Liga de Naciones el 14 de diciembre.[34] Finlandia montó un hábil esfuerzo defensivo y logró detener la ofensiva soviética hasta febrero de 1940, cuando su principal línea defensiva finalmente colapsó. El 12 de marzo de 1940, ante la perspectiva de una completa toma soviética, Finlandia firmó el Tratado de Paz de Moscú con la Unión Soviética. Finlandia conservó su independencia, pero se vio obligado a ceder el 11% de su territorio y arrendar la Península Hanko a la Unión Soviética como una base naval durante 30 años. En junio de 1941, se reanudaron las hostilidades entre Finlandia y la URSS en la Guerra de Continuación.

1940-1941: La primera ocupación soviética[editar]

Antecedentes políticos[editar]

El escapar la suerte de Finlandia tal vez haya traído una falso sentido de seguridad para Letonia. Cuatro meses después de la llegada de tropas soviéticas en Letonia, Vilhelms Munters, dirigiéndose a una audiencia en la Universidad de Letonia el 12 de febrero de 1940, diciendo que "Tenemos fuertes razones para poder describir la relación entre Letonia y la Unión Soviética como muy satisfactoria. Hay gente que dirá que estas condiciones favorables solo son temporales y que, tarde o temprano tendremos que enfrentarnos a la presión política interna, la presión política externa de la Unión Soviética. Las bases sobre las que fundamentan estas profecías son un secreto para los profetas mismos. La experiencia de nuestro gobierno no justifica estas predicciones."[35]

Con el fracaso de la Unión Soviética en su campaña contra Finlandia, y luego de un poco más de un mes luego de las expresiones positivas de Munters, Mólotov prácticamente anunció las intenciones soviéticas de anexar las repúblicas bálticas el 25 de marzo de 1940: "... la ejecución de los pactos ha avanzado satisfactoriamente y creado condiciones favorables para mejorar las relaciones con estos estados." El mejorar las relaciones era un eufemismo para la invasión soviética.

En marzo y abril de 1940, inmediatamente después del discurso de Mólotov, la prensa Soviética comenzó a lanzar ataques en contra del gobierno letón. Luego, el NKVD orquestró una serie de huelgas en Riga y Liepāja. Cuando estas huelgas no lograron alcanzar los niveles generales esperados, los soviéticos echaron la culpa a su fracaso al "elemento irresponsable que dañaba las buenas relaciones con los vecinos."

Temiendo que los soviéticos tomen acciones, el 17 de mayo de 1940, el gobierno letón emitió poderes de emergencia al ministro letón en Londres, Kārlis Reinholds Zariņš, designando a Alfreds Bilmanis, el ministro letón en Washington, como su sustituto.

Invasión soviética[editar]

Planos del bloqueo naval militar de Estonia y Letonia en 1940. (Archivos Estatales de la Armada Rusa.

El 28 de mayo de 1940, el ministro lituano en Moscú recibió una nota de Mólotovo donde se indicaba el rapto de dos soldados soviéticos en Vilna. El gobierno lituano buscó resolver este asunto con una comisión soviética-lituana bajo los términos de un pacto de asistencia mutua. Moscú rechazó esta propuesta y concluyó cualquier diálogo con Lituania. Pronto mostraría sus cartas y rápidamente ejecutaría su jugada:

