O Fortuna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

O Fortuna es un poema goliardo escrito en latín medieval a principios del siglo XIII, parte de la colección conocida como Carmina Burana. Está dedicado a Fortuna, diosa romana de la suerte, cuyo nombre en itálico era Vortumna, que significa "la que rueda".

Su actual popularidad se inició con la versión del músico Carl Orff (1936), tocada tanto por grupos de música clásica como por artistas de otros estilos, como el caso de la agrupación Therion en su disco Deggial, o por Enigma en su disco The screen behind the mirror, especialmente en los temas "Gravity of love" y "Modern Crusaders", y del grupo Era en su disco The Mass en el tema "The Mass". Fue usada también en la película de 1981 Excalibur, de John Boorman, basada en la obra de Sir Thomas Malory, La muerte de Arturo.

Poema[editar]

"O Fortuna" (30 segundos)

noicon

De Carmina Burana por Carl Orff

La letra se escribió en el siglo XII, aunque la música popularizada en la actualidad proviene de 1938.
O Fortuna en Latín Traducción

O Fortuna
velut luna,
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem,
egestatem,
potestatem
dissolvit ut glaciem.

Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.

Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria,
est affectus
et defectus
semper in angaria.
Hac in hora
sine mora
corde pulsum tangite;
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!

Oh Fortuna,
como la luna
variable de estado,
siempre creces
o decreces;
¡Que vida tan detestable!
ahora oprime
después alivia
como un juego,
a la pobreza
y al poder
lo derritió como al hielo.

Suerte monstruosa
y vacía,
tu rueda gira,
perverso,
la salud es vana
siempre se difumina,
sombrío
y velado
también a mí me mortificas;
ahora en el juego
llevo mi espalda desnuda
por tu villanía.

La Suerte en la salud
y en la virtud
está contra mí,
me empuja
y me lastra,
siempre esclavizado.
En esta hora,
sin tardanza,
toca las cuerdas vibrantes,
porque la Suerte
derriba al fuerte,
llorad todos conmigo.

Véase también[editar]