Monumento a Thomas Jefferson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Monumento a Thomas Jefferson
(Thomas Jefferson Memorial)
Registro Nacional de Lugares Históricos Bandera de los Estados Unidos
Memorial Nacional
Jefferson Memorial (1).jpg
Vista nocturna del monumento, reflejado en la Cuenca Tidal.
Ubicación
Coordenadas 38°52′52″N 77°02′12″O / 38.881111, -77.036667Coordenadas: 38°52′52″N 77°02′12″O / 38.881111, -77.036667
Ubicación Washington D. C.
Datos generales
Construido 1937
Arquitecto John Russell Pope; Eggers & Higgins
Nombramiento 01943-04-13 13 de abril de 1943
Agregado al NRHP 01966-10-15 15 de octubre de 1966
Visitantes 2.312.726
Administración Servicio de Parques Nacionales
Núm. de referencia 66000029
Red pog.svg
Localización del monumento nacional.
Localización del monumento nacional.
[editar datos en Wikidata]
Vista de la entrada principal del monumento.
Vista del monumento.
El monumento visto desde el otro lado de la Cuenca Tidal.
En construcción en 1940, visto desde la cima del Monumento Washington.
La estatua de Rudulph Evans con el preámbulo de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos a la derecha.
Las escalones del Monumento a Jefferson.
Monumento a Thomas Jefferson
Monumento a Thomas Jefferson
Monumento a Thomas Jefferson

El Monumento a Thomas Jefferson (en inglés, Thomas Jefferson Memorial) es un monumento nacional de los Estados Unidos que se encuentra en Washington D. C., uno de los monumentos a los presidentes de los Estados Unidos dedicado a Thomas Jefferson, uno de los Padres Fundadores de la nación y tercer presidente.

El edificio neoclásico fue diseñado por John Russell Pope y se completó en 1943. Lo componen unos escalones de mármol, una cúpula y un pórtico. Es un edificio que se encuentra al aire libre en el parque West Potomac Park, en la orilla de la Cuenca Tidal en el río Potomac. Es uno de los puntos de amarre principales en la zona del National Mall, ya que forma una línea recta con el Monumento Washington y la Casa Blanca. El Monumento a Jefferson es gestionado por la división del National Mall y Parques Monumentos Conmemorativos, del Servicio Nacional de Parques.

Historia[editar]

Alrededor de 1930 había monumentos en Washington DC conmemorando a los grandes presidentes de los Estados Unidos, incluyendo a Abraham Lincoln y George Washington. El presidente Franklin Roosevelt pensó que Thomas Jefferson se merecía un monumento. El 26 de junio de 1934 lideró una iniciativa en el Congreso de los Estados Unidos para aprobar una resolución para crear un monumento conmemorativo a Jefferson.

El monumento fue diseñado por John Russell Pope, que también fue el arquitecto del edificio oeste (el original) de la Galería Nacional de Arte de Washington D.C.. El diseño del edificio refleja las características de los edificios diseñados por Jefferson como el Monticello y la Rotunda (Univesidad de Virginia), que muestran su fascinación por la arquitectura romana. El monumento a Jefferson tiene parecidos con el Panteón de Agripa.

Construcción[editar]

La primera piedra se puso el 15 de noviembre de 1939, dos años después de la muerte de Pope. Daniel P. Higgins y Otto R. Eggers se encargaron de la construcción desde entonces del monumento. Éste se construyó con mármol de Vermont para las paredes exteriores y columnas, con mármol rosa de Tennessee para el suelo interior, con mármol blanco de Georgia para los paneles de las paredes interiores, y con mármol gris de Misuri para el pedestal. Se usó piedra caliza de Indiana para la construcción del techo.[1] El coste de la construcción fue algo mayor de 3 millones de dólares.