  • El 12 de junio de 1940 los soviéticos ordenaron a la Flota del Báltico a realizar un bloque naval total contra Estonia.[36] [37]
  • El 14 de junio de 1940, mientras el resto del mundo seguía atento a la caída de París en manos nazis el día anterior, Molotov acusó a los países bálticos de conspirar contra la Unión Soviética y envió un ultimátum a Lituania para que establezcan un gobierno que los soviéticos aprueben. El mismo día, el bloqueo soviético sobre Estonia tomó efecto. Según testigos oculares cuyos testimonios fueron compilados por investigadores estonios y fineses, dos bombarderos soviéticos tumbaron el avión finés de pasajeros Kaleva, que se encontraba volando entre Tallin y Helsinki llevando tres bolsones diplomáticos de las delegaciones diplomáticas estadounidenses en Tallin, Riga y Helsinki. El empleado del departamento de exteriores de los Estados Unidos, Henry W. Antheil, Jr. murió en el incidente.[38]
  • El 15 de junio de 1940 tropas soviéticas invaden Lituania[39] y toma posiciones para invadir Letonia.
  • El 15 de junio de 1940 tropas soviéticas atacan guardias fronterizors de Letonia en Maslenki,[5] matando a tres guardias y dos civiles, además de tomar 10 guardias y 27 civiles como rehenes a la Unión Soviética.
  • El 16 de junio de 1940 la Unión Soviética invadió Letonia y Estonia.[39] Los soviéticos enviaron ultimátums que debían ser contestados en seis horas a Estonia y Letonia, donde demandaban: (1) el establecimiento de gobiernos pro-soviéticos que, bajo la protección del Ejército Rojo, podría hacer efectivos más fácilmente los Pactos de Asistencia Mutua; (2) el libre paso de tropas soviéticas hacia Estonia y Letonia para que puedan ser desplegadas en los puntos más importantes y evitar cualquier acto de provación contra las guarniciones soviéticas. Incapaces de resistir por sí solos, Letonia y Estonia capitularon.
  • June 17, 1940 - Tropas soviéticas invaden Letonia y ocupan puentes y oficinas del correo/teléfono, telégrafo y televisión.
  • June 17, 1940 - Andrei Vishinski, el Vicepresidente del Consejo de Ministros de la URSS se presenta ante el Presidente Kārlis Ulmanis como el enviado especial de la Unión Soviética.

Pérdida de la independencia[editar]

La soviéticos continuaron orquestando los eventos que seguirían luego de la invasión, incluyendo la fabricación de protestas masivas para que se cree la impresión de que existía una revuelta populares. Los protestantes llegaron junto con las tropas del Ejército Rojo.

