Museo Nacional de Historia Natural de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Museo Nacional de Historia Natural de Chile
Frontis Museo Nacional de Historia Natural de Chile.jpg
Fachada del museo, 2014
Localización
País Flag of Chile.svg Chile
Ciudad Santiago
Información general

Director(a) Claudio Gómez Papic
Información visitantes
Visitantes/año 404.405 (2009)
Sitio web www.mnhn.cl
Coordenadas 33°26′31.33″S 70°40′54.16″O / -33.4420361, -70.6817111Coordenadas: 33°26′31.33″S 70°40′54.16″O / -33.4420361, -70.6817111
Chile

Monumento Histórico Nacional de Chile

El Museo Nacional de Historia Natural de Chile (MNHN) se encuentra ubicado en el interior del Parque Quinta Normal en la comuna homónima, en la ciudad de Santiago. Es uno de los museos chilenos de rango nacional. Es conocido popularmente como el «museo de la ballena», por el famoso esqueleto de cetáceo ubicado en su salón central. En 2013 la ballena - un ejemplar de Balaeonoptera borealis o rorcual norteño que lleva más de 120 años en exhibición- fue bautizada como «Greta» como resultado del concurso «Ponle nombre a la ballena» destinado a niños y jóvenes, quienes enviaron propuestas para darle nombre al cetáceo. Inaugurado en 1830, es el primer museo de Chile. En 2012, fue el museo más visitado del país, aún cuando solamente funcionó entre los meses de mayo y diciembre de ese año.[1]

Misión[editar]

La misión del Museo Nacional de Historia Natural de Chile es generar conocimiento y promover la valoración del patrimonio natural y cultural del país, para fomentar y fortalecer su comprensión en la sociedad.

Historia[editar]

El Museo Nacional de Historia Natural de Chile es uno de los más antiguos de América.[2] Ya desde los primeros años de vida independiente de Chile, estuvo en la voluntad de sus gobernantes fundar un museo de historia natural. En julio de 1813 se decretó instaurar una entidad de estas características en dependencias de la Universidad de San Felipe, a partir de indicaciones dadas por una comisión de educación compuesta por personalidades como José Miguel Infante, Camilo Henríquez y Juan Egaña, entre otros. La dirección de este museo se confió a Manuel Velasco. Sin embargo, dado que Chile se encontraba en un estado de formación como república, el proyecto no pudo concretarse en ese momento. Años más tarde, en 1822, y con Bernardo O'Higgins en la dirección suprema del país, el propio gobernante dictaminó que el francés Juan José Dauxión Lavaysse fuera el director de este museo en formación, sucediendo a Velasco. El 26 de junio de 1823, cuando Chile estaba bajo la dirección suprema de Ramón Freire, se comisionó a Dauxion Lavaysse para realizar un viaje científico por todo el territorio nacional, con ambiciosos objetivos, entre los que se cuentan el fomento de la agricultura, determinar ríos navegables, fomentar la colonización y facilitar la conectividad de Chile, entre otros. Dauxión Lavaysse no concretó ninguna de las tareas que le fueron comisionadas, puesto que, según el historiador chileno Diego Barros Arana, "gozaba de una inmerecida reputación de hombre de ciencia". Esto lo recalca Rodolfo Philippi en un artículo publicado en 1908, en el Boletín del MNHN, en el que se relata la historia del Museo: "Este hombre (Dauxión Lavaysse) era un aventurero que había vivido en Haití, en Venezuela i en el Brasil, i que tenía conocimientos, pero mui superficiales de varios ramos, lo que le había dado crédito inmerecido. Murió en 1830 sin haber cumplido en lo más mínimo las tareas que le habían sido encomendadas".

Finalmente, el MNHN fue fundado en propiedad el 14 de septiembre de 1830 por el naturalista francés Claudio Gay, quien fue contratado por el gobierno de Chile para realizar el encargo que Dauxión Lavaysse dejó incumplido: un completo estudio sobre la geografía y diversidad biológica, de un país que para él era completamente desconocido. Además, el gobierno de la época le encargó "formar un gabinete de Historia natural, que contenga las principales producciones vegetales y minerales del territorio". Luego de funcionar por décadas en antiguas dependencias de la Biblioteca Nacional, ubicado en esos años en la esquina de las calles Catedral y Bandera, en 1876 el museo se traslada a su casa definitiva,al interior del Parque Quinta Normal, ocupando el Palacio de la Exposición, edificio de estilo neoclásico construido por el arquitecto francés Paul Lathoud en 1875.

