Música disco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Musica disco»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Música disco
Orígenes musicales R&B, Funk, Soul, Salsa
Orígenes culturales Primera mitad de los 70 en Estados Unidos
Instrumentos comunes Sección de cuerda, Sección de viento, teclados, guitarra, bajo, batería, voz.
Popularidad Muy alta en Estados Unidos y Europa continental, durante la segunda mitad de los 70
Subgéneros
Italo disco, Eurodisco, Space disco
Fusiones
Disco punk, Disco house, Manila sound
Escenas regionales
Sonido Philadelphia, Sonido Nueva York, Sonido Los Ángeles, Sonido Múnich
Enlaces
Categoría:Disco
Bola de espejos representativa de la época disco.

La música disco es un género de música de baile derivada del R&B (rhythm & blues) que mezcló elementos de géneros anteriores, como el funk y el soul, con toques latinos en muchos casos, y que se popularizó en las salas de baile (discotecas) a finales de los setenta.

Características generales de la música disco[editar]

Estructura musical de la música disco[editar]

Ritmo musical[editar]
Alumnos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Ciudad de México interpretan baile disco durante un evento cultural en campus

La música pop dominó la escena musical hasta el comienzo del "disco", en la primera mitad de los años 70. Las canciones disco normalmente estaban estructuradas sobre un repetitivo compás de 4/4, marcado por una figura de charles, de ocho o dieciséis tiempos, con hi hat abierto en los tiempos libres, y una línea predominante de bajo sincopado, con voces fuertemente reverberadas. Son fácilmente reconocibles por sus ritmos repetitivos (generalmente entre 110 y 136 bpms por minuto) y pegadizos, con frecuencia inspirados por ritmos de origen latino como merengue, rumba o samba. El uso del open hi-hat a un ritmo 4/4 se percibe claramente en temas como "The Love I Lost", de Harold Melvin & The Blue Notes en 1972, una producción de Gamble y Huff.[1]

Armonías y arreglos[editar]

El sonido orquestal usualmente conocido como sonido disco se fundamentaba en la presencia de secciones de cuerda (violines, violas, cellos...) y metales, que desarrollaban frases lineales en unísono, tras la base instrumental formada por el piano eléctrico y la guitarra eléctrica (con toques claramente tomados del funk). Al contrario que en el rock, la guitarra solista es inusual

El resultado era una especie de muro de sonido, brillante, con los grupos orquestales tomando los papeles solistas y con un background armónico, fundamentado en una progresión de acordes bien definida (menor/séptima/menor), con predominio de los acordes de séptima mayor.

Ámbito temporal[editar]

La música disco tiene su etapa de mayor proyección en un periodo de 10 años comprendido entre 1972 y 1982, aproximadamente, con un revival en los años 1990.

Precisamente hacia la mitad de los 70, obtuvieron sus principales éxitos los intérpretes más característicos de la música disco, como MFSB, Donna Summer, The Jackson 5, Chic, Gloria Gaynor, Barry White, The Bee Gees, KC and The Sunshine Band, Village People, Boney M o ABBA. Otros muchos artistas que, normalmente, no trabajaban el género, grabaron canciones disco en la cima de su popularidad, como por ejemplo Leo Sayer (You Make me feel like dancing), Rod Stewart (Do you think i'm sexy?), Electric Light Orchestra (Last Train To London) y Blondie (Heart Of Glass).

Diversas películas, como Fiebre del sábado noche y ¡Por fin es Viernes!, contribuyeron al despegue de la música disco entre el público. Aunque la popularidad de la música disco declinó a comienzo de los años 80, mantuvo una importante influencia en el desarrollo de la música de baile electrónica de los años 80 y 90, así como en géneros como el House o el Techno.

Historia[editar]

Orígenes[editar]

Soul de finales de los 1960[editar]

La música disco toma sus raíces del soul de finales de los años 1960, y en ese proceso de evolución toman parte un importante número de artistas del género, que van aportando paulatinamente los elementos que acabarán definiendo la música disco. Barry White es uno de estos nexos y el primero que resaltó el papel del ritmo frente a las melodías y arreglos orquestales. Sin embargo, quizás sea el tema de Jerry Butler, Only the Strong Survive (1969), el primer ejemplo de combinación de los elementos que definirían la música disco. Este tema aunaba los sonidos del soul de Filadelfia y Nueva York, junto con las evoluciones del sonido Motown.

