Nuño de Guzmán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El conquistador Nuño Beltrán de Guzmán según está pintado en el Codex Telleriano Remensis (foja 44r).

Nuño Beltrán de Guzmán (Guadalajara, 1490Castillo de Torrejón de Velasco, 1544), fue uno de los conquistadores españoles de la Nueva España, en particular del territorio luego conocido como la Nueva Galicia.

De innegable influencia en la historia de México, también es uno de los más polémicos personajes para algunos historiadores. El célebre cronista novecentista Vicente Riva Palacio lo tildó de «el aborrecible gobernador del Pánuco y quizás el hombre más perverso de cuantos habían pisado la Nueva España», en tanto que Fray Bartolomé de las Casas lo calificó de «gran tirano».[1]

Gobernador y presidente de la Real Audiencia[editar]

A causa del poder que Hernán Cortés alcanzó, algunos personajes en Castilla comenzaron a crear un grupo cuyo objetivo era minar el poder de Cortés en los nuevos territorios conquistados por éste. Por ello se empezó a hablar de abusos cometidos por las tropas de Cortés en América, lo que obligó a la Corona española a establecer en México un gobierno más efectivo. Con tal fin nombraron en Burgos (España), el 13 de diciembre de 1527, una Real Audiencia Gobernadora compuesta por un presidente y cuatro oidores, recayendo la presidencia en el licenciado Nuño Beltrán de Guzmán.

Perteneciente a la nobilísima estirpe de los Pérez de Guzmán (en su rama castellana, establecida después en Guadalajara), en 1525 partió para América al igual que lo hicieron muchos hidalgos de poca fortuna en aquella época. Para 1528 el rey Carlos I de España lo nombra gobernador de la provincia del Pánuco y posteriormente presidente de la Real Audiencia de México con la intención de que terminara con los abusos que los conquistadores realizaban en la Nueva España. Durante el año que estuvo en el cargo mandó colocar escudos reales en los principales edificios para significar que el soberano era el rey y no Hernán Cortés. Desde entonces fue enemigo acérrimo de Cortés.

Expediciones al noroeste[editar]

En 1529 la Corona española otorgó a Hernán Cortés el título de Capitán General de la Nueva España y regresó a México, por lo que Nuño de Guzmán decidió abandonar su cargo de Presidente de la Real Audiencia y organizó una expedición militar en busca de riquezas hacia el noroeste de México, compuesta por 500 españoles, 10.000 nativos auxiliares del Valle de México y 10.000 de Michoacán,[2] expedición que resultó en gran perjuicio para los nativos de los actuales estados de Nayarit, Jalisco, Colima, Aguascalientes y parte de Sinaloa, Zacatecas y San Luis Potosí, y que es aún recordada como uno de los más brutales episodios de la conquista de México.

Su táctica era la siguiente: sitiar los poblados indígenas, apropiarse del maíz y otros cultivos, arrasar e incendiar las poblaciones, todo ello junto con tormentos aplicados a los caciques nativos para lograr información sobre sus riquezas y las de otros reinos indígenas, riquezas que frecuentemente no existían más que en la imaginación de Nuño de Guzmán. Un episodio entre tantos nos da una idea de sus tácticas. El "rey" o cazonci de los michoacanos, Tangáxoan Tzíntzicha, lo recibió en paz, le hizo regalos de muchos tejos de oro y plata, le dio guerreros y provisiones, pero Nuño de Guzmán respondió a su hospitalidad haciéndole torturar y ejecutar.

Fundación del Reino de la Nueva Galicia[editar]

Nuño de Guzmán impuso el nombre de "Conquista del Espíritu Santo de la Mayor España" a los territorios explorados y conquistados por él. Sin embargo, la reina de España Juana I de Castilla, que gobernaba por ausencia del Emperador Carlos I de España y V de Alemania, no estuvo conforme, por lo que por Real Cédula dada en Ocaña (España) el 25 de enero de 1531 ordenó que se nombrara al territorio conquistado como "Reino de la Nueva Galicia" y se fundase una ciudad con el nombre de "Santiago de Galicia de Compostela" como capital. Para cumplir con la cédula real, Nuño de Guzmán fundó el primer asentamiento hispano de Nayarit en la actual ciudad de Tepic. A causa de la hostilidad de los nativos, el asentamiento español fue cambiado posteriormente a Compostela.

La conquista de la Nueva Galicia abrió el camino a las exploraciones posteriores del noroeste de México. Nuño de Guzmán exploró y conquistó en siete años casi la tercera parte de México. Su gran empresa estuvo siempre bañada en sangre, las quejas fueron tantas que la Corona española resolvió enjuiciarlo y envió al licenciado Diego Pérez de la Torre para investigarlo, quien lo encontró gravemente responsable, le quitó el gobierno de la provincia y lo remitió preso con grilletes a España, donde murió encarcelado en el Castillo de Torrejón de Velasco en marzo de 1544.

Su legado[editar]

Además de haber explorado y conquistado el noroeste de México, se le adjudican las fundaciones de las ciudades de Guadalajara, Culiacán, Mazatlan (ambos Sinaloa) y Tepic (Nayarit), aun cuando hay quien dice que el fundador de Guadalajara y Tepic fue su compañero y lugarteniente Cristóbal de Oñate.

Además de haber fundado ciudades en la zona huasteca de lo que hoy es San Luis Potosí un ejemplo es Ciudad Valles.


Predecesor:
Alonso de Estrada
Presidente de la Primera Audiencia y Gobernador Pre-Virreinal de Nueva España
1528-1530
Sucesor:
Sebastián Ramírez de Fuenleal

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Vicente Riva Palacio (1991 [1880]), México a Través de los Siglos, vol. II. Barcelona: Espasa. ISBN 978-84-7764-516-0 citado en DIJES ANTÓN, JUAN y MANUEL SAGREDO Y MARTÍN (1889), "Biografías de hijos ilustres de la Provincia de Guadalajara", p. 45. Hay que tener en cuenta que Dijes y Sagredo escriben: "Nos llama verdaderamente la atención que Riva Palacio empiece desde luego que se ocupa de Nuño, a usar de un lenguaje sui géneris, aplicándole a cada paso los calificativos más duros de la lengua castellana, lenguaje no empleado con otro alguno, y nos va a permitir dicho señor que intentemos refutarle." (43) También llaman a la atención que los cronistas de la época –entre ellos, Bernal Díaz del Castillo y Francisco López de Gómara– mencionan poco sobre Guzmán, y lo que dicen es positivo. Concluyen en que Rivas Palacio pudo haber hecho uso de las fuentes inéditas del Archivo General de Indias para arribar a su relato tan diferente.
  2. Everardo Gámiz (1948). Monografía de la nación tepehuana que habita en la región sur del estado de Durango. Ciudad de México: Ediciones Gámiz, pp. 89.

Enlaces externos[editar]