El edificio del MNHN, luego del terremoto de 1927 en Santiago.

El Museo ha estado bajo la dirección de importantes personajes en la historia chilena como lo fueron: Filiberto Germain (el primer Jefe de la Sección de Entomología del Museo), Rodolfo A. Philippi, su hijo Federico Philippi, Eduardo Moore Bravo, Ricardo E. Latcham, Enrique Gigoux, Humberto Fuenzalida, Grete Mostny, Hans Niemeyer, Luis Capurro, Alberto Carvacho, Maria Eliana Ramírez y actualmente Claudio Gómez. Todos hicieron importantes aportes a las ciencias naturales y antropológicas, lo que se refleja en manuscritos que aún alberga la biblioteca del museo.

El siglo XX[editar]

En 1889 comienza a operar la primera planta de funcionarios del museo, los cuales debían mantener y desarrollar los nacientes departamentos de botánica, zoología y mineralogía, que fueron las primeras áreas de estudio a las que se dedicó el museo. Luego de soportar un terremoto en 1906, en 1908 la planta del Museo estaba formada por un Director, Federico Philippi, cuatro Jefes de Sección (de Zoología, Bernardino Quijada; de Botánica, Carlos Reiche; de Entomología, Filiberto Germain; y de Mineralogía, Miguel Machado), un naturalista auxiliar (Bernardo Gotschlich), un escribiente-bibliotecario (Raúl Arrieta), un preparador taxidermista, un mayordomo y dos porteros. Con el aumento del personal también debía aumentar la productividad, lo cual se vio reflejado en la primera publicación del MNHN, un boletín, que aún se sigue editando como Boletín del Museo Nacional de Historia Natural. Federido Philippi falleció en 1910. En el año del centenario de Chile y gracias a la muy productiva dirección de Federico Philippi, el Museo se consolidó como cuerpo científico, al tiempo que estableció vínculos con instituciones de su género similares de Europa, mediante el intercambio de material y publicaciones.

El sucesor de Federico Philippi en la dirección del MNHN, el doctor Eduardo Moore Bravo (1910-1927). Quien alguna vez fuera cirujano en los campos de batalla de la Guerra Civil de 1891 y un prominente rotario, no sólo fue un continuador de la buena labor emprendida por su antecesor, sino que a su vez impulsó un período de crecimiento para el Museo, con la creación de tres secciones (en la actualidad Áreas Curatoriales) nuevas: Antropología, Botánica criptogámica, Aracnología e Insectos dañinos. Creó además, la Estación Zoológica Marítima y el Museo Oceanográfico en San Antonio, que dependían del Museo en Santiago.

Hacia los años 20 el Museo entra en un franco descenso, fundamentalmente por problemas económicos: desaparecieron cargos, se suspendió la publicación del Boletín, se rebajaron categorías de cargos y sueldos (dificultades que ocasionaron la renuncia a la dirección del MNHN del Dr. Eduardo Moore) y como golpe final, en abril de 1927, un terremoto destruyó buena parte del edificio. En abril de 1928, el entonces ministro de Educación Pública, Eduardo Barrios, nombró como director del Museo a Ricardo Latcham quien tenía por delante una tarea titánica: la de levantar un museo prácticamente en ruinas. Sin embargo, la determinación de Latcham, junto con una adecuada gestión y entusiasmo hicieron que el Museo resurgiera con ímpetu. Se dispuso de fondos para la reconstrucción del edificio ($200.000 pesos de la época) y para el fomento del Museo. Además se retomó la publicación del Boletín del Museo y en una nueva planta de personal hubo más jefaturas de secciones con mejores rentas.

En 1929, se dicta una nueva ley con la creación de la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Museos, la cual albergaría todos los instituciones de este tipo que estuvieran en el país, frente a lo cual el museo debía formar parte de esta dirección que actualmente se conoce como DIBAM. Instituida la Dibam, el Museo Nacional de Historia Natural adopta el nombre que tiene en la actualidad. Antes tuvo otras denominaciones, tales como Museo Nacional de Chile (1813-1830), Gabinete de Historia Natural (1830-1853) y nuevamente Museo Nacional de Chile (1853-1929).

