Obi-Wan Kenobi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Obi-Wan»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Obi-Wan Kenobi
Personaje de Star Wars
Obi-Wan.jpg
Cosplay de Obi-Wan Kenobi
Primera aparición Star Wars: Episode IV - A New Hope[1]
Creador(es) George Lucas
Interpretado por Ewan McGregor (Episodios I, II y III)[2]
Alec Guinness (Episodios IV, V y VI)[3]
Doblador en España Daniel García (Episodios I, II y III)[4]
Luis Posada Mendoza (Episodios IV, V y VI)[5]
Información
Raza Humano[6]
Sexo Varón[6]
Estatura 1,82 m (6 pies 0 pulg)[6]
Peso 80 kg (176 lb)[6]
Color de pelo Castaño rojizo[6]
Blanco[6]
Color de ojos Azul grisáceo[6]
Nacimiento 57 ABY (Stewjon)[6]
Fallecimiento 0 ABY (Estrella de la muerte I)[6]
Ocupación Jedi[6]
Título Maestro Jedi[6]
Miembro del Consejo Jedi[6]
General Jedi del gran ejército de la república
Equipamiento Sable de luz[6]
Enemigos Sith, Imperio Galáctico, Confederación de Sistemas Independientes
Afiliaciones actuales Orden Jedi[6]
República galáctica[6]
Alianza Rebelde[6]
Conexiones Yoda[6]
Qui-Gon Jinn[6]
Anakin Skywalker[6]
Luke Skywalker[6]
Nacionalidad Planeta Stewjon[6]
Perfil en IMDb
[editar datos en Wikidata ]

Obi-Wan Kenobi también conocido como Ben Kenobi en el planeta Tatooine, es un personaje ficticio de la saga la Guerra de las Galaxias. Obi-Wan es una figura clave en los acontecimientos de dicho universo como las Guerras Clon, la extinción de los Jedi, la caída de la República Galáctica y la unión de Luke Skywalker a la fuerza.

Biografía[editar]

Iniciación y aprendizaje[editar]

Nació unos 60 años antes de la batalla de Yavin. Cuando era un niño fue al Templo Jedi en Coruscant, para convertirse en un Jedi; ya que sus habilidades en la Fuerza eran evidentes.* Cuando era muy joven, fue entrenado por el maestro Yoda, así rápidamente aprendió el valor de la paciencia y trabajó duro para entender los misterios de la Fuerza. Una vez que Yoda fue elegido como uno de los doce Maestros del Alto Consejo Jedi, este no pudo continuar con el entrenamiento del muchacho.

Antes de cumplir los trece años, Kenobi aún no tenía un mentor asignado, lo que no era normal. Este aún no había sido aceptado como Padawan. Por esa época el maestro Qui-Gon Jinn visitaba el templo Jedi, aparentemente en busca de un nuevo aprendiz, ya que su último Padawan, Xanatos, se había pasado al Lado Oscuro. Esto también creaba una cierta renuencia en Jinn, de tomar a otro muchacho como aprendiz.

Al observar al joven Kenobi, Qui-Gon quedó impresionado por sus habilidades; pero su temor era mayor y decidió no tomar a Obi-Wan como aprendiz. El Consejo Jedi no tuvo otra opción que enviar al muchacho a un Cuerpo Agrícola en Badomeer. Por coincidencia, Qui-Gon viajó junto a Kenobi en la nave que se dirigía hacia ese planeta. En el trayecto la nave fue atacada y ambos lucharon juntos, lado a lado. A pesar de esto, Jinn seguía resistiéndose a tomar al chico como su alumno.

Cuando llegaron a Badomeer, Kenobi descubrió un complot que amenazaba la seguridad del planeta, por lo que convenció a Jinn para que luchasen juntos nuevamente. Ambos lucharon contra Xanatos, que era el hombre orquesta de todos estos planes. Qui-Gon se enfrentó a su antiguo Padawan en una lucha que casi le cuesta la vida, si no fuera porque Obi-Wan lo salvó. Aunque Xanatos escapó, esta experiencia sirvió para que Qui-Gon tomara como Padawan a Kenobi. El Consejo lo aceptó y ambos fueron enviados a diversas misiones alrededor de la Galaxia.

Ya pasado un tiempo, la relación maestro-alumno fue puesta a prueba. Viajaron a Melida Daan, planeta azotado por una guerra civil, donde se encontraba rehén un Jedi, llamado Tahl (esto más o menos doce años antes de la Batalla de Naboo) al cual un grupo de guerrilleros había raptado. Un contingente de pacifistas, conocido como “Los Jóvenes”, hizo que Kenobi se replanteara cuál era en realidad el sentido de ser un Jedi. Con la ayuda de este grupo, lograron rescatar a Tahl, pero cuando llegó el momento de volver a Coruscant, Obi-Wan decidió quedarse en el planeta junto con sus nuevos amigos. Qui-Gon quedó desmoralizado. Kenobi, se quedó junto a los “Jóvenes” con el objetivo de lograr la paz del planeta.