El soul de Filadelfia, precisamente, se caracterizaba por su mezcla de percusión hipnótica con arreglos de cuerdas, y su huella se ve claramente en temas como "Soul Makossa" (1972), de Manu Dibango, uno de los primeros grandes éxitos disco. Sin embargo, el término disco no fue utilizado hasta que el crítico Vince Aletti lo incluyó en la revista Rolling Stone, en su artículo "Discotheque Rock '72: Paaaaarty!".

Studio 54 y otras salas[editar]

The Jackson Five

Si hubiese que identificar cada música con un lugar, el fortín de la música disco sería, sin duda, la célebre discoteca neoyorquina "Studio 54" donde los djs, con la finalidad de prolongar la diversión, y utilizando para ello dos platos con una misma canción, lograron extender considerablemente la duración de los temas de éxito. Eso dio como resultado las versiones de 12 pulgadas, donde se invitaba a bailar, y moverse disfrutando de la música, según el término definitorio del momento: Boogie.

Algunas otras salas de baile también obtuvieron prestigio: The Limelight, Magique, L'amour, Sanctuary, Paradise Garage, etc.

Primeros éxitos en las listas[editar]

El tema "Rock The Boat" de Hues Corporation (1974) fue nº 1 en los charts de singles y vendió más de 2 millones de copias, convirtiéndose así en el pionero de los grandes éxitos de la música disco.

También alcanzaron este privilegiado estatus otros temas como "Love's Theme", de Barry White & Love Unlimited Orchestra, a comienzos de 1974. Ese mismo año, Gloria Gaynor publicó el primer álbum de vinilo con formato disco mix, que alcanzó el nº 1 de las listas, gracias a que incluía una versión de un tema de The Jackson 5, "Never Can Say Goodbye", que se convirtió en paradigma del género.

En 1975, éxitos como "The Hustle", de Van McCoy o "Love to Love You, Baby", de Donna Summer, acabaron por consolidar la primacía de la música disco. Hubo otros muchos temas de gran éxito, a nivel mundial, entre 1974 y 1975: The Jackson 5 con "Dancing Machine" (1974), Barry White y su "You're the First, the Last, My Everything" (1974), "Lady Marmalade" (1974) del trío LaBelle, The Four Seasons y su "December, 1963 (Oh, What a Night)" (1975) o Silver Convention, con "Fly Robin Fly" (1975) y "Get Up and Boogie" (1976).

Sin embargo, fueron los Bee Gees quienes pusieron cara a la música disco. El grupo había sido popular en la década anterior por sus baladas, e incluso habían competido con los Beatles en los charts, aunque habían desaparecido durante algún tiempo. La habilidad de Barry Gibb para cantar en falsete y la inmersión del grupo en el disco, le proporcionaron su primer nº 1 después de muchos años con Jive Talkin (1975) y, sobre todo, con You should be dancing (1976). Ambos temas se incluyeron, posteriormente, en la banda sonora de la película Saturday night fever (1977).

1975-1979: la edad de oro[editar]

A partir de 1975, un gran número de artistas que nunca antes habían tocado el género, comienzan a grabar canciones disco, en muchos casos por imposición de las discográficas, buscando un hit. Ejemplos notables de esto, fueron temas como Silly love song (Wings, 1976); Got to give it up (Marvin Gaye, 1977);You Make Me Feel Like Dancing (Leo Sayer, 1977); Miss You (Rolling Stones, 1978); "I was made for lovin' you" (KISS, 1979); Copacabana (Barry Manilow, 1978); I'm every woman (Chaka Khan, 1978); Boogie Nights (Heatwave 1978); Do You Think I'm Sexy? (Rod Stewart, 1979); Last train to London (Electric Light Orchestra, 1979); o los éxitos de Michael Jackson, Don't Stop 'til You Get Enough y Off the Wall (1979). La publicación de la Banda sonora de la película Fiebre del sábado noche (1977), uno de los álbumes más vendidos de la historia de la música popular, catapultó a los Bee Gees, nuevamente, al número 1 de las listas de éxitos de todo el mundo, con ocho sencillos diferentes, entre los que destacan Stayin' alive, You Should Be Dancing, Night Fever y Jive Talkin.

Village People.

