Osni

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «OSNI»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Pese a que se ha cartografiado el 100% del océano, no se ha encontrado ningún indicio de presencia O.S.N.I. En la imagen buceadores de la US Navy operando un sonar en el mar Rojo.

El acrónimo OSNI (Objeto Sumergible No Identificado), también traducido por objeto submarino no identificado (Stonehill y Mantle, 2010, p. 11), se refiere a un supuesto caso de avistamento en el cual un objeto desconocido aparece o se sumerge en el agua. Por su supuesta naturaleza o su posterior evolución en el aire suele asociarse con ovnis (objeto volador no identificado).[1]

Se le atribuye la paternidad del término al suizo Erich von Däniken y su supuesta existencia se ha relacionado con dos conjeturas formuladas por la madrileña Beatriz Gato-Ribera, según las cuales la Tierra podría formar parte de una civilización mucho más avanzada que desea observarla, pero no contactar con los humanos, debido al abismo tecnológico que los separa. Asimismo, tampoco desearía ser detectada, por lo que ocultaría sus señales y habitaría bajo mares y lagos para pasar desapercibida.

Al contrario que los platillos volantes, existen muy pocos indicios físicos de los OSNIs, como fotografías o imágenes en movimiento, aunque sean lejanas, borrosas y con poco detalle como suele suceder con los objetos voladores no identificados. Tampoco los informes militares sobre posibles detecciones submarinas pueden ser muy precisos, lo impide la naturaleza del medio acuático. Sin embargo y al igual que con los sucesos aéreos, no hay ninguna prueba de su existencia.

Sobre los objetos submarinos no identificados no se han realizado investigaciones como el Proyecto Libro Azul, lo que ha influido en la escasez de catalogaciones, taxonomías y publicaciones, especialmente de monografías.

Descripción[editar]

Se vinculan los OSNIs con ovnis, afirmando que son extraterrestres, pero no se aclara de qué parte del espacio. Misil en 2008 parecido al OSNI-OVNI de Canarias.

El término se le atribuye al helvético Erich von Däniken quien lo habría escrito en su libro Osni: los reyes del agua.[2] La definición de OSNI sería: Si un ovni entra en el agua... se convierte en un O.S.N.I..[2] Es necesario puntualizar que la fuente original receptora de la cita no aporta suficientes datos para localizar la obra, por lo que el supuesto libro de Däniken no han podido ser hallado de momento,[3] por tanto la paternidad del acrónimo constituye un dato sin confirmar.

Según la definición estos avistamientos requerirían la existencia previa de un ovni o varios, a quienes se les atribuye un origen extraterrestre mayoritariamente. Esta vinculación también la recoge Francisco Javier Torrent Rodrigo (2010, p. 81) tomando como referencia las palabras de J. M. García Bautista en la publicación El fuego del dragón,[nota 1] quien afirma que la mayor parte de los avistamientos se realizan en zonas costeras. Ante dicho dato estadístico, Ricardo Campo advierte que las estadísticas manejadas por muchos ufólogos no pueden ser tenida por fiables y menos aún por consensuadas, ya que la ufología de gran tirada no se caracteriza por su rigor. Por tanto, las zonas del Planeta o los países donde hay más avistamientos desconocidos varían con cada escritor.[4]

Cabe concluir que cualquier O.S.N.I. sería un OVNI que navegaría por el agua, emergido o sumergido, y cuya procedencia no se puede determinar. Como en el caso de la ufología, el término "desconocido" no se refiere a que se ignore la bandera bajo la cual navega, lo desconocido es su propia naturaleza porque no se sabe si se trata de un barco, un sumergible, un submarino, un aparato anfíbio... incluso si son animales acuáticos o submarinistas.[5] Como se ha indicado, existe una tendencia que fija su procedencia fuera de la Tierra, sin embargo autores como Torrent Rodrigo (2010, p. 81) no aclaran de qué planeta, satélite, sistema estelar o galaxia provendrían dichos objetos; por lo tanto la hipótesis extraterrestre no resuelve la incógnita.

No es fácil encontrar una tipología clara y consensuada sobre las distintas formas de los OSNIs, como sí sucede con los objetos sin identificar vistos en el cielo. Tampoco se puede indicar con seguridad una silueta predominantes, como erróneamente se hace con los platillos volantes, producto de un error cometido en 1947 por el periodista Bill Bequette al confundir la forma de volar de los objetos vistos por Kenneth Arnold, con la propia forma de los objetos.[6] De la misma manera, se ha revelado difícil localizar bibliografía que muestre taxonomías de los posibles "osninautas", es decir, los supuestos tripulantes de los osnis, como sí ocurre en el campo aéreo con los denominados "grises", por ejemplo.