  • 19 de junio de 1940 - Vishinski visitó Ulmanis de nuevo, esta vez, para entregarle la lista de los nuevos miembros del gabinete del gobierno de Letonia (esta lista estaba pre-aprobada por Moscú).
  • 20 de junio de 1940 - Ulmanis fue forzado a aprobar el gobierno pro-soviético que asumiría el poder. Los miembros del anteriormente ilegal partido comunista fueron liberados. Se organizaron varias "procesiones de gratitud" en honor a Stalin.
  • 30 de junio de 1940 - El Ministro de Exteriores de Lituania, Vincas Kreve-Mickevicius, se reúne con Mólotov. Mólotov le comunica en forma directa que la Unión Soviética tenía la intención de ocupar toda la región: "Tiene que ser realista y darse cuenta que en el futuro todas las naciones pequeñas van a desaparecer. Su Lituania junto con las otras naciones bálticas, incluyendo a Finlandia, tendrán que unirse a la gloriosa familia de la Unión Soviética. Es por eso que debería ir introduciendo a su gente al sistema soviético, que en el futuro reinará en todos lados, en toda Europa; y será puesto en práctica primeramente en algunos lugares, como en los países bálticos y luego en otros."
  • 5 de julio de 1940 - Se promulga un decreto que anuncia nuevas elecciones; los partidos democráticos letones se organizan bajo el Comité Nacional para tratar de participar.
  • 9 de julio de 1940 - Vilis Lācis, el ministro de asuntos internos designado por la Unión Soviética, ordenó el cierre del Comité Nacional y la deportación de sus líderes. Para esta fecha ya habían comenzado las deportaciones en territorios que aún no habían sido incorporados por la URSS.
  • 14-15 de julio de 1940 - Elecciones arregladas en Letonia y los otros países bálticos. Solo la lista de los candidatos pre-aprobados fueron permitidos de participar en las elecciones para el "Parlamento Popular".[5] Las elecciones se llevaron a cabo con las siguientes instrucciones: "Sólo la lista del bloque de los Obreros de Letonia debía ser depositada en las urnas. Los votos deben ser depositados sin ningún cambio." Se reportó que, supuestamente, el índice de actividad de los votantes fue del 97.6%. Lo más notorio del proceso fue que los resultados fueron publicados en Moscú 12 horas antes de terminada la votación. Los documentos electorales soviéticos mostraron después de que los resultados fueron completamente fabricados. Se crearon tribunales para castigar a los "traidores del pueblo". Estos eran los que habían fallado en su "deber político" de votar para la incorporación de Letonia en la Unión Soviética. Aquellos que no dejaron que se les sellen los pasaportes luego de votar de esa manera eran ejecutados con un disparo en la cabeza.[40]
  • 21 de julio de 1940 - El Saeima elegido en forma fraudulenta votó en forma unánime para unirse a la Unión Soviética (la consideración de una acción como ésta fue rechazada en la elección). Esta petición era ilegal según la Constitución de Letonia, la cual aún estaba en efecto, que requería un referéndum para aprobar una acción como esta: con una participación de por lo menos dos tercios de los votantes y la aprobación de una mayoría simple. Ulmanis se vio forzado a renunciar.
  • 22 de julio de 1940 - Ulmanis es deportado a la Unión Soviética (ver abajo).
  • 23 de julio de 1940 - el Subsecretario de Estado de los Estados Unidos condenó "enrevesados procesos" a través de los cuales "la independencia política y la integridad territorial de las tres pequeñas repúblicas bálticas fueron deliberadamente aniquilidas por uno de sus vecinos más poderosos".
  • 31 de julio de 1940 - El Ministro de Defensa, Jānis Balodis y su familia son deportados a la Unión Soviética (orden escrita personalmente por Vilis Lācis)
  • 3, 5, y 6 de agosto de 1940 - La Unión Soviética acepta las solicitudes de Lituania, Letonia y Estonia, respectivamente, para unirse a la Unión. Letonia fue incorporada como la 15va República de la Unión Soviética. Además de Alemania, ningún otra nación occidental reconoció la anexión como legítima de iure.

No existen datos exactos sobre las bajas que los soviéticos infringieron en Letonia. Las estimaciones más conservadoras ponen el número de personas muertas debido a acciones militares, ejecuciones o deportaciones en 290,000. Muchos más buscaron refugio en el exterior. Estas bajas comenzaron durante la primera ocupación soviética. Esta también ha sido referida como el "Año del terror" (Baigais Gads en letón).

Terror soviético[editar]

Placa conmemorativa de las víctimas del NKVD soviético en Bauska, Letonia.
Carros de tren con letones que serían deportados en Siberia.

Las autoridades soviéticas, habiendo ganado control sobre Letonia, impusieron de forma inmediata un régimen de terror. Cientos de personas fueron arrestadas, incluyendo muchos líderes de la República de Letonia. Se crearon cortes para castigar a los "traidores del pueblo".

El presidente de Letonia, Kārlis Ulmanis, y el Ministro de Exteriores, Vilhelms Munters, se encontraban bajo arresto y amenaza de ser ejecutados de inmediato. La confiscación inmediata de su propiedad y ejecución dentron de 24 horas fue decretada para todos los diplomáticos que se encontrasen en el exterior que regresen a Letonia y se rehúsen a reconocer al nuevo régimen.[40] Órdenes posteriores expandieron la lista de represiones, incluyendo a cualquier persona relacionada con alguien que se encuentre escondido del gobierno o que haya escapado al exterior—un acto que los convertía en traidores del estado.