En la misma época en que el género se consolidaba, algunas agrupaciones ajenas al mismo se adentraron en la música disco, asimilando tanto elementos del sonido New York, como del de Filadelfia, y añadiendo también toques latinos; por ejemplo, la Salsoul Orchestra, dirigida por Vincent Montana Jr. Paralelamente el género en Europa desarrolla algunos éxitos en el modo italo-disco con el grupo La Bionda. Incluso algunos grupos de rock de primera línea publicaron temas con claras influencias disco: Miss you de Rolling Stones, I was made for lovin'you de Kiss, etc. También grandes factorías de Hollywood, como Disney, se vieron influenciadas por el género. Los estudios Disney, publicaron, en 1979, un LP denominado Mickey Mouse Disco con algunas pistas que llegaron a ser muy conocidas, como Macho Duck (Pato Macho, en español) y Disco Mickey Mouse (con versiones en inglés y castellano). El disco se publicó en ambos idiomas y alcanzó un éxito aceptable, constituyendo un acercamiento infantil a la música disco. Del mismo modo, se publicó Sesame Street Fever con los personajes de Barrio Sésamo, los cuales también interpretaban música disco de tipo familiar y donde también colaboró Robin Gibb de los Bee Gees.

Los Bee Gees.

Las series y programas de TV de la época en general adoptan pistas de presentación y de acompañamiento de escenas de acción basadas en la música disco. Es el caso de CI5 The Professionals (1977), CHiPS (1977), o Wonder Woman (1977).

El declive del género[editar]

Los antidisco[editar]

La popularidad de Fiebre del Sábado Noche, llevó a las grandes discográficas a inundar el mercado de productos disco hechos de forma mecánica y homogeneizada para cubrir la demanda creciente de la audiencia. El adocenamiento de estos productos y la aparición de alternativas de baile evolucionadas (Dance, Techno...), crearon un sentimiento antidisco cada vez más perceptible. Las emisoras de radio comenzaron a abandonar la música disco, sobre todo a partir de 1980. La emergencia de escenas alternativas, tanto en el rock (Punk, New wave...) como en la música R&B (Rap, Hip hop...) también contribuyeron al declive del género.

El 12 de julio de 1979, tuvo lugar una acción antidisco en Chicago, impulsada por diversos DJs de emisoras de rock, como Steve Dahl, Gerry Meier o Michael Veeck, y que adoptó formato de evento, bajo el nombre de Disco Demolition Night. El asunto incluyó la quema de álbumes de música disco y acabó con un fuerte enfrentamiento con la policía, y numerosos arrestados. Este conflicto, influyó seriamente en el cambio de paisaje sonoro en los charts. No obstante, aún continúa habiendo algunos éxitos disco a comienzo de los ochenta, aunque con un estilo evolucionado y simplificado: Lipps Inc. (Funkytown, 1980); Kool & The Gang (Celebration, 1980); The Weather Girls (It's raining men, 1982); The Pointer Sisters (I'm so excited, 1982); Michael Jackson (Thriller y Billie Jean, 1982); Queen (Body Language, 1982); The Mary Jane Girls (In My House, 1983); Prince (1999, 1983); Irene Cara (Flashdance, 1983); o Madonna (Lucky Star, 1983) , Baltimora (Tarzan Boy, 1984) y Gloria Estefan (Conga, 1985).

Del sonido disco al sonido house[editar]

La transición entre la música disco de los 70 y el Dance de los 80, se produce básicamente en los estudios de grabación. Según afirmaciones de Gloria Gaynor, el cambio se origina debido a que los productores comienzan a tener sobre-costos en sus ediciones. Así que se sustituyen las secciones de cuerdas y viento, y el amplio plantel de músicos de sesión por sofisticados secuenciadores y cajas de ritmos. De este modo nacen estilos primigenios del Dance como el Hi-NRG y el electro.

Paralelamente el género, ya decadente, asimila variadas influencias del jazz y el blues, generando nuevas vías de desarrollo (Acid Jazz, Groove) que inundan las discotecas de EE.UU. y Reino Unido entre 1980 y 1983. Entre los primeros ejemplos de Dance ya reconocible, encontramos a D.Train, Kashif o Patrice Rushen

El single Planet Rock de Afrika Bambaataa (1982), producido por Arthur Baker, marca el giro definitivo del disco hacia el hip-hop y el techno, fuertemente influenciado, entre otros, por Kraftwerk y su Trans Europa Express. El nombre del estilo fue electro funk.

