Ngenechén

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ngenechén (mapudungun: ngünechen) (también conocido como Nenechén, Ngünechén, Nguenechén, Guenechén, Guinechén, Guinechena, Guienapun o Huenechen), es uno de los espíritus Ngen más importante dentro de la religión tradicional y las creencias del pueblo mapuche actual.[1]

Descripción[editar]

Los mapuche distinguen a Ngenechén como el "gobernador de los mapuche" o el equivalente actual de "Dios de los mapuche". Siendo considerado Ngenechen como el "Ser Supremo" de la religión mapuche, y/o sinónimo de Dios para la mayor parte de los mapuches actuales. Sin embargo esto es cierto hasta cierto punto, ya que Ngenechen en su definición más pura y antigua, no se le considera como un dios omnisciente u omnipotente; a diferencia de la actualidad, en que a Ngenechen se le compara y/o se le asocia o se le concibe como el Dios cristiano. Aun así, Ngenechen es realmente un ser espiritual muy importante dentro de la religión mapuche, siendo simbolo importante del equilibrio y el bienestar espiritual.

La posición máxima o única que actualmente obtenta Ngenechen entre los espíritus Mapuche, sería el resultado de una influencia cristiana; la cual mediante el proceso de sincretismo, unifico y fusiono a Ngûnechen con otras deidades, principalmente con Ngenchen (dueño de los mapuche), Elchen(creador del mapuche), y Elmapun(creador del mundo mapuche), Ngenmapun y Ngûnemapun, asimismo con sus sìmiles del mundo espiritual

A menudo y durante la recitación ceremonial, prefijos tales como Fûtxa chaw (Gran padre), Küme (bueno) o sus variaciones, se emplean cuando se invoca a Ngûnechen.

Después de la Conquista Española y las evangelizaciones, los mapuche empezaron a tener la idea de un Dios superior que vivía en el cielo y dominaba la tierra, que era superior a todos los demás dioses, pero sin embargo continúa siendo un concepto de fuerte raíz étnica.

Mantención del orden establecido[editar]

Chau Ngünechen se comunicaba a través de los sueños que implantaba en los o las machis; a los cuales por ejemplo, les comunica como se debe mantener el orden vigente, y las costumbres propias de la etnia Mapuche.

Incluso el Chau Ngünechen puede indicar directamente al mapuche por medio del sueño que debe ser machi (en mapudungún: Eimi machingeaimi, ‘tú serás machi’)?.[2] Si este no acepta de inmediato, se dice que el Chau Ngünechen hace que esta persona se enferme gravemente, con lo cual irremediablemente, deberá aceptar ser curado por un machi con la condición de convertirse en uno de ellos.[2]

Leyenda[editar]

Según la tradición, el espíritu Ngenechén es quien llevó a los primeros ancestros humanos de los mapuche al lugar que hoy habitan, y es él quien está a cargo de dar guía y velar por el bienestar de todo el pueblo Mapuche; del mismo modo que siguen haciéndolo los antepasados Pillanes, en cada una de sus familias descendientes respectivamente. Es por esta razón que en el Mapu (Tierra), el espíritu Ngenechén es el encargado de dirigir los destinos humanos hacia el buen camino, y es quien los protege; ya que es el encargado de que el pueblo mapuche siga las leyes y tradiciones del Admapu, y por ello también es quién castiga al ser humano si no respeta lo dicho en el Admapu. Así trata de mantener en equilibrio al mundo, contra las fuerzas negativas o wekufe del desequilibrío.

Sin embargo hay que mencionar que antes de la llegada del español en el mundo mapuche no existía la figura "wekufe" o maldad, sino más bién todo dependía del equilibrio de fuerzas positivas y negativas, pero no maléficas como el demonio, criatura existente y engendrada en la cultura cristiana.[3]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Paillacan Ramírez, Óscar (1999). Religión y Mitología Mapuche Ngenechen, Centro de Documentación Mapuche.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]