Níobe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La muerte de los hijos de Níobe, por Abraham Bloemaert, 1591.
Níobe intentando proteger a sus hijos de Artemisa y Apolo, por Jacques-Louis David, 1772.
Lecitos de figuras rojas del siglo IV a. C., procedente de Paestum, que representa a Níobe convirtiéndose en piedra.
Vaso de los nióbidas, del pintor homónimo, siglo V a. C.

Níobe (en griego antiguo Νιόβη Nióbe) es un personaje de la mitología griega, hija de Tántalo y esposa de Anfión, rey de Tebas (en Grecia continental). El nombre de su madre varía dependiendo de los autores, pudiendo ser Táigete, Díone, Eurianasa, Euritemista, Clitia o Laódice. Las localizaciones geográficas, y especialmente el que se sitúe la "ciudad de Tántalo" en Frigia, a éste como "rey de Frigia", y se nombre al hermano de Níobe como "Pélope el lidio"; han permitido interpretar el mito como la evolución de una genealogía ancestral que entroncara los reyes de Frigia y Lidia (en Asia Menor) con los griegos.[2]

Mito[editar]

Níobe tuvo con Anfión gran número de hijos, de los que estaban orgullosos sobremanera. Níobe se vanagloriaba de su prole, mofándose de Leto porque ésta sólo había tenido dos hijos (Apolo y Artemisa). Estas burlas llegaron hasta tal punto de soberbia (hybris) que se opuso a que se le tributaran honores a Leto, diciendo que ella era más digna de que se le levantasen altares. En venganza, Apolo mató con sus flechas a todos menos uno de los hijos varones de Níobe y Artemisa hizo lo propio con todas menos una de las hijas; los salvados del castigo fueron Amiclas, que había ofrecido una plegaria propiciatoria a Leto, y Melibea, que al presenciar la muerte de sus hermanos adquirió tal palidez que fue llamada Cloris a partir de entonces.

Cuando la desafortunada madre acudió junto a los cadáveres de sus hijos sintió tal dolor que, deshecha en llanto, quedó inmóvil y terminó convertiéndose en piedra, como había suplicado a Zeus (que era a la vez su abuelo -padre de Tántalo- y el amante de su rival -padre de los dioses ofendidos-). Un torbellino la transportó hasta el monte Sípilo en Lidia, donde se podía ver cómo las lágrimas brotaban de una roca de mármol con forma de mujer. Otra versión afirma que huyó voluntariamente hasta Lidia, y que sus lágrimas formaron el río Aqueloo.

Ağlayan Kaya, la "roca llorosa" del monte Sípilo, por cuya caliza se filtra el agua de la lluvia.

Anfión quiso vengar la muerte de sus hijos y acudió al santuario de Apolo en Delfos para matar a sus sacerdotes, pero el dios le dio muerte, y además Anfión fue castigado en el Tártaro por esta acción.

Los cuerpos de los infortunados hijos de Níobe permanecieron en la intemperie durante nueve días, pues Zeus se había puesto de parte de Leto y había convertido a los habitantes de Tebas en rocas, no quedando ningún hombre que pudiera enterrarlos. Al décimo día los mismos dioses les dieron sepultura, cumpliendo así la norma religiosa.

Partenio relata otra versión del mito, según la cual Níobe era hija de Asaón y mujer de Filoto. En venganza por burlarse de Leto, Apolo y Artemisa hicieron que Filoto fuera hecho pedazos en una cacería y que Asaón se enamorara de su propia hija. Rechazando ésta sus pretensiones, Asaón prendió fuego a los hijos de Níobe y a sí mismo, y Níobe se suicidó arrojándose por un precipicio.