Serían finalmente productores, como el propio Giorgio Moroder en Europa, y Larry Levan o Frankie Knuckles en EE.UU., quienes, jugando con loops y bajos poderosos, impulsarían el house, vinculado a clubs como el Paradise Garage (Nueva York) o el Warehouse, en Chicago.

El resurgimiento del disco en los años noventa[editar]

La aparición de algunos discos de artistas renombrados, a mediados de los noventa, que incorporaban elementos claramente disco, originó un breve resurgir del género en la década de los 90. Se publicaron canciones neo-disco así como algunas mezclas entre Hip hop y Música Disco, con artistas como Pet Shop Boys(New York City Boy,1999), U2 (Lemon,1993), Brand New Heavies (Spend Some Time, 1994), Spice Girls (Who Do You Think You Are, 1995), Jamiroquai (Cosmic Girl, 1996; Little L, 2001), N-Trance (Stayin Alive, D.I.S.C.O.,1997), Will Smith (Gettin Jiggy With It 1997), Kylie Minogue (Spinning Around, 2001) o Sophie Ellis Bextor (Murder on The Dance Floor, 2002).

En esta misma década, una serie de videojuegos incluyeron algunos temas disco, como es el caso, entre otros, de Dance Dance Revolution 4th Mix (Shake Your Booty de KC and The Sunshine Band); Bust A Groove (The Natural Playboy) o 'Bust A Groove 2 (Lets the Music Take Control), etc. Para la saga Bust a Groove, los temas fueron especialmente compuestos para representar a un personaje denominado Hiro, que es un fanático bailarín de este tipo de música.

El género en la actualidad[editar]

Las influencias de la música disco permanecen aún en temas recientes, por ejemplo, Free my love de Suzanne Palmer, Big Girls(You Are Beautiful) de Mika , Shut Up And Let Me Go de The Ting Tings, Itsi Bitsy Bikini de Gummy Bear ) o algo de lo que hacen Scissors Sisters (2007 y temas como "Hung Up" del álbum de Madonna, "Confessions on a Dance Floor" (2005). Así mismo el J-Pop, en Japón, ha tenido breves éxitos con influencias disco, como Puffy AmiYumi, Cosmic Nefaretabi y Swimming Pool.

Paralelamente sigue habiendo un mercado de aficionados, que permite que sigan editándose CD clásicos, remixes de algunas canciones conocidas, y que se celebren grandes conciertos, de convocatoria "familiar", como el realizado por la PBS en 2004, que unió a estrellas y artistas de aquel tiempo (como A Taste Of Honey, Leo Sayer, Tavares, Frankie Valli, Yvonne Elliman, HeatWave, The Hues Corporation o Martha Wash, entre otros), que "revivieron" muchas de las canciones que hicieron época.

Subgéneros[editar]

Variantes regionales[editar]

En la época de mayor esplendor (mediados de los 70), aparecieron un gran número de variantes regionales del género, en algunos casos consecuencia de las características especiales de algunos artistas, en otros como consecuencia de conceptos de producción y/o arreglos musicales. Entre estos subgéneros locales, cabe destacar:

Los DJs[editar]

El propio concepto del género, y su estrecha vinculación con las pistas de baile, otorgaron un papel relevante a los DJs en la popularización de la música disco. Con el tiempo, los más relevantes, fueron incorporando elementos de creación a su trabajo con los vinilos, llegando a generar fórmulas rítmicas propias que fueron asumidas por los productores. Una de estas líneas de desarrollo de la música disco, enlaza directamente con el hip-hop (Afrika Bambaata).

Entre los DJs más importantes, cabe recordar a Walter Gibbons, David Mancuso, John Benítez y Richie Kaczar (ambos de Studio 54), Francis Grasso, Ian Levine, Mike Pace, Preston Powell, etc.

Música disco fuera de EE. UU.[editar]

No se puede entender la evolución de la música disco sin la participación fundamental de Europa. Gran parte de los éxitos de la segunda mitad de la década se fraguaron, o se produjeron directamente, en el viejo continente. Si bien los artistas al otro lado del charco bebían de las influencias directas del soul y la música negra, en Europa las influencias son mucho más variadas: jazz, pop, estilos locales... y se nota una clara predilección y evolución en la música disco europea hacia los sonidos sintetizados, fundamentales para entender la música de baile de los años 1980 (euro/italo disco, House, Industrial, Electro...). Productores como el italiano Giorgio Moroder estarán a la cabeza de esta evolución, dentro del denominado "Sonido Munich", con producciones para Donna Summer o propias como "From Here To Eternity".

