Natán (profeta)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Natán el Sabio, por Marc Antokolsky, 1873.[1]
David y Natán, cuadro por Matthias Scheits.

Natán el profeta (hebreo: נתן הנביא; fl. c. 1000 a.C.), es un personaje de la Biblia hebrea que vivió durante el reinado de David; posiblemente, de la tribu de Leví. Cuando el rey le reveló a Natán su deseo de edificar un templo para la adoración de Dios, el profeta contestó:

"...“Todo lo que esté en tu corazón... anda, hazlo”.[2] [3] Sin embargo, aquella noche Dios le informó a Natán que en vez de ser David quien le construyera un templo, Él le edificaría a David una casa estable hasta tiempo indefinido, y que más tarde sería el descendiente de David quien edificaría la casa de Dios. De modo que por medio de Natán, Dios le anunció a David un pacto para un reino “hasta tiempo indefinido” que no se apartaría de su línea.[4] [5]

Más tarde, Dios envió a Natán para que señalara a David la gravedad del pecado que había cometido contra Urías el hitita con respecto a Bat-seba y la pena divina que se le imponía por ello. Natán lo hizo con tacto, pero de manera decidida. Se valió de una ilustración que hizo que David sin darse cuenta expresase sin prejuicios personales su propio juicio sobre esa acción. Natán le dijo a continuación: “¡Tú mismo eres el hombre!”, y dictó el juicio de Dios sobre David y su casa.[6]

Bat-seba le dio a David un segundo hijo, llamado Salomón. Dios amó a ese hijo, por lo que envió a su profeta Natán, quien “por causa de Dios” llamó al niño Jedidías, que significa “Amado de Jah”.[7] Cuando Adonías intentó apoderarse del trono, al final de la vida de David, Natán tomó las medidas necesarias para que este lo supiera; luego tomó parte en ungir y entronizar a Salomón.[8]

Al parecer Natán y Gad aconsejaron a David sobre el uso de los instrumentos musicales que se empleaban en el santuario,[9] y debieron ser quienes registraron la información de los capítulos de conclusión del Primer Libro de Samuel y todo el Segundo Libro de Samuel.[10] “Entre las palabras de Natán el profeta” también se incluyeron “los asuntos de Salomón”.[11]

Posiblemente Natán haya sido el padre de Azarías y Zabud, quienes ocuparon responsabilidades importantes durante el reinado de Salomón. Azarías fue un príncipe que supervisaba el trabajo de los diputados, mientras que Zabud, amigo y consejero del rey, era sacerdote.[12]


Predecesor:
Gad
Profeta de Israel
Sucesor:
Ahías (profeta)

Referencias[editar]

  1. Escultura preservada en la Galería Tretiakov, Moscú.
  2. 2ª Samuel 7:1-3
  3. 1ª Crónicas 17:1-2
  4. 2ª Samuel 7:4-17
  5. 1ª Crónicas 17:3-15
  6. 2ª Samuel 12:1-18
  7. 2ª Samuel 12:24, 25.
  8. 1ª Reyes 1:5-40; Philip Wilkinson, Religiões [Religions, 2008], Río de Janeiro: Zahar, 2011, p. 298.
  9. 2ª Crónicas 29:25
  10. 1ª Crónicas 29:29
  11. 2ª Crónicas 9:29
  12. 1ª de Reyes 4:-5

Bibliografía[editar]

  • Wilkinson, Philip. Religiões [Religions, 2008], Río de Janeiro: Zahar, 2011.

Enlaces externos[editar]