Nutrición de nitrógeno en plantas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El nitrógeno es, junto al potasio y el fósforo, un elemento primario de las plantas. Se puede encontrar en los aminoácidos; por tanto, forma parte de las proteínas, las amidas, la clorofila, hormonas (auxinas y citoquininas, nucleótidos, vitaminas, alcaloides y ácidos nucleicos).

Absorción[editar]

Las formas iónicas que una raíz puede absorber son el nitrato (NO3) y el amonio (NH4+). Como la mayor parte del nitrógeno del suelo está en forma orgánica, es necesaria una actividad microbiológica que lo convierta en amonio o nitrato (Nitrosomas y Nitrobacter son las bacterias más comunes en esta tarea).

Asimilación[editar]

Si la planta absorbe nitrato, tiene que reducirlo a forma amoniacal antes de que pase a formar parte de los compuestos orgánicos. El amonio no se acumula, sino que se incorpora directamente a compuestos como la glutamina, procedentes del ciclo de Krebs.

Carencia[editar]

La deficiencia de nitrógeno en plantas disminuye su crecimiento (las hojas son pequeñas y tampoco se puede sintetizar clorofila); de este modo, aparece clorosis (hojas de color amarillo). La clorosis empieza en las hojas de mayor edad o inferiores, las que pueden llegar a caerse; si la carencia es severa, puede aparecer clorosis en las hojas más jóvenes. Disminuye también el tamaño de los frutos y su cuajado, tal y como es el caso de los aguacates. Esta carencia se aprecia al principio en las hojas más viejas que hay en la zona inferior de la planta. Se ven hojas más claras de color verde pálido que van tornándose amarillas, incluyendo los nervios,aunque la clorosis llegue a toda la planta los síntomas son más evidentes en las hojas viejas. Si la deficiencia continúa las hojas inferiores caen al suelo, además, la planta no crecerá ni creará hojas, y las futuras generaciones nacerán débiles.

Véase también[editar]