Nobleza incaica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Nobleza inca»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El Inca rodeado de la nobleza cuzqueña.

La nobleza incaica era un grupo social privilegiado en el Imperio incaico y en el Virreinato del Perú. Compuesta principalmente por los descendientes de los soberanos incaicos, organizados en panacas tanto en el Cuzco como en otras regiones. También incluía a miembros de etnias aliadas de los Incas, provenientes de la región cuzqueña. A sus integrantes se les conocía genéricamente con el nombre de Orejones.

Durante el Incario[editar]

Si bien el Cápac Inca, la Coya, el Auqui (heredero del Inca) y sus hijos (primeras generaciones de cada panaca) conformaban la familia real o realeza del imperio, existía un número importante de personas que se les consideraba nobles, sean de sangre o de privilegios. Entre los nobles de sangre estaban los restantes miembros y descendientes de las panacas.Los nobles de privilegio quienes eran personas que destacaron por sus servicios a la sociedad incaica.

Una de las características que diferenciaba a la nobleza incaica del pueblo era el enorme tamaño de su orejas, causado por el uso de aros expansores, de ahí el nombre de "orejones".

La nobleza de sangre en el Imperio incaico se estima al momento de su caída en más de 10.000 individuos repartidos en diferentes partes del Tawantinsuyo, que cumplían funciones administrativas y militares. Parte de las estrategias utilizadas por los incas para someter a otros pueblos, luego de enfrentamientos militares, era establecer alianzas matrimoniales entre los caciques locales y las hijas o concubinas del Inca a modo de crear lazos que permitieran la ocupación pacífica. También era habitual que el cacique entregara a sus hijas o esposas al Inca, las que se enviaban directamente al Cuzco para formar parte de su serrallo.

Esta nobleza, al igual que los soberanos, formaban una casta, debido a los enlaces endogámicos que establecían entre sí, no tanto para conservar la pureza de sangre sino para mantener los estrechos vínculos de parentesco con el soberano incaico. La manutención de los nobles provenía del tributo.

Para distinguirse del resto, los varones miembros de la nobleza se trasquilaban el cabello, cortándoselo y llevándolo sumamente corto en comparación a todos los habitantes del Imperio, quienes estimaban mucho llevar el cabello largo. Los de la etnia incaica, además se deformaban el cráneo en forma tubular erecta.

También habían ceremonias exclusivas de la etnia incaica. El ritual del Huarachico, implicaba el paso de la niñez a la vida adulta en los varones, al término del cual los iniciados recibían la wara y unos discos de oro que engarzaban en los lóbulos perforados y dilatados desde niños.

Referencias[editar]

  • Waldemar Espinoza Soriano. Los Incas. Economía, Sociedad y Estado en la Era del Tahuantinsuyo. Lima: Amaru, 1987.
  • Federico Kauffmann Doig. Historia y Arte del Perú Antiguo. Lima: PEISA, 2002.