Mosasauridae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Mosasauridae
Rango temporal: Cretácico superior
Platecarpus2010.jpg
Reconstrucción moderna de Platecarpus tympaniticus mostrando su aleta caudal de media luna.
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Subclase: Diapsida
Orden: Squamata
Suborden: Lacertilia
Familia: Mosasauridae
Gervais, 1853
Subfamilias

Los mosasaurios (Mosasauridae) —del latín Mosa que significa «río Mosa», y el griego sauros que significa «lagarto»— son grandes lagartos acuáticos extintos. Los primeros restos fósiles fueron descubiertos en una cantera de caliza en Maastricht, sobre las márgenes del Mosa, en 1764, y de allí el nombre. Los mosasaurios hoy día son considerados parientes cercanos de las serpientes, debido a que los análisis cladísticos que se han realizado, han hallado similitudes en la anatomía del cráneo y las mandíbulas.[1] Los mosasaurios eran miembros de los varanoides, emparentados con los actuales lagartos varanos terrestres. Ellos probablemente evolucionaron de reptiles escamosos semiacuáticos[2] conocidos como los aigialosáuridos, los cuales son muy similares en apariencia a los modernos varanos, a fines del período Cretácico Inferior. Durante los últimos 20 millones de años del período Cretácico (Turoniano-Maastrichtiano), con la desaparición de los ictiosaurios y los pliosaurios, los mosasaurios se volvieron los depredadores marinos dominantes.

Descripción[editar]

Tylosaurus proriger erróneamente representado con una cresta dorsal, por Charles R. Knight, 1899. Esta imagen y similares estaban basadas en cartílagos traqueales mal identificados, pero cuando el error fue descubierto, las representaciones de mosasaurios con dichas crestas ya eran una tendencia.[3] [4]

Los mosasaurios respiraban aire, eran poderosos nadadores y estaban bien adaptados a vivir en los mares epicontinentales cálidos y poco profundos, que predominaban a finales del período Cretácico. los mosasaurios se hallaban tan bien adaptados a su entorno que eran ya animales vivíparos, en vez de retornar a las playas a depositar sus huevos, a la manera de las tortugas marinas.

El mosasaurio más pequeño conocido es Carinodens belgicus, que medía entre 3,0 a 3,5 metros de largo y probablemente vivía en aguas someras cerca de las costas, rompiendo conchas de moluscos y erizos de mar con sus dientes bulbosos y romos. Los mosasaurios grandes eran la norma: algunos alcanzaban más de 10 metros de largo. El Tylosaurus mantiene el título del mayor mosasaurio, con 17,5 m.

Tenían un perfil corporal similar al de sus parientes los lagartos monitores actuales (varánidos), pero eran más alargados y aerodinámicos para nadar. Los huesos de sus miembros estaban muy reducidos en longitud y sus aletas estaban formadas por una membrana entre los alargados huesos de sus dígitos. Sus colas eran anchas, y proveían la fuerza de locomoción. Este método de locomoción pudo haber sido similar al que hoy en día usan los congrios o las serpientes marinas. No obstante, evidencia más reciente sugiere que muchos mosasaurios avanzados tenían grandes aletas caudales en forma de luna creciente, similares a las de los tiburones e ictiosaurios. Más que desarrollar un movimiento ondulatorio serpentino, el cuerpo probablemente permanecía rígido en estos mosasaurios para mejorar la eficiencia hidrodinámica a través del agua, mientras el final de la cola proporcionaba la propulsión.[5] El animal pudo haber acechado y luego abalanzarse rápidamente y con fuerza sobre las presas que pasaban, en lugar de tener que ir en su persecución para cazarlas.

Estos lagartos tenían una doble bisagra en la mandíbula y un cráneo flexible (muy parecido al de una serpiente), con el cual eran capaces de engullir sus presas casi completas, un hábito de serpiente que ha ayudado a identificar los contenidos no masticados del estómago dentro de esqueletos de mosasaurios fosilizados. Así, un esqueleto de Tylosaurus proriger de Dakota del Sur incluía restos del ave buceadora Hesperornis, algunos peces óseos, un posible tiburón y un mosasaurio pequeño del género Clidastes. Los huesos de mosasaurio también han sido hallados con dientes de tiburón incrustados en ellos.

