Moonraker (novela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Moonraker
Autor Ian Fleming
Género Novela de espionaje
Idioma Inglés
Título original Moonraker
Traductor Jaime Piñeiro González
Editorial Glidrose Publications
País Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Fecha de publicación 5 de abril de 1955
Formato Impreso
Páginas 337
ISBN ISBN 84-663-0903-9
Vive y deja morir Moonraker Diamantes para la eternidad

Moonraker es la tercera novela del autor Ian Fleming sobre el agente ficticio del servicio secreto británico James Bond. El libro fue publicado primeramente por Jonathan Cape el 5 de abril de 1955. Situado totalmente en Inglaterra, la historia tiene dos mitades: la primera refiere a una batalla sobre una partida de bridge en un club de Londres entre Bond y el industrialista Sir Hugo Drax, mientras que el segundo sigue misión de Bond para impedir que Drax destruya Londres con un arma nuclear. El libro juega con una serie de miedos de los años 50, incluyendo el cohete V2, el resurgimiento del nazismo y la amenaza del comunismo soviético.

Han habido una serie de adaptaciones de Moonraker, incluyendo la emisión de una tira cómica que apareció en el Daily Express en 1958. El nombre de la novela también fue utilizado en 1979 para la undécima película en la franquicia Bond de EON Productions y la cuarta en protagonizar a Roger Moore como James Bond. Sin embargo, la historia de la película fue cambiada significativamente de la de la novela para incluir excursiones al espacio.

Argumento[editar]

El agente del MI6 James Bond es llamado por su superior, M, para reunirse con él por la noche en el club de M, Blades, donde uno de los miembros, el empresario multimillonario Sir Hugo Drax, está ganando mucho dinero jugando al bridge, aparentemente contra todos los pronósticos. M sospecha de Drax de hacer trampa, pero aunque en un principio clama indiferencia, él luego demuestra que está preocupado en por qué un multimillonario y héroe nacional, como Sir Hugo, haría trampa en un juego de cartas. Bond confirma que Drax está haciendo trampa y se las arregla para "engañar al tramposo"—ayudado por un cóctel de polvo de anfetamina mezclado con champagne que lo mantiene alerta—ganando £15.000 y dejando furioso a Drax.

Drax es el producto de un transfondo misterioso, supuestamente desconocido incluso para él mismo. Se presume que fue un soldado del Ejército Británico durante la Segunda Guerra Mundial, fue gravemente herido y sufrió amnesia en la explosión de una bomba colocada por un saboteador alemán en la sede de un campo británico. Tras extensa rehabilitación en un hospital del ejército, finalmente regresó a Inglaterra para convertirse en un importante industrial aeroespacial.

Después de construir su fortuna y estableciéndose en los negocios y la sociedad, Drax comenzó a construir el "Moonraker", el primer proyecto de misiles nuclear de Gran Bretaña, con la intención de defender al Reino Unido contra sus enemigos de Guerra Fría. El cohete "Moonraker" iba a ser un cohete V2 actualizado que utilizara hidrógeno líquido y flúor como propulsores; para soportar las altas temperaturas de combustión de su motor, usaba columbita, de lo cual Drax tenía un monopolio. Debido a que el motor de cohete podía soportar temperaturas más altas, el Moonraker era capaz de utilizar los combustibles más poderosos, ampliando considerablemente su alcance efectivo.

Después de que un oficial de seguridad trabajando en el proyecto es muerto a tiros, M asigna a Bond para reemplazarlo y también para investigar lo que está pasando en la base de fabricación de misiles, situado entre Dover y Deal en la costa sur de Inglaterra. Todos los científicos trabajando en el proyecto son alemanes. En su puesto en el complejo, Bond conoce a Gala Brand, una bella agente especial de Scotland Yard encubierta como la asistente personal de Drax. También descubre pistas sobre la muerte de su predecesor, concluyendo que el ex jefe de seguridad había sido asesinado por ser testigo de la llegada de un submarino frente a las costas.

El secuaz de Drax, Krebs es capturado por Bond espiando a través de su habitación. Más tarde, un intento de asesinato casi mata a Bond y Gala atrapándolos bajo un deslizamiento de tierra mientras nadan debajo de los acantilados de Dover. Drax lleva a Gala a Londres donde ella descubre la verdad sobre el Moonraker (comparando sus propias figuras de trayectoria de lanzamiento con aquellas en un cuaderno de bolsillo de Drax), pero ella es capturada. Ella pronto se encuentra cautiva en una estación de radio secreta (prevista para servir como un faro para el sistema de guía de misiles) en el corazón de Londres. Mientras intentaba rescatarla en una persecución, Bond también es capturado.

Drax le dice a Bond que él nunca fue un soldado británico y nunca había sufrido de amnesia. De hecho, era un comandante alemán de una unidad de comandos de Skorzeny y saboteador (en uniforme británico) Hugo Graf von der Drache, cuya unidad había colocado el coche bomba en la sede de campo del ejército, sólo para ser herido él mismo en la detonación. La historia de la amnesia era simplemente una cubierta que usó mientras se recuperaba en el hospital, con el fin de evitar represalias aliadas, aunque eso lo llevaría a una completamente nueva identidad británica. Drax, sin embargo, seguía siendo un nazi dedicado, empeñado en venganza contra Inglaterra por la derrota de su patria durante la guerra y su historial de desaires sociales que sufrió cuando era joven mientras crecía en un internado inglés antes de la guerra. Ahora quiere destruir Londres con el mismo misil que ha construido para Gran Bretaña, por medio de un misil nuclear provisto por los soviéticos que ha sido colocado en secreto en el Moonraker. También planea jugar con el mercado de valores el día antes para hacerse de un beneficio enorme del desastre inminente.

Brand y Bond son encarcelados bajo los propulsores del Moonraker para no dejar ningún rastro de ellos una vez que el cohete sea lanzado. Antes de esta primera prueba (supuestamente con el misil nuclear sin armar), Bond y Gala escapan. Gala da a Bond las coordenadas adecuadas para redirigir los girocompases y enviar al Moonraker al mar. Habiendo estado en colaboración con la inteligencia soviética todo el tiempo, Drax y su secuaz intentan escapar por un submarino ruso, sólo para terminar muerto ya que el buque huye a través de las mismas aguas sobre las cuales el Moonraker ha sido redirigido. Después de frustrar los planes de Drax, Bond le ofrece a Gala pasar una velada en las afueras francesas, pero Gala le señala un joven a unos metros de distancia, a quien identifica como su prometido y le dice a Bond que va a casarse al día siguiente. Bond está enojado consigo mismo por suponer que el anillo de Gala y su historia de estar comprometida que le había dicho anteriormente había sido un invento. Se da cuenta, sin embargo, que necesita liberarla de cualquier sentimiento de incomodidad que su interés en ella pudiera causarle, asi que le dice sarcásticamente que siente envidia por su novio y que él tenía otros planes para ella la noche siguiente, mientras que ella sonriendo le asegura que hay muchas otras mujeres esperándolo. Los dos se despiden amigablemente y Bond retrocede a su fría existencia.