Por último, no se han desarrollado investigaciones como el Proyecto Signo, Proyecto Fastidio o el Proyecto Libro Azul, porque la existencia o no de OSNIs nunca ha sido tenida por un peligro para la seguridad nacional de ningún país. Aunque los submarinos pueden lanzar un poder destructivo mucho más grande que los aviones (Chant, 2006, p. 7), dicho peligro sólo se materializó en los años 50 y sobre todo 60, hasta entonces cualquier embarcación subacuática sólo podía amenazar a otros barcos, no a instalaciones en tierra o a ciudades. Naves con la capacidad de transportar misiles nucleares hasta las costas de los Estados Unidos fueron operativos a partir de los años 60 (Chant, 2006, p. 9), cuando las investigaciones OVNI casi habían concluido que aquellas visiones no suponían ningún peligro para la seguridad nacional. Por tanto, no se cuenta con una catalagación tan extendida como la realizada por Josef Allen Hynek (1998, p. 86 y siguientes) en tres distintas fases, es decir, primera fase cuando se ve al OVNI en tierra o en el cielo, segunda fase cuando deja signos y tercera fase si se distingue a un tripulante. Ni tampoco en encuentros cercanos y encuentros lejanos dependiendo de si son a más de 150 metros o a menos. Se podrían utilizar las mismas, pero el agua es un elemento muy diferente al aire y la visión a 150 metros es muy difícil o imposible (Ávila, 1991), ya sea en horizontal o en vertical. De la misma manera, un medio como el líquido elemento disuelve y esparce con rapidez la mayoría de los residuos, por lo que la toma de restos resulta también muy difícil, en el mejor de los casos.

Explicación[editar]

Mar Mediterráneo. Para escritores como Torrent Rodrigo en los océanos podría estar la clave de los OSNIs y ovnis. Para científicos como Edward Condon tras los ovnis no reside ningún fenómeno desconocido de la Naturaleza.

Según Torrent Rodrigo (2010, p. 81) la existencia de OSNIs se basa en la posibilidad de que la civilización humana esté inmersa dentro de otra civilización galáctica mucho más grande. Esta conjetura la publicó Beatriz Gato-Ribera en 2003 y sólo es posible, según su autora, si se cumplieran previamente el llamado Principio Subantrópico y también la Conjetura de la indetectabilidad.[7] Según Gato-Ribera, si dichos supuestos fuesen ciertos y convergieran, la civilización humana formaría parte sin saberlo de otra civilización más grande y más evolucionada, de igual forma que los gorilas de montaña están inmersos en la civilización humana sin percibirlo. La doctora plantea en su artículo la cuestión de si los gorilas viven conscientes de poblar en una reserva natural creada por una civilización más avanzada que la suya. Concluye que no.

Así mismo, Gato-Ribera se formula la pregunta de ¿por qué la civilización o civilizaciones más avanzadas y cercanas a la Tierra no han contactado con los seres humanos? A lo que se responde a sí misma con dos nuevos interrogantes: "¿Enviaría algún país de este planeta una delegación oficial al territorio del gorila de montaña para presentarse abierta y oficialmente a las “autoridades” de los gorilas? ¿Se estrecharían la mano, llegarían a acuerdos e intercambiarían firmas con los machos dominantes?"[7] nuevamente su conclusión es negativa por la misma razón que los humanos no tratan de contactar con los simios para explicarles cuestiones como las Ondas hertzianas.[nota 2]

Asumiendo el deseo de las otras civilizaciones de no contactar con la terrestre quedaría por resolver una incógnita más: ¿por qué motivo no pueden detectarse señales luminosas o de radio causadas por dicha o dichas civilizaciones?[7] Esta pregunta es respondida por la llamada Conjetura de la indetectabilidad, también formulada por Gato-Ribera. Dicha conjetura sostiene que las civilizaciones tienden a camuflar o silenciar su presencia por motivos de seguridad,[nota 3] por ello la doctora madrileña presagia un escaso éxito a proyectos como el SETI, aún teniendo relativamente cerca miembros de dicha civilización o civilizaciones.[7]

Partiendo de los dos supuestos antes indicados, autores como Torrent Rodrigo (2010, p. 81) postulan que bajo el mar podrían estar explicaciones como la de los ovnis, "hasta el momento buscada en estrellas lejanas", dicha búsqueda se refiere al pequeño porcentaje de casos no aclarados.[8]

Así pues la cadena argumental sería la siguiente: según Gato-Ribera la Tierra podría estar inmersa en una o varias civilizaciones galácticas que no desean contactar con la humana y no es posible detectarla por haber enmascarado sus señales. A partir de dichos supuestos autores como Torrent Rodrigo indican que dicha civilización habría llegado al Planeta, habría decidido establecerse y habita en lagos y océanos para no ser detectada.