La mayoría de las producciones europeas tiene vocación internacional, alejadas de nacionalismos y señas de identidad patrias. Los artistas graban en inglés y mezclan distintos estilos, bajo el ritmo típico a una velocidad media de 120 bpm. Esta ventajosa indefinición nacional hace que pronto la mayoría sean absorbidos por el mercado estadounidense, lo que haría que finalmente terminaran grabando y produciendo allí: Alec R. Costandinos, Jacques Morali, o Giorgio Moroder, serían artífices de éxitos disco a ambos lados del Atlántico. Entre sus éxitos están Village People (Morali), Donna Summer (Moroder), D.C. La Rue (Costandinos).

El estilo disco fue adoptado rápidamente, al igual que sucedió en EE. UU. por artistas europeos consagrados como ABBA, claramente instalados en el género desde su éxito "Dancing Queen", dominando las listas durante finales de los 70 y comienzo de los 80. También, la Electric Light Orchestra, con temas claramente disco como Last Train To London, o sus incursiones en la banda sonora de la película Xanadu. Incluso cantantes tradicionales francesas como Dalida o Sheila, ésta bajo el seudónimo Sheila B. Devotion, que obtendrían gran popularidad en el "disco sound".

Al igual que en EE. UU., en Europa se aprovechó el tirón de la música disco, para desempolvar éxitos de décadas pasadas y obtener de nuevo un gran éxito. En este capítulo caben destacar, desde Francia, Santa Esmeralda, con versiones de "The House Of The Rising Sun" o "Don't Let Me Be Misunderstood", ambos éxitos de The Animals; Belle Epoque con el "Black Is Black" de Los Bravos; o desde Alemania, Boney M con Sunny de Bobby Hebb, y Eruption con el "One Way Ticket" de Neil Sedaka.

De la década dorada se pueden destacar como exponentes europeos muy influyentes a Cerrone (Francia), Boney M (Alemania), La Bionda (Italia), o Barrabas (España).

Alemania[editar]

Alemania de la mano de productores de la talla de Giorgio Moroder, Frank Farian o Rolf Soja, desde Múnich o Hamburgo, es con Francia, uno de los países que más éxitos ha proporcionado a la música Disco mundial. Estilos como el Sonido Munich son sellos identitarios de un estilo que se nutre del pop europeo, la música de raíces afroestadounidenses, el jazz, y la electrónica de vanguardia surgida en el Krautrock.

Donna Summer.

La cantante Donna Summer que desembarcó en Europa como integrante del musical Hair a principios de los 70, recala en Alemania y de la mano de Girogio Moroder iniciando una carrera de éxitos fundamentales para el éxito masivo de la música disco. La erótica "Love To Love You Baby" (1975), o la electrónica "I Feel Love" (1977) son éxitos populares del género en todo el mundo.

Boney M, grupo integrado por cantantes y bailarines de las Indias Occidentales y Jamaica , lanzados de la mano del productor Frank Farian, se les puede considerer exponentes de una música disco popular, pensada para el consumo masivo, con estribillos pop fáciles para el gran público ("Brown Girl in The Ring", "Rivers of Babylon", "Gotta Go Home", "El Lute" o "Daddy Cool") que podrámos denominar Bubble Gum-Disco.

Se denomina Sonido Munich al estilo disco grabado fundamentalmente en los Musicland Studios o en los Union Studio de Múnich. Por los Musicland, de los cuales fue fundador Giorgio Moroder, pasarían un gran número e artistas internacionales, pero serán recordados siempre por las producciones disco, que incluían grandes partes de música electrónica, y con una vocación popular. Son exponentes Donna Summer, Roberta Flack, Boney M, Silver Convention, el propio Giorgio Moroder, y proyectos de este como la Munich Machine.

