Neferura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Neferura
Princesa de la Dinastía XVIII de Egipto
BlockStatueOfSenenmutAndNeferura-LeftProfile-BritishMuseum-August19-08.jpg
Estatua de Senenmut y Neferura
Familia
Padre Tutmosis II
Madre Hatshepsut

Neferura fue una princesa de la corte egipcia durante la XVIII Dinastía. Contemporánea a la época de corregencia entre Hatshepsut y Thutmose III.

Neferura fue la primogénita de la reina Hatshepsut ). Aunque muchos piensan que había nacido del romance adúltero entre Hatshepsut y su favorito Senenmut, no hay nada que confirme esto, y se suele coincidir en la idea de que su padre era el faraón Thutmose II.

Al morir Thutmose II, Hatshepsut volcó todas sus esperanzas y ambiciones alrededor de la figura de su amada hija (aún muy pequeña), y se preocupó de proporcionarle una infancia tranquila y bien cuidada, cómo no, a cargo de Senenmut. Los principales vestigios históricos, tanto de la princesita como del noble, provienen de unas curiosas esculturas «cúbicas» en la que ambos son representados en actitud firme pero cariñosa.

El propósito de Hatshepsut era asociar a Neferura al trono, fundando una nueva dinastía de reyes femeninos a su imagen y semejanza. Por ello, no dudó en nombrarla Heredera única al trono y presentarla en numerosas ocasiones como su sucesora, pese a que la reina-faraón estaba compartiendo el trono con su sobrino-hijastro Thutmose III. Las relaciones entre ambos gobernantes sigue siendo un misterio, pero quizás fuera tensa: a fin de cuentas, Thutmose III nunca dejaría de ver a su tía como una usurpadora. Debido a esto, no es de extrañar que se propusiera un matrimonio entre Thutmose III y Neferura que cerrase la brecha familiar.

No obstante, ese matrimonio no llegó a producirse, o al menos no hay datos de ello. Al contrario, es posible que Hatshepsut evitase de cualquier forma que su querida hija se casase con su oponente, al que consideraba un bastardo indigno de casarse con una descendiente de Ahmose-Nefertari. Los títulos que la madre concedió a su hija eran tan importantes que acabó por ser una Gran Esposa Real sin marido, pues llegó incluso a ocupar el cargo de Esposa del dios.

Hacia el año 16 de su reinado, las expectativas de Hatshepsut se desvanecerían súbita y dolorosamente con el deceso de Neferura. La joven no debía llegar aún a la veintena, por lo que las causas de una muerte tan temprana en el seno de la familia real no dejan de ser extrañas, y más ante el hecho de que la princesa murió a la vez que los otros dos apoyos de Hatshepsut: el sumo sacerdote Hapuseneb y Senenmut. Así, no es de extrañar que existan rumores de que todas aquellas muertes fueron orquestadas por el bando de Thutmose III con un rotundo éxito: al desaparecer la sucesora y la niña de los ojos de la gran reina, ésta no volvió a levantar cabeza y su estrella comenzó a declinar a favor de la de su joven sobrino.