No se culpe a nadie

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
No se culpe a nadie
Autor Julio Cortázar
Género Cuento
Idioma Español
Título original Final del juego
Editorial Editorial Sudamericana
País Argentina,
Formato Impreso
Páginas 5
ISBN 978-950-511-194-7


"No se culpe a nadie" es un cuento del escritor argentino Julio Cortázar. Apareció publicado por primera vez en la segunda edición de Final del juego, de Editorial Sudamericana (1964).[1]

Trama[editar]

El hombre tiene prisa porque tiene una cita. Se pone el pulóver azul, pero no encuentra la manera de ponerse las mangas, además está desorientado porque su cara está aprisionada en el pullóver. Poco a poco la impaciencia se vuelve angustia, a medida que la tela del pullóver lo deja sin aire y ya no sabe cómo ponérselo o quitárselo. Cuando por fin logra sacar la mano por la manga, se da cuenta de que esta mano adoptó un aspecto siniestro e intenta matarlo, a lo que reacciona volviendo a cubrirse con el pulóver y lanzándose de su departamento en el piso doce.

Análisis de la obra[editar]

En una entrevista con Evelyn Picón Garfield, Cortázar le confiesa: «las manos siempre fueron una obsesión mía; desde que era joven, en las primeras páginas que escribí, las manos siempre juegan un papel extremadamente importante». Esto puede verse en varias de sus obras, como Estación de la mano en La vuelta al día en ochenta mundos, o Cuello de gatito negro en Octaedro.[2]

En «No se culpe a nadie» el protagonista sufre una metamorfosis parcial de su cuerpo debido a un trastorno de la personalidad. La psiquis domina y protege el cuerpo, mientras la mano derecha es una extensión corporal percibida como falso yo montruoso sobre la que ya no hay control. La identidad del narrador se ve así escindida. Este sufre una experimentación física y psíquica totalmente extralimitada, lo que corresponde con una psicopatología esquizoide. Existe una dicotomía entre ambas manos, motivada por la dicotomía entre vida y muerte. «Las manos tienen el poder tanto de construir y proteger, así como de destruir y agredir, en un doble poder ambiguo. Sin embargo, su concepción, escindida bajo mediación del recurso de la metamorfosis en uno de estos miembros, manifiesta la dicotomía de un yo disgregado, desintegrado en su identidad y precipitado finalmente hacia un estado caótico dentro de una tensión tipo esquizoide.»GÓMEZ Goyeneche, María Antonieta, "Cortázar y Escher ante el recurso literario y gráfico de la metamorfosis de identidades". Revista Digital Universitaria [en línea]. 10 de mayol 2009, Vol. 10, No. 5 [Consultada: 11 de mayo de 2009]. Disponible en Internet: <http://www.revista.unam.mx/vol.10/num5/art28/int28.htm> ISSN: 1607-6079.

En el cuento también se evidencia la necesidad de evadir las pautas morales y convenciones sociales que le ha impuesto una vida convencional. Pero una parte de sí se revela ante la tiranía del Universo simbólico impuesto. Esto produce «una lucha mortal entre las voluntades escindidas que conviven en su interior, representadas aquí por diversas partes de su cuerpo».[3]

Referencias[editar]

  1. Pérez-Abadín Barro, Soledad (2010). Cortázar y Che Guevara: Lectura de Reunión. Peter Lang. p. 16 |página= y |páginas= redundantes (ayuda). ISBN 9783039119196. Consultado el 15 de febrero de 2013. 
  2. Alonso, Carlos J. (1998). Julio Cortázar. Cambridge University Press. ISBN 9780521452106. Consultado el 19 de febrero de 2013. 
  3. GACHE, Belén, “Intrucciones para comportarse en sociedad”. Revista Digital Universitaria [en línea]. 10 de mayol 2009, Vol. 10, No. 5 [Consultada: 11 de mayo de 2009]. Disponible en Internet: <http://www.revista.unam.mx/vol.10/num5/art26/int26.htm> ISSN: 1607-6079.

Enlaces externos[editar]