Tras el fallecimiento de Latcham, en 1943, le sucedió Enrique Ernesto Gigoux Vega (que cuenta, entre sus logros, el haber instalado la primera farmacia en la ciudad de Caldera, en 1903). Gigoux antes fue Jefe de la Sección de Zoología y jubiló en 1948, aquejado de problemas de salud que le impidieron ejercer la dirección del Museo. Gigoux dejó la conducción del MNHN en manos de Humberto Fuenzalida Villegas, que había sido Jefe de la sección Geología. Fuenzalida además fundó importantes instituciones científicas como el Instituto Antártico Chileno (INACH) y la Sociedad Geológica de Chile. En el MNHN, Fuenzalida creó una nueva sección, la de Hidrobiología, cuya jefatura asumió Nibaldo Bahamonde.

A partir de este punto el Museo continuó con su desarrollo. Bajo la conducción de Grete Mostny, el MNHN aumentó su personal, se crearon nuevas unidades, y se inauguró en 1982 la exhibición permanente Chile Biogeográfico en el primer piso del edificio. Además se establecen mayores relaciones internacionales; el Museo edita una biobibliografía que contiene más de 5.000 títulos, que corresponden a trabajos escritos por hombres y mujeres que en algún momento de su vida integraron su personal Biobibliografía 1830-1980. Ella testimonia hoy, parte de la contribución del Museo al avance cultural del país.

Interior del museo.
Salón principal del museo.


Exposición Chile Biogeográfico.

El terremoto de febrero de 2010 y el MNHN[editar]

Como un edificio patrimonial que ha estado en pie desde 1876 en el Parque Quinta Normal, el museo ha sufrido las consecuencias de varios terremotos que han afectado a la ciudad de Santiago. Por ejemplo, en abril de 1927, un fuerte terremoto afectó las dependencias del museo. Éstas sólo pudieron ser reparadas un año después bajo la dirección de Ricardo Latcham, quien con esta ola de renovación volvió a editar el boletín que había desaparecido.

Tal como ocurrió en 1927, el año 2010, el fuerte terremoto que afectó a la Zona Central del país dejó huellas visibles en el edificio neoclásico construido por el arquitecto francés Paul Lathoud (quien también construyó otros edificios característicos de Santiago, como el Palacio Cousiño) para la Primera Exposición Internacional realizada en 1875. Se dañaron los muros principales del museo, por lo que el MNHN tuvo que ser cerrado al público mientras duraron los trabajos de reparación. A causa de esto, se decidió realizar una mejora general de las instalaciones, que deberían estar finalizadas el 2018.[3]

El 18 de mayo del 2012 (fecha en que se celebra el Día Internacional de los Museos) el MNHN reabrió sus puertas al público con la inauguración de la renovada exposición permanente Chile Biogeográfico, espacio totalmente modernizado luego del terremoto y que constituye a la primera etapa de renovación del museo. La muestra (una de las exhibiciones emblemáticas del MNHN) comprende un recorrido por el patrimonio natural y cultural de Chile, y está constituida por nueve salas: El Origen, Zona Desértica, Zona Subdesértica, Zona Mediterránea, Zona de Transición, Zona Templada, Zona Austral, Antártica Chilena, El Mar Chileno y sus Islas; que incluyen diversas vitrinas y dioramas. Además Chile Biogeográfico existen dos estaciones de trabajo (de taxidermia y paleontología) donde los visitantes pueden observar el trabajo que realizan los profesionales del museo. A diferencia de la primera versión de la exposición, inaugurada el año 1982, la actual incluye piezas arqueológicas originales que sobresalen dentro de la muestra, como cerámicas de la cultura Aconcagua, piezas inorgánicas del ajuar del niño del cerro El Plomo y una canoa yámana, entre otras. La muestra también se renovó en términos de espacio, puesto que el recorrido ocupa espacio antes cubierto por tabiques y que dificultaba el tránsito cuando existía gran flujo de visitantes. Esta ampliación permite apreciar los refuerzos estructurales adicionales que presenta el edificio, y que impidieron su colapso durante el terremoto de febrero de 2010. La renovación de Chile Biogeográfico incluyó modernizaciones como infografías y audioguías en español e inglés, además de innovaciones tecnológicas, como zonas de conexión Bluetooth y Wi-fi. Incluso la exposición tiene una app propia para aparatos móviles, en la que se puede encontrar información visual y de audio.

Réplica del niño el cerro El Plomo con su ajuar funerario.

Áreas Curatoriales del Museo Nacional de Historia Natural[editar]

Antropología[editar]

Esta área tiene como funciones conservar, investigar y difundir el patrimonio arqueológico, bioantropológico y etnográfico de Chile, lo que se ha manifestado en generación de importantes colecciones patrimoniales que se resguardan en sus depósitos.