Basándose en características de sus doble fila de dientes pterigoidales en el paladar, la mandíbula con doble bisagra, los miembros modificados y reducidos y sus probables métodos de locomoción, muchos investigadores creen que las serpientes y los mosasaurios pueden haber tenido un ancestro común. Esta teoría fue sugerida originalmente en 1869, por Edward Drinker Cope, quien acuñó el término Pythonomorpha para incluirlos. La idea permaneció latente por más de un siglo, antes de ser revivida en la década de 1990.[6] [7]

Tejidos blandos[editar]

Escamas de Tylosaurus proriger (KUVP-1075).

A pesar del relativamente gran número de restos de mosasaurio recolectados mundialmente, el conocimiento de la naturaleza de su cubierta de piel permaneció en sus primeros estadios. Una increíblemente pequeña cantidad de especímenes de mosasaurio conocidos de varias locaciones del mundo retenían impresiones fosilizadas de sus escamas; esta carencia de conocimiento fue posible por la naturaleza delicada de las escamas, que casi elimina las posibilidades de preservación, además de que no se conocían los tipos de sedimentos de preservación y las condiciones marinas bajo las cuales dicha preservación ocurre. Hasta el descubrimiento de varias especímenes de mosasaurio junto con impresiones notablemente bien conservadas de escamas procedentes de depósitos del Maastrichtiano tardío de la formación de Muwaqqar Chalk Marl de Harrana[8] en Jordania, el conocimiento de la naturaleza de los tejidos de mosasaurio estaba mayormente basado en unas pocas anotaciones que describían a los primeros especímenes fósiles de mosasaurio que databan del Santoniano superior al Campaniano inferior, como el famoso especímen de Tylosaurus (KUVP-1075) de Cove County, Kansas.[9] El material de Jordania ha mostrado que el cuerpo de los mosasaurios, así como las membranas interdigitales en sus "manos" y "pies" estaban cubiertos con pequeñas escamas solapadas en forma de diamante, similares a las de las serpientes. Igual que en los reptiles modernos, existían variaciones en el tipo y tamaño de las escamas que cubrían a estos animales dependiendo de la zona del cuerpo. En los especímenes de Harrana, se observaron dos tipos de escamas en un único ejemplar,[8] escamas carenadas (con quilla) cubriendo las regiones superiores del cuerpo y escamas lisas cubriendo las zonas bajas. Como depredadores de emboscada, que acechaban y capturaban rápidamente a sus presas usando tácticas de sigilo,[10] se ha sugerido que los mosasaurios se beneficiaban enormemente de sus escamas carenadas no reflectantes.[8]

Tejidos blandos en la cabeza y cuello de Platecarpus tympaniticus, especímen LACM 128319. Los anillos traqueales son mostrados en las tres fotografías de abajo.

Más recientemente, un bien conservado fósil de Platecarpus tympaniticus ha sido encontrado no sólo con impresiones de su piel, sino también con órganos internos. Hay varias áreas rojizas en el fósil que pueden representar el corazón, los pulmones y riñones. La tráquea también está preservada junto con parte de lo que puede ser la retina en el ojo. La localización de los riñones está más hacia adelante que en los lagartos varanos, y es más similar al de los cetáceos. Como en los cetáceos, los bronquios van a los pulmones en paralelo entre ellos en lugar de dividirse y separarse unos de otros como en los monitores y otros reptiles terrestres. En los mosasaurios, estas características pueden haber sido adaptaciones internas a un estilo de vida totalmente marino.[5]

Tejidos fibrosos y microestructuras recuperados de IRSNB 1624

En 2011, proteínas de colágeno fueron recuperadas de un húmero de Prognathodon que databa del Cretácico.[11]

Coloración[editar]

El color de estos animales era desconocido hasta 2014, con la publicación de los hallazgos de Johan Lindgren de la Universidad de Lund et al., que revelaron pigmentos de melanina en las escamas fosilizadas de un mosasáurido. Los estudios de estas escamas mostraron que los mosasáuridos presentaban una coloración contrastada, con la parte superior del cuerpo oscura y vientres blancos, tal como en el gran tiburón blanco o la tortuga laúd, la cual posee ancestros con restos fosilizadas para los cuales su color también fue determinado. Los hallazgos fueron descritos en la revista Nature.[12]

