Noche de rábanos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Noche de rábanos

La Noche de rábanos es una festividad que se celebra cada 23 de diciembre en el corazón de la ciudad de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, en México. Esta es una festividad decimonónica (perteneciente al siglo XIX) que permanece hasta ahora. Es un evento único no solo en el estado sino en el país entero. El motivo principal de esta festividad es la elaboración y exposición de personajes y animales tradicionales del nacimiento de Jesús, pero también escenas de feria y fiestas locales como la celebración del día de los fieles difuntos, la virgen de la Soledad, de Guadalupe y de Juquila, también la imitación de los templos del centro histórico como son el de Santo Domingo de Guzmán, la catedral, así como las fiestas del lunes del cerro entre otros temas, son representados por los hortelanos la noche del 23 de diciembre en la Noche de rábanos, celebrada desde 1897.


Orígenes[editar]

Algunos autores mencionan certámenes coloniales de hortalizas, los frailes (en particular los dominicos) fueron los que enseñaron el cultivo de las flores y de las hortalizas, algunas traídas de España, a los grupos de naborías (zapotecos y mixtecos) que servían en las casas de los españoles y criollos adinerados. A ellos se les concedió por mandato del Virrey Luis de Velasco, el 7 de julio de 1563, las tierras cercanas a las haciendas de la Noria y Cinco Señores, fundándose así el pueblo de Trinidad de las Huertas (o de las Naborías), barrio que lleva el mismo nombre en la actualidad. Fue en este lugar que se agruparon todos los agricultores dedicados a la horticultura y floricultura. Sobre su origen, diversas versiones coinciden que la costumbre de los rábanos y sus diseños originales tienen su arraigo en el mercado de la Vigilia de Navidad que se realizaba precisamente cada 23 de diciembre. La usanza antigua de los oaxaqueños era la de asistir a las calendas y a la misa de Gallo. Los comerciantes llevaban a vender en la Plaza de Armas de la Vieja Antequera el pescado seco salado, imprescindible en las comidas de vigilia, además de las verduras necesarias para complementar el menú de la temporada. Con el propósito de hacer más atractivos sus puestos, los hortelanos empezaron a crear figuras con los rábanos, adornándolos con hojas de coliflor y flores hechas de cebollas tiernas, a parte colocaban rábanos, lechugas, nabos, cebollas, etc., todo de manera artística, sin olvidar los canastos de flores que eran cultivadas con esmero. Este hábito fue arraigándose con el paso de tiempo, llegando a un punto en que las amas de casa buscaban estas figuras para adornar sus mesas. Según fuentes fidedignas del libro “Noche de Rábanos” del escritor y cronista oaxaqueño Alejandro Méndez Aquino, se tiene conocimiento que el 23 de diciembre de 1897, el entonces Presidente Municipal Don Francisco Vasconcelos Flores, organizó la primera exposición en la cual participaron los horticultores, exponiendo sus inigualables diseños con rábanos en forma de representaciones navideñas, personas, animales, danzas, a demás de diversas figuras y escenas, producto de su creatividad e imaginación. También se convocó a estimular el progreso de la floricultura y horticultura tomando como base los puestos del mercado de la Navidad. Los horticultores consideraban la existencia de cuatro clases de rábanos, el cambray, el criollo (que es blanco y grande), el chihuahueño y el extranjero (que es mas largo y grueso). Por eso las primeras esculturas se trabajaban utilizando las formas naturales del rábano, y con sólo algunos cortes y creativos ensambles se lograban esculturas impresionantes, como las que plasma Diego Rivera en su famosa pintura Las tentaciones de San Antonio.

La noche de rábanos actual.[editar]

Los artesanos que participan en la Noche de rábanos construyen escenas vinculadas con tradiciones mexicanas y oaxaqueñas como nacimientos, las calendas, las fiestas en honor a la virgen de la Soledad y de Juquila, el día de muertos, los reyes magos… Otras representaciones se relacionan con actividades locales como la Guelaguetza o la escultura de la poeta mayor María Sabina. Es la arborescente creatividad de cada uno de los artistas de los rábanos la que dicta las formas y representaciones. Originalmente solo se empleaban rábanos para realizar las figuras en la vendimia. En la celebración actual también es utilizada la hoja de totomoxtle (la cubierta de la mazorca del maíz) y la flor inmortal. Las esculturas e imágenes religiosas realizadas sobre estructuras de carrizo y hoja de plátano son cubiertas después con aserrín de carrizo y flor inmortal; son originarias de San Antonino Ocotlán y poblaciones cercanas, y forman la segunda parte de la exposición. Mientras se va secando adquiere una rigidez que sirve para la hechura de los personajes. Se le llama flor inmortal a una florecilla que crecen en los valles centrales del estado de Oaxaca, que se seca de manera natural conservando su color y forma original, que sirve, igualmente, como adorno. Durante el festejo, es costumbre consumir buñuelos y romper los platos donde se sirven: según el número de pedazos en que se rompa el traste, será la suerte del comensal para el siguiente año.Ya no se venden verduras y otros víveres en el zócalo de Oaxaca la víspera de Navidad. Artesanos de distintos barrios y colonias de la ciudad de Oaxaca compiten para ganar uno de los tres premios monetarios (de entre 14 y 7 mil pesos). En 2008 fue firmado un convenio entre la dirección de Desarrollo Forestal de la Secretaria de Desarrollo Rural (Seder) y la coordinadora de Turismo Municipal, para la siembra de dos especies de rábanos que serán utilizados por los hortelanos para la hechura de figuras. Las dependencias pronostican cosechar diez toneladas del tubérculo, en una porción de media hectárea de terreno sembrado en los campos experimentales del parque El Tequio. Algunas semanas antes de la celebración, los artesanos acuden a los campos para la cosecha. Aunque hay premios la mayoría de los artesanos participan para mantener viva una tradición y darle expresión a su habilidad manual. A la cosecha acuden familias que ocasionalmente forman grupos vecinales o de amigos, y participan en la fiesta.

Bibliografía[editar]

AGUILAR Orihuela Alonso, El Jolgorio Cultural año I num. 8 diciembre de 2008

Enlaces externos[editar]

«El arte de esculpir con rábanos, una tradición navideña en Oaxaca». «La Noche de Rábanos, una tradición que se renueva, Oaxaca». «NOCHE DE RABANOS EN LA CIUDAD DE OAXACA Municipio de Oaxaca de Juárez, Oaxaca».