Este paso del Krautrock electrónico a la música disco tuvo también su paso inverso. Los alemanes Kraftwerk que se comenzaron a alejar del sonido frío del Krautrock desde el éxito Autobahn, asimilan de manera natural su sonido electrónico minimalista a la música disco, especialmente desde el inesperado éxito en las discotecas de Trans Europe Express. El álbum The Man Machine (1978) y Computer World (1981) inciden en este sonido electrónico disco que seria precursor e inspirador de corrientes de los años 80 como el Electro Funk, del Tecno pop orientado a la pista de baile, o el House

España[editar]

Por su parte, en España, en la segunda mitad de la década, y comienzo de los ochenta, hubo algunas incursiones en la música disco, destacando, sin duda alguna, el grupo Barrabás, una de las bandas de más éxito internacional (más famosos en EE. UU. que en España), que produjeron temas de corte disco pero fusionando multitud de estilos como el jazz, rock o sonidos afro-latinos. Entre sus éxitos disco en los años 70 destacan "Hi-Jack", "Desperately", o "Check-Mate", siendo unos de los precursores en la publicación, en 1975, de uno de los primeros maxi-single (formato de vinilo de 12 pulgadas pensado para discotecas) de la historia. El tema elegido fue "Mellow Blow", en el sello Atlantic en EE. UU..

Además de Barrabás hay que mencionar al dúo Baccara. Si bien sus éxitos se tienen que considerar como producciones de música disco Alemanas, su forma tan española de pronunciar el inglés, y sus orígenes, les hacen un hueco en esta sección. Mayte Mateos y María Mendiola fueron lanzadas desde Hamburgo, por el productor Rolf Soja, que las bautizó Baccara (previamente se habían llamado Venus) y fue el artífice de dos piezas fundamentales de la música disco de los 70, "Yes Sir I Can Boogie" y "Sorry I'm a Lady". Como tantos otros artistas de la música disco su popularidad terminó pronto, siendo solo remarcable aparte de estos éxitos mencionados, su éxito menor "The Devil Sent You To Laredo", y su participación en el festival de Eurovision, representando a Luxemburgo. En ese festival fueron las introductoras del sonido disco, ya que Eurovision hasta entonces era pasto, salvo honrosas excepciones, de producciones de bubble-gum facilón, o baladas románticas.

El sonido disco se instala en España fundamentalmente de la mano del denominado fenómeno "Fans" (lanzamientos comerciales de artistas adolescentes para adolescentes, sobre todo femeninas) entre 1979 y 1980. El resultado es un sonido pop con bases claramente "Disco", como se puede escuchar en los lanzamientos de artistas como Pedro Marin y su éxito "Aire" (1979), Iván, con sus éxitos "Sin Amor"(1979), (versión del tema Dschinghis khan que el grupo homónimo alemán interpretaría en Eurovision en 1979), y "Fotonovela" (1983), número 1 en países como Francia o Alemania; o Miguel Bosé, con sus éxitos internacionales, Super-Superman, y Anna. Otros representantes disco-ibéricos de la época son "Apache", o "Goma de Mascar".

En el ámbito de la música infantil, al igual que sus compañeros adolescentes del fenómeno "Fans", se introduce el sonido disc. El grupo Parchís lo introducen algunas canciones, como Mortadelo y Filemón o En la Armada, entre otras. Además el dúo infantil Enrique y Ana también tuvo su incursión disco-kitsch en "Super Disco Chino"

Aprovechando el tirón, rodeado de cierto escándalo (para aquellos años) de artistas transexuales, o presuntamente transexuales, como Amanda Lear, Bibiana Fernández, más conocida como Bibi Andersen, publica en 1980 un tema de clara inspiración en el Munich Disco Sound, llamado "Call Me Lady Champagne", de gran éxito en España, y algunos países europeos como Alemania. El tema fue el comienzo de una efímera carrera musical.

Ya en los años 80 algunos se apuntan al estilo italo disco, haciendo producciones electrónicas de similar factura y pretensiones internacionalistas. Dentro de este estilo podemos enmarcar al ya mencionado Iván, David Lyme, Charlie Danone, Atlanta, los seudónimos del productor RT1 tales como DJ Ventura - Mr Backer y Vicio Latino, Steve Clark (nada que ver con el miembro homónimo de la banda de rock Def Leppard), Xalan o Lenroy. El éxito internacional del "The Night" de Azul y Negro es también incluido habitualmente entre los éxitos europeos del italo disco, a pesar de que su línea iba más por la senda del tecno pop. Alaska y Los Pegamoides consiguen un gran éxito en España, a principios de los 80, con el tema "Bailando" (1981), de clara inspiración en el sonido de los franceses Gibson Brothers, y que posteriormente aprovechando el boom del Acid House volverían a grabar editando varias mezclas distintas, dentro de los estilos puramente electrónicos de finales de esa década.