Obi-Wan se convirtió en líder de la brigada de seguridad de Los Jóvenes, más no tardó mucho en darse cuenta que había cometido un error. Luego de presenciar la muerte de su amigo Cerasi, se dio cuenta de que solos no iban a lograr nada y la ayuda de los Jedi era indispensable. Qui-Gon regresó a Melida Daan para ayudarlo y resolver el conflicto definitivamente. Fue entonces que Kenobi recapacitó y se dio cuenta que su destino estaba ligado a los Jedi, por lo que regresó para disculparse con el Consejo y con su Maestro. Aunque no fue recibido de la mejor manera, se le permitió participar en la investigación relacionada con un conflicto en el cual Xanatos tenía gran implicación.

Xanatos había vuelto, para causar estragos entre los Jedi. Ahora contaba con Bruck Chun, un antiguo aspirante a Jedi y rival de Obi-Wan durante su formación en el Templo de Coruscant. En el desarrollo de la misión, Obi-Wan y Chun tuvieron un duelo en la sala de las Mil Fuentes del Templo Jedi. Kenobi salió victorioso. A pesar de que Obi-Wan le perdonó la vida a su ex compañero, la arrogancia de Chun lo haría cometer un acto suicida, lanzándose por un salto de agua y muriendo irremediablemente.

Xanatos huyó una vez más; pero esta vez Qui-Gon pidió autorización al Consejo para seguirlo. El Consejo accedió y Jinn encontró a su antiguo aprendiz en Telos. Tras la batalla librada, Xanatos pereció y Qui-Gon volvió a tomar a Obi-Wan como su Padawan. Aunque esta vez, maestro y alumno, decidieron aceptarse de forma incondicional, por lo que su vínculo se estrechó mucho más. Obi-Wan creció y maduró, además de destacar en todas las facetas necesarias para ser un Jedi. Se convirtió en una persona sabia y perspicaz. Qui-Gon y su aprendiz fueron asignados a diversas misiones, en donde Kenobi demostraba cada vez más sus impresionantes progresos.

Una de estas misiones los llevó al planeta Vena, donde acudirían para atender a una llamada de auxilio, enviada desde la nave del barón Sando, hijo de la baronesa Ominia. Ésta, con la ayuda del Canciller Supremo Valorum, hicieron la petición para que los Jedi acudieran a investigar lo que había sucedido. Cuando llegaron a la nave encontraron a toda la tripulación, incluyendo al barón, muerta. Al parecer todos habían sido asesinados por un savrip manteliano, un depredador salvaje natural de Ord Mantell, que viajaba en la nave dentro de una jaula. De pronto, otra de estas bestias los atacó; pero ellos lograron acabar con ella antes de que les hiciera daño.

El Jedi y su alumno viajaron a Ord Mantell, para investigar por qué iban a bordo los savrips. Allí, descubrieron que un barón llamado Taxer Sundown trataba de incriminar a los savrips, acusándolos de matar a colonos. Este enviaba cargueros con savrips fuera del planeta. Qui-Gon y Obi-Wan se unieron con Mawkran, un savrip que dominaba el idioma básico. Sundown no tardó en atacarlos, pero Jinn se las arregló para derribar el transporte terrestre del barón y librarse del ataque.

Pronto, descubrieron que Sundown actuaba influenciado por un dispositivo de control mental dirigido por la baronesa Ominio, cuyo rencor por los Jedi la hacía actuar de esa manera. Los planes de la baronesa eran los de servir como 'exquisitez' los savrips a la gente de Vena. Qui-Gon destruyó el dispositivo mental que controlaba la baronesa. Si no fuera por una insurrección generada por unos colonos a los cuales Sundown les había lavado el cerebro, el establecimiento de paz en el planeta hubiese sido inmediato. Estos en la confusión lograron matar a Mawkran. Las cosas no se solucionarían hasta que ambos bandos se dieran cuenta de cuál era la verdad.

También durante una misión a Cirrus para proteger a Talesan Fry, Obi-Wan repentinamente se enamoró de otra Padawan, Siri Tachi. Ellos habían entrenado juntos en el Templo Jedi cuando eran menores. Su amor los forzó a elegir entre ellos o el camino Jedi. Finalmente, ambos accedieron a renunciar a sus sentimientos y nunca más pensar en otra cosa que no fuera el Lado Luminoso de la Fuerza y el servicio al prójimo como Jedi.

