Nordicismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de Madison Grant (1916), que muestra la distribución de las "razas europeas". La influencia genética nórdica aparecería en color rojo. El verde indicaría la raza alpina y el amarillo la raza mediterránea.

El nordicismo o teoría nórdica fue una tesis racial en boga a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Aprovechaba el modelo de la antropología clásica común de su época, según el cual los pueblos europeos se dividían en tres subramas de la raza caucásica: la nórdica, la alpina y la mediterránea. Enseñaba que la raza nórdica estaba extendida por el norte de Europa, especialmente entre los hablantes de las lenguas germánicas, y se caracterizaba por individuos de gran estatura, rostros y cabeza alargados, pelo rubio y ojos claros (mieles, azules, verdes o grises). Por su parte, la raza alpina predominaría en la Europa central y estaría caracterizada por una baja estatura y la cabeza relativamente redonda. La raza mediterránea sería común en el sur de Europa y, específicamente, en ciertas partes del norte de África y estaría caracterizada por el cabello oscuro y la piel morena (según algunos teóricos de la época ello se debería a la mezcla racial con pueblos norteafricanos).

Orígenes de la teoría nórdica[editar]

El término «nórdico» fue propuesto primeramente como grupo racial por el antropólogo francés Joseph Deniker. Sin embargo, fue la obra del sociólogo/economista William Z. Ripley la que popularizó la idea de las tres razas europeas haciendo uso de la terminología acuñada por Deniker (anteriormente Ripley había empleado «teutón» como designación) en su obra de referencia Las Razas de Europa, en la que distinguía las razas europeas basándose en diversas mediciones antropométricas y teniendo en cuenta principalmente la estatura y el índice cefálico. El teórico racialista anglogermano Houston Stewart Chamberlain, que constituiría un modelo a seguir para Adolf Hitler, concibió a los nórdicos como los pueblos celtas y germánicos originarios, así como algunos pueblos eslavos. Todos ellos eran, a saber, los baltos, belgas, holandeses, ingleses, franceses, alemanes, irlandeses, polacos, escandinavos, escoceses y galeses. Chamberlain llamaría celtogermánicos a estos pueblos.

Nordicismo y supremacía racial[editar]

Meyers Blitz-Lexikon (Leipzig, 1932) muestra famoso alemán héroe de guerra (Karl von Müller) como un ejemplo del tipo nórdico

Entre muchos supremacistas blancos europeos y estadounidenses, la raza nórdica llegó a ser considerada como la más avanzada de las poblaciones humanas, de ahí que la ideología nazi la equiparara con la «raza de señores» aria. En los Estados Unidos, el principal difusor del «nordicismo» fue el autor pro-eugenesia Madison Grant. Basándose en estas teorías, defendió la adopción de políticas antiinmigratorias en la década de 1920 en los Estados Unidos, sosteniendo que los inmigrantes del sur y el este de Europa representaban a un tipo «inferior» de europeos y, por tanto, su entrada debía restringirse. Grant fue más estricto que sus predecesores, como Chamberlain, a la hora de atribuir la categoría de nórdico y sostuvo que los pueblos con el menor rastro de ascendencia no nórdica eran inferiores. Su libro sobre el nordicismo The Passing of the Great Race, or the Racial Basis of European History (1916) ejerció una gran influencia sobre el gobierno, las ideas y la política raciales. Incluso en la cultura popular F. Scott Fitzgerald invoca las ideas de Grant a través de un personaje de El gran Gatsby. Grant sostenía que la raza nórdica había sido responsable de la mayoría de los avances de la humanidad y que el «mestizaje» constituía «suicidio racial». Según Grant, si no se introducían políticas de eugenesia, la raza nórdica sería sustituida por las razas «inferiores». El nordicismo es una variedad del supremacismo blanco que no admite la igualdad de todas las ramas de la «raza blanca». Los italianos, los griegos, los portugueses, los españoles, los eslavos se encuentran entre aquellos blancos de segunda categoría, mientras que los judíos se encontrarían entre aquellos considerados inferiores.

