Movimiento social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Movimientos sociales»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, donde Martin Luther King pronunció su famoso discurso "Yo tengo un sueño (I have a dream)".

Un movimiento social es un grupo no formal de individuos u organizaciones dedicadas a cuestiones socio-políticas que tiene como finalidad el cambio social.

Cuando empezó a utilizarse a principios del siglo XIX , el concepto de movimiento social estaba ligado a un tipo de cambio social particular (revolucionario) y a un fin específico (la instauración de un régimen socialista o comunista), así como a una identidad en concreto (identidad de clase) y a un grupo social en particular (la clase obrera). [1] Así el mismo término engloba movimientos que se sitúan en muy diferentes contextos, en objetivos que se encuentran en esferas tan distintas como la cultural, social, política, económica o personal, y cuya composición incluye a clases, sectores, como obreros, campesinos, mujeres, estudiantes, vecinos y grupos étnicos.[2] En su conceptualización más general, los movimientos sociales son definidos como “una forma de acción colectiva no efímera, en la cual un grupo más o menos organizado recurre a acciones extra institucionales a fin de promover o impedir ciertos cambios.[3]

El movimiento social fue resultado de la síntesis innovadora y trascendental de tres elementos:

  • 1. Campaña, el esfuerzo público por trasladar a las autoridades pertinentes las exigencias colectivas.
  • 2. Repertorio, creaciones de coaliciones y asociaciones con un fin específico, reuniones públicas, manifestaciones, declaraciones a y en los medios públicos, propaganda.
  • 3. Demostraciones de Valor: conducta sobria, atuendo cuidado; Unidad: insignias idénticas, pancartas; Número: recuento de asistentes, firma de peticiones; y Compromiso: desafiar al mal tiempo, participación visible (WUNC). Lo que constituye el movimiento social no son las actuaciones en solitario de los contendientes sino la interacción entre estos tres elementos.[4]

Los movimientos sociales como estructuras de cambio social surgieron históricamente como consecuencia de distintas crisis sociales y presentaron distintas orientaciones ideológicas: tanto revolucionarias como reaccionarias, y todos los estadios intermedios hasta los marginados, a veces identificados con un campo político más o menos concreto, y en otras ocasiones de forma interclasista y multipartidista.

Algunos ejemplos de estos movimientos son el movimiento feminista, el movimiento ecologista, el movimiento obrero, el movimiento pacifista o antimilitarista, o, más reciente en su surgimiento, el movimiento okupa y el movimiento antiglobalización.

El término fue introducido al vocabulario académico por Lorenz von Stein en 1846 ("Historia de los Movimientos Sociales Franceses desde 1789 hasta el Presente (1850)"). Stein entiende un Movimiento Social como, básicamente, una aspiración de sectores sociales (clases) de lograr influencia sobre el Estado, debido a las desigualdades en la economía. Así por ejemplo, la aspiración del proletariado a lograr representación en los sistemas de gobierno. El libro ha sido traducido al inglés (por ejemplo, Bedminster Press in 1964) pero no totalmente al castellano.[5]

La vocación de los movimientos sociales es muy grande por su diversidad, por sus muchos objetivos, desde su auge en los años 1960. Su prestigio también es grande. Es una de las vías lógicas de participación ciudadana. No son fundaciones sociales u organizaciones no gubernamentales (ONG), que son unidades asistenciales.

El concepto revivió en Alemania hacia los años 1970 con la formación de los grupos de acción cívica (Bürgerinitiativen). Los movimientos sociales rara vez confluyen en un partido político; su labor se basa en presionar al poder político mediante reivindicaciones concretas o en crear alternativas. Estas alternativas o reivindicaciones se convierten en su principal identidad, sin tener que llegar a plasmar un ideario completo.

Son el equivalente a acción afirmativa o grupo de presión para la modificación de la opinión pública y de las políticas públicas (similar al lobby -cabildeo-). Tienen un carácter de permanencia en el tiempo y con un número de personas representativo, con relación a los que sufren o ignoran el problema. Su recuerdo histórico es muy antiguo, por ejemplo, los Comuneros de Castilla. Son algunas veces el nacimiento de una idea con líderes carismáticos memorables y su génesis puede derivar hacia un movimiento o iniciar una revuelta o, más contundentemente, una revolución, como la Revolución mexicana y asimismo la eventual plataforma para un partido hacia el poder.

Es una forma instantánea y continuada de insertarse en el ámbito político, con inicialmente poco esfuerzo organizativo, sin pertenecer a él, pero sí con fuerza de cambio político, como la restauración de la democracia perdida en regímenes autoritarios. Su análisis incluye su objetivo, el tipo de clientela y es interesante el desarrollo de su proceso organizativo. El impacto en la sociedad es desde meramente presencial, como una fuerza de choque perturbadora, o hasta resultar muy definitorio, como grupos fuertes de interés y presión hacia el poder instituido. Deben cuidar su progreso organizativo para ser eficaces y continuar perseverando y merecerse el honor de co-artífices de eventos democráticos en las instituciones u otros más modestos, como la información de los ciudadanos.


Movimientos sociales actuales[editar]

Los movimientos sociales actuales, aunque no distan mucho de acuerdo a intereses de aquellos que se realizaron en el pasado; sí han cambiado su forma de acción/intervención y de acercamiento a la sociedad, así como sus herramientas para lograrlo. Desde hace muchos años, la necesidad de la sociedad por expresar la inconformidad o el desacuerdo hacia temas de nivel social, político o económico, ha existido. Es ahora el momento en el que, de acuerdo a la diferentes posibilidades de acción que tiene un usuario de Internet, comienzan a desarrollarse más y más campañas o movilizaciones que pretenden insertar una idea en la sociedad y buscan aceptación a través de éstas.

Los movimientos sociales, sean a través de las redes o no, tienen como objetivo cuestionar situaciones de carácter político-social en el que se involucran siempre más de dos actores. Estas formas de acción colectiva se pueden dar a través de diferentes herramientas, tácticas, estrategias que permitan conseguir lo deseado. Estos movimientos son vistos como desafíos colectivos presentados por personas que comparten objetivos comunes y son solidarios en una interacción continua con las élites, los oponentes y las autoridades.[6]

Estos movimientos siempre involucran un colectivo que comparte ideas, ideologías, objetivos y descontento hacia una institución que ejerce poder sobre la sociedad en la que viven. Los movimientos sociales que comenzaron en siglos pasados con revoluciones y manifestaciones hacia un poder legitimado e institucionalizado, no difieren a gran escala de los movimientos sociales actuales; ya que ambos se rigen bajo la misma idea de acción colectiva que no coincide o está en desacuerdo con el sistema.

Sin embargo, la idea de acción colectiva del pasado tenía como objetivo manifestarse en contra del sistema únicamente y establecer poder a través de tácticas de intervención a corto plazo. Mientras que la acción colectiva del presente no busca tomar el poder o imponerlo, sino transformarlo y para lograrlo se vale de herramientas que permitan desarrollar estrategias de intervención con el fin de lograr un cambio. Estas herramientas son el Internet, la colaboración en red, el performance, la multiconectividad, etc.

Para llegar a la forma en la que trabajan los movimientos sociales en la actualidad, se debe tomar en cuenta a las redes sociales, a través de las cuales estos movimientos se han convertido en: "movimientos en red".

El internet se ha convertido en una de las principales herramientas para los movimientos sociales. Uno de los principales factores que permite este tipo de movilizaciones, es la red.[7] La forma en la que se interconectan diferentes usuarios o individuos con fines en común. Mientras que antes, la red se concebía solo como un conjunto de nodos entrelazados entre sí; con el surgimiento del Internet, ésta se describe con base a los usuarios y la forma en la que estos interactúan a través del intercambio de información.

Entre muchas de las posibilidades que se desarrollan a partir del surgimiento de Internet, está el hecho de que los usuarios pueden no ser únicamente una audiencia pasiva de los acontecimientos que pasan por enfrente de sus ojos, sino ser activos ante cualquier tipo de situación que acontece y que es relevante en su contexto. Es decir, los usuarios de Internet, no tienen la opción de recibir información a través de los diferentes medios de comunicación, sino también tienen la posibilidad de producir información, cuestionando así lo que les parece o no de lo que sucede a su alrededor.