A estas explicaciones o conjeturas se opone la recogida en el Informe Condon, publicado en los años 70 del siglo XX. Dicha investigación concluía que tras los ovnis no se haya ningún fenómeno de la Naturaleza desconocido para el ser humano y que investigaciones sobre dichos avistamientos no supondrían ningún beneficio para disciplinas como la física o la ingeniería, aunque sí para ciencias sociales como la psicología o la sociología[6]

La casi total ausencia de indicios[editar]

Si en el tema ovni se presentan fotos, grabaciones, filmaciones y otros indicios, que no pruebas, en el tema OSNI la inmensa mayoría de los datos se restringen a declaraciones, pese a referencias sobre detecciones por otros medios. Así en un supuesto avistamiento de un objeto submarino no identificado en la Patagonia argentina, los autores afirman que aquel OSNI fue detectado por sonares pertenecientes a la armada del país andino e incluso requirió el empleo de armamento defensivo, no se aclara qué tipo de armamento (Heylen, Sánchez y González, 2008, p. 162 y 163). La falta de detalles en relatos como este se ajusta a lo expresado por Carl Sagan (1996) cuando fue asesor de trabajos como el Proyecto Libro Azul, según el astrónomo miembro del comité asesor de la USAF los casos interesantes no son verificables y los casos verificables no son interesantes.

El tener relatos como fuente principal es una limitación y un riesgo. Como en cualquier otro ambiente, la información aportada por los testigos debe ser confirmada por otros medios, no debe olvidarse que las personas son falibles y la memoria humana es reconstructiva, no fidedigna. Por lo tanto, no existen los testigos perfectos ni los testimonios 100% creíbles.[9] Sin embargo, "la luz, la radio y el radar penetran mal en el agua o no penetran en absoluto", el sentido más útil para detectar naves sumergidas en ese ambiente resulta el sonido, pese a los esfuerzos por desarrollar otros sistemas como DAM basado en anomalías magnéticas (Chant, 2006, p. 154). Por suerte o por desgracia, el sonido presenta limitaciones que no sufren radares o identificaciones visuales. Por ejemplo, utilizando frecuencias de más alcance se pierde precisión; se se utiliza otra frecuencia para lograr más exactitud el alcance se reduce. Otra gran limitación de los sonares estriba en la dificultad de distinguir un sonido de un eco producido por el fondo marino, un bancos de peces o mamíferos acuáticos (Chant, 2006, p. 156), dicho eco pueden dar la falsa idea de que lo escuchado viaja más rápido de lo que realmente lo hace. También el sonar se ve afectado por la salinidad del agua o su temperatura, mucho más que los radares ven sus ondas distorsionadas por las variaciones atmosféricas en forma de nubes de evolución vertigal, lluvia o frentes nubosos. Así pues, puede constituir un error equiparar los ecos de sonar a las detecciones de los radares y darlas una fiabilidad similar.

Buceadores de la US Navy en el Mediterráneo. Equipos como estos pueden llevar a error sobre la naturaleza de sus portadores, como sucedió en el Caso Conil.

Por las razones indicadas antes, entre otras, las supuestas persecuciones y mediciones de velocidad deben ser tomadas con prudencia e incluso con escepticismo, pese a los progresos en los ordenadores y programas informáticos que analizan las señales (Chant, 2006, p. 156). Sería el caso acaecido en 1963, donde un submarino de la IV Flota estadounidense supuestamente detectó y trató de perseguir a un objeto que viajaba a 150 nudos en inmersión cerca de la costa de Puerto Rico (Publicaciones Importantes, 1970, p. 158 y siguientes).[nota 4]

En algunas ocasiones sí se presentan imágenes, como el Ovni Gallego, una trabajo de promoción publicitaria aprovechando la repercusión de los temas misterioros,[1] o el Ovni de Canarias de 1976, un objeto muy brillante que salió del mar y ascendió por el cielo, resultando ser un misil estadounidense.