El 22 de junio de 1940, los tres parlamentos bálticos pasaron resoluciones iniciales sobre la nacionalización de la tierra, seguidas en Letonia por una Ley de Reforma a la Tierra una semana después. Inicialmente, un máximo de 30 hectáreas de tierra podían ser usadas por una familia, reduciendo este número a 15-20 durante la segunda ocupación soviética.

La Deportación de junio tuvo lugar los días 13 y 14 de ese mes en 1941. Un estimado de 15,600 hombres, mujeres y niños, incluyendo un 20% del anterior gobierno legal de Letonia fueron deportados. Aproximadamente 35,000 personas (casi un 2% de la población del país) fueron deportadas durante la primera ocupación soviética. Las deportaciones de Stalin también incluían a miles de judíos letones. Las deportaciones masivas en los tres países bálticos llegaron a un total de 135,000 personas.

Según las instruccines de Serov, las deportaciones fueron ágiles y eficientes y tuvieorn lugar durante la noche. A los deportados se les dio una hora o menos para alistarse para irse. Se les permitió llevar consigo sus pertenencias, siempre y cuando no excedan los 100 kg de peso (comida para un mes, dinero, ropa). Luego las familias eran llevadas a la estación de tren. Allí era cuando descubrían que los hombres eran separados de las mujeres y niños: "En vista de que un gran número de deportados deben ser arrestados y distribuidos en campos especiales y que sus familias deben ser llevadas a asentamientos especiales en regiones distantes, es esencial de que la operación de traslado de ambos miembros de la familia del deportado y su cabeza deben ser realizados simultáneamente, sin que se tengan que enfrentar a una notificación de que serán separados ... El convoy con la familia completa deberá ser llevado adelante en un sólo vehículo y sólo una vez lleguen a la estación se separará al jefe del hogar de su familia y será trasladado en carros especiales para los jefes de familia."

Los trenes eran escoltados por un oficial de la NKVD y un convoy militar. Los deportados eran trasladados en carros cerrados con barrotes que contaban con huecos en el suelo para cubrir las necesidades sanitarias. Muchos murieron antes de llegar a su destino final. Muchos más murieron durante su primer invierno.

Algunos letones que lograron evadir las deportaciones decidieron esconderse en los bosques, donde se organizaron unidades anti-soviéticas. Cuando la Alemania Nazi atacó la Unión Soviética, estos rebeldes entraron inmediatamente en acción.[41]

Hechos posteriores[editar]

Occupación alemana de Letonia 1941-1944[editar]

La guerra soviética-alemana culminó en forma abrupta el primer año de ocupación soviética. La ofensiva nazi, lanzada el 22 de junio de 1941, apenas una semana después de que se ejecutaran las deportaciones masivas, entró en Riga el 1 de julio de 1941. Esto detuvo los planes de la NKVD para deportar a miles de personas más de los países bálticos el 27 y 28 de junio de 1941.

Con las memorias de las deportaciones en masa de hacía una semana aún frescas, las tropas alemanas fueron recibidas por los letones como liberadores. El himno nacional letón sonaba en la radio, y, como escribió Chris Bellamy: "la rebelión [anti-soviética] estalló inmediatamente después de recibidas las noticias de Barbarroja". La mayoría de los soldados letones étnicos que habían sido forzados a unirse al Ejército Rojo desertaron sus unidades y poco tiempo después atacaron a la NKVD. El 2 de julio de 1941, una unidad de desertores letones capturaron el pueblo de Sigulda, y tres días después, los rebeldes letones tomaron control sobre otro pueblo, Smiltene, además de bloquear el camino estratégico a Pskov. Los letonoes no sólo desertaron en masa de unidades regulares del Ejército Rojo, sino que también escaparon de los campos de entrenamiento militar, los cuales eran parte del plan de movilización soviética. Entre otras batallas con las fuerzas soviéticas en retirada, Bellamy menciona a Limbaži (4 de julio), Olaine (5 de julio), y Alūksne (9 de julio). Todos estos lugares fueron capturados por rebeldes letones antes de que las primeras unidades del Wehrmacht aparecieran en el área.[41]

Alemania nazi, sin embargo, no tenía ningún plan o deseo de restaurar la autonomía de Letonia, pese a que había ordenado al Coronel Alexander Plesners que supervise la formación de la Fuerza de Defensa de Letonia. El 8 de julio, los alemanes anunciaron que el usar uniformes no-alemanes estaba prohibido. También, las unidades rebeldes fueron ordenadas a desarmarse.