Ambiente[editar]

Los niveles del mar eran altos durante el período Cretácico, causando ingresiones marinas en muchas partes del mundo y un gran mar interno en lo que ahora es Norteamérica. Fósiles de mosasaurio han sido hallados en los Países Bajos, Dinamarca, Portugal, Suecia, el Reino Unido, España, Francia, Alemania, Polonia, Bulgaria,[13] [14] Rusia, Ucrania, Kazajistán, Azerbaiyán,[15] Japón,[16] Egipto, Israel, Jordania, Siria,[17] Turquía,[18] Níger,[19] [20] Angola, Marruecos, Australia, Nueva Zelanda y en la Isla Vega en las costas de la Antártida. En América del Norte se han hallado mosasáuridos en Canadá en Manitoba y Saskatchewan[21] y en varias partes de Estados Unidos. Especímenes completos o parciales han sido encontrados en Alabama, Mississippi, Tennessee y Georgia -- así como en los estados que estaban cubiertos por el mar interno del Cretácico: Texas, suroeste de Arkansas, Nuevo México, Kansas,[22] Colorado, Nebraska, Dakota del Sur, Montana y las formaciones de Pierre Shale y Fox Hills de Dakota del Norte.[23] También se han halaldo recientemente restos de huesos y dientes de mosasáuridos de California, México, Colombia,[24] Perú y Chile.[25]

Muchos de los restos de 'dinosaurios' hallados en Nueva Zelanda son realmente de mosasaurios y plesiosaurios, siendo ambos reptiles marinos depredadores del Mesozoico.

Descubrimiento[editar]

El cráneo de Mosasaurus hoffmannii hallado en Maastricht entre 1770 y 1774.

El primer hallazgo publicitado de un cráneo parcial de mosasaurio fue hecho en 1764 por trabajadores de una cantera en una galería subterránea de una cantera de caliza cerca a la ciudad holandesa de Maastricht, precediendo a cualquiera de los mayores hallazgos de fósiles de dinosaurio pero permaneció poco conocido. Sin embargo, un segundo descubrimiento de un cráneo parcial llamó la atención de los ilustrados sobre la existencia de animales fosilizados que eran muy diferentes de cualquiera de las criaturas vivas conocidas. Cuando el espécimen fue descubierto entre 1770 a 1774, Johann Leonard Hoffmann, un cirujano y recolector de fósiles, carteó sobre el asunto a uno de los más influyentes científicos de su tiempo, haciendo famoso al fósil. El propietario original sin embargo era Godding, un canónigo de la catedral de Maastricht.

Cuando las fuerzas revolucionarias francesas ocuparon Maastricht en 1794, el cuidadosamente oculto fósil fue sacado a la luz gracias a una recompensa, según se ha dicho, de seiscientas botellas de vino, y transportado a París. Después de haber sido inicialmente interpretado como un pez, un cocodrilo o un cachalote, el primero en entender sus afinidades con los lagartos fue el científico holandés Adriaan Gilles Camper en 1799. En 1808 Georges Cuvier confirmó esta conclusión, aunque le Grand Animal fossile de Maëstricht no fue realmente llamado Mosasaurus («reptil del río Mosa») hasta 1822 y no se le dio su nombre completo de especie, Mosasaurus hoffmannii, hasta 1829. Varios juegos de restos de mosasaurio que habían sido descubiertos previamente en Maastricht pero que no habían sido identificados como tales hasta el siglo XIX, han sido puestos en exhibición en el Museo Teylers, Haarlem, adquiridos desde 1790.

Los lechos de caliza de Maastricht se volvieron tan famosos por el descubrimiento del mosasaurio que han dado su nombre a la época de los últimos 6 millones de años del Cretácico, el Maastrichtiano.