El hecho de que los pueblos mediterráneos europeos pudieran identificarse con la mayoría de las grandes civilizaciones de la antigüedad, constituyó un problema para los que abogaban por los méritos de la raza nórdica. El influyente libro de Giuseppè Sergi The mediterranean Race (1901) sostenía que la mezcla de la raza mediterránea fue lo que le confirió su ventaja creativa. La explicación especulativa de Grant a este problema fue afirmar que muchos de los logros de la cultura mediterránea fueron en realidad el resultado de genes nórdicos que habían entrado en el caudal genético mediterráneo como resultado de unas antiguas invasiones de pueblos del norte.

Birracialismo[editar]

En los Estados Unidos, no obstante, la concepción de la raza en semejantes términos perdió terreno en el crispado teatro político surgido tras la Primera Guerra Mundial, a raíz de la gran emigración afroamericana a los centros industriales del norte del país y posteriormente con la Gran Depresión de los años 30 del siglo XX. El influjo de la población negra en los estados norteños dio lugar a una fusión de los diferentes estratos raciales en una nueva concepción, que el teórico racialista y autor pro-eugenesia Lothrop Stoddard llamó «bi-racialismo», con la cual se abandonaba todo el sistema de gradaciones de la «raza blanca» defendido por Grant. Este nuevo pensamiento, que establecía una distinción bipartita entre negros y blancos, fue abrazado con igual intensidad tanto por supremacistas blancos como por nacionalistas negros. Entre estos últimos se encuentra Marcus Garvey y, en parte, un W.E.B. Du Bois tardío.

Nordicismo y nazismo[editar]

Pero mientras la teoría nordicista perdía apoyo en Estados Unidos, a su vez era algo influyente en Alemania bajo el auge de Adolf Hitler, que era proclive a usar indistintamente los términos «nórdico» y «ario». El libro de Grant fue la primera obra no escrita por un alemán que el Estado nazi tradujo y publicó. Grant solía enorgullecerse de enseñar una carta de Alfred Rosenberg [editor del Völkischer Beobachter alemán] en la que éste afirmaba que el libro de Grant era «su biblia». Paradójicamente, en la primera edición de su popular libro, Grant clasificaba a los alemanes como mayoritariamente nórdicos, mientras que en su segunda edición, publicada tras la entrada de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, recalificó a la entonces potencia enemiga como dominada por alpinos «inferiores». Debido a esto, el propio Hitler aminoraría posteriormente la importancia del nordicismo. El modelo tripartito convencional atribuyó la categoría de alpina a la mayor parte de la población de la Alemania de Hitler, especialmente después de la anexión de Austria. Ya en 1939, Hitler había abandonado la retórica nordicista a favor de la idea de que al pueblo alemán, como unidad, lo distinguían cualidades 'espirituales'.

Declive de la teoría[editar]

Tras la Segunda Guerra Mundial, la división de los pueblos en «superiores» e «inferiores» perdió cualquier apoyo político y científico. La subdivisión tripartita de los «caucásicos» en nórdicos, alpinos y mediterráneos aún se mantendría entre algunos científicos hasta la década de los 60 del siglo XX, principalmente con el libro de Carleton S. Coon The Origins of Race (1962), aunque acabaría siendo algo obsoleto ante el actual consenso de los biólogos, que sostienen la inaplicabilidad del concepto de subespecie dentro del Homo Sapiens Sapiens, aunque el actual racialismo pugna por reactualizar la vieja teoría de las razas humanas. El nordicismo jamás volvería a ser adoptado por el supremacismo blanco, ya que el birracialismo de Lothrop Stoddard, el arianismo nazi y la moderna Unidad Blanca lo desbancarían.

Véase también[editar]

Referencias[editar]