Obelisco Tello

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El obelisco Tello es una escultura pétrea en forma de prisma perteneciente a la cultura chavín del Perú antiguo. Es probable que se trate de un wanca u objeto de culto religioso. Fue descubierto en Chavín de Huántar por Trinidad Alfaro hacia 1907, pero fue el arqueólogo Julio C. Tello el primero en estudiarlo, resaltando su importancia, por lo que fue bautizado con su nombre. Su superficie está cubierta de diseños labrados que representan a deidades míticas, cuya interpretación es motivo de controversia entre los estudiosos. Se trata de la figura iconográfica más compleja de la cultura chavín.

Descubrimiento[editar]

El obelisco Tello fue descubierto por el campesino Trinidad Alfaro hacia 1907, cuando removía el campo que cultivaba, en lo que hoy es la llamada plaza F del sitio arqueológico de Chavín de Huántar, frente al edificio A. Fue trasladado a la puerta de la iglesia del pueblo, donde en 1919 lo halló Julio C. Tello, quien lo calcó para su estudio. Ese mismo año fue trasladado a Lima. Otra versión afirma que el sabio Santiago Antúnez de Mayolo lo examinó a la luz de una vela en 1915, precisamente frente a la puerta de la misma iglesia chavinense, información que dio a conocer a través del diario El Comercio del 8 de febrero del año siguiente.[1]

El obelisco Tello permaneció en el Museo de Antropología, Arqueología e Historia de Lima, hasta que el 12 de julio del 2008 retornó a Chavín de Huántar, para formar parte del museo local, ceremonia que se realizó en medio de la alegría de los pobladores.[2]

Descripción[editar]

El obelisco Tello es de forma prismática, con una ligera depresión en una de sus caras. Mide 2,52 m. de alto, y 0,32 de ancho en la base. Se halla esculpido en sus cuatro caras en alto, bajo y planorrelieves, representando a dos personajes míticos similares o, en todo caso, uno solo desdoblado lateralmente, cuya cabeza se halla en la parte superior y cuyo cuerpo alargado se extiende hasta la parte inferior de la escultura, con atributos que varían en cada lado. Las representaciones son muy estilizadas y complicadas, y se hallan asociadas con seres secundarios (hombres, aves, felinos) y diversas plantas alimenticias (yuca, calabaza, ají, achira) hábilmente representadas.

Interpretación de las imágenes[editar]

Las imágenes representadas han sido interpretadas de distintas maneras por los estudiosos: para Tello y sus seguidores se trata de una “doble divinidad” o dios hermafrodita, es decir, masculino y femenino al mismo tiempo, con cabeza de felino. Para John Rowe, representa la unión de dos caimanes. Para Federico Kauffmann Doig, es la figura de un dios ave con boca de felino o “felino volador”, desdoblado lateralmente, cuyos atributos varían en cada costado. Podría también ser la representación de una parte de la cadena biológica, donde los mayores depredadores son el felino, la serpiente y el halcón.

Referencias[editar]

  1. Blog El Mirador de Gauchu: El descubrimiento del Obelisco Tello. Consultado el 05/01/2013.
  2. Agencia Andina de Noticias: Obelisco Tello regresa a Chavín después de nueve décadas. 23/07/2008.
Bibliografía
  • Kauffmann Doig, Federico: Historia y arte del Perú antiguo. Tomo 2, pp. 199-202. Lima, Ediciones PEISA, 2002. ISBN 9972-40-214-2
  • Silva Sifuentes, Jorge E. T.: «Origen de las civilizaciones andinas». Incluida en la Historia del Perú. Lima, Lexus Editores, 2000. ISBN 9972-625-35-4
  • Villanueva Sotomayor, Julio R.: El Perú en los tiempos antiguos. Historia Preínca e Inca. Publicado por el diario “Ojo”, edición fascicular, 2001. Edición e impresión: Quebecor World Perú S.A. Depósito Legal: 150103 2001 - 2408

Véase también[editar]