El 10 de julio de 1941, las fuerzas armadas alemanas habían ocupado todo el territorio de Letonia. Letonia se convirtió en parte del Reichskommissariat Ostland de la Alemania nazi - la Provincia General de Letonia (Generalbezirk Lettland). Cualquiera que desobedeciera al régimen de ocupación alemán además de aquelos que había cooperado con el régimen soviético eran ejecutados o enviados a campos de concentración.

Segunda ocupación Soviética 1944-1991[editar]

Letonia fue nuevamente ocupada por la Unión Soviética desde 1944 hasta 1991.[42] Bajo la ocupación soviética, miles de letones fueron deportados a campos en Siberia, ejecutados o forzados al exilio.

Muchos letones escaparon en botes pesqueros y en barcos a Suecia y Alemania, desde donde hasta 1951 se trasladaron a otras partes del mundo occidental (principalmente en Australia y América del Norte). Aproximadamente 150,000 letones terminaron en el exilio en occidente.

Según estimados aproximados, como resultado de la Segunda Guerra Mundial, la población de Letonia se redujo en medio millón de personas (25% menos que en 1939). En comparación con 1939 la población de Letonia había disminuido en 300,000 personas. La guerra también causó grandes pérdidas para la economía- muchas ciudades históricas fueron destruidas, al igual que industrias e infraestructura.

En julio de 1989, luego de dramáticos eventos en Alemania Oriental, el Premier Soviético de Letonia adoptó una "Declaración de Soberanía" y enmendó la Constitución para afirmar la supremacía de sus leyes sobres las de la URSS.

El 23 de agosto de 1989, tomó lugar el evento de la Cadena Báltica. Aproximadamente dos millones de personas se tomaron las manos para formar una cadena humana de 600 kilómetros que cruzaba los tres estados bálticos (Estonia, Letonia y Lituania). Esta demostración fue organizada para atraer la atención del mundo a la suerte histórica común que estos tres países habían sufrido.

En marzo de 1990 los candidatos del partido pro-independencia Frente Popular Letón ganaron dos tercios de la mayoría en el Consejo Supremo en elecciones democráticas.

El 4 de mayo de 1990, el Consejo Letón declaró su intención de restaurar la independencia de Letonia. Fuerzas políticas y militares trataron, sin éxito, de tumbar al gobierno letón. El 21 de agosto de 1991, Letonia declaró su independencia de facto. Su independencia fue reconocida a nivel internacional de inmediato, incluyendo el reconocimiento por parte de la Unión Soviética. Los Estados Unidos, quienes nunca reconocieron la anexión forzosa de Letonia por parte de la URSS, retomaron relaciones diplomáticas con Letonia el 2 de septiembre de 1991.[43]

En febrero de 1992, Rusia estuvo de acuerdo en comenzar a retirar sus tropas de Letonia.[44]

En agosto de 1994 las últimas tropas rusas se retiraron de la República de Letonia.[45]

Rusia oficialmente su presencia militar en Letonia en agosto de 1998 después de la clausura de la estación de radar Skrunda-1, que fue el último radar militar rusa activa en los países bálticos. Las últimas tropas rusas se retiraron de la estación del año siguiente.

