Nosotros los rateros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nosotros los rateros
Título Nosotros los rateros
Ficha técnica
Dirección
Producción Gonzalo Elvira
Fotografía Agustín Jiménez (blanco y negro)
Protagonistas Manuel Palacios Sierra "Manolín" - Estanislao Shilinsky - Patricia Morán - Manolo Calvo - Lola Tinoco - Juan Calvo - Fanny Schiller
Datos y cifras
País(es) México
Año 1949
Género Comedia de enredos
Duración 96 minutos
Compañías
Distribución Orofilms

Nosotros los rateros es una película mexicana de la época de oro del cine mexicano que tiene como actores principales a Manolín (Manuel Palacios Sierra) y Shilinsky (Estanislao Shilinsky) y como director a Juan Bustillo Oro. Trata de una familia de rateros, de la aventura de uno de ellos en un hotel y los enredos que tienen lugar ahí, y del juicio de otro hermano.

Argumento[editar]

La señorita Elena llega al Guillermo Hotel y pide un cuarto al conserje en turno. El conserje le asigna el cuarto número 421, que es el único libre y ella se instala y le comenta que al día siguiente llegarán sus padres, así que espera que para entonces hayan habitaciones disponibles. De inmediato le telefonea a su novio Ludovico (Shilinsky) para notificarle su llegada. El conserje termina su turno y llega el nuevo. Mientras la señorita se está preparando para dormir, sale de abajo de la cama un ladrón (Manolín) y toma un cigarro que ella estaba fumando. Cuando ella se da cuenta se extraña mucho y prende otro cigarro, luego se mete a bañar.

El señor Alberto llega al mismo hotel y pide un cuarto. Como el anterior conserje no hizo la anotación correspondiente, le asigna el mismo cuarto, y éste se acuesta a dormir. Cuando Elena sale del baño se da cuenta de la presencia de Alberto y comienza a gritar, diciendo que es un ladrón y luego de desmaya. Cuando ella despierta, él le explica que hubo un error y que va a ir a arreglar el problema. Sin embargo ella se lo impide, ya que le dice que es malo para su reputación que vean que está junto con un hombre en un cuarto, así que se ponen a platicar de varias cosas. Durante su charla se conoce que Alberto es abogado, mientras que Ludovico es fiscal.

A mitad de la charla ella escucha un ruido y luego ven que hay unos pies bajo la cama. Sacan el cuerpo y ven que es un hombre que está dormido. Lo despiertan y entonces él confiesa que es ladrón y les cuenta la historia de por qué se llama Mercedes y luego se despide. Entonces Elena le pide que se quede para no quedarse a solas con Alberto, a lo que Mercedes accede, a condición de que le inviten de cenar. Luego le telefonea a su mamá para que no esté con pendiente y para mandar llamar al "Cartucho", un amigo y colega.

Los tres se ponen a platicar y se dan cuenta de que Ludovico será fiscal y Alberto abogado del hermano de Mercedes, que será juzgado próximamente por asaltar una joyería. Entonces acuerdan tratar de enternecer a Ludovico para que no mande a la horca al hermano de Mercedes. Después se distribuyen para dormirse: Alberto en el sofá, Elena encima de la cama y Mercedes abajo.

Mientras duermen, llega el "cartucho" y Mercedes le explica la situación y le encarga secuestrar al fiscal en caso de que no acceda a dejar libre al hermano de Mercedes.

Cuando llegan los padres de Elena llegan, Ludovico los recibe y lleva al hotel. Elena despierta a Alberto y a Mercedes para que no los vean sus familiares y los esconde en el baño. Ahí, Alberto y Mercedes juegan cartas, con lo que Mercedes lo despoja de todo.

Llega la modista para probarle su vestido de novia y ella se lo tiene que probar detrás de un biombo, por estar ocupado el baño. Ludovico desconfía al ver algunas de las pertenencias de Alberto, pero Elena le rebate sus argumentos con llanto, así que Shilinsky ya no dice nada.

Cuando se van, Elena los invita a una cena con Ludovico y sus padres de ambos, donde van a aprovechar para tratar de enternecerlo. Entonces Mercedes dice que él se encargará de conseguir ropa elegante para sí mismo y para Alberto. Cuando él se va, llega por equivocación un tipo que dice que va a ser el juez del mismo caso.

Mercedes llega a su casa y encuentra que con su mamá está el "cartucho", así que le da instrucciones para la noche y se va a seguir con su misión.

Durante la cena hacen que Ludovico beba y tratan de convencerlo, pero él no accede, así que Mercedes le ordena al "cartucho" y sus secuaces que lo secuestren. Pero cuando Mercedes le indica la posición donde está Ludovico, éste cambia de lugar con Alberto, por lo que es a este último a quien secuestran.

Al otro día el "cartucho" les explica que llevaron a Alberto (a quien confunden con el fiscal) a comer camotes a Puebla. Entonces Mercedes toma el lugar de Alberto y asume la defensa de su hermano a nombre de Alberto.

Al inicio del juicio, el juez inicia la narración de los hechos alabando las acciones del acusado y censurándolo por haberse dejado agarrar. El público aplaude al oir las acciones del acusado.

El fiscal comienza su perorata, provoca que el abogado (Mercedes personificando a Alberto) defienda su profesión, por lo que Ludovico y Mercedes van con el juez para discutir en privado, y mientras eso hacen, se roban mutuamente varios objetos.

Después sigue el juicio y Mercedes manipula la opinión del jurado y el juez, lo que hace que finalmente se declare inocente al acusado y salga libre.

Al salir de la sala Alberto ya regresó, por lo que Elena le pide que la lleve a Veracruz y se van, muy amartelados.

El público asistente se lleva cargando en hombros al fiscal, al juez y a Mercedes.

Curiosidades[editar]

Durante la cena, Manolín y Shilinsky, así como otros actores, presentan un número ruso. Durante el mismo tocan balalaikas y cantan la canción rusa "Ochi Chornye" (Ojos Negros) en ruso y en español.

Durante el juicio Manolín hace un chiste y el juez se ríe imitando al famosísimo Pájaro Loco (en inglés Woody Woodpecker), personaje de los estudios de Walter Lantz.

Véase también[editar]