Nikífor Grigóriev

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Nikífor Grigóriev (cirílico: Никифор Григорьев) (Nychypir Servetnyk, 1885 - Sentovo, 27 de julio de 1919), también conocido como Atamán Grigóriev; Matvéi Grigóriev y Mykola Grigóriev), Atamán de Jersón, fue un militar ucraniano que comenzó su carrera en el Ejército Imperial Ruso. Participó en la Primera Guerra Mundial como capitán del Ejército de Cosacos, y fue condecorado por su valentía y audacia en el combate con la Cruz de San Jorge.

Historia[editar]

En 1917 tomó partido por la Revolución rusa, alistándose en el Ejército Verde de los nacionalistas ucranianos, defendiendo a la Rada suprema de Kiev, que aglutinó a mencheviques, burgueses y aristócratas; bajo una dirección socialista. Fue nombrado coronel.

En abril de 1918 apoyó al gobierno de la Rada, liderado por el ultraconservador y prozarista, Atamán Pavló Skoropadski, después de un golpe de Estado, y mantuvo su cargo de Coronel del Ejército Verde.

En noviembre de 1918 se alineó junto a la revuelta que contra el gobierno de Skoropadski promovió el nacionalista burgués Simon Petliura.

En febrero de 1919, bajo bandera roja, atacó con sus regimientos al Ejército Verde, debido a la alianza que los nacionalistas ucranianos de la Rada habían establecido con el Movimiento Blanco y sus aliados griegos, polacos, británicos y franceses. El Ejército Rojo nombró a Grigóriev Comandante en Jefe de la Sexta División Soviética de Ucrania.

Los ejércitos de Grigóriev se expandían al oeste de la región de Jersón, de donde era atamán, y fueron los encargados de tomar la ciudad portuaria de Odesa en abril de 1919, bajo bandera roja.

En mayo de 1919 desertó del Ejército Rojo, debido a los ultrajes y saqueos “legales”, a los cuales fueron sometidos los campesinos de la zona que apoyaban su causa y aprovisionaban a su ejército. Lanzó una ofensiva contra Yelizavetgrad y conquistó la ciudad.

Posteriormente expulsó a los bolcheviques de la provincia de Cherkasi, a las puertas de Kiev, donde continuó su lucha contra los ejércitos rojo y blanco.

A partir de junio de 1919, a pocos kilómetros de Kiev, fue continuamente atacado por las tropas del Ejército Rojo, a cargo de Dybenko y por las tropas del Movimiento Blanco, al mando de Denikin. Grigóriev sufrió una serie de derrotas y se vio obligado a huir con sus ejércitos hacia las tierras controladas por el Ejército Negro.

El 25 de junio de 1919 se firmó una alianza entre el Ejército Negro y las tropas de Grigóriev. El atamán Grigóriev fue nombrado comandante en jefe del Ejército (máxima autoridad militar), si bien este cargo era honorífico, ya que la autonomía de los ejércitos anarquistas era total. El principal conflicto político que existía entre Grigóriev y Majnó, aparte del concepto nacional del territorio que habitaban, era el marcado antisemitismo del primero, que chocaba con la voluntad de Majnó de integrar a los judíos.

El 27 de junio de 1919, Grigóriev se presentó en un Congreso anarquista al que asistían los representantes más insignes del Ejército Negro. No salió vivo de allí, asesinado por los majnóvistas después de un combate a quemarropa en el que cayeron junto con él los miembros de su guardia personal.

La versión soviética cuenta que los bolcheviques informaron a Majnó de la existencia de una carta en la que Grigóriev ofrecía una alianza con Petliura, razón por la cual Majnó ordenó matarlo.

La versión anarquista cuenta que Grigóriev lanzó un discurso reaccionario en el Congreso, que fue magistralmente contestado por Majnó. A falta de palabras para replicar al líder anarquista, Grigóriev desenfundó sus armas y los anarquistas acabaron con él.

Néstor Majnó, quien ordenó matarlo, dijo al respecto que Grigóriev carecía de idea social, y que se trataba simplemente de un ladrón, saqueador y guerrero incansable. Según los campesinos que alguna vez fueron atacados por las tropas de Grigóriev, además de los ultrajes y los abusos, era normal el exterminio de los judíos. Por ello Grigóriev debía demostrar que las acusaciones que pesaban sobre él eran falsas, para que la alianza fuera un hecho.

Existían pruebas formales (obtenidas por los majnóvistas de las comisarías y cuarteles generales de las villas que conquistaban), que delataban las actividades de Grigóriev en pogromos antisemitas ordenados por la Rada suprema, así como su ferocidad tanto contra militares como contra civiles.

Grigóriev firmó la alianza con el Ejército Negro, y según Majnó fue ejecutado por pogromista cuando, al cabo de tres semanas, seguía sin haber cumplido con la cláusula de contradecir las evidencias que le acusaban como culpable.

Las tropas del difunto Grigóriev quedaron bajo el mando de Majnó, pero debido a la libertad de decisión que regía en el Ejército Negro, una buena parte abandonó sus filas para organizarse en la defensa de la Rada de Symon Petlura. Los majnóvistas siempre mantuvieron que los nacionalistas de Grigóriev que abandonaron sus filas, lo hicieron por el profundo antisemitismo que su líder les inculcó.