Taxonomía[editar]

Clasificación[editar]

Dibujo de Williston (1898) que muestra los esqueletos de tres especies comunes de mosasaurios de Kansas; Clidastes propython, Platecarpus tympaniticus y Tylosaurus proriger

Incertae sedis

Filogenia[editar]

Cladograma de mosasaurios y taxones relacionados modificado de Bell y Polcyn, 2005:[26]

Mosasauroidea 
 Aigialosauridae 

Aigialosaurus dalmaticus



 Mosasauridae 
 Mosasaurinae

Dallasaurus turneri





Clidastes KU-liodontus



Clidastes YP-liodontus





Clidastes moorevillensis




Clidastes novum sp.




Clidastes propython






Globidens alabamaensis



Globidens dakotensis





Prognathodon overtoni




Plesiotylosaurus crassidens



Prognathodon rapax







Mosasaurus conodon




Mosasaurus missouriensis





Mosasaurus indet.



Mosasaurus maximus





Plotosaurus bensoni



Plotosaurus tuckeri














Haasiasaurus gittelmani



 Halisauromorpha 

Trieste aigialosaur





Halisaurus novum sp.



Halisaurus platyspondylus





Halisaurus sternbergi



Halosaurus cf. sternbergi





 Russellosaurina 




Ectenosaurus clidastoides



Ectenosaurus YPcomposit





Platecarpus planifrons




Angolasaurus bocagei




Platecarpus 600tympaniticus




Platecarpus 8769tympaniticus




Plioplatecarpus AMNH sp.



Plioplatecarpus RMM sp.










Tylosaurus novum sp.




Tylosaurus nepaeolicus



Tylosaurus proriger







Tethysaurus nopcsai




Yaguarasaurus columbianus



Russellosaurus coheni









Cladograma de los mosasáuridos y los taxones relacionados modificado de Aaron R. H. Leblanc, Michael W. Caldwell y Nathalie Bardet, 2012:[27]

Mosasauroidea
Aigialosauridae

Aigialosaurus dalmaticus



Mosasauridae
Mosasaurinae

Dallasaurus turneri





Clidastes liodontus



Clidastes moorevillensis



Clidastes propython





"Prognathodon" kianda




Globidens alabamaensis



Globidens dakotensis



Mosasaurini

Eremiasaurus heterodontus




Plotosaurus bennisoni




Mosasaurus conodon



Mosasaurus hoffmanni



Mosasaurus missouriensis







"Prognathodon" rapax




Plesiotylosaurus crassidens




Prognathodon overtoni




Prognathodon saturator




Prognathodon waiparaensis




Prognathodon solvayi



Prognathodon currii















Carsosaurus marchesettii



Komensaurus carrolli




Haasiasaurus gittelmani


Russellosaurina

Halisaurinae

Halisaurus platyspondylus



Halisaurus sternbergi





Tethysaurus nopcsai




Yaguarasaurus columbianus



Russellosaurus coheni






Plioplatecarpinae

Ectenosaurus clidastoides




Plesioplatecarpus planifrons




Angolasaurus bocagei




Platecarpus tympaniticus



Plioplatecarpus






Tylosaurinae

Tylosaurus nepaeolicus



Tylosaurus proriger









Antecedentes evolutivos[editar]

Reconstrucción de Aigialosaurus bucchichi, un mosasaurio primitivo

Basándose en características como la mandíbula ligeramente abisagrada, los miembros modificados (reducidos) y el probable estilo de locomoción, muchos investigadores creen que las serpientes comparten un ancestro marino común con los mosasaurios, una hipótesis sugerida en 1869 por Edward Drinker Cope, que estableció el grupo "Pythonomorpha" para unirlos. Esta idea permaneció latente durante un siglo, antes de ser revivida en los años 1990.[6] Recientemente, el descubrimiento de Najash rionegrina, una serpiente excavadora de Suramérica hizo dudar de la teoría del origen marino compartido.

