Muro fronterizo Estados Unidos–México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Parte del muro fronterizo en la ciudad de Tijuana, México, 2005
3000 cruces adheridas al muro recuerdan a los migrantes fallecidos en el lugar (Tijuana, México, 2005)

El Muro fronterizo – muralla es una valla de seguridad construida por Estados Unidos en su frontera con México. Su objetivo es impedir la entrada de inmigrantes , procedentes de la frontera sur hacia territorio estadounidense. Su construcción se inició en 1994 bajo el programa de lucha contra la inmigración ilegal conocido como "Operación Guardián". Actualmente está formado por varios kilómetros de extensión en la frontera Tijuana–San Diego (California). El muro incluye tres bardas de contención, iluminación de muy alta intensidad, detectores de movimiento, sensores electrónicos y equipos con visión nocturna conectados a la policía fronteriza estadounidense , así como vigilancia permanente con camionetas todo-terreno y helicópteros artillados. Otros tramos de muro existen en los estados de Arizona, Sonora, Nuevo México, Baja California, Texas y Chihuahua.

Desde 1994, cuando empezó la construcción del muro, los inmigrantes ilegales han intentado cruzar por zonas más peligrosas, como por ejemplo el desierto de Arizona, lo cual ha resultado en más de 10 000 muertes desde el inicio de su operación.

Recientemente, el congresista estadounidense republicano partidario "Duncan Hunter", propuso un plan al Senado el 3 de noviembre de 2005 para reforzar la barrera fronteriza entre los dos países. La propuesta fue aprobada el 15 de diciembre del 2005, lo que significa la construcción de un muro fronterizo de alrededor de 1123 km. A esta escala, el muro sería sólo comparable con la Gran Muralla China. Finalmente, el Senado de los Estados Unidos aprobó el 17 de mayo del 2006 por mayoría (83 votos a favor y 16 en contra), la enmienda que prevé la construcción del citado muro con 595 kilómetros de extensión más 800 kilómetros de barreras para impedir el paso de automóviles.

Antecedentes a la votación del Muro fronterizo EE. UU. - México[editar]

La resolución 6061, Secure Fence Act of 2006, se introdujo el 13 de septiembre de 2006, siendo aprobada la propuesta por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 14 de septiembre de 2006, por una votación de 283 votos a favor por 138 en contra.

El 29 de septiembre de 2006, el Senado de Estados Unidos, confirmó la autorización, con una votación de 80 a favor y 19 en contra; para la posible construcción de 1125 km de malla a lo largo de la frontera. El 26 de octubre de 2006, el presidente George W. Bush firmó la resolución 6061,que había sido votada por ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos.[1] Una encuesta afirmaba que los estadounidenses se pronunciaron por mantener más guardias de la Patrulla Fronteriza a lo largo de los 1125 km de frontera.[2]

Rechazo a la resolución 6061[editar]

El gobierno federal de México, así como intelectuales y ministros de América Latina, la han criticado severamente, condenando la actitud del gobierno estadounidense.[3]

Rick Perry, el gobernador de Texas, también expresó su oposición al bloqueo de la frontera.[4]

El primer ministro canadiense Stephen Harper criticó la postura de Washington diciendo que las barreras inútiles entre los países pueden perjudicar al comercio y al turismo. «Muro fronterizo es un grave error dicen mandatarios de México y Canadá» (en español). Consultado el 10-26-2006.</ref>

Granjeros y comerciantes del estado de Texas (Estados Unidos), manifestaron preocupación por la construcción del muro; pues, temen que sus negocios se vengan abajo, por la poca afluencia de inmigrantes y por bloqueo de las aguas del Río Bravo.[5]

En Tulsa (Oklahoma) la Coalición del Sueño Americano, está incentivando a la comunidad hispana de los Estados Unidos, a registrase para participar en las urnas en la próxima elección federal de 2008, motivados por las graves acusaciones en contra de los inmigrantes ilegales en los spots televisivos, como consecuencia de la contienda electoral.[6]