La necesidad ilustrada de racionalizar lo sobrenatural identificó las "flechas de Apolo" con la peste (apoyándose en el episodio de la peste que se abatió sobre los griegos durante la guerra de Troya), de modo que "esplícase esa fábula por una peste que asoló en lo antiguo á Tebas y sus cercanias, dejando la ciudad despoblada";[3] e incluso con "... los rayos del Sol. Así es que cuando dice la fábula que este dios con Diana su hermana, mataba á flechazos a los hijos de Niobe, esto significa que la peste, efecto por lo comun del calor escesivo de los rayos del sol, hizo perecer todos los niños."[4]

Nióbidas[editar]

En los autores clásicos hay discrepancias en el número de hijos que tuvo Níobe (los llamados nióbidas o nióbides): Homero da doce, Hesíodo veinte, Heródoto cinco, el pseudo-Apolodoro dieciséis y Eurípides catorce, siendo ésta última la versión más aceptada. En la versión más extensa, el pseudo-Apolodoro, los hijos de Níobe son:

  • Varones:
  1. Sípilo
  2. Eupínito
  3. Fedimo
  4. Ismeno
  5. Tántalo
  6. Damasictón
  7. Agénor
  8. Minto, Amiclas o Anfión, único varón que sobrevivió.
  • Mujeres:
  1. Etodea o Neera
  2. Cleodoxa
  3. Astíoque
  4. Ftía
  5. Pelopia
  6. Asticratía
  7. Ogigia
  8. Melibea o Cloris, única mujer que sobrevivió.

Tema literario[editar]

El mito de Níobe es un tema literario utilizado desde la Antigüedad como un tópico referente al desconsuelo ante la pérdida de los hijos (comparable como arquetipo al pasaje bíblico en que Raquel llora por sus hijos y rehúsa ser consolada, porque ya no existen,[5] y al papel pasional de la Virgen María -Mater Dolorosa, Pietà, etc.-)[6]

En ese contexto lo utiliza Homero (Ilíada), al asemejar a Níobe con Príamo ante Aquiles, que ha matado a su hijo Héctor y al que no da sepultura. También lo utiliza Sófocles en Antígona, que compara su desolación con la de Níobe.[7] Entre las obras perdidas del propio Sófocles habría una titulada Níobe. La tragedia Níobe de Esquilo sobrevive en citas fragmentarias y en un papiro que contiene veintiun lineas de texto.[8] Ambientada en Tebas, Níobe aparece velada y silente. De Timoteo se conoce una breve cita de su Níobe, por ser las últimas palabras del filósofo Zenón ("Ya voy ¿por qué me gritas?").[9]

El conflicto entre Níobe y Leto aparece en un fragmento de Safo, donde se recoge que antes de ser madres, habían sido las mejores amigas.[10] Según Píndaro, el agudo tono lidio, sensible y patético (compuesto "de la melodía grave y monótona del dorio y de la delicadeza del jonio") se empleó por la vez primera en las bodas de Níobe; y desde entonces se usaba en acontecimientos tristes, como los funerales.[11]

En el siglo I a. C., Partenio de Nicea recoge una variante del mito; y en las fuentes latinas Níobe aparece en una colección de fábulas de Higino y en Las metamorfosis de Ovidio.

Todavía en latín, Boccaccio incluye a Níobe entre sus Mujeres famosas,[12] preclaras o ilustres;[13] (De mulieribus claris, 1361);[14] mientras que, ya en la literatura en lenguas modernas, Shakespeare utiliza el tópico de las lágrimas de Niobe en el monólogo de Hamlet ("like Niobe, all tears", acto 1, escena 2), donde el efecto que se busca es contrastar el comportamiento natural de Níobe con el antinatural de su propia madre, que tras enviudar se ha casado con el asesino de su padre.[15] Esa misma cita de Hamlet aparece en la novela de Dorothy L. Sayers Murder Must Advertise, usada como campaña por una agencia de publicidad.[16] La poetisa contemporánea Kate Daniels[17] compuso unos Niobe Poems.[18]

En español, Baltasar de Vitoria (Teatro de los dioses de la gentilidad, 1620 y 1623) compara a Níobe con la hija de Lot.[19]

Iconografía[editar]

En la cerámica griega la primera representación conocida del mito es un ánfora tirrena de mediados del siglo VI a. C.[20] [21] Un siglo más tarde desarrolló su trabajo un pintor que la historiografía ha denominado Pintor de los nióbides[22] a partir de la crátera utilizada para definir su estilo (datable a mediados del siglo V a. C.)[23] [24] Lo particular de su composición, con los personajes dispuestos en dos niveles diferentes, ha permitido conjeturar que la composición está inspirada en una gran pintura mural.[25]

