Muerte de un viajante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Muerte de un viajante o La muerte de un vendedor[1] (en inglés: Death of a Salesman) es una obra teatral del dramaturgo y escritor Arthur Miller. Es vista por muchos como un ataque al sueño americano de progresar en la vida sin considerar los principios éticos, en contraposición a la tragedia de Aristóteles.

Recibió el premio Pulitzer en 1949, además del premio Tony y el premio de la crítica en Nueva York.

Sinopsis[editar]

El protagonista es Willy Loman, viajante y vendedor de profesión, de 63 años, un trabajador infatigable que siente que debería retirarse y vivir una bien merecida vida tranquila, rodeado de su familia y sus amigos. Willy piensa que si le gustas a la gente, todo es más fácil y triunfas en la vida; sin embargo, poca gente lo recuerda tras muchos años en el oficio. Willy inculca estos ideales a sus hijos, Biff y Happy, que lo siguen a ciegas hasta que un día Biff descubre a su padre engañando a su madre en Boston. Biff se enfada con su padre y se escapa perdiendo su oportunidad de ir a la universidad, lo cual llevará a un gran resentimiento por parte del padre y a una vida alborotada que hasta lo llevará a la cárcel.

Para poder pagar sus deudas Willy va a pedirle dinero a su jefe, Howard, pero éste en cambio lo despide porque sus ventas en los últimos años han decaído considerablemente, así que recurre a pedirle ayuda a su vecino y único amigo, Charley. Éste le ofrece trabajo pero Willy lo rechaza porque aceptar ese empleo sería reconocer que estaba equivocado.

Mientras tanto, Biff intenta conseguir un empleo, pero no lo consigue y roba un bolígrafo del jefe de la empresa, y cuando se reúne con su hermano y su padre para hablar de lo que van a hacer en el futuro Willy pierde la conciencia y recae en alucinaciones. Happy y Biff lo abandonan en el restaurante y se van. Cuando vuelven a casa, Biff y Willy discuten y éste en vez de escuchar lo que su hijo le dice piensa que Biff lo ha perdonado por el suceso de Boston y decide suicidarse para que Biff y Happy puedan cobrar el dinero del seguro de vida y empiecen una vida nueva como vendedores.

Solo su familia asiste al funeral. Es aquí cuando Biff se da cuenta de que ni él ni su padre son hombres extraordinarios y se desliga de los ideales de su padre formando la única parte esperanzadora de la obra; en cambio Happy no acepta que su padre estaba equivocado. Lo mismo pasa con Linda, quien se pregunta donde están todos los amigos de su marido.

Personajes[editar]