En 2005, investigadores reportaron en la revista Netherlands Journal of Geosciences su confirmación de que el recientemente descubierto Dallasaurus turneri es un eslabón temprano entre los varanos de tierra (como el dragón de Komodo) y los mosasaurios acuáticos.[28] El esqueleto de Dallasaurus, descrito por Bell y Polcyn (2005), tenía una combinación de características presentes en los esqueletos de los mosasáuridos derivados y de los ancestros de este grupo como los aigialosáuridos. Dallasaurus aún tenía extremidades para desplazarse en tierra similares a los de los aigialosáuridos y los escamosos terrestres (condición de extremidad plesiopedal), a diferencia de los mosasáuridos derivados que evolucionaron extremidades en forma de aleta (condición de extremidad hidropedal). Sin embargo, el esqueleto de Dallasaurus simultáneamente tenía varias características que lo vinculaban con los miembros derivados de la subfamilia Mosasaurinae; los autores de su descripción enumeraron "invasión del parietal por lengüetas mediales desde el frontal, dientes con superficie de esmalte suave medial, altos contrafuertes coronoidales en el surangular, sutura interdigitada anterior en el escapulo-coracoides, proceso postglenoide del húmero, sinapófisis alargada del atlas, borde afilado anterodorsal en las sinapófisis, cóndilos vertebrales orientados verticalmente, vértebras posteriores torácicas alargadas, y arcos hemales fusionados" como los rasgos que unen a Dallasaurus con Mosasaurinae.[29] Los análisis filogenéticos conducidos por Bell y Polcyn indicaron que los mosasáuridos hidropedales no formaban un clado que no incluyera también a los taxones plesiopedales como Dallasaurus, Yaguarasaurus, Russellosaurus, Tethysaurus, Haasiasaurus y Komensaurus (conocido solo de modo informal en 2005 como el "aigialosaurio de Trieste"); el análisis indica que la condición de extremidades hidropedales evolucionó independientemente en tres grupos diferentes de mosasáuridos (Halisaurinae, Mosasaurinae y el grupo que contienen a las subfamilias Tylosaurinae y Plioplatecarpinae).[29] [30] El análisis conducido por Mákadi, Caldwell y Ősi (2012) indicó que la condición hidropedal de las extremidades evolucionó independientemente en dos grupos de mosasauroides (en Mosasaurinae y en el clado que abarca a Halisaurinae, Tylosaurinae y Plioplatecarpinae).[31] El resultado de este análisis filogenético fue más adelante confirmado por los análisis realizados por Caldwell y Palci (2007) y el de Leblanc, Caldwell y Bardet (2012);[32] [27] Conrad et al. (2011), por otra parte, encontró que los mosasáuridos hidropedales formaban un clado que excluía a sus parientes plesiopedales.[33] Si la hipótesis de Bell y Polcyn (2005) es correcta, entonces los mosasáuridos en el sentido tradicional de la palabra, es decir, "lagartos que evolucionaron extremidades en forma de aleta y se irradiaron en los ambientes acuáticos a finales del Mesozoico, extinguiéndose al final de esa era",[30] son en realidad polifiléticos; Bell y Polcyn (2005) mantenían a los Mosasauridae monofiléticos al incluir a Dallasaurus y a los otros taxones plesiopedales ya mencionados también dentro de la familia,[29] mientras que Caldwell (2012) sugirió que (aunque explícitamente establece que no estaba haciendo "una propuesta formal de una nueva nomenclatura") se debía restringir Mosasauridae únicamente al género Mosasaurus y a sus más cercanos parientes hidropedales.[30]

La posición filogenética exacta del clado que contienen a los mosasáuridos y a sus parientes más cercanos (aigialosáuridos y dolicosaurios) dentro de Squamata permanece incierta. Algunos análisis cladísticos los han clasificado como los más cercanos parientes de las serpientes[34] [35] , tomando en cuenta las similitudes de la anatomía de la mandíbula y el cráneo[34] ; sin embargor, esto se ha cuestionado[36] [37] [38] y los análisis morfológicos conducidos por Conrad (2008) los recuperaron en cambio como varanoideos cercanamente relacionados con los varanos terrestres.[36] Análisis posteriores de las relaciones de los anguimorfos conducidos por Conrad et al. (2011) basándose solo en la morfología encontró que los mosasáuridos, aigialosáuridos y los dolicosaurios así como otros anguimorfos quedaban dentro del clado menos inclusivo que contiene a los varanos y a los helodermátidos; los análisis basados en conjuntos de datos combinados de información morfológica y molecular, por su parte, los han encontrado más cercanamente relacionados con los varanos y con el varano acuático sin orejas que a los helodermátidos y el lagarto cocodrilo.[33] El extenso análisis morfológico conducido por Gauthier et al. (2012) encontró que los mosasáuridos, aigialosáuridos y dolicosáuridos estaban en una posición inesperada como miembros basales del clado Scincogekkonomorpha (que contienen a todos los taxones que comparten un ancestro común con Gekko gecko y Scincus scincus que con Iguana iguana[36] ) que no pertenecía al clado Scleroglossa. La posición filogenética de estos taxones se ha vuelto muy dependiente de que taxones son incluidos o excluidos del análisis. Cuando los mosasáuridos fueron excluidos del análisis, los dolicosaurios y aigialosáuridos fueron recuperados dentro de Scleroglossa, formando un grupo hermano al clado que abarca a las serpientes, anfisbenas, dibámidos y el lagarto sin patas americano. Cuando los mosasáuridos fueron incluidos en el análisis, y varios taxones con miembros ausentes o reducidos aparte de las serpientes (como los dibámidos o anfisbenas) fueron excluidos, los mosasáuridos, aigialosáuridos y dolicosaurios fueron recuperados dentro de Scleroglossa forman el grupo hermano de las serpientes.[39]