En la escultura griega hay ejemplos desde época clásica (la Nióbide herida de mediados del siglo V hallada en los Horti Sallustiani);[26] convirtiéndose en un tema muy tratado en la época helenística. Es especialmente notable el grupo escultórico de Níobe y sus hijos que decoraba el frontón del tempo de Apolo Sosiano[27] en Roma.[28] Fue descubierto en 1583 (al mismo tiempo que Los luchadores),[29] y trasladado en 1775 a la Galeria degli Uffizi (Florencia), donde decoraba la sala llamada de la Tribuna; aunque se le dio escaso valor hasta que Winckelmann la describió en su famosa Historia del arte. Consta de trece estatuas independientes (Níobe sosteniendo a una hija y el resto de los niños con su ayo), que puede que tengan distintos autores, discutiéndose tradicionalmente si las más antiguas eran obra de Scopas[30] o de Praxíteles; aunque actualmente se niegan ambas atribuciones. Nuevos hallazgos de partes perdidas del grupo se fueron produciendo con el tiempo, como una estatua descabezada procedente de la Villa dei Quintili en 2005.[31] A pesar de la incompatibilidad de la fecha de su descubrimiento,[32] Erwin Panofsky identifica influencias de el grupo escultórico de Níobe en Miguel Ángel, y a través de él, incluso en la pintura de Tiziano.[33]

Propercio recoge que en época de Augusto se añadieron a las puertas del templo de Apolo Palatino dos relieves de marfil, uno de los cuales tenía como tema la muerte de los hijos de Níobe.[34]

El tema de La masacre de los nióbidas se ha tratado como uno de los propios de la pintura mitológica desde el Manierismo (Abraham Bloemaert, François Spierincx)[1] y el Barroco (Johann König, Andrea Camassei) hasta el Neoclasicismo (Lemonnnier, Jombert,[35] Jacques-Louis David) y la pintura contemporánea (Károly Patkó).[36] Muy recientemente (febrero de 2015), ha sido utilizado por Bansky para denunciar la situación de Gaza, en un graffitti pintado sobre una puerta de una casa destruida, cuyo propietario vendió por una cantidad ridícula a un artista local que sí conocía su verdadero valor.[37]

Música[editar]

El compositor barroco Agostino Steffani estrenó en Múnich en 1688 una ópera sobre libreto de Luigi Orlandi titulada Niobe, Regina di Tebe. El compositor contemporáneo Benjamin Britten dedicó a Níobe una de las Seis metamorfosis de Ovidio (1951).

Ciencia[editar]

Su nombre se dio el de un elemento químico -niobio-; a un asteroide -(71) Níobe, por Karl Theodor Robert Luther en 1861-; y a un género botánico -Hosta o Niobe, por Richard Anthony Salisbury en 1812-.

Anders Gustaf Ekeberg había descubierto el tantalio en 1802; posteriormente (en 1845) Heinrich Rose denominó "niobio" y "pelopio"[39] (por los dos hijos de Tántalo) a otros dos nuevos elementos que había creido identificar en una muestra de tantalita, aunque sólo el niobio se verificó. Previamente (en 1801), Charles Hatchett había descubierto un elemento que denominó "columbio" y que se comprobó coincidente con el niobio, pero fue esta denominación la que se acabó imponiendo en la nomenclatura.

Referencias[editar]

  1. a b Delmarcel, fuente citada en nl:François Spierincx
  2. Patricio de la Escosura, Manual de mitología: compendio de la historia de los dioses, heroes y mas ..., 1845, pg. 61.
  3. B. G. P, Diccionario universal de mitología ó de la fábula, ca. 1840, pg. 621.
  4. Jeremías 31:11; que se vuelve a citar en Mateo 2:18
  5. "... ¡qué distancia de la Madre de Cristo á la antigua Niobe!" (Lammennais, Bosquejo de una filosofía, citado en Augusto Nicolás, La Virgen María viviendo en la Iglesia, pg. 362).
  6. Traducción inglesa: Antigone, around line 940.