Patricia Madrid del Partido Demócrata, Fiscal General del Estado de Nuevo México, expuso sus diferentes puntos de vista en un fiero debate político por el I Distrito Electoral del estado de Nuevo México al Congreso Federal estadounidense, donde cree que es necesario sacar a la gente de las sombras, darles la oportunidad de ir y venir libremente y trabajar, que se ganen el camino a una vida donde puedan pagar sus impuestos, no tener problemas con la ley y solicitar la ciudadanía

Apoyo a la resolución 6061[editar]

Hay estadounidenses de habla o ascendencia hispana que apoyan el muro. El grupo “You don’t speak for me!” (‘¡No hablas por mí!’) alega que «la manera más eficaz de frenar la inmigración ilegal [...] es construir un muro de alta seguridad».[7]

El embajador estadounidense en México, Tony Garza, dice que la crítica del gobierno mexicano es "excesiva, frecuentemente irresponsable, y casi siempre equivocada". También alega que "no hay ningún derecho humano de ingresar a otro país en violación de sus leyes".[8]

En respuesta a las comparaciones del muro fronterizo con el muro de Berlín, el embajador Garza dice:

Algunos han dicho que el muro viola los derechos humanos y lo han comparado con el muro de Berlín. Comparaciones de propuestas para alterar nuestra política fronteriza con el muro de Berlín no son sólo falsas e intelectualmente deshonestas, sino que son personalmente ofensivas para mí. El muro de Berlín fue construido para atrapar gente, y fue creado por un gobierno opresivo y autoritario. En severo contraste, nuestro gobierno ha propuesto medidas para proteger a los ciudadanos estadounidenses y reforzar nuestras leyes migratorias [...] Cada país soberano tiene el derecho de regularizar la entrada de extranjeros. México también impone controles migratorios... No esperamos que México apruebe todas nuestras medidas de seguridad. Sin embargo, sí esperamos que respete nuestro derecho a dichas medidas en nuestro territorio y que comprendan la distinción que hacemos entre la inmigración legal e ilegal.

Tony Garza
FreeRepublic.com

En Chihuahua, el diputado del PAN RICO Fidel Urrutia, afirmó que el muro fronterizo puede ser incluso ventajoso: ya que "impedirá que nos manden la basura como vehículos chatarra, llantas, productos químicos y para que no entren a nuestro país sus tradiciones mercantilistas como el Halloween y El Día de la Coneja". Asimismo, el muro favorecería a los mexicanos ya que "no se fugarán las fuerzas de trabajo y nuestros talentos, que tristemente allá sí encuentran apoyo para luego ser explotados".[9]

Guillermo Ortiz, gobernador del Banco de México, aunque no explícitamente apoyando el muro, ha dicho que medidas más fuertes contra la inmigración ilegal en Estados Unidos "no estarían del todo mal" ya que "daría incentivos para que el país creara los empleos que son necesarios".[10]

Referencias[editar]

  1. «ABC News: Bush Signs U.S.-México Border Fence Bill». Consultado el 26-10-2006. (en inglés)
  2. «Bush OKs 700-mile border fence — CNN.com». Consultado el 26-10-2006. (en inglés)
  3. Stevenson, Mark. «México Promises to Block Border Wall Plan». Consultado el 07-03-2006. (En inglés)
  4. El Universal México, D. F. «Rechaza gobernador de Texas muro fronterizo» (en español). Consultado el 07-03-2006.
  5. La Opinión Los Ángeles, Cal. «Preocupación en Texas por el Muro» (en español). Consultado el 10-28-2006.
  6. El Paso Times, El Paso (Texas) «Tulsa: Grupo de hispanos promete desquite en las Urnas» (en español). Consultado el 10-28-2006.
  7. Pricipios de You don't speak for me!, en People's Daily Online, 18 de enero de 2006 (en inglés).
  8. US border wall angers Mexicans, en inglés.
  9. Se manifiesta diputado panista en Chihuahua a favor del muro, artículo de El Universal, 19 de octubre de 2006.
  10. Ortiz: acciones antimigrantes presionarán crear empleos, artículo de El Universal, 28 de septiembre de 2006.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]