Distribución[editar]

La siguiente es una lista de formaciones geológicas que han producido fósiles de mosasaurio.

Nombre Edad Lugar Notas
Formación Fox Hills Cretácico Dakota del Norte
  • Bandera de los Estados Unidos
Depósitos de estuario
Formación Moreno
  • Bandera de los Estados Unidos
Formación Niobrara
  • Bandera de los Estados Unidos
Formación Pierre Shale Cretácico Dakota del Norte, Manitoba
  • Bandera de los Estados Unidos, Bandera de Canadá
Depósitos oceánicos
Formación Mooreville Chalk Cretácico Alabama, Mississippi
  • Bandera de los Estados Unidos
Depósitos oceánicos
Formación Demopolis Chalk Cretácico Alabama
  • Bandera de los Estados Unidos
Depósitos oceánicos
Formación Eutaw Cretácico Georgia, Alabama, Mississippi
  • Bandera de los Estados Unidos
Depósitos oceánicos
Formación Prairie Bluff Chalk Cretácico Alabama
  • Bandera de los Estados Unidos
Depósitos oceánicos
Formación Ripley Cretácico Alabama
  • Bandera de los Estados Unidos
Depósitos oceánicos

En la cultura popular[editar]

  • Los mosasaurios aparecen en la miniserie de televisión de la BBC Monstruos Marinos.
  • También aparecen en la serie de televisión de ITV Mundo Primitivo (o "Invasión Jurásica"). En este programa, los mosasaurios aparecen representados incorrectamente con una piel muy parecida a la de los cocodrilos.
  • Un altamente evolucionado mosasaurio aparece en un episodio de Godzilla: The Series. Éste habitaba el Lago Ness como el legendario monstruo del lago Ness.
  • El filme 3d de IMAX 3D "Sea Monsters" ("Monstruos marinos") muestra a varios mosasaurios (incluyendo a Tylosaurus y Platecarpus) con detalladas recreaciones animadas de sus movimientos y acividades.
  • En la película de Disney Fantasía, hay una escena en la que un grupo de mosasaurios está nadando y uno de ellos atrapa a un Pteranodon.

Referencias[editar]