Versión soviética de los eventos[editar]

"El espíritu del Gran Lenin y su estandarte vicotorioso nos inspirará para la Gran Guerra Patriótica" (Stalin)

Hasta el momento en que se reevaluó la historia de la Unión Soviética durante la Perestroika, que llevó a la condena oficial del protocolo secreto del gobierno soviético de 1939, la posición soviética sobre los eventos de 1939-1940 se puede resumir en lo siguiente:

El gobierno de la Unión Soviética sugirió al gobierno de la República de Letonia que cerraran una serie de tratados de asistencia mutua entre los dos países. La presión de los obreros letones obligó al gobierno de Letonia a aceptar esta oferta. Un Pacto de Asistencia Mutua fue firmado,[46] el cual permitió a la URSS estacionar un número limitado de tropas en Letonia. Las dificultades económicas, la disatisfacción con las políticas del gobierno letón que habían saboteado el cumplimiento del Pacto y el Gobierno de Letonia y la orientación política hacia la Alemania nazi llevaron a una situación revolucionaria que culminó en junio de 1940. Para garantizar el cumplimiento del Pacto, tropas soviéticas adicionales entraron en Letonia, recibidas por los obreros letones que demandaban la renuncia del gobierno burgués de Letonia y su líder fascista, Kārlis Ulmanis.[47] Ese mismo junio, bajo el liderazgo del Partido Comunista de Letonia, los obreros letones realizaron demostraciones, y en ese mismo día, el gobierno fascista fue derrocado, y se formó un gobierno popular. Las elecciones para el parlamento letón fueron llevadas a cabo poco tiempo después en julio de 1940. La Unión Popular Obrera, creada por iniciativa del Partido Comunista de Letonia, recibió la gran mayoría de los votos.[48] El parlamento adoptó la declaración de la restoración del poder soviético en Letonia y proclamó la República Socialista Soviética de Letonia. El parlamento de Letonia quiso unirse a la URSS en forma libre y voluntaria, por lo cual adoptó una resolución para ese efecto. La solicitud fue aprobada por el Premier de la Unión Sovética y Letonia se convirtió en una república constituyente de la URSS.

Versiones conflictivas de la historia[editar]

El tema de la ocupación soviética, sus motivos y consecuencias, continúa siendo objeto de controversia entre los estados bálticos y Rusia. El problema principal radica en la existencia de dos versiones diferentes de los eventos históricos durante la Segunda Guerra Mundial y después: la versión letona (compartida también por Estonia y Lituania y ampliamente aceptada por los académicos occidentales) y la versión soviética, que continúa siendo apoyada y defendida por el gobierno de Rusia.

Según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos,[4] el gobierno de Letonia,[5] los Estados Unidos[6] y la Unión Europea,[7] [8] [9] la ocupación de Letonia por parte de la URSS en 1940, y su subsiguiente incorporación a la Unión Soviética en 1944, fue ilegal. Según estos estados y organizaciones, el legítimo gobierno de Letonia fue depuesto en 1940 y el gobierno soviético fue impuesto a la fuerza. Más adelante, el régimen totalitario comunista de la Unión Soviética llevó a cabo acciones sistemáticas y a gran escala que incluyeron asesinatos y deportaciones en masa de la población letona. Se organizaron elecciones fraudulentas donde solo candidatos aprobados por los soviéticos podían participar[49] y los resultados fueron publicados accidentalmente en la prensa occidental en Londres antes de que las elecciones mismas hubiesen concluido. Como fue reportado por la revista Time en 1940, las personas que no habían hecho sellar sus pasaportes para votar para la anexión de Letonia a la URSS, podían ser ejecutadas po el NKVD soviético.[40] El país estuvo ocupado por la Unión Soviética hasta la restoración de su independencia en 1991. Los 48 años de ocupación soviética y la anexión de los estados bálticos nunca fue reconocida como legítima por las democracias occidentales. Los Estados Unidos en particular, aplicaron la Doctrina Stimson para el caso de los estados bálticos, haciendo que se convierta en un precedente del derecho internacional.