El joven Obi-Wan y su maestro se convirtieron en colaboradores de confianza del entonces Canciller Supremo Finis Valorum. Se ganaron su confianza cuando se les encomendó la misión de acabar con las actividades piratas en los sectores del Borde Exterior que se dedicaban exclusivamente a atacar las naves de carga de la codiciosa Federación de Comercio.

Qui-Gon y Obi-Wan consiguieron dar caza a los líderes del grupo pirata y acabaron descubriendo que una mano en la sombra estaba moviendo de todos los hilos, haciendo que se atacase a la Federación de Comercio. Entre estas artimañas también tuvo lugar un atentado contra el mismísimo Canciller Supremo Valorum, que fracasó gracias a ambos Jedi. A partir de entonces, la facción neimoidiana de la Federación, con el virrey Nute Gunray a la cabeza, tomó las riendas del grupo tras el asesinato de la cúpula federacional, y consiguieron formar su propio ejército.

Naboo[editar]

Tras estos acontecimientos aumentó la presión de la Federación con impuestos y el bloqueo de Naboo. El Canciller trató de buscar una nueva solución al conflicto, y solicitó de nuevo la ayuda de Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi. Éste ya contaba con veinticinco años y estaba esperando el momento de dejar de ser un aprendiz para ser ya un Caballero Jedi. Viajaron hasta Naboo y subieron a bordo de la nave del virrey Nute Gunray para forzar un acuerdo pero fueron atacados por los neimoidianos y escaparon a la superficie del planeta tras comprobar que la Federación de comercio planeaba una invasión. Allí consiguieron rescatar a la reina de Naboo, Padmé Amidala, para llevarla a Coruscant, donde pediría ayuda al Senado.

Pero su nave fue dañada al atravesar el bloqueo federacional en el espacio y tuvieron que repararla en un remoto planeta llamado Tatooine. Allí, Qui-Gon encontró a Anakin Skywalker que poseía un gran potencial en la Fuerza. Para comprobarlo, Qui-Gon envió a Obi-Wan una muestra del niño para analizar: se salía de las estadísticas, su conteo de midiclorianos era mayor a 20.000. Tenía un potencial mayor que el mismísimo Yoda.

Tras conseguir las piezas, reparar la nave y liberar al joven Skywalker de la esclavitud con la intención de convertirlo en su nuevo aprendiz, Qui-Gon fue atacado por un guerrero Sith. Aquello preocupó mucho a ambos Jedi, y fueron sin perder tiempo a Coruscant. Qui-Gon llevó a Anakin ante el Consejo, quien decidió que el joven era demasiado mayor y que su futuro era demasiado incierto, por lo cual su entrenamiento sería peligroso. Aquello indignó a Qui-Gon, sobre todo cuando Obi-Wan se puso del lado del Consejo. La cuestión del guerrero Sith quedó en duda y les encomendaron proteger a la reina en su regreso a Naboo para ver si así se revelaba la identidad del misterioso atacante.

De nuevo en Naboo, la reina Amidala y sus fieles firmaron un pacto con los gungans nativos, y trazaron un plan para capturar al virrey Gunray y expulsar a la Federación de Comercio. Qui-Gon, y Obi-Wan escoltaron a la reina durante el principio de la batalla de Naboo, hasta que hizo acto de presencia el Sith Darth Maul, con quien emprendieron un violento duelo de sables de luz. Durante la pelea, por culpa de los escudos que protegían al núcleo del reactor, Obi-Wan queda desplazado del duelo y, mientras esperaba a que se abriesen de nuevo, no pudo hacer más que ver como Qui-Gon es abatido por el guerrero. Turbado y enfurecido, Obi-Wan se lanza contra Maul y aunque consigue mantenerse a la altura del guerrero, lo hace con precipitación y furia, dejándose llevar por sus sentimientos de odio y venganza, por lo que en un descuido el sith lo empuja hacia el hoyo del reactor, para luego patear su sable hacia el fondo. Utilizando la Fuerza para concentrarse y calmarse, consigue llegar a conectar con la misma de una forma muy intensa, usándola para conseguir salir del hoyo, atrayendo el sable de su maestro a sus manos, al tiempo que corta en dos a su enemigo, sin averiguar nada de él excepto que definitivamente era un Sith.