Barry White

Curiosamente, el grupo español que mejor sintetizó el sonido disco, la Fundación Tony Manero, aparece con el revival de los años 90. Si bien su estilo, excesivamente purista en cuanto a la grabación del sonido, los aleja de sus coetáneos extranjeros como Jamiroquai que lo adaptaron a la época post-House. Su éxito fue prácticamente local y se debe sobre todo a la inclusión del tema "Super Sexy Girl" como banda sonora del anuncio, para las televisiones en España, del modelo de coche "Space Star" de la marca japonesa Mitsubishi.

Francia[editar]

Francia es el otro gran productor de éxitos disco mundiales, si bien quizá no sea del todo conocido. De Francia salieron un gran número de producciones de corte internacional, en inglés, como los ya mencionados Cerrone, Santa Esmeralda o Belle Epoque.

Patrick Hernandez sería número 1 en medio mundo con "Born To Be Alive", añadiendo la curiosidad de que Madonna llegó a estar en el cuerpo de baile que lo acompañaron en algunas actuaciones de su gira de 1980. Patrick Juvet, con éxitos como "Lady Night" , "I Love America", o "Got A Feeling". Space con el éxito "Magic Fly" (representantes del Space Disco, otra variante electrónica de la música disco, próxima el Munich Sound, pero con sabor más puramente electrónico, próximo a artistas como Jean Michel Jarre). Voyage y su éxito "Souvenirs" (considerado uno de los mejores temas de la música disco de todos loa tiempos), Gibson Brothers, Otawan y una larga lista de artistas sitúan a Francia como una de las grandes potencias de la música disco.

La cantante Sheila, tras ser una cantante de éxito en los años 60 se convertiría a la música disco con la denominación Sheila B. Devotion, alcanzando fama internacional con éxitos como Spacer. También es de destacar el hit disco de la cantante Dalida, otra cantante de pop francés clásico, J’attendrai, que ocupó los nº 1 de los charts, o "listas de éxitos", en multitud de países, como Canadá o Japón. Francia aportó además de artistas gran cantidad de productores de música disco internacional, tanto propios, como afincados, entre los que hay que destacar Jacques Morali o Alec R. Costandinos.

La aportación francesa al euro disco/italo disco, viene de la mano de Desireless y su éxito "Voyage Voyage", Bandolero y su éxito "Paris Latino", o la Princesa Estefanía de Mónaco alias Stephanie con su éxito "Irresistible".

Italia[editar]

En Italia al igual que en Francia o en Alemania, se desarrolló música disco con pretensiones internacionales. Sin embargo, el género terminó desarrollando una variante especial denominada italo disco la cual evolucionó en parte gracias a la música electrónica que también le dio un toque único al género. El Italo-disco terminó siendo un estilo propio, cantado fundamentalmente en inglés, con la música producida completamente por instrumentos electrónicos y secuenciadores, que se identificaba con Italia, sin tener casi ninguna conexión con la música popular italiana anterior. En la década de los 70 son ejemplo de este estilo el grupo Easy Going, con éxitos como "Fear", Tulio De Piscopo con "Stop Bajon", La Bionda, con éxitos como "One For you, One For Me" o el disco-electro-pop "Wanna Be Your Lover" que muestra claramente la transición al italo-disco. Difference con "High Fly" también tuvieron una cierta repercusión internacional.

"Step By Step" de Koxo es otro claro exponente italiano, de la transición del disco setentero más ortodoxo al italo disco ochentero electrónico puro.

En los años 80 hubo un sinfín de artistas italo disco, caben destacar Kano, Kasso, Silver Pozzoli, Spagna, P Lion, Miko Mission, Baltimora, Righiera, Camaro's Gang, Den Harrow, Gary Low, Gazebo, The Twins

Artistas consagrados como Raffaella Carrà incursionaron también en la música disco con temas de corte desenfadado también cantados en castellano: Hay que venir al sur, 0303456, En el amor todo es empezar, etc. Otro cantante italiano que al pasarse a la música disco consiguió un único e inesperado éxito internacional fue Pino D'Angiò, que con "Ma Quale Idea", conquistó los primeros puestos de innumerables "charts" internacionales.