Mientras que el Congreso Popular de Diputados de la Unión Soviética condenó la anexión de Letonia y los otros estados bálticos antes de la disolución de la URSS,[50] la Federación Rusa, el estado sucesor legal de la Unión Soviética, no reconoce que haya habido una ocupación forzosa de Letonia por parte de la Unión Soviética. Específicamente, en relación a Letonia, la Duma rusa pasó una resolución para "recordar a los diputados de la Saeima letona que la pertenencia de Letonia a la Unión Soviética estaba respaldada por hechos y por ley proveniente del punto de vista judicial internacional.[51] El gobierno de Rusia aún mantiene que la Unión Soviética liberó a Letonia de los alemanes en 1944. Pravda (5 de octubre de 2004) se quejó porque Letonia no celebraba el 9 de mayo como el día de la derrota soviética del nazismo, indicando que: "Uno de los líderes de la Asociación de Veteranos de Letonia, Alexander Komarovsky, escribió en el periódico letón de habla rusa, "Chas", que 154,000 soldados soviéticos murieron peleando por la liberación de Letonia". Los letones rusos son reportados en la prensa de Rusia diciendo, "los soldados soviéticos fueron recibidos con flores y canciones. De no ser por los soviéticos, entonces los nazis se hubiesen quedado aquí".

Legado[editar]

En el año 2009, el Dia de ocupación soviética se convirtió en un feriado público en Letonia y se observa el 17 de junio para recordar la ocupación soviética en 1940.[52] [53]

Véase También[editar]

Referencias[editar]