Obi-Wan sostuvo a su maestro en sus últimos momentos, y Qui-Gon, le hizo jurar que entrenaría al niño. Así lo prometió el joven Kenobi, quien poco después alcanzó el grado de Caballero Jedi sin ni siquiera pasar sus pruebas, ya que el Consejo Jedi consideró que la acción de enfrentarse a un sith y utilizar la Fuerza de la forma que lo hizo era suficiente prueba para dejar de considerarlo un padawan. El joven Skywalker le fue asignado como su aprendiz padawan a pesar de que inicialmente el Consejo Jedi no estaba de acuerdo. Uno de los que sí estuvo de acuerdo fue el Maestro Windu, que basándose en su sensibilidad en la fuerza para percibir el futuro vio los puntos de unión que habría en la futura relación entre Obi-wan y Anakin y, aunque no lo pudo percibir completamente, se dio cuenta que esa relación tenía mucho que decir en el futuro de la galaxia, tanto para bien como para mal.

Mientras tanto, la República había elegido un nuevo Canciller Supremo: Palpatine.

Maestro Jedi, durante "El ataque de los clones"[editar]

Anakin Skywalker progresó increíblemente bajo la tutela de Obi-Wan. Era incapaz de actuar como un verdadero Jedi, pues era imprudente, temerario, impaciente, orgulloso y ambicioso. Obi-Wan estaba muy preocupado por su arrogancia, además de regañarlo cada vez que perdía su sable láser. A pesar de ello, ambos avanzaron, y Obi-Wan se convirtió en un sabio y respetado Caballero Jedi y Anakin en un eficiente Padawan, que se labró la amistad del Canciller Palpatine. Entre Obi-Wan y Anakin surgió una complicidad, pero no había confianza total ni una auténtica amistad, y mucho menos trabajo en equipo.

Mientras tanto, la República sufría una gran debate: la Confederación de Sistemas Independientes había generado un movimiento separatista encabezado por el antiguo Maestro Jedi de Qui-Gon Jinn, Dooku.

Kenobi y Skywalker resolvieron varios pequeños conflictos en esos diez años de movimiento secesionista: el más importante un delicado conflicto interno en un pequeño mundo llamado Ansion, que hubiera provocado la escisión de muchos sistemas de la República y una crisis económica.

Habiendo pasado diez años desde Naboo, la senadora Padmé Amidala sufrió un atentado, y se encomendó a Obi-Wan y a Anakin la protección de la senadora. Obi-Wan percibía que Anakin tenía sentimientos hacia la Senadora.

Obi-Wan y Anakin consiguieron atrapar a una cazarrecompensas clawdite llamada Zam Wesell tras otro fallido atentado y una persecución en el submundo coruscanti. Tras esto el Consejo Jedi acordó que Obi-Wan seguiría la investigación para encontrar al asesino, y Anakin protegería a la senadora en Naboo.

Kenobi no estaba conforme con esa decisión, pues todavía no confiaba en que Anakin pudiera llevar aquella su primera misión en solitario con Padmé. A pesar de ello, acató la decisión del Consejo y utilizó viejos contactos que lo guiaron hasta el mundo acuático de Kamino, al límite del Borde Exterior. Lo que extrañó al Jedi fue que la ubicación del planeta había sido eliminada de los archivos del Templo Jedi, algo que solo un Jedi podía haber hecho.

Al llegar a Kamino, Obi-Wan fue recibido por el primer ministro Lama Su, y descubrió que los kaminoanos habían firmado un contrato con la República para la creación de un ejército de clones diez años atrás por orden del Maestro Jedi Sifo-Dyas, quien fue asesinado por aquella época. Kenobi informó de inmediato al Consejo y este le confirmó que no sabían nada acerca de aquellos clones.

Obi-Wan también se entrevistó con la persona que había sido utilizada como base original para la creación de los clones, un cazarrecompensas llamado Jango Fett. En aquella entrevista Kenobi confirmó que aquel era el hombre que había instigado los atentados de Coruscant. Cuando fue a cazarlo, Fett ya estaba a punto de abandonar Kamino, y tras una pelea bajo la lluvia torrencial, Jango y su hijo clonado Boba Fett abandonaron el planeta a bordo de la Esclavo I, sin saber que Kenobi había conseguido adherir un dispositivo localizador en el casco de la nave.

Obi-Wan les siguió a bordo de su caza Jedi, y tras una refriega espacial, consiguió seguir al mercenario hasta el árido y apartado planeta Geonosis. Allí, Obi-Wan se infiltró en una fortaleza geonosiana y descubrió que los cabecillas separatistas, con Dooku en persona, estaban ultimando un acuerdo que uniría a los Gremios de Comercio en una Confederación de Sistemas Independientes para aplastar a Jedi y República por igual. También descubrió que quien quería a Amidala muerta era el virrey Nute Gunray. Kenobi pudo enviar un mensaje contando lo que sabía a su aprendiz justo antes de ser capturado. Dooku solicitó a Kenobi que se uniera a él y que juntos destruirían al Sith, obviamente Obi-Wan rechazó la oferta y se mostró incrédulo ante las afirmaciones de Dooku de que un Sith controlaba el Senado.

