Ndumbé Lobé Bell

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ndumbé Lobé Bell o Rey Bell (1839 – diciembre de 1897) fue el líder del pueblo duala en el sur de Camerún durante el período cuando los alemanes establecieron su colonia de Camerún. Fue un astuto político y un exitoso hombre de negocios.

Contexto[editar]

Los primeros registros europeos de la gente de la región douala alrededor del estuario Wouri, hablaban de que se dedicaban a la pesca y a la agricultura extensiva, pero principalmente que eran comerciantes con la gente del interior a través del río Wouri y sus tributarios, y a través de los ríos Dibamba, Kwa Kwa y Mungo. Las principales comunidades duala en la boca del río Wouri eran Bell Town, con la subordinada Bonapriso en el sur y Bonaberi en la costa opuesta del río, y Akwa Town con la subordinada Deido al norte. Douala fue una fuente de esclavos para el comercio transatlántico. Los británicos comenzaron a suprimir activamente el comercio en los años de la década de 1820. En noviembre de 1829 el barco británico "Eden" alcanzó al barco de esclavos brasileños "Ismenia" de Rio de Janeiro después de haberle entregado bienes comerciales al Rey Bell con el propósito de obtener esclavos. El 7 de marzo de 1841, el predecesor del Rey Bell firmó un tratado formal con William Simpson Blount, comandante del barco británico "Pluto", en el que acordó suprimir la venta o el transporte de esclavos en su territorio. Con la abolición de la esclavitud, el pueblo duala expandió su comercio en aceite de palma y marfil del interior a cambio de bienes europeos. La práctica de la esclavitud doméstica continuó después de la abolición del comercio de ultramar de esclavos. Los esclavos no eran necesariamente maltratados. Por ejemplo, David Mandessi Bell fue comprado como un esclavo por la casa de Bell en los 1870 y se convirtió en un rico y poderoso miembro de los Bells, aunque no era elegible para ser jefe.

Gobierno independiente[editar]

Los líderes duala, a quienes los europeos llamaron "reyes", vinieron de los dos linajes de Bell y Akwa. En la práctica, tanto Bell como Akwa sufrieron divisiones internas divisions y no tuvieron fuerte control de sus comunidades subordinadas, quienes rivalizaban en comercio y a veces tomaron acciones independientes. El Rey Ndumbé Lobé Bell sucedió a su padre Lobé Bebe Bell en 1858, cuando tenía 30 años. Iba a liderar la facción Bell por casi 40 años hasta su muerte en 1897. Entre 1872 y 1874 hubo un conflicto entre las facciones Akwa y Bell por un intento de Bonapriso por separarse de Akwa. El Rey Bell era apoyado por Deido, el cual se había vuelto independiente de Akwa, en esta lucha. En los tardíos años de la decada de 1870, el Rey Bell aprovechó una lucha entre la facción Akwa y los comerciantes del río Kwa Kwa que querían comerciar allí. Entre 1882 y 1883, justo antes de la anexión alemana, una violenta disputa estalló entre el Rey Bell y tres de sus hermanos, apoyados por Akwa. Estas luchas fueron todas dañinas para el comercio de los Bell.

Los alemanes toman el control[editar]

En la última parte del siglo XIX los británicos estaban activos en el estuario Wouri como comerciantes y misioneros superando a los alemanes, pero aceptaron que la región cayera bajo la esfera de influencia de los alemanes. El Rey Bell buscó la protección europea para apoyar su autoridad, prevenir futuros intentos separatistas, y estabilizar el comercio. El 12 de julio de 1884, el Rey Ndumbé Lobé Bell y el rey Akwa firmaron un tratado en el que se reconocieron derechos soberanos, legislación y administración con los alemanes. El tratado incluía como condiciones que los contratos anteriores debían ser mantenidos, las costumbres existentes respetadas y la administración alemana continuaría pagando tasas comerciales a los reyes como antes. El rey Bell recibió 27,000 marcos a cambio de firmar el tratado, una gran suma en aquel entonces. En una carta al Earl de Derby con fecha 30 de septiembre de 1884, el rey Bell explicó sus razones para aceptar la oferta alemana. Dijo "Te he escrito, a través de los cónsules ingleses en la costa occidental, muchas veces, a lo largo de 5 años, en esas cartas ansiosamente quería saber si el gobierno inglés tomaría por anexión mi país, al final desesperé,no habiendo recibido ninguna respuesta… entonces concluí que ni a los cónsules ni al gobierno inglés les importaba mi país…" Los líderes de Bonaberi y Bonapriso se negaron a firmar el tratado de protectorado alemán en julio de 1884. El rey Bell le dijo al vice-cónsul inglés, Buchan, que los subjefes preferían al gobierno inglés, pero estaban esperando para ver qué les ofrecerían los alemanes. En diciembre de 1884, las fuerzas de Bonaberi y Bonapriso atacaron y quemaron Bell Town. Los periódicos dicen que los comerciantes ingleses habían incitado a los subjefes de Joss Town (Bonapriso) y Hickory Town (Bonaberi) contra el rey Bell, diciendo que había fallado en repartir el dinero que le habían dado los alemanes. El representante alemán, Max Buchner, llamó a un pequeño escuadrón naval para restaurar la paz, con el cual ellos destruyeron Bonaberi y Bonapriso. 25 africanos y un alemán murieron durante la pelea. El almirante del escuadrón naval asumió el control hasta que el primer gobernador, Julius von Soden, llegó en julio de 1885.

Protectorado alemán[editar]

Las relaciones del rey Bell con el primer gobernador fueron pobres. Esto fue en parte por las quejas de las autoridades centrales por su sobrino Alfred Bell, quien estaba siendo educado en Alemania. Además, von Soden había sido comisionado para eliminar el dominio de Bell en el comercio del valle Mungo al noroeste de Douala, comenzando plantaciones y estableciendo un puesto comercial. El hijo de Bell educado por los ingleses, Manga, fue incluso exiliado a Togo por dos años, donde se volvió amigo del comisionado alemán Eugen von Zimmerer. Las relaciones mejoraron cuando von Zimmerer remplazó a von Soden como gobernador de la colonia de Camerún en 1890. Manga cuidó de cultivar la amistad con todos los oficiales mayores alemanes en Douala, los cuales ayudaron en ganar apoyo para los intereses de Bell, mientras el líder Akwa falló en ganar apoyo entre los colonialistas. Bajo Zimmerer, los alemanes abandonaron los intentos de entrar en la región comercial principal de Bell en el valle del río Mungo y se volvieron a Sanaga, el cual ellos cerraron a todos los comerciantes nativos, dañando los intereses de Akwa. Bell fue descripto como un hombre de dignidad natural y decencia. Aunque había más personas en la facción Akwa, los Bells fueron más exitosos comercialmente y recibieron más altos pagos que los Akwas después de la anexión. El rey Bell se las ingenió para eliminar a los intermediarios en el comercio del Mungo, incrementando enormemente sus beneficios.