Nü Shu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
"Nü Shu" escrito en nushu.

Nü Shu (chino simplificado: 女书, chino tradicional: 女書, pinyin: nǚ shū, literalmente «escritura de mujeres»), es un sistema de escritura silábico que fue usado entre mujeres en la región de Jiangyong en Hunan, provincia del sur de China.

Idioma[editar]

A diferencia del chino escrito, el cual es logográfico (cada carácter representa una palabra o parte de una palabra), el Nü Shu es fonético, con aproximadamente 2.000 caracteres que representan una sílaba en los lenguajes locales yao y yi. Esto es aproximadamente la mitad requerida para representar todas las sílabas, incluyendo las distinciones tonales; evidentemente, se usan dígrafos para ayudar a la lectura. Muchos caracteres Nü Shu se derivan de otros procedentes del chino estándar, aunque otros aparecen como derivaciones más o menos personalizadas. La escritura se realiza de arriba a abajo y de derecha a izquierda.

Historia[editar]

En la antigua Hunan, la enseñanza del Nan Shu o "escritura de hombres" estaba vedada a las mujeres (véase lenguaje escrito chino). Se inventó entonces el Nü Shu y fue usado en secreto por las mujeres. Ellas aprendían el idioma transmitido de madres a hijas o entre cuñadas. Algunas veces los caracteres sirvieron como marcos decorativos o en artesanía, dada su forma más estilizada y estética que la forma "masculina". La mayoría de los escritos forman poesías con líneas de verso de cinco o siete caracteres.

A pesar de que la lengua nushu existía desde el siglo III de nuestra era, no fue conocido al mundo hasta 1983, debido al intenso secretismo que siempre ha rodeado a esta lengua.

Antes de la Revolución Cultural, era costumbre quemar cualquier escrito en Nü Shu durante el funeral de su autora, para que le acompañaran al otro mundo. Durante la Revolución Cultural, fueron destruidos miles de manuscritos en Nü Shu, en parte debido al miedo que provocaba una lengua secreta y en parte por la misión de los Guardianes Rojos) de destruir cualquier indicio de culturas antiguas. Como resultado, sobrevivieron muy pocos manuscritos Nü Shu.

Tras la Revolución China, las mujeres tuvieron acceso a la educación y el Nü Shu cayó en desuso. El 23 de septiembre de 2004 murió Yang Huanyi (también llamada Yang Yueqing), de 98 años, viuda de un granjero, la última persona que hablaba este idioma. Yang fue una de las principales representantes de China en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Mujer, celebrada en Pekín en 1995 y aprovechó esa ocasión para entregar a los estudiosos gran parte de las cartas, poemas y artículos que había escrito en ese lenguaje, que fueron recopilados por la prestigiosa Universidad de Qinghua en un libro publicado el año 2005.

Tras el esfuerzo realizado por la señora Huanyi, el gobierno chino ha empezado a esforzarse por recoger y recopilar los escritos, a fin de poder conservarlo como parte invaluable de la rica y rara herencia cultural china.

Situación actual[editar]

En verano del 2005, el sistema de escritura estaba siendo preparado para convertirse en el centro del turismo local, con previsiones para la realización de conexiones de autobús desde otras áreas de China a finales del año. El Jardín de Nü Shu en Jianyong posee una gran aula educativa abierta a los estudiosos del tema y una pequeña colección de bordado, "cartas del tercer día" donadas a recién casadas y utensilios de la vida diaria de las mujeres locales. Hay dos maestros de Nü Shu en el centro y unos 30 a 40 estudiantes que han completado el curso de un año.

En el pueblo, la señora He realiza "cartas del tercer día" en Nü Shu con traducciones en mandarín, encuadernados en la tela tradicional y cubiertas bordadas, y las vende a estudiosos y turistas. Está enseñando a su nieta a escribir Nü Shu.

La escritura y lo que la rodea han atraído inversiones extranjeras, con dinero de Hong Kong pagando infraestructuras en posibles centros turísticos y una beca de 209.000$ de la Ford Foundation para construir un museo del Nü Shu, que se espera que esté abierto al público en 2007.

Véase también[editar]

Comparar con hiragana, un sistema de escritura japonés usado inicialmente por mujeres que escribían obras "menores" como La historia de Genji.

La novela de Lisa See, El abanico de seda (Snow flower and the secret fan) (2005) centra su argumento en el uso de esta lengua entre las mujeres de la provincia de Hunan en el siglo XIX.

Enlaces externos[editar]

En Español:

En inglés: