Mosasaurus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Mosasaurus
Rango temporal: 70 Ma-65,5 Ma
Cretácico Superior
MosasaurMaastricht080910.JPG
Esqueleto de M. hoffmannii en Maastricht, Holanda
Mosasaurus beaugei1DB.jpg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Lacertilia
Familia: Mosasauridae
Subfamilia: Mosasaurinae
Género: Mosasaurus
Conybeare, 1822
Especies
  • M. hoffmannii Mantell, 1829
  • M. missouriensis (Harlan, 1834)
  • M. conodon Cope, 1881
  • M. lemonnieri Dollo, 1889
  • M. beaugei Armbourg, 1952
Sinonimia
  • Drepanodon Leidy, 1861
  • Lesticodus Leidy, 1861
  • Baseodon Leidy, 1865
  • Capelliniosuchus
  • Nectoportheus Cope, 1868
  • Pterycollosaurus Dollo, 1882
  • Amphekepubis?Mehl, 1930
  • Batrachiosaurus Harlan, 1839
  • Batrachotherium Harlan, 1839

Mosasaurus ("lagarto del río Mosa") es un género extinto de saurópsidos mosasáuridos que vivieron durante el Maastrichtiano en el período Cretácico (era Mesozoica), hace entre 70-65 millones de años en el área de las actuales Europa Occidental y Norteamérica. Su nombre hace referencia al hecho de que el primer espécimen fue hallado cerca del río Mosa. El género Capelliniosuchus, alguna vez considerado como un crocodiliforme metriorrínquido, es un sinónimo menor de Mosasaurus.

Descripción[editar]

Restauración artística de dos M. hoffmanii

Como muchos mosasaurios, sus patas estaban modificadas en aletas hidrodinámicas, siendo las delanteras más grandes que las posteriores. Como sus parientes americanos Tylosaurus y Hainosaurus, Mosasaurus alcanzaba longitudes de hasta 15 metros; sin embargo, Mosasaurus era mucho más robusto que los mosasaurios tilosaurinos de tamaño similar.

Mosasaurus estuvo entre los últimos y mayores géneros de mosasaurios. El cráneo estaba más fuertemente constituido que en otros mosasaurios, ya que la mandíbula se articulaba muy apretadamente contra el cráneo. Tenía un cuerpo amplio en forma de barril, y con sus grandes ojos, pobre visión binocular y bulbos olfatorios mal desarrollados, los expertos creen que Mosasaurus vivía cerca de la superficie del océano, donde se alimentaba de peces, tortugas, amonitas, y posiblemente mosasaurios más pequeños. El animal permanecía cerca de la superficie y aunque era capaz de bucear, evidentemente prefería no aventurarse en aguas más profundas.

El cráneo de Mosasaurus culminaba en un proceso corto y cónico, y las mandíbulas estaban armadas con grandes dientes afilados y cónicos. Sus miembros en forma de aletas con cinco dígitos en las frontales y cuatro en las posteriores. El tronco acababa en una fuerte cola dotada de aleta en su extremo, siendo el principal medio de locomoción del animal en el agua, más que sus aletas.

Historia del descubrimiento[editar]

Primeros hallazgos[editar]

Espécimen TM 7424, el primer cráneo, hallado en 1764.

Mosasaurus fue el primer género de mosasaurio en ser nombrado (y de hecho, el primer género de reptil prehistórico que lo fue).[1] Los primeros restos conocidos por la ciencia fueron un cráneo fragmentario provenientes de una cantera de calizas en el Monte San Pedro, una colina cerca de Maastricht, Países Bajos, hallado en 1764 y recolectado por el teniente Jean Baptiste Drouin en 1766. Este fue adquirido por el Museo Teylers en Haarlem en 1784 por Martinus van Marum, el primer director del museo, quien publicó su descripción sólo hasta 1790. Él consideró que se trataba de una especie de un "gran pez que respira" (Pisces cetacei, en otras palabras: una ballena).[2] Este es aún parte de la colección siendo catalogado como TM 7424.[3]

En algún momento entre 1770 y 1774 ("1770" de acuerdo con Faujas de Saint-Fond,[4] "cerca del año 1770" de acuerdo a Camper[5] y "en 1780" de acuerdo a Cuvier en 1808[6] ) un segundo cráneo parcial fue descubierto y adquirido. Este fue hallado en un terreno propiedad del canónigo Theodorus Joannes Godding, y él más tarde lo exhibió en su casa de campo sobre la cuesta de la colina. Un físico retirado del ejército holandés/alemán, Johann Leonard Hoffmann (1710-1782), también encontró algunos fragmentos y carteó sobre el cráneo al profesor holandés Petrus Camper. Hoffmann presumía que el animal era un cocodrilo. Sin embargo, en 1786 Camper no estuvo de acuerdo y concluyó que los restos eran de "una ballena dentada desconocida".[7]

Maastricht, una importante ciudad fortificada, fue capturada por el ejército revolucionario francés a finales de 1794. Acompañando a las tropas francesas, aunque había arribado a Maastricht dos meses antes de la toma de la ciudad, se encontraba el geólogo Barthélemy Faujas de Saint-Fond en una misión para asegurar la pieza, junto con el représentant du peuple (comisario político) Augustin-Lucie de Frécine (1751–1804), quien durante la campaña trató de transportar cualquier bien de valor científico o artístico que él pudiera tener en sus manos a Francia. Dándose cuenta de que el cráneo había sido removido de la casa de campo y escondido dentro de la fortaleza, se dice que Frécine habría ofrecido "seiscientas botellas de excelente vino" a aquellos que fueran los primeros en localizar el cráneo y traérselo intacto. Pronto una docena de granaderos pudieron haber reclamado la recompensa, llevando la pieza con ellos.[8] En diciembre de 1794 el fósil fue trasladado a París como botín de guerra, siendo declarado por decreto un patrimonio nacional y añadido a la colección del nuevo Museo Nacional de Historia Natural de Francia.

La romántica pero inexacta representación del descubrimiento del Mosasaurus de De Saint-Fond, mostrando a Hoffmann a la izquierda.

En 1798 Faujas de Saint-Fond publicó su Histoire naturelle de la montagne de Saint-Pierre de Maestricht [Tome 1], el cual también contenía un reporte de las circusntancias del hallazgo. De acuerdo a él, el dr. Hoffmann pagaba a los canteros cuando ellos le informaban de hallazgos fósiles. Cuando el cráneo fue encontrado en 1770 Hoffmann pudo haber sido alertado de este y entonces lideró la excavación. Después Godding pudo haber reclamado sus derechos como terrateniente y forzó a Hoffmann a renunciar a su propiedad a través de un litigio, el que ganó influenciando a la corte. Sin embargo De Saint-Fond en 1795, salvó el espécimen para la ciencia, prometiendo una considerable indemnización a Godding para compensarlo por su pérdida. No obstante, como ha mostrado el historiador holandés Peggy Rompen, muy poco de esta famosa historia puede ser corroborado por otras fuentes. Godding era el propietario original, Hoffmann claramente nunca poseyó el fósil, no hubo un litigio, Faujas de Saint-Fond probablemente nunca pagó nada y el relato entero parece haber sido fabricado por él para justificar el despojo mediante la fuerza militar.[9]

Identificación como un reptil extinto[editar]

Fragmentos de mandíbula del holotipo de M. hoffmannii (del espécimen "gran animal de Maastricht"), Muséum national d'histoire naturelle, París

De Saint-Fond aún asumía que el espécimen representaba un cocodrilo. En 1798 el hijo de Petrus Camper, Adriaan Gilles Camper, estudió de nuevo al fósil indirectamente al reconsiderar la descripción hecha por su padre. Él fue el primero en llegar a la conclusión de que los restos pertenecían a un lagarto varano gigante, lo que resultó en que él escribiera una misiva en 1799 a Georges Cuvier.[10]

En 1808 Cuvier confirmó el resultado de Camper. El fósil se había vuelto ya parte de las primeras especulaciones de Cuvier sobre la posibilidad de que las especies animales se extinguieran. La idea de la extinción preparó el camino para su teoría del catastrofismo o "creaciones consecutivas", uno de los predecesores de la teoría de la evolución. Anteriormente, casi todos los espécimenes de reptiles fósiles, tras reconocerse que había venido de una criatura viva, eran interpretados como formas similares a las de la actualidad: cocodrilos, peces, ballenas, o grandes mamíferos terrestres. La idea de Cuvier de que el espécimen de Maastricht era una versión gigante de un animal moderno distinto de cualquier especie existente hoy en día parecía extraña, incluso para él. Él justificó esto confiando en sus técnicas en el entonces novedoso campo de la anatomía comparada, que él ya había usado para identificar a ejemplares gigantes de otros grupos modernos conocidos sólo por sus fósiles, incluyendo tapires gigantes y perezosos terrestres.[1]

Cráneo de M. missouriensis

Aún no se le había dado un nombre científico a la nueva especie, ya que el espécimen usualmente era conocido como Grand Animal fossile des Carrières de Maëstricht es decir "el gran animal fósil de las canteras de Maastricht". En 1822 William Daniel Conybeare lo nombró Mosasaurus por el nombre latino (Mosa) del río Maas (o Meuse) que pasa junto al monte Saint Peter, siendo el segundo cráneo el holotipo, MNHNP AC9648. El nombre de la especie (epíteto) hoffmannii fue añadido por G.A. Mantell en 1829, en homenaje de Hoffmann, bajo la suposición de que él fue el descubridor del espécimen tipo. La forma enmendada hoffmanni que frecuentemente se usa en la actualidad es contraria a las reglas de la ICZN que establecen que "la escritura original de un nombre [...] debe ser preservada."[11]

En 1854 el biólogo alemán Hermann Schlegel ue el primero en conjeturar que Mosasaurus tenía aletas en vez de patas normales.

En 1998, otro cráneo fósil aún mayor y más intacto fue hallado en las canteras de caliza de Maastricht, siendo apodado "Bèr", y fue exhibido en el Museo de Historia Natural de Maastricht. Sin embargo, luegó se determinó que este hallazgo representaba una nueva especie del género Prognathodon.

Clasificación y especies[editar]

M. conodon, Museo de Cienca de Minnesota

La familia Mosasauridae se divide en varias subfamilias, siendo Mosasaurus situado en Mosasaurinae. Esta subfamilia, a su vez, se divide en agrupaciones menores o tribus, en las que Mosasaurus se asocia con Clidastes, Moanasaurus, Amphekepubis y Liodon en la tribu Mosasaurini.

Dado que el género fue nombrado a principios del siglo XIX, numerosas especies han sido asignadas a Mosasaurus. Sin embargo, solo cuatro son actualmente consideradas como válidas por la mayoría de los investigadores: M. hoffmannii Mantell 1829 (la especie tipo), M. lemonnieri Dollo 1889, M. missouriensis (Harlan 1834), y M. beaugei Armbourg 1952.[12]

Otras especies nombradas pero que son consideradas inválidas o dudosas incluyen:

  • M. copeanus Marsh 1869
  • M. crassidens Marsh 1870
  • M. dekayi Bronn 1838
  • M. giganteus (Somering 1916)
  • M. gracilis Owen 1851
  • M. hardenponti
  • M. hobetsuensis Suzuki 1985
  • M. iguanavus (Cope 1868)
  • M. johnsoni (Mehl 1930)
  • M. lonzeensis Dollo 1904
  • M. lundgreni (Schroder 1885)
  • M. meirsii Marsh 1869
  • M. mokoroa Welles & Gregg 1971
  • M. neovidii von Meyer 1845
  • M. poultneyi Martin 1953
  • M. prismaticus Sakuai Chitoku & Shibuya 1999
  • M. scanicus Schroder 1885

Cladograma de Mosasaurus y los taxones emparentados modificado de Aaron R. H. Leblanc, Michael W. Caldwell y Nathalie Bardet, 2012:[13]

Mosasaurinae

Dallasaurus turneri





Clidastes liodontus



Clidastes moorevillensis



Clidastes propython





"Prognathodon" kianda




Globidens alabamaensis



Globidens dakotensis



Mosasaurini

Eremiasaurus heterodontus




Plotosaurus bennisoni




Mosasaurus conodon



Mosasaurus hoffmanni



Mosasaurus missouriensis







"Prognathodon" rapax




Plesiotylosaurus crassidens




Prognathodon overtoni




Prognathodon saturator




Prognathodon waiparaensis




Prognathodon solvayi



Prognathodon currii













Referencias[editar]

  1. a b Evans, M. (2010). "The roles played by museums, collections and collectors in the early history of reptile palaeontology." Pp. 5-31 in Moody, R.T.J., Buffetaut, E., Naish, D. and Martill, D.M. (eds.) Dinosaurs and Other Extinct Saurians: A Historical Perspective. Geological Society Special Publication 343.
  2. van Marum, M. (1790). "Beschrijving der beenderen van den kop van eenen visch, gevonden in den St Pietersberg bij Maastricht, en geplaatst in Teylers Museum" Verhandelingen Teylers Tweede Genootschap 9: 383-389. Este artículo fue publicado después de que Petrus Camper publicara su reporte de 1786 y Van Marum siguiera a Camper en sus hallazgos.
  3. Mulder, E.W.A. (2004). "Maastricht Cretaceous finds and Dutch pioneers in vertebrate palaeontology". In: Touret, J.L.R. & Visser, R.P.W. (eds). Dutch pioneers of the earth sciences, pp. 165-176. Royal Netherlands Academy of Arts and Sciences (KNAW), Amsterdam.
  4. Faujas de Saint-Fond, B. (1798-9). Histoire naturelle de la montagne de Saint-Pierre de Maëstricht (versión digitalizada en Service Commune de la Documentation, Université Louis Pasteur), texto parte 1, láminas parte 2. página 59: comienzo de la historia de la cabeza del "cocodrilo", lámina 4 y lámina 51: de acuerdo al texto, ambos representan el cráneo que perteneció a Godding, plate 5: el cráneo del Museo Teylers, plate 6: la mandíbula inferior que pudo alguna vez estar en posesión de Petrus Camper, de acuerdo con la leyenda elaborada por el propio Camper y ahora en posesión de su hijo.
  5. Camper, P. (1786). "Conjectures relative to the petrifactions found in St. Peter’s Mountain near Maestricht", Philosophical Transactions 76(2): 443 (versión digitalizada en Gallica).
  6. Cuvier, G. (1808). "Sur le grand animal fossile des carrières de Maestricht", Annales du Muséum national d'histoire naturelle (Parijs) 12: 145-176 (versión digitalizada en Biodiversity Heritage Libray). El año 1780 es mencionado en la p. 148.
  7. Fragmentum Maxillae superioris, lateris dextri capitis Physeteris incogniti ex Monte St. Petri, Traj.[ectum] ad Mosam como Camper escribió en "Conjectures relative to the petrifactions found in St. Peter’s Mountain near Maestricht", Philosophical Transactions 76: 443-456, en la p. 456, en una leyenda de la Tab XVI. La traducción del texto latino es: "Parte de la mandíbula superior del lado derecho de la cabeza de una ballena dentada desconocida del Monte San Pedro, Maastricht." Physeteris incogniti es el caso genitivo de Physeter incognis. Camper no nombró a la especie de esa manera: Physeter incognis no debe ser leído como un nombre de especie sino literalmente comos "una ballena dentada desconocida". El nombre Physeter ahora significa cachalote pero como se puede leer en la p. 445 del artículo de Camper, él usó el nombre en un sentido amplio: "... un physeter, pez que respira, Delphinus, u Orca, o bajo cualquier otro género este puede ser clasificado ...".
  8. Al menos, esto es lo que ocurrió de acuerdo con el reporte que Faujas de Saint-Fond más tarde dio de los eventos (1798). Su versión es cuestionada por el historiador holandés Peggy Rompen, quien hizo una investigación sobre la pieza y fue incapaz de encontrar alguna evidencia sobre la recompensa, así como de ninguno de los otros "hechoss" acerca del descubrimiento del cráneo, su propietario y su historia, tal y como fue escrita por Faujas de Saint-Fond. Rompen, P. (1995). Mosasaurus hoffmanni: De lotgevallen van een type-exemplaar.
  9. Rompen, P. (1995). Mosasaurus hoffmanni: De lotgevallen van een type-exemplaar.
  10. A.G. Camper, 1800, "Lettre de A.G. Camper à G. Cuvier sur les ossemens fossiles de la montagne de St. Pierre, à Maëstricht", Journal de Physique 51 (1800) p. 278-291.
  11. Véase: ICZN Art. 31.1.3 plus example.
  12. Lindgren, J. and Jagt, J.W.M. (2005). "Danish mosasaurs." Netherlands Journal of Geosciences — Geologie en Mijnbouw 84(3): 315-320.
  13. Aaron R. H. Leblanc, Michael W. Caldwell and Nathalie Bardet (2012). «A new mosasaurine from the Maastrichtian (Upper Cretaceous) phosphates of Morocco and its implications for mosasaurine systematics». Journal of Vertebrate Paleontology 32 (1):  pp. 82–104. doi:10.1080/02724634.2012.624145. 

Bibliografía[editar]

  • Bardet, N. and Jagt, J.W.M. 1996. Mosasaurus hoffmanni, le “Grand Animal fossile des Carrières de Maestricht”: deux siècles d’histoire. Bulletin du Muséum national d’Histoire naturelle Paris (4) 18 (C4): 569–593.
  • Benes, Josef. Prehistoric Animals and Plants. Pg. 144. Artia, 1979
  • Mulder, E.W.A. 1999. Transatlantic latest Cretaceous mosasaurs (Reptilia, Lacertilia) from the Maastrichtian type area and New Jersey. Geologie en Mijnbouw 78: 281–300.

Enlaces externos[editar]