Nekomata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Representación de Nekomata.

Un nekomata (猫又, literalmete gato bifurcado) es un gato de habilidades sobrenaturales perteneciente al folclore japonés. El nekomata es una variación del bakeneko (化け猫), que surge cuando a un gato doméstico se le comienza a bifurcar la cola.

Historia[editar]

El nekomata surge como una leyenda urbana cuando Japón sufría una crisis en el siglo XVII. La población de ratas aumenta en el año de 1602, causando estragos en la producción del arroz y la seda. En ese tiempo se decreta que nadie podía poseer, vender ni comprar gatos, todos debían ser puestos en libertad. La raza más común era el bobtail japonés, el icónico gato callejero que no tiene cola y que ronda por las calles de Japón. Debido a que esta raza no tiene cola, comenzaron a surgir leyendas que hablaban de la razón por la cual el bobtail japonés no tenía cola. La que hizo que surgiera el nekomata hablaba que a los gatos que se les dejaba crecer la cola se convertirían en nekomata.

Según el folklore, un gato doméstico puede convertirse en un bakeneko cuando ha vivido cierta cantidad de años, cuando ha alcanzado un kan (3.75kg) de peso o si se le permite tener cola larga; en el último caso, su cola se bifurcará (se dividirá) y se llamará nekomata.

Folklore[editar]

El nekomata es una criatura mitológica japonesa que se cree que evoluciona de los gatos domésticos. Se creía que cuando un gato llegaba a una cierta cantidad de años de vida, su rabo empezaría a dividirse lentamente en dos, a la vez que desarrollaría poderes mágicos, principalmente aquellos relacionados con la nigromancia y chamanismo. Gesticulando con sus rabos o con sus patas delanteras (ya que caminaría erguido), los nekomata animarían y controlarían a los muertos. Los nekomatas, en entornos salvajes, se alimentarían de carroña proveniente de cuerpos muertos. No todos los gatos se convierten en nekomatas, sino que deben producirse ciertas situaciones, generalmente relacionadas con la alimentación del gato, como beber sangre humana, alimentarse de un cadáver humano o de una serpiente, etc.

Aunque el comportamiento de los nekomatas se suele comparar al de los gatos comunes, solían tener contínuas trifulcas, especialmente los gatos viejos y maltratados que eran normalmente más poderosos que el nekomata medio. Para vengarse, esos nekomatas controlaban a los familiares muertos de los maltratadores, persiguiéndolos hasta que fueran compensados con comida, disculpas y atención.

Por último, algunas historias del folclore japonés afirmaban que el nekomata podía alternar entre su forma original y otra apariencia humana. Aun así, al contrario que la más común nekomusume (mujer-gata), los nekomata hembra aparentaban ser más viejas, mostrar malos hábitos en público y tener siempre un halo de terror alrededor de ellas, que si estaba en contacto con la gente durante un largo período podría causar enfermedad y peste.

Las primeras referencias a la figura de los nekomata se remontan al período Kamakura (1192-1333) donde con ese nombre se denomina a un gato demoníaco que devora a los humanos y adopta su fisonomía. Los tres cuentos de este tipo de gato por excelencia son el gato de Okazaki, el gato de Arima y el gato de Nabeshima.

No todos los nekomata son malvados; en algunas historias son leales y amables con sus propietarios. Una de ellas es la historia de Tama, un nekomata cuyo propietario era un sacerdote muy pobre que vivía en un ruinoso templo en Setagaya, al oeste de Tokio. El sacerdote le dijo a Tama: Te he cuidado a pesar de mi pobreza, ¿no podrías hacer algo por este templo?. Un día Naotaka, el señor del distrito de Hikone, se puso debajo de un árbol debajo del templo para evitar mojarse con la lluvia. Naotaka se dio cuenta de que había un gato que maullaba delante de la puerta del templo, llamándole. Mientras se dirigía hacia él, un rayo cayó sobre el árbol. Después del incidente, Naotaka se hizo amigo del sacerdote del templo, lo convirtió en el templo de su familia y donó grandes cantidades de dinero para repararlo. Cuando el gato Tama murió, el sacerdote le construyó una tumba, y finalmente sobre él se construyó un santuario sobre ella.

En la Cultura Popular[editar]

  • Otro ejemplo es el Pokémon Espeon, quien parcialmente esta basado en un nekomata.
  • Nekomata no Matamune, personaje del manga de Shaman King.
  • Es una especie de invocación (con facciones humanas y felinas aunque irónicamente con solo una cola) en las saga de videojuegos Shin Megami Tensei y su Spinoff Persona.
  • En el manga Omamori Himari la protagonista Noihara Himari es una bakeneko.
  • En el videojuego Touhou Project existen dos nekomatas femeninos (Chen y Rin Kaenbyou)
  • En el anime y manga Naruto, Nibi és un Nekomata y el bijuu de dos colas.
  • En el anime Bakemonogatari Tsubasa Hanekawa fue poseída por un Nekomata en la Golden Week, debido a la tensión psicológica por parte de su Familia. Vuelve a aparecer en los últimos capítulos "El Gato Tsubasa".
  • En el anime Ao no Exorcist la mascota de Rin Okumura, Kuro, es un nekomata

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Casal, U. A. (1959). «The Goblin Fox and Badger and Other Witch Animals of Japan». Folklore Studies (Asian Folklore Studies, Nanzan University) 18:  pp. 1–93. doi:10.2307/1177429. 
  • Mizuki, Shigeru (2003). Mujara 3: Kinki-hen. Japan: Soft Garage. p. 108. ISBN 4861330068. 
  • Mizuki, Shigeru (2003). Mujara 2: Chūbu-hen. Japan: Soft Garage. pp. 88, 117. ISBN 4-86133-005-X. 
  • Addis, Stephen, ed. Japanese Ghosts and Demons: Art of the Supernatural. George Braziller, 2001.
  • Kiej'e, Nikolas. Japanese Grotesqueries. C. E. Tuttle Co., 1973.
  • Kaii-Yōkai Denshō Database (KYDD). Online bibliographical database of supernatural folklore published by the International Research Center for Japanese Studies.
  • Casal, U. A. (1959). "The Goblin Fox and Badger and Other Witch Animals of Japan". Folklore Studies 18: pp. 1–93. Asian Folklore Studies, Nanzan University. doi:10.2307/1177429.
  • Morgan S.H. (2000). “Bake-neko”

Enlaces externos[editar]