Cuando fue llevado a la arena de ejecución, se encontró con su pupilo y Padmé que habían acudido a rescatarle y habían sido capturados y condenados con él. La rápida intervención de la Orden Jedi y del Ejército Clon los salvó y desató no sólo la Batalla de Geonosis sino también la Guerras Clon. Obi-Wan se enfrentó a Dooku junto con su padawan, cuya impulsividad lo dejó mutilado y a Obi-Wan derrotado. Si no hubiese sido por la intervención final de Yoda ambos habrían muerto. Dooku huiría ante la superioridad de Yoda. Lo que Obi-Wan ignoraba era que durante su investigación, Anakin y Padmé se habían enamorado y que Anakin había vengado la muerte de su madre asesinando a todo un campamento indígena de moradores de las arenas, sin distinción de sexo o edad.

Las Guerras Clon[editar]

Kenobi y su aprendiz, tuvieron que enfrentarse a los separatistas en Raxus Prime enfentándose a la amenaza de un arma Sith: la Cosechadora Oscura.

Ocurrió entonces la Batalla de Kamino. Kenobi, Shaak Ti y Anakin tuvieron éxito liderando la defensa de Kamino. Poco después Obi-Wan vio preocupado como su padawan se tomaba como algo personal la batalla de Ohma-D’un, luna gungan de Naboo. El ciborg Durge y la acólita oscura Asajj Ventress al mando de los separatistas habían difundido un virus en la luna masacrando a los colonos. Tras perder a un Jedi y a todos los clones excepto al ARC, se consiguió abortar un ataque vírico a Naboo con los dos líderes separatistas huyendo.

Pero el virus seguía sin tener cura y Obi-Wan estaba infectado. Además si el virus se propagaba por la República sería desastroso. Kenobi y otros cuatro Jedi se infiltraron por ello en el planeta separatista de la TecnoUnión de Queyta. Kenobi se hizo con el antídoto del virus de Ohma-D’un gracias al sacrificio de los otros Jedi, asesinados por Durge o Ventress, y lo llevó a Coruscant cuando estaba apunto de morir por heridas y su contagio.

En Muunilinst Kenobi se volvió a enfrentar a Durge por el control del mundo separatista en una ambiciosa campaña republicana para conseguir el control de los sistemas confederacionales del Clan Bancario Intergaláctico. Su aprendiz lo volvió a desobecer para perseguir a Ventress, pero la batalla se ganó y Obi-Wan no le dio mucha importancia. La siguiente misión de Kenobi fue en Ord Cestus, donde éste y su compañero Kit Fisto se emplearon a fondo para investigar una maraña de tramas y mentiras para acabar con la construcción de los droides MataJedi.

Habían pasado ya quince meses desde el comienzo de la guerra y sucedía la batalla de Jabiim bajo el mando de Obi-Wan Kenobi. La Confederación ganó la batalla en la más cruenta batalla de la guerra con más de diez mil soldados muertos y sobre una cuarentena de Jedi. Obi-Wan fue capturado tras casi un mes de batalla, antes del final de ésta.

Recluido en la prisión de Ventress en su mundo, Rattatak, consiguió escapar con la ayuda de un movimiento de distracción y la ayuda del clon ARC Alpha. Todos le daban por muerto tras un mes de desaparición pero consiguió encontrarse con su padawan al contactar mentalmente con él probando su vínculo. La amistad de Anakin y Obi-Wan ya era palpable y en los meses siguientes consiguieron un gran trabajo en equipo.

A punto de cumplir dos años desde la Batalla de Geonosis Obi-Wan tuvo que enfrentarse a Quinlan Vos, del cual se dudaba su lealtad. Kenobi combatió contra su viejo amigo y contra Ventress en una nave donde también tuvo que hacer frente a un rancor. Más tarde Vos fue clave para que la República no perdiese la flota de Reendili (ऒणफ़ठฃప).

Poco después su padawan ascendió en la batalla de Praesitlyn al grado de Caballero Jedi y Obi-Wan comenzó a trabajar en solitario (pesee a colaborar en un sinfín de ocasiones con Anakin) y dejando ligeramente de lado la guerra. Obi-Wan se dedicó básicamente durante seis meses a buscar a Ventress, a la que todos creían muerta. la obsesión de Obi-Wan lo llevó a buscar la ayuda de Anakin. Durante el viaje de búsqueda de Asajj Ventress, Durge resultó muerto y se produjo la batalla de Boz Pity, en la que Obi-Wan y otros Jedi colaboraron con Bail Organa. Cuando Kenobi finalmente halló a la acólita oscura no la mató sino que la compadeció y trató de salvar del lado oscuro. Ventress se perdió entre las estrellas desde entonces.