Otros países europeos[editar]

Al músico griego Alexandre Garbis Sarkis Kouyoumdjian, mejor conocido como Alec R. Costandinos, como D.C. La Rue y con muchos otros seudónimos, se le puede considerar, junto al tándem Giorgio Moroder - Pete Bellotte, al productor francés Jacques Morali o al alemán Frank Farian, uno de los reyes de la música disco europea de la década de 1970. Afincado en Francia, compuso y produjo para un sinfín de artistas y proyectos propios, entre los que se encuentran Love and Kisses, Don Ray, Tony Rallo, Cerrone, Paris Connection, Sphinx, Sumeria y Alan Hawkshaw.

En Bélgica, el grupo Two Man Sound desarrolló su trabajo en diversos idiomas, de los cuales destacó su éxito Disco Samba, que los dio a conocer con su mezcla de ritmos brasileños y ambientes disco electrónicos influidos en parte por el estilo italo-disco. Su tema ¡Qué tal, América!, es considerado uno de los precursores del sonido house de la década posterior. Asimismo, desde Bélgica el grupo Telex alcanzaría popularidad en las pistas de baile internacionales con su tema electro-disco Moskow Disco (1978), de claras influencias en el Munich sound más electrónico y sobre todo en el tema We Are The Robots, de los alemanes Kraftwerk. Este tema es considerado como gran influencia para el sonido house, también.

Desde Holanda, el músico Harry Thumann conseguiría un gran éxito internacional con Underwater, y desde Austria el grupo rock Ganymed obtendría repercusión con temas como It Takes Me Higher, dentro del estilo Space Disco.

Latinoamérica[editar]

En cuanto a Latinoamérica, a finales de los 70, el DJ José Luis Cortés "El Maromero", impulsa el género en México, dándole un toque muy especial. Igualmente M.T.M realiza una versión en español de la canción Double Dutch Bus Denominada El Peribus. Por su parte, el grupo Super Banda Macho de Virgilio Canales hizo versiones disco, integradas en popurrís, de canciones mexicanas tradicionales como corridos o algunas canciones veracruzanas, entre otros materiales mexicanos musicales. También el grupo Mi Banda El Mexicano, incorpora dentro de la instrumentación de sus tecnocumbias, componentes derivados de ésta música, Inclusive algunas televisoras Locales de países como Guatemala, México, Argentina entre otros en esta década usaron temas disco para sus programas,.

En Argentina, el arreglista Bebu Silvetti también incursionó en el género, obteniendo algunos éxitos y colaborando con bandas como Salsoul Orchestra.

En Venezuela, el cantante José Luis Rodríguez "El Puma" alcanzó auge con una versión disco del corrido venezolano "Pavo Real" en 1980.

En México, artistas como Juan Gabriel incursionan en este género y, entre 1978 y 1979, se publica el álbum "Me gusta bailar contigo", en el que varias canciones tienen arreglos y ritmos alusivos a la música disco. Canciones como "Nadie es como tu", "Everybody dance in Acapulco", "Buenos días señor sol" y "Me gusta bailar contigo", entre otras, fueron rotundos éxitos en las discotecas de la época y sirvieron de base para sus producciones musicales futuras. Entre 1978 y 1980 se emite el programa de TV "Fiebre del Dos", bajo la conducción del animador Fito Girón, en el que se realizaban concursos de baile y se tocaban temas de música disco, la mayoría éxitos en inglés e instrumentales; fue un icono en la Televisión Mexicana de la cultura del disco.

Información adicional[editar]

Otros artistas disco[editar]

Como complemento al contenido del artículo, se incorpora un listado, no exhaustivo, de otros artistas significados dentro del género disco o que han hecho incursiones en él, y que no han sido citados en el artículo, indicando sus temas más representativos dentro del género.

Notas[editar]

Bibliografía de referencia[editar]

  • Michaels, Mark (1990). The Billboard Book of Rock Arranging. ISBN 0-8230-7537-0.
  • Jones, Alan and Kantonen, Jussi (1999). Saturday Night Forever: The Story of Disco. Chicago, Illinois: A Cappella Books. ISBN 1-55652-411-0.
  • Brewster, Bill and Broughton, Frank (1999) Last Night a DJ Saved my Life: the History of the Disc Jockey Headline Book Publishing Ltd. ISBN 0-7472-6230-6.
  • Lawrence, Tim (2004). Love Saves the Day: A History of American Dance Music Culture, 1970-1979. Duke University Press. ISBN 0-8223-3198-5.

Enlaces externos[editar]