Las actividades establecidas en la red, no van solo de acciones organizadas en común para transmitir un mensaje o idea. Estas tienen como base una organización más profunda, en donde se manejan intereses que atañen a todos los integrantes de una comunidad en específico y buscan llegar de manera directa a una audiencia determinada. Estos movimientos siempre han existido, así como la iniciativa de las personas de expresarse y cuestionar las diferentes situaciones sociales; pero es ahora que pueden hacer esto cada vez más viral y global. Es ahora el momento en el que todas las inquietudes pueden no quedarse sólo en su cabeza o en una comunidad local o reducida. Todas las ideas y propuestas de un grupo formado en red, pueden ser ahora motivo de cambio en diferentes sectores de la sociedad; ya sea político, social o económico.

Los movimientos en red explotan por motivos de indignación hacia un tema socio-político o económico, se trasladan a las redes sociales (Twitter, Facebook, Youtube) y se apoyan de éstas para convocar usuarios con los que compartan opiniones, para posteriormente tomar las calles a manera de protesta. Una vez pasadas estas tres fases, el movimiento se sigue configurando a través de las redes sociales; es ahí donde toma fuerza pues los usuarios pertenecientes a éstas desarrollan contenido gracias a la posibilidad de transformarse en autores y no sólo ser espectadores.

Estos movimientos son una forma de aproximarse y entender la realidad que se vive de acuerdo a temas políticos, económicos y sociales; y la manera en la que éste acercamiento se logra es gracias a las tres características principales de las plataformas virtuales que se utilizan para su divulgación: velocidad, instanteneidad y ubicuidad. Esto quiere decir, que la información está en todas partes, las posibilidades de compartirla y hacerla llegar de manera inmediata a todo el mundo son infinitas. Otro factor importante es el afecto, los sentimientos y la emoción que se transmite a través de las redes de acuerdo a éstos temas; es gracias, a ese sentir colectivo de indignación que la información se viraliza y toma un lugar importante a nivel mundial.

Algunos ejemplos de este tipo de movimientos son: "Occupy Wall Street", el "movimiento 15M", El movimiento estudiantil "Yo soy 132", entre otros.

Tipología y ejemplos de movimientos sociales[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Melucci, Alberto (1991). La acción colectiva como construcción Social. Estudios Sociológicos.
  2. Tavera F, Ligia. Movimientos sociales en Léxico de la Política, pp. 450-460.
  3. McAdam y Snow, 1996: xviii, citado en Tavera, Ligia. Movimientos sociales en Léxico de la Política, pp. 450.
  4. Charles T. and Lesley J.W, Los movimientos sociales 1768-2008. Desde sus orígenes a Facebook.
  5. Existe una versión española parcial, Movimientos sociales y monarquía, trad. E. Tierno Galván, Madrid, 1981.
  6. Tarrow, S. (2004). La acción colectiva y los movimientos sociales. En S. Tarrow, El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política (págs. 33-65). España: Alianza.
  7. Castells, M. (2009). La red es el mensaje: Los movimientos globales contra la globalización capitalista. En M. Castells, Comunicación y Poder (págs. 243-273). Madrid, España: Alianza.

Bibliografía[editar]

JIMÉNEZ SÁNCHEZ, Manuel (2005) "El impacto político de los movimientos sociales. Un estudio de la protesta ambiental en España". Centro de Investigaciones Sociológicas-Siglo XXI, Madrid. 261 pp.

MARTÍ I PUIG, SALVADOR (2012) "Curso de Movimientos Sociales y Agregación de Intereses". De libre acceso en: https://www.academia.edu/3067254/CURSO_MOVIMIENTOS_SOCIALES_Y_ACCION_COLECTIVA

TARROW, Sidney (1997) "El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política". Alianza, Madrid 311 pp.

Enlaces externos[editar]