Tras una larga campaña en el Borde Exterior Anakin y Obi-Wan trabajaron finalmente codo con codo. Anakin había madurado con la guerra y ya no era impulsivo, sino un gran guerrero. A Obi-Wan se le comenzó a conocer como el Negociador y acabó formando parte del Consejo Jedi, adaptando su imagen a éste. La campaña del Borde Exterior los llevó hasta la batalla de Cato Neimoidia y poco después las pruebas los condujeron cerca de la identidad del Lord Oscuro, hasta Dooku, y finalmente hasta la Batalla de Coruscant en la que el Canciller fue rescatado y Dooku asesinado.

La venganza de los Sith[editar]

A medida que la tensión y conspiración seguía creciendo entre el Consejo Jedi y el Canciller, la amistad entre Anakin y Obi-Wan, que se fortaleció en las guerras clon iba a ser puesta a prueba. Luego de rescatar al Canciller Palpatine de las manos del Conde Dooku y del General Grevious, Obi-Wan es enviado a destruir al General Grievous en el lejano mundo de Utapau, recibiendo la oculta ayuda del primer ministro de Utapau Tion Medon; mientras tanto con la firme intención de finalizar la guerra y además salvar a Padme de un muerte, Anakin es seducido y engañado por el Lado Oscuro de la Fuerza por medio del Canciller Palpatine - Darth Sidious, logrando éste que Anakin comience la exterminación de los Jedi.

Obi-Wan encuentra finalmente a Grievous teniendo un duelo en que sale victorioso el Jedi. En ese mismo momento la Orden 66, se inicia tras la comunicación del desfigurado Palpatine con los diferentes comandantes de las fuerzas clones, haciendo que los clones se rebelen contra él y los otros jedis intentándoles matar. A pesar de ello Obi-Wan salió vivo del lugar (se dice que recibe ayuda del mismo comandante clon Cody, muriendo a manos de los mismos soldados clones al saber que ayuda a escapar a Kenobi). Luego de su huida, hace contacto con Bail Organa y con el Maestro Yoda refugiados en la nave Tantive IV, donde se reúnen para evaluar la situación. De manos del senador Organa descubren que el Canciller Palpatine era realmente el Lord Oscuro de los Sith (Darth Sidious) que había maquinado su plan desde la invasión de Naboo y la guerra contra la Federación de Comercio.

Para evitar que siguiera la matanza jedi, Yoda y Kenobi realizaron una breve visita al Templo Jedi para informar de lo sucedido (orden 66) a los Jedi supervivientes para que no regresasen a Coruscant. Allí Kenobi descubrió que Anakin era ahora Darth Vader, discípulo Sith. Obi-Wan no comprendía que su amigo y hermano Anakin se hubiese unido a Palpatine. Al saber esto su tristeza era evidente, pues no quería enfrentarse al joven que había entrenado y del que se había hecho amigo, casi hermano.

Poco después en una asamblea extraordinaria, Palpatine hace alarde de su calidad de político y sin ninguna objeción proclama el Imperio Galáctico. Obi-Wan apoyado y aconsejado por su antiguo maestro Yoda va a visitar a Padme para que le dijera donde se encontraba Anakin, para así convercerlo de volver a la luz, sin embargo ella se negó presintiendo que algo malo se acercaba. Obi-Wan como forma de que entrara en razón tuvo que decirle la verdad sobre Anakin; Padme ingenua frente a la verdad y cegada por el profundo amor a su marido no quiere creerle.

Frente a la duda y una preocupación cada vez mayor Padme decide ir a Mustafar en busca de Anakin; Kenobi se infiltra secretamente en su nave sin que ella pudiera saberlo. Una vez en el planeta de lava, Padme intenta demostrarle su amor pidiéndole que renuncie a todo lo hecho, sin embargo Anakin ya estaba sediento de poder. Ya sin más remedio y escuchando las palabras de lo que alguna vez fue su aprendiz Obi-Wan sale de su escondite, tomando por sorpresa a Anakin, quien piensa que Padme había hecho un complot con su antiguo maestro para matarlo; lleno de ira y nublado por el Lado Oscuro de la Fuerza empieza a utilizar la Fuerza para estrangular a la "traidora de Padme"; Obi-Wan le ordena que se detenga, previendo que el enfrentamiento es inevitable; su amigo Anakin había desaparecido, ahora era Darth Vader. Se inicia así un duelo sin precedentes, en el cual Obi-Wan no tuvo más remedio que enfrentarse a muerte a su amigo y hermano; finalmnete y bajo una mala maniobra del arrogante Skywalker, el maestro jedi mutila a su antiguo aprendiz cayendo éste a la orilla de un río de lava.