Una de las excepciones a esta falta total de vestigios unido a lo escaso de posible avistamientos en tercera fase pueden constituirlo el llamado Caso Conil. En la localidad gaditana de Conil de la Frontera en agosto de 1988 dos parejas vieron un par de grupos luminosos verdes y rojos sobre a superficie del agua. Posteriormente contemplaron a dos humanoides con la cabeza en forma de pera y de color negro salir del agua para desplazarse por la playa como levitando. Acto seguido se tumbaron en la arena y, según Juan José Benítez, uno le pasó al otro una bola luminosa del tamaño de una pelota de ping pong y sufrieron una metamorfósis que los convertió en un hombre y una mujer humanos. Seguidamente ambos caminaron hasta el pueblo para mezclarse con la gente. En este caso, se pudieron ver huellas en la playa con forma de grandes pies, los cuales debían haber soportado un peso considerable por lo profundo de las mismas. Así mismo, Benítez afirma que confirmaron el suceso agentes de la Guardia Civil, para él testigos de mayor credibilidad.[10]

Este mismo caso constituye un ejemplo de doble interpretación. Ufólogos como Ángel Carretero indican que las descripciones dadas de las luces y los osninautas coinciden respectivamente con las luces marítimas de muchos barcos y con equipos de buceo dotados de caso para trabajos submarinos. Respecto a las declaraciones de levitación Carretero indica que pueden tener su origen en las características de playas como la Conil, donde se puede ver a los transeúntes caminar sin distinguírseles las piernas, desde determinadas posiciones, lo que puede dar pie a pensar que levitan, cuando sólo es una ilusión óptica reforzada quizá por el asombro de lo contemplado.[5] Respecto a las huellas encontradas debe puntualizarse que los equipos de submarinismo siempre han sido pesados y en los años ochenta más todavía, de ahí lo profundo de la huellas, dicho peso puede incrementarse aún más si los submarinistas caminaban portando el lastre que los permite sumergirse con trajes de gran flotabilidad positiva (Ávila, 1991). Estos datos constituyen una explicación más plausible y sencilla que la salida de un OSNI del mar, el desembarco de osninautas y su metamorfosis en seres humanos.

Osnis en la cultura popular[editar]

James Cameron dirigió en 1989 The abyss. Dicho título comienza con un suceso similar al acecido supuestamente cerca de Puerto Rico entre un submarino y un OSNI, de hecho en la ficción los hechos también se desarrollan en esas aguas. Sin embargo, en toda la cinta no se menciona el acrónimo OSNI, sino INT o Inteligencia no Terrestre, para referirse a los objetos blandos y suaves que protagonizan buena parte del metraje y a los cuales se les atribuyen capacidades impensables para ingenios humanos, como navegar a 120 nudos sumergidos.

Notas[editar]

  1. La referencia completa es: García Bautista JM. La realidad OSNI en el litoral andaluz. Boletín El fuego del dragón. 2000; nº 27 (noviembre). Disponible en: http://dragoninvisible.com.ar. La web permanecía sin contenido el 23/3/2013.
  2. La respuesta está en contradicción con la experiencia. Son numerosos los casos de científicos que se han acercado a los gorilas, y otros primates, para conocerlos e incluso tratar de conversar con ellos empleando lenguajes de signos. Quizá el ejemplo más conocido de dicho acercamiento sea la zoóloga Dian Fossey.
  3. Como en el caso del punto anterior, esta conjetura se contradice con la trayectoria de la comunicación y expasión humana. La civilización terrestre no ha hecho ningún esfuerzo por silenciar sus señales, se ha producido una bajada en la potencia de algunas ondas electromagnéticas por motivos económicos, especialmente en la televisión digital, pero no un "silenciamiento" intencionado de las mismas con medidas como, por ejemplo, el cableado del Planeta con el fin de confinar los flujos de datos. Más bien el efecto ha sido el contrario con el surgimiento de la telefonía móvil y de las redes inalámbricas. En lo que sí se ha trabajado mucho es en el cifrado de las señales, especialmente las militares, pero eso no les hace parecer menos artificiales, según afirmación de Carl Sagan (1996).
  4. Pese a que las prestaciones de los USSN son secretas (Robb, 2006), en los años 90 un submarino nuclear de la clase Ohio podía navegar a 25 nudos y alcanzar tal vez 57 durante un breve periodo de tiempo y asumiendo riesgos considerables.

