Nódulo linfático

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen de un corte de ganglio linfático, donde se aprecian nódulos linfáticos (4) con centros germinativos (3).

Los nódulos linfáticos o folículos linfáticos son un depósito de tejido linfático, incluido en fibras elásticas y músculo liso y que, a diferencia de los ganglios linfáticos, no tienen una cápsula de tejido conectivo.

Los nódulos linfáticos son acumulos de linfocitos bien definidos contenidos en una malla de fibras reticulares, que no presentan cápsula. Cuando el nódulo está constituido solamente por linfocitos pequeños que no se han puesto en contacto con los antígenos se le denomina primario, solo presenta un capa de linfocitos pequeños, sin diferenciar, esto es un indicio de que no ha habido respuesta inmunológica por lo tanto predominan en el feto y en los animales libres de germenes. Los nódulos o folículos linfáticos secundarios también presentan esa pequeña capa antes mencionada solo que más adelgazada y superficial. Al centro de esta capa aparece una estrucutura morfológica: un centro germinativo o centro claro de forma ovoide que es un sitio donde se forman precursores de linfocitos B y plasmocitos en respuesta a un antígeno; el centro germinativo es señal morfológica de la mitosis de linfocitos, diferenciación en plasmocitos y de la producción de anticuerpos, es decir que ya hubo respuesta a un antígeno.

Los nódulos linfáticos se disponen de varias formas en el organismo: aislados en la lámina propia y submucosa de los órganos de los sistemas digestivo, respiratorio y genitourinario, formando estructuras más complejas, asociadas con el tubo digestivo (como las amígdalas, las placas de Peyer en el intestino y el apéndice cecal) y constituyendo los órganos linfáticos como el bazo y los ganglios linfáticos. los ganglios linfáticos estructuras encapsuladas reniformes es decir de forma parecida a un riñón, son los únicos órganos linfáticos interpuestos en el trayecto de los vasos linfáticos mayores, por lo que poseen vasos linfáticos aferentes y eferentes. Las amígdalas, el bazo y el timo tienen vasos eferentes que salen de ellos, pero que no se relacionan con vasos linfáticos aferentes.

El sistema linfático es una compleja red de vasos angostos, válvulas, conductos, nódulos y órganos. Ayuda a proteger y a mantener el ambiente de fluidos del organismo produciendo, filtrando y transportando linfa, y produciendo diversos glóbulos. Los nódulos linfáticos cumplen una importante función en la defensa del cuerpo contra las infecciones. La causa más común de nódulos linfáticos inflamados es la infección, la cual puede tener lugar incluso si la infección es trivial o no. Los vasos linfáticos aferentes llevan fluidos no filtrados al nódulo linfático para que sean filtrados, mientras que los vasos eferentes sacan fluidos limpios del nódulo linfático y al sistema cardiovascular, en donde ayudan a formar el plasma de la sangre. En general, los nódulos linfáticos funcionan como un sistema de filtración biológica. Cuando el cuerpo resulta invadido por organismos foráneos, la dolorosa inflamación que se siente a veces en el cuello, las axilas, la ingle o las amígdalas es causada cuando los microorganismos resultan atrapados dentro de colecciones de células o nódulos linfáticos. Al final, estos organismos son destruidos y eliminados por células que recubren las paredes de los nódulos linfáticos y el dolor y la inflamación disminuyen.