Obi-Wan entristecido recoge el sable de su aprendiz como señal de que derrotó a un Sith y no a un Jedi. Después lleva a una moribunda Padme al planeta Polis Massa, donde muere poco después de dar a luz a dos mellizos: Leia y Luke Skywalker. Bail Organa, el Maestro Yoda y Obi-Wan, en una reunión secreta planearon ocultar a los descendientes de la familia Skywalker en lugares alejados y separados por el temor de que el Emperador los buscase para arrastrarlos al Lado Oscuro o bien para matarlos. Tras una breve charla con Yoda, éste le indica a Kenobi que entrará en contacto con el espíritu de su antiguo maestro Qui-Gon Jinn quien le enseñará a ser uno con la Fuerza, lo que significa estar en un grado superior, la mancomunión del espíritu con todo lo que lo rodea, incluso más allá de la muerte.

Viajes[editar]

A continuación se presentan los planetas a los que Obi Wan Kenobi ha ido:

Exilio[editar]

Pasó casi un año y Obi-Wan se había instalado en el remoto mundo de Tatooine, en una pequeña choza, observando cada día al pequeño Skywalker, que residía ahora con sus tíos. Obi-Wan se hacía conocer con el nombre de Ben Kenobi y al menos una vez al mes viajaba a las cantinas de Mos Eisley a obtener información y por víveres.

Sin embargo su Maestro, que ocasionalmente le hablaba a través de la Fuerza seguía sin enseñarle a desprenderse de su cuerpo orgánico cuando llegase la muerte. Obi-Wan era consciente de lo sucedido y había tenido mucho tiempo para cambiar e incluso para seguir menos al pie de la letra las normas: ya que ya no existían.

Cuando se enteró de que el ex-padawan Ferus Olin estaba siendo buscado por los imperiales por suscitar rebelión tardó un tiempo en decidirse a partir en su ayuda. Pero poco después rescató en el mundo de Bellassa a su antiguo hermano Jedi y aprendió mucho de él, enseñándole también. Tras varios episodios que incluyeron una persecución de cazarrecompensas como Boba Fett ambos compañeros alcanzaron un remoto mundo que había sido separatista y luchaba contra el Imperio. Allí encontraron un asteroide con atmósfera y que viajaba dentro de una nebulosa. Allí Olin estableció un refugio y comenzó a buscar a más Jedi's.

Kenobi se percató de la existencia de los Inquisidores como Malorum, que buscaban pistas de Jedi's y rebeliones. Tenían contacto directo con los Sith y ligero adiestramiento en el uso del lado oscuro. Kenobi viajó a Polis Massa y consiguió asegurarse de que Malorum, que husmeaba por allí, no descubriese nada sobre Padmé o su descendiencia.

De vuelta al refugio en el asteroide Olin y Kenobi habían cumplido con éxito parcial sus misiones. Ferus Olin había traído a un viejo compañero Jedi, el Maestro Garen Muln. Olin y Kenobi se separaron aunque permanecieron en contacto. Olin siguió buscando Jedi y Kenobi regresó a Tatooine.

Allí descubrió que había cambiado bastante. Ya no creía en la rigidez de la antigua Orden y sabía que la Nueva Orden Jedi que edificarían Luke y Leia tendría en cuenta sentimientos, propiedad, más libertad... Tal y como Yoda ya habló tras el alzamiento del Imperio. Qui-Gon le dijo que ya estaba listo para empezar su nuevo entrenamiento y Obi-Wan comenzó a aprender.

Una Nueva Esperanza[editar]

Así transcurrieron dieciocho años. Luke era un joven muchacho sin idea de su procedencia. Dos androides, enviados por la princesa Leia Organa, C-3PO y R2-D2, fueron encontrados por Luke y llevados hasta el viejo Obi-Wan Kenobi. La unidad R2 contenía en su memoria los datos técnicos de una enorme superarma imperial, la Estrella de la Muerte y debían ser entregados al padre de Leia en Alderaan.

Obi-Wan asumió la misión y le explicó a Luke sus orígenes Jedi, la breve historia de los Jedi y la República y lo que era la Fuerza. Finalmente le entregó la espada de luz de su padre, perdida en el duelo en Mustafar pero no le contó que éste y Darth Vader eran la misma persona.

Cuando los Lars, los tíos de Luke, fueron asesinados por imperiales, Luke decidió entonces asumir su destino: se unió a Obi-Wan para convertirse en un Jedi como su padre. Kenobi, Luke y los dos androides contrataron los servicios de los contrabandistas Han Solo y Chewbacca para que les llevaran a Alderaan a bordo del Halcón Milenario.