Bibliografía utilizada[editar]

La bibliografía existente sobre la temática OSNI resulta escasa comparada con la disponible sobre los ovnis. Así mismo, no se ha podido encontrar ninguna monografía. A continuación se detallan las obras utilizadas listadas por orden alfabético de autor.

  1. Ávila Recatero, Luis (1991). Por debajo de la cota cero. Barcelona: Hispano Europea. ISBN 84-255-0847-9. 
  2. Chant, Chris (2006). Submarinos de guerra los sistemas de armas submarinas más destructivos del mundo. Madrid: Libsa. ISBN 84-662-1310-4. 
  3. Hynek, J. Allen (1998). The UFO Experience: A Scientific Inquiry (en inglés) (Reimpresión edición). Nueva York: Marlowel & Company. ISBN 1-56924-782-X. 
  4. Heylen, David; Sánchez, Gustavo; González, José Gregorio (2008). El gran libro de la criptozoología. Madrid: EDAF. ISBN 978-84-414-2057-1. 
  5. Publicaciones Importantes (1970). Negocios y bancos: revista para el ejecutivo. Publicaciones Importantes. 
  6. Robb, David L. (2006). Operación Hollywood. Barcelona: Océano. ISBN 84-494-2696-0. 
  7. Sagan, Carl (1996). Un punto azul pálido. Barcelona: Planeta. ISBN 84-08-01645-8. 
  8. Stonehill, Paul; Mantle, Philip (2010). Expediente Soviet UFO (en inglés). Madrid: Ediciones Nowtilus. ISBN 978-84-9763-909-5. 
  9. Torrent Rodrigo, Francisco Javier (2010). Quid Sirenes cantare sint solitae?. Madrid: Bubok Publish, SL. ISBN 978-84-9916-936-1. 

Referencias[editar]

  1. a b Martín, Teresa (25/02/2012). «OVNIS DESCLASIFICADOS EN ESPAÑA DOCUMENTAL TVE» (documental). Canal 24 horas. Madrid: RTVE.
  2. a b http://lodesconocidomostrado.com.+«OSNIS (Ovnis pero en el agua)», www.taringa.net/posts/info/2754605/OSNIS-Ovnis-pero-en-el-agua.html. Consultado el 23/3/2013.
  3. Amazon.com (23/3/2013). «"Erich von Däniken"» (en inglés) (Búsqueda por autor). Catálogo de libros. Consultado el 23/3/2013.
  4. Gámez, Luis Alfonso (5/7/2007). «Mesa redonda» (Conferencia). 60 años de platillos volantes. Bilbao: Universidad del País Vasco (UPV), el diario El Correo, el Círculo Escéptico (CE), el Center for Inquiry (CfI) y el Ayuntamiento de Bilbao. Consultado el 22/2/2013.
  5. a b Gámez, Luis Alfonso (2009 OCTUBRE 28). «‘Callejeros’ y los ovnis: la ufolatría más chiflada». Bilbao: El Correo. Consultado el 23/3/2013.
  6. a b Campo, Ricardo (5/7/2007). «La invasión que nunca llegó» (Conferencia). 60 años de platillos volantes. Bilbao: Universidad del País Vasco (UPV), el diario El Correo, el Círculo Escéptico (CE), el Center for Inquiry (CfI) y el Ayuntamiento de Bilbao. Consultado el 22/2/2013.
  7. a b c d Gato-Rivera, Beatriz (2003). «UNIVERSOS BRANAS, EL PRINCIPIO SUBANTRÓPICO Y LA CONJETURA DE INDETECTABILIDAD». antiguosastronautas.com. Consultado el 23/3/2013.
  8. Isgleas, Daniel (7/6/2009). . Portal Digital. Montevideo: El País. Consultado el 23/3/2013.
  9. Gámez, Luis Alfonso (5/7/2007). «40 años de hombrecillos grises» (Conferencia). 60 años de platillos volantes. Bilbao: Universidad del País Vasco (UPV), el diario El Correo, el Círculo Escéptico (CE), el Center for Inquiry (CfI) y el Ayuntamiento de Bilbao. Consultado el 22/2/2013.
  10. «J J Benítez habla del caso CONIL» (noticia). Madrid: Tele 5 (28/11/2008). Consultado el 23/3/2013.

Véase también[editar]