    ANTIGONE: I’ve heard about a guest of ours, daughter of Tantalus, from Phrygia — she went to an excruciating death in Sipylus, right on the mountain peak. The stone there, just like clinging ivy, wore her down, and now, so people say, the snow and rain never leave her there, [830] as she laments. Below her weeping eyes her neck is wet with tears. God brings me to a final rest which most resembles hers. [940] CHORUS: But Niobe was a goddess, born divine — and we are human beings, a race which dies. But still, it’s a fine thing for a woman, once she’s dead, to have it said she shared, in life and death, the fate of demi-gods.

  7. A. D. Fitton Brown offered a reconstruction of the form of the play, in A. D. Fitton Brown (July 1954). «Niobe». The Classical Quarterly 4 (3/4): 175–180. doi:10.1017/S0009838800008077. 
  8. Martín Sevilla, Antología de los primeros estoicos griegos, pg. 17
  9. Traducción inglesa: "Before they were mothers, Leto and Niobe had been the most devoted of friends." John Myers O'Hara (1924). The poems of Sappho: an interpretative rendition into English. Forgotten Books. 
  10. Juan Bautista Carrasco, Mitología universal, 1864, pg. 348.
  11. Virginia Brown's translation of Giovanni Boccaccio’s Famous Women, pp. 33–35; Harvard University Press 2001; ISBN 0-674-01130-9
  12. De las mujeres ilustres en romance:

    De la qual cosa enseñada y alterada Latona, y Phebo y Diana, sus fijos, embiaron peste sobre Níobe y Amphíon, su marido, y sobre sus fijos. ... De Níobe, reyna soberviosa de Thebas, la qual teniendo XIIII fijos desechava los dioses gentiles de su tiempo y mayormente a Latona, alegando ser ella más fecunda; y convidaba sus pueblos para que la adorassen...

  13. Mujeres preclaras, Volumen 420 de Letras Universales, Cátedra, 2010, ISBN 8437626439
  14. William Shakespeare, "The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark" Act I, scii, l 149, of Queen Gertrude.
  15. Dorothy L. Sayers, Murder Must Advertise, Gollancz, London, 1933
  16. Turner, fuente citada en en:Kate Daniels
  17. Kate Daniels (1988). The Niobe Poems. University of Pittsburgh Press. ISBN 0-8229-3596-1. 
  18. José Berberl, Orígenes de la tragedia neoclásica española, pg. 118. Véase también poliantea.
  19. Museum für Kunst und Gewerbe (Hamburgo), 1960.1 : [1]
  20. Gantz, p. 538.
  21. O Pintor de los nióbidas. Beazley, fuente citada en de:Niobiden-Maler. Ficha en Commons. El Pintor de los Nióbides y Polignoto en Artehistoria. Véase también Polignoto.
  22. Britannica
  23. Musée du Louvre (París), G 341 : [2].
  24. Bernard Holtzmann et Alain Pasquier, Histoire de l'art antique : l'art grec, École du Louvre, RMN & Documentation française, 1998, pg. 175.
  25. Ficha en Commons
  26. Dion Casio, fuente citada en en:Temple of Apollo Sosianus
  27. Plinio el viejo Hª Natural libro 36-28
  28. Sherman, fuente citada en en:Wrestlers (sculpture)
  29. [http://perso.univ-lyon2.fr/~mollon/L3-LHA/fich-oeuvre_09/Niobe.pdf Scopas Niobé et sa fille]
  30. Jarrett A. Lobell (July–August 2005). "A tragic figure emerges from the ruins of a Roman villa". Archaeology 58 (4).
  31. También, a pesar de lo incompatible de la fecha de su descubrimiento (el mismo que el de Los nióbidas), se habla de la similitud de Los luchadores con los Due lotattori de 1530.
  32. Tiziano, pg. 78 y ss.
  33. II.31.12‑16.
  34. a b MET, fuente citada en en:Pierre-Charles Jombert
  35. Boceto para la obra Niobe (1923) Fine Arts in Hungary, fuente citada en en:Károly Patkó
  36. Gaza family 'tricked' into selling Banksy painting for $175, en BBC. La policía de Gaza confisca la puerta de Banksy vendida por 162 euros - El anterior propietario demandó al artista que adquirió la obra, acusándole de estafarle, en El País.
  37. Ganó el Prix de Rome de ese año (boceto al óleo en el MET).
  38. Heinrich, fuente citada en en:pelopium

Enlaces externos[editar]

  • Níobe, en el Proyecto Perseus.