Tras huir de las fuerzas imperiales de Tatooine, Kenobi sintió un gran estremecimiento en la Fuerza; luego se sabría que fue causado por la destrucción de Alderaan. Mientras Luke comenzaba a saber utilizar la Fuerza y a dejarse guiar por ella mediante el manejo de la espada de luz el Halcón Milenario fue capturado por la Estrella de la Muerte.

A bordo, los fugitivos consiguieron ingeniárselas para crear un caos que les permitió alcanzar una sala de control. Desde allí Obi-Wan Kenobi se infiltró hasta el corazón de la estación espacial para desactivar los rayos de tracción que no permitían la huida de la nave. Mientras Luke, Han y Chewie habían rescatado a la princesa Leia Organa.

Kenobi se encontró entonces con Darth Vader. Pero esta vez las cosas habían cambiado, Obi-Wan había envejecido y perdido práctica;. Pero, mientras luchaba con su ex-aprendiz, se vio ante la perspectiva de los dos descendientes de la familia Skywalker que juntos apoyan a la Alianza Rebelde, entonces el anciano se fusionó con la Fuerza y se dejó matar por Darth Vader al saber que su camino ya había acabado. Luke y Leia escaparían después y Kenobi guiaría a través de la Fuerza a Luke para destruir la Estrella de la Muerte. El honorable Obi-Wan había muerto pero su espíritu aun existía.....

Espíritu[editar]

Tuvieron que pasar dos años para que Luke Skywalker sintiera de nuevo la presencia de Obi-Wan. Cuando estaba apunto de caer ante Darth Vader en una misión en Mimban, Kenobi lo guio a través de la Fuerza y lo salvó de morir ante el lord sith.

Un año después Luke ya había aprendido un rudimentario uso de la Fuerza y la espada láser, madurado, pero necesitaba un verdadero entrenamiento. Kenobi se le presentó de forma corpórea en Hoth para que acudiese al Sistema Dagobah, donde bajo la guía del Maestro Yoda aprendería los secretos de la Fuerza.

Un año después, cuando Luke vuelve a completar su entrenamiento con Yoda visualizó a Obi-Wan de nuevo en Dagobah. Luke ya sabía que Vader era su padre, después de que éste se lo dijera en Bespin y exigió respuestas al espíritu de Kenobi. Sólo, entonces Luke pudo conocer la historia de la Familia Skywalker, comprendiendo que era hermano de Leia. Yoda y Obi-Wan habían instado a Luke a enfrentarse a Darth Vader y al Emperador, destruirlos, restaurando la paz y la justicia en la Galaxia, y para convertirse finalmente en un verdadero Caballero Jedi. Sin embargo, Luke confiaba en atraer a su padre de nuevo al Lado Luminoso de la Fuerza y antes de morir en la segunda Estrella de la Muerte volvió a ser Anakin Skywalker. En la Luna de Endor Anakin, Obi-Wan y Yoda aparecieron finalmente en paz, como espíritus, siendo uno con la Fuerza.

Obi-Wan se apareció a Luke poco después para avisarle de que debía ir a Bakura para enfrentarse a algo que podría acabar con todo lo conocido: el Imperio Ssi-Ruuvi. También se le apareció a lo largo de los siguientes meses para avisarle de los restos de los Sith que habían continuado la Orden con la aprendiz de Darth Vader, Lumiya. Obi-Wan también le indicó la existencia de los Profetas Oscuros imperiales.

Obi-Wan se le apareció a Luke Skywalker por última vez en un sueño. Le dijo que ya era hora de abandonar el estado entre la vida y la muerte en el que se encontraba y de unirse finalmente a la Fuerza. También le dijo a Luke que no era el último de los Antiguos Jedi, sino el primero de los Nuevos Jedis.

Interpretación y apariciones[editar]

Referencias[editar]

  1. «Obi-Wan Kenobi (Character)» (en inglés). imdb.com. Consultado el 15 de junio de 2014.
  2. «Ewan McGregor» (en inglés). imdb.com. Consultado el 15 de junio de 2014.
  3. «Alec Guinness» (en inglés). imdb.com. Consultado el 15 de junio de 2014.
  4. «Daniel García». eldoblaje.com. Consultado el 15 de junio de 2014.
  5. «Luis Posada Mendoza». eldoblaje.com. Consultado el 15 de junio de 2014.
  6. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t «Obi-Wan Kenobi» (en inglés). starwars.wikia.com. Consultado el 15 de junio de 2014.

Enlaces externos[editar]