Muralla púnica de Cartagena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda




Coordenadas: 37°36′14.96″N 0°58′43.13″O / 37.6041556, -0.9786472

La muralla púnica.

La muralla púnica de Cartagena es un yacimiento arqueológico del siglo III a. C. en el que se pueden contemplar las primeras murallas de la ciudad, construidas por los cartagineses.

Se trata de un yacimiento de enorme importancia puesto que son uno de los pocos restos de la civilización cartaginesa que quedan en España y son testigo de uno de los episodios más importantes de la Antigüedad en el mar Mediterráneo: la Segunda Guerra Púnica.

Historia[editar]

En el año 227 a. C. el general cartaginés Asdrúbal el Bello funda la ciudad de Qart Hadasht, probablemente sobre un primitivo asentamiento ibérico denominado Mastia. La ciudad se ubicaba sobre una península en medio de una bahía y contaba con cinco colinas, dos de las cuales se situaban a la entrada del istmo, por lo que presentaba una situación inmejorable para la defensa militar.

Fue en este contexto, en la breve época de dominio púnico de Cartagena (227-209 a. C.), cuando se decidió reforzar la capital de los Bárcidas en Iberia con una muralla que rodease el asentamiento. La presencia de esta fortificación fue decisiva para impedir un asalto romano dirigido por los hermanos Cneo y Publio Cornelio Escipión en 216 a. C., empezada ya la Segunda Guerra Púnica.

Sin embargo, con la llegada del general Escipión el Africano, los muros consiguieron contener sólo durante un corto tiempo al enemigo. El romano asedió la plaza por tierra y mar, y aprovechando su superioridad numérica sorteó a los defensores apostados en las murallas y conquistó Qart Hadasht tras una dura batalla, significando el principio del fin del poder cartaginés en el sur de la península ibérica

Arquitectura[editar]

La muralla sigue modelos helenísticos: está compuesta de un doble paramento paralelo de tabaire (piedra arenisca extraída de las canteras locales) que conserva una altura de más de tres metros.

Los restos de la muralla púnica que se puede contemplar hoy pertenecen justamente a los del lienzo del tramo que se extendía a la entrada del istmo, entre las cerros de San José y monte Sacro (en la Antigüedad llamados de Aletes y Baal, respectivamente). Durante las excavaciones se hallaron indicios de un incendio provocado, posiblemente durante la batalla o el saqueo que la siguió.

Actualmente los restos pueden visitarse gracias al Centro de Interpretación de la Muralla Púnica, perteneciente al consorcio turístico Cartagena Puerto de Culturas; edificio que protege sus restos y que recrea mediante la arquitectura más contemporánea el alzado original de esta construcción defensiva.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Chacón Bulnes, José Manuel; Ibero Solana, Alberto (2003-2005). «Muralla Púnica de Cartagena». Memorias de patrimonio (Servicio de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia) (7):  pp. 168-177. ISSN 1887-8334. http://www.patrimur.com/archivos/memopatri7/pdfs/14.pdf. 
  • Marín Baño, Carmen (1997-1998). «Un modelo estratigráfico de la Cartagena púnica: la muralla de Quart-Hadast». Anales de prehistoria y arqueología (13-14):  pp. 121-140. ISSN 0213-566. 
  • Marín Baño, Carmen (1998). «La cerámica ibérica pintada de la muralla púnica de Cartagena». Revista de estudios ibéricos (Universidad Autónoma de Madrid) (3):  pp. 245-298. ISSN 1135-2299. 

Enlaces externos[editar]