Nikolái Skoblin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Soblin (1918)

Nikolái Vladímirovich Skoblin (en ruso: Никола́й Влади́мирович Ско́блин; 1892-1938?) fue un militar ruso, general del ejército blanco contrarrevolucionario, miembro de la expatriada Unión de Todos los Militares de Rusia (ROVS), agente doble soviético y marido de la cantante folklórica gitana Nadezhda Plevitskaya.

Biografía[editar]

Skoblin fue oficial de caballería en la División Kornílov del Ejército Blanco durante la Guerra Civil Rusa (1918-1920), donde fue conocido por su valentía y crueldad. Los soldados rojos capturados por los hombres de Skoblin eran colgados o fusilados inmediatamente. Se dice que él conoció a su esposa, Nadezhda Plevitskaya, durante la guerra. La versión romántica es que Skoblin capturó a la que iba a ser su esposa durante un ataque contra el Ejército Rojo. Plevitskaya, una bolchevique comprometida que había estado viajando al frente cantando y entreteniendo a los soldados del Ejército Rojo, usó sus considerables encantos para seducir a Skoblin y escapar a la ejecución. A través de su influencia, Skoblin se convirtió en un agente bolchevique.

Skoblin y su esposa se trasladaron a París al final de la Guerra Civil. Él se volvió un líder del ROVS. Esta ineficaz organización de antiguos oficiales zaristas soñaba con la caída del gobierno de Joseph Stalin y la restauración improbable de la monarquía rusa, mientras urdían complots y se complicaban en pequeñas rivalidades. Skoblin penetró el nivel más alto de este grupo, volviéndose íntimo de su líder, el general Yevgeny Miller. Es un testimonio de la habilidad de Skoblin como intrigante que él siguiera siendo el confidente de Míler a pesar de las advertencias repetidas de que él era un agente doble, sobre todo después de que se hizo evidente que Skoblin, actuando como un agente de OGPU, había participado en el rapto del líder de ROV, general Aleksandr Kutépov.

En el asunto laberíntico que precedió al arresto y ejecución del mariscal soviético Mijaíl Tujachevski, se ha afirmado que Skoblin pudo haber jugado el papel de triple-agente, trabajando para el ROVS, la policía secreta de Stalin y la Gestapo. El resumen general de este asunto es como sigue. A instancias de la NKVD, Skoblin inició una campaña de para calumniar a Tujachevski. Él informó al jefe del Gestapo, Reinhard Heydrich que Stalin creía que Tujachevsky estaba planeando un golpe de Estado con la ayuda de la Wehrmacht; y el asistente de Skoblin, Aleksiev, reveló esta información simultáneamente a la inteligencia francesa, el Deuxieme Bureau. Por motivos personales así como políticos, Heydrich cogió el cebo y vio la oportunidad de golpear tanto al Abwehr como al ejército soviético. Así, decidió crear un expediente falso que demostraría que Tujachevski estaba conspirando con la Werhmacht. Él supo que el Abwehr tenía en sus archivos numerosos documentos escritos por Tujachevski en la década de 1920. Cuando el almirante Canaris, cabeza del Abwehr, rechazó la solicitud de Heydrich por el archivo Tujachevski, Heydrich organizó un robo en el cuartel general del Abwehr y robó los documentos. La Gestapo utilizó los viejos documentos para crear las nuevas falsificaciones. El expediente así producido fue entonces "plantado" con varias fuentes y pasó a Stalin a través de una tercera parte, posiblemente el presidente checoslovaco Edvard Beneš. El dossier, debe señalarse, no se presentó en el juicio de Tujachevski el 11 de junio de 1937, conocido como el Caso de la Organización Militar Trotskista Anti-soviética.

A juzgar por eventos que siguieron, es posible que la recompensa para Skoblin por parte de la NKVD por su papel en el affaire Tujachevski fuera la dirección del ROVS. El 22 de septiembre de 1937, Skoblin llevó al general Míler a una reunión con dos agentes alemanes para discutir el principio de una colaboración secreta entre el ROVS y el Gobierno Nazi. Los agentes no eran alemanes, sino de hecho miembros del NKVD disfrazados como alemanes. Ellos narcotizaron a Míler, lo pusieron en un baúl de un auto, lo sacaron de contrabando a bordo de una nave soviética en Le Havre y lo llevaron a Moscú dónde fue torturado y finalmente ejecutado siete meses después, el 11 de mayo de 1938. Sin embargo, la ambición de Skoblin de convertirse en el líder del ROVS se vio frustrada. Míler dejó una nota para ser abierta si él no volviera de la reunión. Skoblin no había contado con la previsión de Míler y, descubierto, escapó y se escondió en la embajada soviética en París. La policía francesa lanzó una búsqueda sistemática pero Skoblin había desaparecido.

Hay varios relatos de la muerte de Skoblin, todos ellos de segunda mano. Pável Sudoplatov escribe en sus memorias, Special Tasks (1994), que Skoblin escapó a España y murió en Barcelona durante un ataque aéreo alemán. En Deadly Illusions (1993) por John Costello y Oleg Tsárev, los autores afirman que el agente de NKVD, Aleksandr Orlov, pasó de contrabando a Skoblin a España en un avión y lo asesinó, guardando su anillo para usar más tarde en una posible trama de chantaje. Víktor Aleksándrov especula en The Tuchachevsky Affair (1963) que Skoblin fue envenenado a bordo de un barco soviético, el Kuban, con rumbo de España a Odessa, y su esqueleto terminó finalmente en un laboratorio anatómico soviético. Aleksandr Orlov en sus memorias, The March of Time (2004), afirma que la NKVD compelió a Skoblin para escribir cartas de amor sin fecha a Plevitskaya, que fueron usadas para comprar su silencio, y luego lo sacaron de contrabando a bordo de un buque de carga soviético con destino a Leningrado. Orlov termina su historia en el Mar Báltico, dejando que el lector se imagine el destino de Skoblin.

El destino de la Plevitskaya es conocido. Arrestada por la policía francesa, fue juzgada como cómplice en la desaparición de Míler. En su defensa, ella afirmó que Skoblin también había sido raptado por la NKVD. Pero la evidencia encontrada en su apartamento demostró que ella también había sido un agente secreto. Fue declarada culpable, el 20 de diciembre de 1938, y sentenciada a la extraordinariamente dura pena de veinte años de trabajos forzados. Murió en la prisión de una dolencia del corazón en 1941.

La historia de Skoblin y Plevitskaya fue novelada por Vladimir Nabokov que había conocido a la Plevitskaya en Berlín, en su primer relato en idioma inglés, "The Assisant Producer", en enero de 1943. También fue la base de la película francesa Triple agente (2004), dirigida por Éric Rohmer.