NESARA

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

NESARA es un acrónimo que hace referencia a una supuesta ley estadounidense conocida como National Economic Security and Reformation Act (Ley Nacional de Reforma y Seguridad Económica). La ley habría sido aprobada durante una sesión secreta del Congreso de los Estados Unidos y ratificada por Bill Clinton antes de dejar su cargo. Los defensores de la existencia de esta ley afirman que contiene disposiciones que reorganizarían por completo la economía y el gobierno de Estados Unidos. Sus detractores afirman que la ley no existe, y que estamos ante un ejemplo de teoría de la conspiración propagada por Internet.

Lo que sigue a continuación es una exposición de lo sostenido por los defensores de la teoría.

Origen: sentencia de la Corte Suprema[editar]

La teoría afirma que, a principios de 1993, la Corte Suprema de los Estados Unidos falló a favor de la Unión de Granjeros, que denunciaron los embargos fraudulentos que los bancos estaban realizando coludidos con el gobierno de los Estados Unidos. Los testimonios y pruebas presentados ante la corte por un agente retirado de la CIA habría ayudado a demostrar que la demanda de los granjeros era legítima. También a demostrar que el impuesto estadounidense sobre la renta no fue ratificado por el número requerido de Estados y, por lo tanto, era ilegal.

Casi unánimemente, los jueces de la Corte Suprema de Justicia fallaron a favor de la Unión de Granjeros. Los jueces reconocieron que existían evidencias claras que probaban que el gobierno de los Estados Unidos y el sistema bancario de la Reserva Federal estaban perpetrando fraudes contra los ciudadanos de muchas maneras. Los jueces reconocieron que para remediar esta situación se requerirían reformas masivas..

Ejecución de la sentencia[editar]

Cuando la Corte Suprema de Justicia emite una sentencia, uno o más jueces son asignados para controlar el proceso de ejecución de la misma. En este caso, cinco jueces habrían sido asignados a un Comité para desarrollar los pasos para implementar las reformas requeridas al sistema bancario y al gobierno. Para desarrollar dichas reformas, recabaron la ayuda de expertos en economía, sistemas monetarios, banca, gobierno constitucional y Derecho, así como muchas otras áreas.

Los jueces constituyeron redes de apoyo formadas por miles de personas en todo el mundo, personas denominadas "Caballeros Blancos" (White Knights), término procedente del Wall Street Journal y el mundo de los grandes negocios: hace referencia a la persona que salva a una compañía vulnerable de una oferta de compra hostil.

La teoría afirma que, debido a los profundos cambios que la aplicación de la sentencia requiere, se habría impuesto una ley mordaza que afectaría a todos los que estén directamente involucrados: cualquiera directamente involucrado habría sido forzado a firmar un acuerdo para mantener en secreto el proceso, y de violarlo, enfrentarían cargos de traición y la pena de muerte. Se dice que los archivos del caso están sellados hasta después de que las reformas hubieran sido cumplidas. Para mantener el secreto, el número asignado al caso de la Unión de Granjeros fue cambiado, así que relizar una búsqueda sólo mostraría información incorrecta, hasta después de que las reformas hayan sido publicadas.

Para implementar las reformas requeridas, los cinco jueces pasaron años acordando cómo ocurrirían las reformas, mediante negociaciones con el gobierno de los Estados Unidos, con los dueños de la Reserva Federal, con el Fondo Monetario Internacional, con el Banco Mundial y con numerosos países, incluido el Reino Unido y otros más de la Unión Europea, ya que las reformas tendrían efectos de alcance mundial. Las reformas al sistema bancario de Estados Unidos requieren que la Reserva Federal sea absorbida por el Departamento del Tesoro, que se detengan todas las actividades fraudulentas de los bancos y que se compense a los ciudadanos estadounidenses el daño hecho por los fraudes.

Debido a que las negociaciones para implementar las reformas no prosperaron, los jueces autorizaron a que las reformas se implementaran como ley, bajo del nombre de Ley de Reforma Nacional y Seguridad Económica (NESARA). Esta ley, se afirma, fue aprobada secretamente por el Congreso el 9 de marzo del 2000. De nuevo, el secreto fue impuesto modificando los registros oficiales: los detalles del número asignado a la Ley NESARA fueron alterados para que hicieran referencia a una moneda conmemorativa, y revisados nuevamente hace poco. La Corte Suprema ha ordenado a los miembros del Congreso negar la existencia de NESARA.

No obstante, las teorías de la conspiración sostienen que muchos presidentes de bancos y socios de casas de bolsa han confirmado a amigos personales cercanos que se les ha avisado de las reformas. En junio de 2000, llegaron noticias de la aprobación secreta de NESARA desde contactos en la inteligencia naval, donde habría algunos Caballeros Blancos.

Según los defensores de la existencia de esta ley, algunos grupos especiales de interés han tratado de detener el anuncio e implementación de NESARA, que provee mejoras financieras sustanciales para los ciudadanos americanos. Afirman también que las páginas Nesara.org o Nesara.com son páginas de desinformación creadas para ocultar aún más los posibles resultados de esta Ley

Contenido de la ley[editar]

Se afirma que la Ley de Reforma Nacional y Seguridad Económica implica beneficios enormes para los ciudadanos norteamericanos, tales como los siguientes:

  • Perdona la deuda de tarjetas de crédito, hipotecas y otras deudas bancarias como remedio por los fraudes cometidos por el gobierno y los bancos;
  • Disuelve el Internal Revenue Service, el equivalente a la Agencia Tributaria estadounidense, y crea un impuesto de tipo fijo no esencial sobre la venta de artículos nuevos para el gobierno;
  • Instaura el Treasury Bank System, que absorbe a la Reserva Federal, y da cabida a una nueva moneda respaldada por metales preciosos;
  • Restituye el Derecho Constitucional;
  • Obliga a la renuncia de la Administración actual y su reemplazo por un Presidente y un Vicepresidente, que deberán convocar nuevas elecciones en el plazo de ciento veinte días;
  • Obliga a este Presidente designado a declarar la paz, permitiendo así que las mejoras bancarias internacionales se ejecuten suavemente; da fin inmediatamente a las agresiones militares.