Entre algunas investigaciones realizadas se pueden destacar las referidas a la expansión del Tawantinsuyu en Chile, con énfasis en los estudios del Niño del cerro El Plomo y del Camino del Inca. En el ámbito de la arqueología histórica se han investigado las ocupaciones loberas del siglo XIX en las islas Shetland del Sur.

En el área de etnografía los trabajos han estado abocados a aspectos relacionados con lo museal como es la conservación preventiva de las colecciones, formadas por objetos patrimoniales pertenecientes a pueblos originarios vigentes y a etnias recientemente extinguidas. Entre las principales colecciones etnográficas se encuentran las referidas a los pueblos mapuche y rapanui así como las de los ya extintos selknam, yámana, kaweshkar y aónikenk. Asimismo existen en esta área colecciones conformadas por objetos de pueblos de Oceanía, principalmente Nueva Guinea, así como también de África.

Botánica[editar]

En el Herbario del Museo Nacional de Historia Natural están representados todos los grupos de vegetales de Chile y también existen colecciones de plantas del extranjero.

El punto de partida del Herbario del museo se remonta al año 1830, cuando llega a Chile el naturalista francés Claudio Gay. En ese momento se inicia también el estudio sistemático y organizado de los recursos naturales en el país. La colección más antigua conservada en el herbario corresponde a la realizada por Carlos José Bertero en 1828 y está formada por 443 ejemplares.

Del material botánico recolectado por Claudio Gay, más o menos 1.500 ejemplares, con sus etiquetas manuscritas, se encuentran en el Herbario del Museo y constituyen isotipos de las especies nuevas para la ciencia que Gay y sus colaboradores describieron para la flora de Chile (3.467 especies).

Con la labor científica que R.A. Philippi y su hijo Federico desarrollaron en forma conjunta y con el impulso de ellos al estudio de nuestras plantas, aumentaron en 3.730 las especies de plantas para Chile. De estas especies nuevas el Museo conserva el 90 % de sus ejemplares tipo, es decir el ejemplar usado para la descripción original.

De este modo, en diciembre de 2004, la colección contaba un total de 151.596 ejemplares:

  • Herbario de plantas chilenas: 102.182 ejemplares
  • Herbario de plantas exóticas: 49.103 ejemplares
  • Fotos y fototipos: 311

Este material científico se ha reunido gracias a la labor de los botánicos que han trabajado en el Museo y de quienes actualmente realizan dicha labor. Así también es el resultado de proyectos de diferentes científicos nacionales y extranjeros que han apoyado estudios sobre la flora de Chile y que han depositado sus colecciones en esta institución.

Las líneas de investigación científica que se desarrollan en la actualidad están relacionadas con estudios sistemáticos de algas, musgos, hepáticas, plantas vasculares y arqueobotánica. También se realizan proyectos museológicos basados en las colecciones que se conservan, confeccionando catálogos e ingresando la información a bases de datos digitales, para mantener y conservar las colecciones.

El herbario de la sección botánica del Museo Nacional de Historia Natural junto a su Biblioteca especializada son las fuentes principales de los estudios de la biodiversidad vegetal de Chile.

Entomología[editar]

Desde 1893, existe en el MNHN el Área de Entomología. Desde entonces, el material que se conserva ha aumentado y ha servido para numerosos estudios, la que ha impulsado el avance en el conocimiento de la diversidad de insectos de Chile. La colección de insectos del museo ha sido engrosada y fortalecida por numerosos científicos y colaboradores, quienes han contribuido a enriquecer el patrimonio entomológico de la institucion. A esto hay que sumar las valiosas alianzas que han surgido con entidades como la Sociedad Chilena de Entomología, así como con aficionados e investigadores de todo el país. Aparte de Rodolfo A. Philippi (1853-1897), Filiberto Germain (1853-1858, 1893-1913) y Federico Philippi (1889-1910), entre los investigadores que han trabajado con las colecciones, es posible mencionar a Carlos Silva Figueroa (1912-1921), Carlos E. Porter (1925-1930), Emilio Ureta (1935-1958), Vicente Pérez D’Angello (1964-1971), Juan Moroni (1965-1973) y Ariel Camousseight (1972-2009).