  1. Lee MSY (29-1-1997). «The phylogeny of varanoid lizards and the affinities of snakes». Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 352 (1349):  pp. 53–91. doi:10.1098/rstb.1997.0005. 
  2. Los Squamata, u orden escamoso, consisten de los actuales varanoides, serpeintes y sus parienttes fósiles los mosasaurios.
  3. http://www.oceansofkansas.com/Osborn1899.html
  4. http://www.oceansofkansas.com/Williston98.html
  5. a b Lindgren, J.; Caldwell, M.W.; Konishi, T.; and Chiappe, L.M. (2010). «Convergent evolution in aquatic tetrapods: Insights from an exceptional fossil mosasaur». PLoS ONE 5 (8):  pp. e11998. doi:10.1371/journal.pone.0011998. PMID 20711249. 
  6. a b Palaeos Vertebrates 260.100 Pythonomorpha: Pythonomorpha
  7. Mosasaurs: Last of the Great Marine Reptiles
  8. a b c Kaddumi, H.F. (2009). «On the latest scale coverings of mosasaurs (Squamata: Mosasauridae) from the Harrana Fauna in addition to the description of a new species of Mosasaurus». Fossils of the Harrana Fauna and the Adjacent Areas. Amman: Eternal River Museum of Natural History. pp. 80–94. 
  9. Snow, F. H. (1878). «On the dermal covering of a mosasauroid reptile». Transactions of the Kansas Academy of Science 6:  pp. 54–58. 
  10. Massare, J. A. (1987). «Tooth morphology and prey preference of Mesozoic marine reptiles». Journal of Vertebrate Paleontology 7 (2):  pp. 121–137. doi:10.1080/02724634.1987.10011647. 
  11. http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0019445
  12. http://www.sciencedaily.com/releases/2014/01/140108170723.htm
  13. www.english-nature.org.uk/citation/citation_photo/2000158.pdf
  14. John W.M. Jagt, Neda Motchurova-Dekova, Plamen Ivanov, Henri Cappetta and Anne S. Schulp (2006). «Latest Cretaceous mosasaurs and lamniform sharks from Labirinta cave, Vratsa District (northwest Bulgaria): A preliminary note». Geoloski anali Balkanskoga poluostrva 67:  pp. 51–63. http://www.doiserbia.nb.rs/Article.aspx?ID=0350-06080667051J. 
  15. Glenn W. Storrs, Maxim S. Arkhangelskii and Vladimir M. Efimov (2000). «Mesozoic marine reptiles of Russia and other former Soviet republics». En Benton, M.J.; Shishkin, M.A.; and Unwin, D.M. Cambridge: Cambridge University Press. pp. 187–210. ISBN 0521554764. 
  16. Takuya Konishi, Masahiro Tanimoto, Satoshi Utsunomiya, Masahiro Sato and Katsunori Watanabe (2012). «A Large Mosasaurine (Squamata: Mosasauridae) from the Latest Cretaceous of Osaka Prefecture (Sw Japan)». Paleontological Research 16 (2):  pp. 79–87. doi:10.2517/1342-8144-16.2.079. 
  17. N. Bardet, X. Pereda Suberbiola, M. Iarochène, M. Amalik and B. Bouya (2005). «Durophagous Mosasauridae (Squamata) from the Upper Cretaceous phosphates of Morocco, with description of a new species of Globidens». Netherlands Journal of Geosciences 84 (3):  pp. 167–175. http://www.njgonline.nl/publish/articles/000252/article.pdf. 
  18. Nathalie Bardet and Cemal Tunoğlu (2002). «The first mosasaur (Squamata) from the Late Cretaceous of Turkey». Journal of Vertebrate Paleontology 22 (3):  pp. 712–715. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1671/0272-4634%282002%29022%5B0712%3ATFMSFT%5D2.0.CO%3B2. 
  19. Theagarten Lingham-Soliar (1991). «Mosasaurs from the upper Cretaceous of Niger». Palaeontology 34 (3):  pp. 653–670. http://palaeontology.palass-pubs.org/pdf/Vol%2034/Pages%20653-670.pdf. 
  20. Theagarten Lingham-Soliar (1998). «A new mosasaur Pluridens walkeri from the Upper Cretaceous, Maastrichtian of the Iullemmeden Basin, southwest Niger». Journal of Vertebrate Paleontology 18 (4):  pp. 709–717. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02724634.1998.10011100. 
  21. http://www.discoverfossils.com
  22. Michael J. Everhart (2005). «Chapter 9: Enter the Mosasaurs». Oceans of Kansas: a natural history of the western interior sea. Bloomington: Indiana University Press. ISBN 0-253-34547-2. 