  1. The World Book Encyclopedia ISBN 0-7166-0103-6
  2. "Soviet occupation of the Baltic States" at Encyclopædia Britannica
  3. The History of the Baltic States by Kevin O'Connor ISBN 0-313-32355-0
  4. a b European Court of Human Rights cases on Occupation of Baltic States (artículo de Wikipedia en inglés)
  5. a b c d The Occupation of Latvia at Ministry of Foreign Affairs of the Republic of Latvia
  6. a b "U.S.-Baltic Relations: Celebrating 85 Years of Friendship" at state.gov
  7. a b Motion for a resolution on the Situation in Estonia by EU
  8. a b Dehousse, Renaud (1993). «The International Practice of the European Communities: Current Survey». European Journal of International Law 4 (1):  pp. 141. http://ejil.org/pdfs/4/1/1194.pdf. 
  9. a b European Parliament (13 de enero de 1983). «Resolution on the situation in Estonia, Latvia, Lithuania». Official Journal of the European Communities C 42/78. http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/8/80/Europarliament13011983.jpg. 
  10. "The Soviet occupation and incorporation of Latvia" at Encyclopædia Britannica
  11. The Forty-Third Session of the UN Sub-Commission at Google Scholar
  12. CASE OF KONONOV v. LATVIA Tribunal Europeo de Derechos Humanos. 17 de mayo 2010.
  13. Kellogg-Briand Pact at Yale University
  14. League of Nations Treaty Series, 1934, No. 3408, pp. 123-125 and 127
  15. Aggression Defined at Time magazine
  16. League of Nations Treaty Series, 1934, No. 3391.
  17. Jerzy W. Borejsza, Klaus Ziemer, Magdalena Hułas. Totalitarian and Authoritarian Regimes in Europe. Berghahn Books, 2006. Page 521.
  18. A pedido de Hitler, los soviéticos trasmitieron mensajes codificados de apoyo a la fuerza aérea Nazi como apoyo logístico de la invasión. Karski, Jan (1985). The Great Powers and Poland 1919-1945. University Press of America. ISBN 0-8191-4398-7. 
  19. Karski, pages 373-392; Chamberlain quote confirmed in two original sources cited in Karski.
  20. Moscú despachó un telegrama felicitando a Berlín por las prematuras noticias de que Varsovia había caído en manos nazis. Karski, Jan. The Great Powers and Poland 1919-1945. 1985. University Press of America. Lanham, MD.
  21. These Names Accuse. 1982. Stockholm. "Having learned that Germany after the defeat of the Polish army planned to create the State of Little Poland, Stalin suggested the exchange of Lithuania for two Polish voyevodstva (provinces) with the view of immediately 'solving the Baltic problem' with Hitler's consent. Thus, the second secret protocol, which was signed on September 28 in Moscow, came into being."
  22. Telegram transmitted October 3, 1939. Documents presented to U.N. General Assembly, September 1948
  23. Secret Protocol, signed Moscow, January 10, {1941 by Schulenburg and Molotov. Documents presented to U.N. General Assembly, September 1948
  24. Moscow's Week at Time on Monday, October 9, 1939
  25. The Baltic States: Estonia, Latvia and Lithuania by David J. Smith, Page 24, ISBN 0-415-28580-1
  26. latvians.com: The Story of Latvia: The Tragedy of 1940
  27. a b c These Names Accuse: Historical Introduction, Part 2
  28. Central Europe Review: "A Brief History of Estonia" by Mel Huang
  29. These Names Accuse: Historical Introduction, Part 3
  30. Berzins, Alfreds. The Unpunished Crime, introduction by Senator Thomas J. Dodd, (1963), New York, Speller & Sons. quoting Izvestia, December 25, 1918: "Estonia, Latvia, and Lithuania are directly on the road from Russia to Western Europe and are therefore a hindrance to our revolution because they separate Soviet Russia from Revolutionary Germany. ... This separating wall must be destroyed. The Russian red proletariat should find an opportunity to influence Germany. The conquest of the Baltic Sea would make it possible for Soviet Russia to agitate in favor of the social revolution in the Scandinavian countries so that the Baltic Sea would be transformed into the Sea of Social Revolution."
  31. Stalin ordered the Estonian Communist party to organize a putsch in Tallinn on December 1, 1924, which, should it succeed, would lead to the proclamation of the Estonian Soviet Republic.
  32. Baltic states :: Soviet occupation Britannica Online Encyclopedia:
  33. "Finnish Finish" at Time on Monday, Nov. 20, 1939
  34. "Minus a Member" at Time magazine on Monday, Dec. 25, 1939
  35. Zalts, Alberts Zalts (ed.). Latvian Economic Review, No. 2(18) April 1940. Latvian Chamber of Commerce and Industry. Riga.
  36. (en finés) Pavel Petrov at Finnish Defence Forces home page
  37. (en ruso) documents published from the State Archive of the Russian Navy
  38. The Last Flight from Tallinn at American Foreign Service Association
  39. a b Five Years of Dates at Time magazine on Monday, Jun. 24, 1940
  40. a b c Justice in The Baltic Revista Time, lunes 19 de agosto de 1940 (en inglés).
  41. a b Chris Bellamy. The Absolute War. Soviet Russia in the Second World War, page 196. Vintage Books, New York 2008. ISBN 978-0-375-72471-8
  42. Country Profile Latvia at UK Foreign Office
  43. Background Note: Latvia at US Department of State
  44. RUSSIA, LATVIA AGREE ON TROOP WITHDRAWAL Deseret News. 3 de febrero 1992.
  45. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas GLBS
  46. (en ruso)1939 USSR-Latvia Mutual Aid Pact (full text)
  47. Concise Encyclopedia of the Latvian SSR
  48. Great Soviet Encyclopedia
  49. A Historical Dictionary of European National Groups; p238; ISBN 0-313-30984-1
  50. The resolution passed December 24, 1989, stated the annexation had been "in conflict with the sovereignty and independence of a number of third countries." Kohen, M. Secession: International Law Perspectives, Cambridge University Press, 2006
  51. Reported in Pravda on Friday, November 19, 1999. This declaration states the incorporation of Latvia into the USSR was legal according to the laws of the Soviet Union and according to international law (de jure).
  52. Latvia still occupied today
  53. Netīrā diena