La mayor parte de las colecciones entomológicas que se conservan en el MNHN tienen el carácter de nacional, ya que presentan la diversidad de insectos existente en Chile. La Colección Nacional de Insectos se encuentra subdividida y distribuida en 30 órdenes, entre los cuales sobresalen:

  • Colección Nacional de Coleoptera: 73.000 ejemplares, representando a más de 2.200 especies debidamente identificadas.
  • Colección Nacional de Diptera: 15.000 ejemplares; esta cifra incluye la Colección de Drosophilidae, las conocidas moscas del vinagre, formada y donada al museo por quien fuera Premio Nacional de Ciencias, el Doctor Danko Brncic.
  • Colección Nacional de Hymenoptera: 45.000 ejemplares, posee una buena representación de especies de abejas y avispas presentes en Chile.
  • Colección Nacional de Lepidoptera: 10.000 ejemplares, con una valiosa representación de grupos como Noctuidae y Geometridae.
  • Colección Nacional de Tipos: 6.700 ejemplares (primarios y secundarios) que han servido de base para descripciones de nuevas especies; recibe el aporte de investigadores nacionales y extranjeros, quienes depositan ejemplares tipo en esta colección.

También el museo posee colecciones referenciales de insectos extranjeros, entre las que destaca la colección de mariposas del mundo «Arnaldo Droste». Además se cuenta con una colección de arañas de más 23.000 ejemplares, que ha crecido a partir de la que formó la Profesora Hildegard Zapfe, adquirida en 1982.

Asimismo, el área dispone de un considerable acervo de literatura especializada, que se encuentra en la biblioteca especializada del área. Tanto las colecciones entomológicas, así como la información bibliográfica, pueden ser consultados, aunque con acceso restringido.


Paleontología[editar]

Paleontólogo trabajando en la preparación de vértebras de Plesiosaurio.

El Área de Paleontología tiene como misión recolectar, investigar, conservar y publicar sus estudios sobre los fósiles. Para ello está dividido en tres áreas:

Dentro de estas áreas ha tenido especial énfasis, el estudio de invertebrados fósiles al investigar y clasificar las colecciones existentes del Museo, las cuales comprenden más de 7.000 muestras ingresados a su base de datos. Estos estudios y proyectos realizados por investigadores expertos, se dan a conocer a través de publicaciones y revistas especializadas.

Zoología[editar]

Esqueleto de Baleonoptera borealis o rorcual norteño, ubicado en el salón central del MNHN

Esta área curatorial del museo tiene como objetivo esencial el estudio de la biodiversidad de Chile. A partir de esto son tareas de esta área investigar, describir y explicar la variedad animal en todos sus aspectos y ello de forma compensada entre estructura y función. Paralelamente el Área de Zoología indaga, valora, estudia el ajuste y la adaptación de cada especie animal en un ecosistema (autoecología), con el fin de establecer relaciones específicas entre un animal determinado con un sistema ambiental específico. Así también los investigadores que trabajan en esta área son, a su vez, custodios de las colecciones que existen en el museo.

Entre las colecciones destacadas sobresale la de peces, que se situa entre las más importantes de Chile (catálogo publicado en 1993), y que asciende a un número aproximado de 400 especies y de 9.000 ejemplares, incluyendo 14 holotipos. En ella están representados principalmente peces marinos y dulceacuicolas de Chile. Actualmente en este departamento los investigadores trabajan en secciones que tienen especialidades en ciertas áreas y que se relacionan con: isópteros, fasmatodea y efemerópteros; tricópteros; coleópteros; reptiles y anfibios; mamíferos; aves, moluscos, crustáceos y peces. El Área de Zoología se divide en dos sub áreas: Zoología de Vertebrados y Zoología de Invertebrados.

Zoología de Vertebrados[editar]

En cuanto a los vertebrados, el MNHN alberga cerca de 2.000 mamíferos en sus colecciones, donde destaca la exhibición de Grandes Mamíferos que se puede apreciar permanentemente en el Salón Central del museo. También el MNHN cuenta con alrededor de 3.000 ejemplares de Herpetozoos, que corresponden a anfibios y reptiles y también con 5.000 clases de aves; esta última colección es considerada como una de las más completas de Chile.

Zoología de Invertebrados[editar]

Respecto del área de Zoología de invertebrados, el museo posee importantes colecciones de casi todos los grupos del Reino Animal pertenecientes a esta categoría, desde protistas hasta artrópodos, destacándose las colecciones nacionales e internacionales de insectos. El MNHN dispone de una colección de moluscos reunida por Rodolfo A. Philippi, que cuenta con alrededor de 250.000 ejemplares de Chile y Europa, y un depósito de más de 3.000 especies de crustáceos que habitan principalmente en el talud continental de Chile.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]