  23. Getman, Myron RC (1994). Occurrences of Mosasaur and other reptilian fossil remains from the Fox Hills Formation (Maastrichtian: late Cretaceous) of North Dakota. St. Lawrence University Dept. of Geology theses. 
  24. Páramo-Fonseca, M. 2012. Mosasauroids from Colombia. Bulletin de la Societe Geologique de France, v. 183, p. 83
  25. Rodrigo A. Otero, James F. Parham, Sergio Soto-Acuña, Paulina Jimenez-Huidobro and David Rubilar-Rogers (2012). «Marine reptiles from Late Cretaceous (early Maastrichtian) deposits in Algarrobo, central Chile». Cretaceous Research 35:  pp. 124–132. doi:10.1016/j.cretres.2011.12.003. 
  26. Bell, G. L. Jr.. «Dallasaurus turneri, a new primitive mosasauroid from the Middle Turonian of Texas and comments on the phylogeny of Mosasauridae (Squamata)». Netherlands Journal of Geosciences — Geologie en Mijnbouw 84 (3):  pp. 177–194. 
  27. a b Aaron R. H. Leblanc, Michael W. Caldwell and Nathalie Bardet (2012). «A new mosasaurine from the Maastrichtian (Upper Cretaceous) phosphates of Morocco and its implications for mosasaurine systematics». Journal of Vertebrate Paleontology 32 (1):  pp. 82–104. doi:10.1080/02724634.2012.624145. 
  28. Dallasaurus / Ancient Mosasaur - Dallasaurus - SMU
  29. a b c G.L. Bell Jr. and M.J. Polcyn (2005). «Dallasaurus turneri, a new primitive mosasauroid from the Middle Turonian of Texas and comments on the phylogeny of Mosasauridae (Squamata)». Netherlands Journal of Geosciences 84 (3):  pp. 177–194. http://www.njgonline.nl/publish/articles/000253/article.pdf. 
  30. a b c Michael W. Caldwell (2012). «A challenge to categories: "What, if anything, is a mosasaur?"». Bulletin de la Société Géologique de France 183 (1):  pp. 7–34. http://bsgf.geoscienceworld.org/content/183/1/7.short. 
  31. Makádi, L. S.; Caldwell, M. W.; Ősi, A. (2012). Butler, Richard J. ed. «The First Freshwater Mosasauroid (Upper Cretaceous, Hungary) and a New Clade of Basal Mosasauroids». PLoS ONE 7 (12):  pp. e51781. doi:10.1371/journal.pone.0051781. 
  32. Michael W. Caldwell and Alessandro Palci (2007). «A new basal mosasauroid from the Cenomanian (U. Cretaceous) of Slovenia with a review of mosasauroid phylogeny and evolution». Journal of Vertebrate Paleontology 27 (4):  pp. 863–880. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1671/0272-4634%282007%2927%5B863%3AANBMFT%5D2.0.CO%3B2. 
  33. a b Jack L. Conrad, Jennifer C. Ast, Shaena Montanari, Mark A. Norel (2011). «A combined evidence phylogenetic analysis of Anguimorpha (Reptilia: Squamata)». Cladistics 27 (3):  pp. 230-277. doi:10.1111/j.1096-0031.2010.00330.x. 
  34. a b Lee MSY (1997-01-29). «The phylogeny of varanoid lizards and the affinities of snakes». Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 352 (1349):  pp. 53–91. doi:10.1098/rstb.1997.0005. 
  35. Michael S.Y Lee (2005). «Molecular evidence and marine snake origins». Biology Letters 1 (2):  pp. 227–230. doi:10.1098/rsbl.2004.0282. 
  36. a b c Conrad J (2008). «Phylogeny and systematics of Squamata (Reptilia) based on morphology». Bulletin of the American Museum of Natural History. 310:  pp. 1-182. doi:10.1206/310.1. 
  37. Vidal N, Hedges SB (2004). «Molecular evidence for a terrestrial origin of snakes». Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 271:  pp. S226–S229. doi:10.1098/rsbl.2003.0151. 
  38. Apesteguía S, Zaher H (2006-05-20). «A Cretaceous terrestrial snake with robust hindlimbs and a sacrum». Nature 440:  pp. 1037-1040. 
  39. Jacques A. Gauthier, Maureen Kearney, Jessica Anderson Maisano, Olivier Rieppel, Adam D.B. Behlke (2012). «Assembling the Squamate Tree of Life: Perspectives from the Phenotype and the Fossil Record». Bulletin of the Peabody Museum of Natural History 53 (1):  pp. 3-308. doi:10.3374/014.053.0101. 

Enlaces externos[editar]