  • Willy Loman: es un fracasado obsesionado por alcanzar el éxito, devoción fanática que impone a sus hijos. Vive de falsas esperanzas e ilusiones; se autoengaña. Willy, un viajante de unos 60 años, ha desarrollado a lo largo de su vida una teoría propia acerca del atractivo personal y de gustarle a la gente: si gustas a la gente, todas las puertas se abrirán. Willy ha construido su vida en torno a este sueño. Pero para vivir de acuerdo con estas ideas, se ve obligado a contar muchas mentiras que acaban cobrando realidad en su mente: empieza a mentir acerca de su importancia en la empresa, aunque sabe que no es así. La necesidad de reforzar su personalidad lo llevará a cometer adulterio en uno de sus viajes a Boston. Desde muy pronto, Willy inculcó a sus hijos la idea de que había que gustarle a la gente, como si reconociese su fracaso y quisiera vivir sus ilusiones a través de ellos, especialmente de Biff, buen futbolista pero mal estudiante. Cuando suspende las matemáticas, Biff irá a Boston para que su padre convenza a su profesor con su encanto personal, pero allí descubrirá el adulterio de Willy, y lo rechazará y huirá. En los siguientes catorce años, Willy va encerrándose en sus sueños, por lo que no se da cuenta de que vive en un mundo ilusorio. Ridículo en ocasiones, a pesar de vivir en la falsedad, Willy será capaz de morir por sus sueños, lo que dota al personaje de un hondo patetismo.
  • Linda Loman: Esposa de Willy, a quien ama y defiende aun con su enfermedad mental. Refugiada en la soledad y desamparada, vive en una burbuja. Linda Loman representa la eterna figura de la esposa. Willy a menudo se porta mal con ella, pero su vida gira en torno a su marido, puesto que siempre está dispuesta a creer en él. Linda también tiene parte de culpa en la tragedia de Willy, pues siempre que éste hizo un intento por verse de manera más realista, Linda alienta su ego rechazando esas observaciones realistas y reforzando las ilusiones de su esposo sobre sí mismo, incluso cuando su hijos empiezan a ver la realidad sobre su padre. La vemos en los flashbacks remendando medias, para no gastar, pero sabemos que Willy regala medias nuevas a su amante, lo que refuerza su imagen de esposa sufriente.
  • Biff Loman: Hijo de Willy. Desde que descubrió que su padre era infiel a su madre se muestra resentido con él. Intenta vivir una vida opuesta a la que le inculcaron. A pesar de que a lo largo de toda la obra Biff rechaza las ideas de su padre, cuando lo observamos con detenimiento, vemos que la oposición entre apariencia (parece no tener nada que ver con su padre) y la realidad es falsa: Biff ha vivido de acuerdo con las ideas de Willy. Por ello da mucha importancia a ese gustar a la gente, así que llegará a robar (lo que es tolerado por su padre), y no aguantará ningún trabajo e incluso pasa una temporada en la cárcel. El problema de Biff no es otro que el de haber asumido por completo los valores de su padre y no haber creado unos valores propios. Al descubrir el adulterio de su padre, se da cuenta de que Willy es un farsante, y su mundo se hunde. Durante catorce años luchará con las ideas paternas, hasta que se da cuenta de que ni él ni su padre son personas excepcionales, sólo gente normal, y empieza a ver la vida con realismo, lo que constituye el único hecho esperanzador de la obra.
  • Happy Loman: El otro hijo, confuso y desorientado, obsesionado por tener éxito, secunda a su padre e intenta conseguir por todos los medios su aprobación. Desde pequeño, Happy se vio eclipsado por su hermano, aunque nunca expresó ningún tipo de resentimiento; sin embargo, intenta llamar la atención de su padre constantemente (“Estoy adelgazando” es la frase que repite), pues se siente abandonado. Cuando, en el restaurante, Biff le pide ayuda para comunicarse con su padre, se enfrenta a su hermano, pero será Happy el que negará ante las chicas que Willy es su padre, rechazándolo como Willy hizo con él. En el fondo, Happy es el más afectado por las ideas de su padre, pues no reconocerá que Willy estaba equivocado ni siquiera en el funeral.
  • Charley: Parece una persona bastante inflexible que aparenta no preocuparse por nada, aunque intenta ayudar a Willy. Es claro con él y trata de abrirle los ojos a la cruda realidad. Aunque en las escenas retrospectivas los chicos lo llamen “tío Charley”, no parece un familiar, sino un vecino y amigo, viejo conocido de la familia. Su función dramática es poner el contrapunto a las fantasías de Willy, pues él (igual que su hijo Bernard con respecto a Biff) es la antítesis de Willy Loman. Que este tipo de hombre, que no cree en el atractivo personal, haya triunfado, es más de lo que puede soportar Willy, porque significaría admitir que toda su vida y sus ideas han sido una falacia. Nuestro protagonista rechaza el trabajo que Charley le ofrece, aunque sabemos que todas las semanas le pide préstamos para saldar sus deudas. Al final, Willy, a pesar de que ha hablado a menudo contra él, se da cuenta de que el único amigo que tiene es Charley. Charley es la voz del realismo, que nos da una visión muy acertada de Willy; su función dramática consiste en mostrar la falsedad de las ideas del protagonista.
  • Bernard: Es el hijo de Charley, y la antítesis de Biff. Es bueno con las matemáticas así que le ayuda pero Biff nunca va a sus clases de repaso con él. Bernard, a diferencia de Biff, tendrá éxito en la vida.
  • Ben: Hermano de Willy, ya muerto, sólo aparece en las analepsis. Es una figura oscura que funciona como símbolo o ilusión más que como personaje. Ha triunfado económicamente en la vida. Representa para Willy todos los sueños que él no ha llegado a cumplir; por eso, cuando Willy se siente profundamente deprimido, cuando no puede hacer frente a los problemas de la vida, es cuando aparece Ben: por eso funciona como un símbolo de las frustraciones de Willy.
  • La Mujer: es con la que engaña a Linda; solo quiere a Willy porque tiene éxito o al menos lo aparenta. Este siempre le regala medias nuevas.
  • Howard: Es el jefe de Willy, y según dice este, es él quien le pone el nombre, aunque en realidad solo dice que le gusta ese nombre. Cuando Willy va a pedirle un aumento, Howard lo despide, cosa que llevaba intentando hacer durante un largo tiempo, porque sus ventas habían disminuido demasiado.


Estilo[editar]

La obra se narra desde el punto de vista homodiegético, en este caso desde el personaje de Willy Loman. Miller hace una constante, la cual es el uso de retrospecciones a lo largo de obra, en donde los personajes del pasado se inmiscuyen en la acción.

Esto proporciona una sensación de ensueño en el que la pasado explica y provoca el presente.

Temas[editar]

  • La Sociedad de Consumo
  • El idealismo del "sueño Americano"
  • La derrota económica
  • El vehemente culto hacia la estética
  • Los errores de crianza paterna/materna
  • La insignificancia de la virtudes y principios morales
  • La distorsión del núcleo familiar

Versiones[editar]

Referencias[editar]