Oceanía (1984)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este artículo trata sobre el superestado ficticio en la novela 1984, para el continente ver; Oceanía
Oceanía
Superestado de 1984
de George Orwell.
1984 fictious world map.png
División política del mundo en el "1984" de Orwell.
Nombre original Oceanía
Detalles
Localización América, Oceanía, Sur de África, Islas británicas
Gobernante Ingsoc
Lengua Neolengua

Oceanía es el nombre de uno de los tres superestados en que se divide la Tierra en la novela distópica de ciencia-ficción del escritor británico George Orwell, 1984. Los otros dos son Eurasia y Estasia.

Según el libro, Oceanía se fundó tras la absorción del Imperio Británico por parte de Estados Unidos y su geografía comprende toda América, toda Oceanía, las Islas Británicas, las islas del Atlántico y el sur de África. Mientras que Eurasia lo conforman toda Europa excepto el archipiélago británico, y casi toda Asia desde Portugal hasta el estrecho de Bering, y Estasia, el más pequeño y más joven de los superestados, lo conforman China, Indochina, Japón, Mongolia, Tíbet y en general, el Sudeste Asiático.

Las fronteras fluctuantes que durante la guerra se dividen y cambian de control de un estado a otro son principalmente el Polo Sur y una especie de cuadrilátero que se extiende entre Tánger (Marruecos), Brazzaville (República del Congo), Darwin (Australia) y Hong Kong (China) que abarca Asia Central (norte de Mongolia y Tíbet), el África Central, Medio Oriente, sur de India e Indonesia cuya población ha sido convertida en esclavos.

La guerra entre las superpotencias se describe como sangrienta y las violaciones, masacres, saqueos, infanticidio así como ejecuciones tortuosas y brutales de prisioneros son comunes, pero ningún estado puede ganarle al otro. Y por lo general la guerra acontece en la frontera fluctuante, pero salvo por esporádicos bombardeos, la guerra jamás toca los centros de civilización y las fronteras bien definidas.

La ideología predominante era el Ingsoc, la cual no se diferenciaba casi en nada de las ideologías de los otros dos Estados; en Eurasia el neobolchevismo y en Estasia un término chino que se traduce como "culto por la muerte" o "desaparición del yo", aunque los tres estados condenaban la ideología de sus rivales como aberraciones. Los tres superestados tienen sistemas políticos virtualmente idénticos y represivos donde la población es controlada hasta en sus más íntimos momentos y desaparece cualquier noción de libertad personal y con un líder semidivino y absoluto.

Los tres estados se encuentran en un estado constante de guerra, aunque usualmente dos se alían contra otro por un cierto lapso de tiempo, hasta que el aliado se confía, se forman bases militares en las fronteras y entonces lo traicionan, tras lo cual se alían con el antiguo enemigo. Debido a que su poderío es equivalente ningún estado puede ganar la guerra que se vuelve eterna, aunque la prensa controlada por el gobierno frecuentemente anuncia severas victorias. La guerra es el principal motor de la economía y permite el desarrollo de la industria así como justificar el control y la violación de los derechos dentro de sus propias fronteras, razón por la cual resultaría inadecuado para los gobernantes de todos los países que terminara.

Así mismo, ninguno de los estados tendría las posibilidades de derrotar o invadir. La xenofobia fomentada por el Estado es común, así por ejemplo los ciudadanos de Oceanía se les enseña a odiar a las poblaciones del país enemigo e incluso se ve con recelo a las del país aliado. Todos los ciudadanos tienen prohibido aprender lenguas extranjeras ó interactuar de cualquier forma con extranjeros, especialmente para evitar que descubran que en el fondo son todos iguales.

Cada uno de los estados realiza una fuerte carrera armamentista (que es la única función útil que tiene la ciencia en esos momentos) la cual busca crear armas de destrucción masiva, armas biológicas, armas químicas, etc. así como almacenar más y más bombas atómicas con laboratorios ubicados en las selvas de Brasil, los desiertos de Australia y Mongolia.

Curiosamente, aunque la novela se publicó en 1949, décadas después durante la Guerra Fría sucedería algo similar, ya que el mundo estaría dividido en dos bloques políticos; el llamado primer mundo o mundo libre controlado por Estados Unidos y que abarcaba Europa Occidental, el mundo anglosajón (incluyendo Australia y Nueva Zelanda) y casi toda América (excepto Cuba), así como diversos aliados en Oriente Medio (Israel, Arabia Saudí, etc.), el segundo mundo ó mundo comunista detrás de la cortina de hierro que era controlado por la Unión Soviética y que abarcaba Europa Oriental, Asia Central incluyendo Mongolia, diversos países con dictaduras marxistas en África y en su momento China, Indochina y Corea del Norte, y posteriormente surgió un tercer bando, la China maoísta que se enemistó con la URSS formando una fractura dentro del bloque comunista, siendo que China controlaba políticamente al Tíbet invadido, casi toda Indochina y Corea del Norte, mientras que ciertas zonas del tercer mundo (como Egipto, Sudáfrica, Indonesia, Cuba y muchos de los países del llamado bloque no alineado) no estaban claramente bajo la influencia del capitalismo estadounidense, del socialismo soviético ó del maoísmo chino, sino que fluctuaban de uno en otro, por lo que las predicciones de Orwell parecían coincidir simbólicamente con la efectiva división de la Tierra durante la Guerra Fría.

En todo caso, cuando Oceanía es enemiga de Estasia y aliada de Eurasia y luego cambia, siendo enemiga de Eurasia y aliada de Estasia la historia se cambia para demostrar que siempre había sido amiga de Estasia y enemiga de Eurasia, y viceversa. Como lo establece uno de los tres lemas del Partido; la guerra es la paz.

Véase también[editar]