El Monumento a Jefferson fue inaugurado oficialmente el 13 de abril de 1943, en el 200 aniversario del nacimiento de Jefferson. Fue uno de los últimos monumentos públicos estadounidenses en seguir la arquitectura Beaux-Arts, y fue severamente criticado incluso cuando se construía por aquello que, con argumentos modernistas argumentaban que crear edificios del siglo XX a imagen de los templos griegos y romanos constituía una "cansina mentira arquitectónica". Pope no respondió a las críticas. Se añadió a la lista del Registro Nacional de Sitios Históricos el 15 de octubre de 1966.

Interior[editar]

El interior del monumento tiene una estatua de Jefferson hecha por el escultor Rudulph Evans. Con una altura de 6 metros y un peso de 5 toneladas, no se añadió hasta 4 años después de la inauguración. Las paredes interiores están grabadas con pasajes de los escritos de Jefferson. Aún más importantes son las palabras que hay grabadas alrededor del monumento cerca del techo: "He jurado ante el altar de Dios hostilidad eterna contra toda forma de tiranía sobre la mente del hombre". Esta frase proviene de una carta del 23 de septiembre de 1800 de Jefferson al Dr. Benjamin Rush.

La cúpula tiene un tamaño de 39 metros (129 pies) y tiene un espesor de 1,2 metros. Pesa 29.000 toneladas. La escultura en el frontón es de Adolph Alexander Weinman.

Ubicación[editar]

El monumento está situado en el parque West Potomac de Washington D.C., en una de las orillas de la Cuenca Tidal del río Potomac. Este paraje tiene una gran plantación de cerezos japoneses, obsequiada por el pueblo de Japón en 1912.

El monumento no es tan característico como otros monumentos de Washington, posiblemente debido a su ubicación que lo deja lejos del National Mall y del Metro de Washington. El Monumento a Jefferson alberga muchos eventos y ceremonias anualmente, incluyendo actividades conmemorativas, y el Festival Nacional de los Cerezos en Flor.

Inscripciones[editar]

Estas son las inscripciones que se encuentran en el Monumento a Jefferson[2] y su traducción al español.

I have sworn upon the altar of God eternal hostility against every form of tyranny over the mind of man.
Taken from a letter to Dr. Benjamin Rush, September 23, 1800.

Almighty God hath created the mind free…All attempts to influence it by temporal punishments or burthens…are a departure from the plan of the Holy Author of our religion…No man shall be compelled to frequent or support any religious worship or ministry or shall otherwise suffer on account of his religious opinions or belief, but all men shall be free to profess and by argument to maintain, their opinions in matters of religion. I know but one code of morality for men whether acting singly or collectively.

Taken from the Declaration of Independence, 1776.

We hold these truths to be self-evident that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain inalienable rights, among these are life, liberty, and the pursuit of happiness, that to secure these rights governments are instituted among men. We...solemnly publish and declare, that these colonies are and of right ought to be free and independent states...And for the support of this declaration, with a firm reliance on the protection of divine providence, we mutually pledge our lives, our fortunes, and our sacred honor.

Taken from A Bill for Establishing Religious Freedom, 1777. The last sentence is taken from a letter to James Madison, August 28, 1789.

God who gave us life gave us liberty. Can the liberties of a nation be secure when we have removed a conviction that these liberties are the gift of God? Indeed I tremble for my country when I reflect that God is just, that his justice cannot sleep forever. Commerce between master and slave is despotism. Nothing is more certainly written in the book of fate than these people are to be free. Establish the law for educating the common people. This it is the business of the state to effect and on a general plan.

Taken from a letter to Samuel Kercheval, July 12, 1810

I am not an advocate for frequent changes in laws and constitutions, but laws and institutions must go hand in hand with the progress of the human mind. As that becomes more developed, more enlightened, as new discoveries are made, new truths discovered and manners and opinions change, with the change of circumstances, institutions must advance also to keep pace with the times. We might as well require a man to wear still the coat which fitted him when a boy as civilized society to remain ever under the régimen of their barbarous ancestors.

He jurado ante el altar de Dios hostilidad eterna contra toda forma de tiranía sobre la mente del hombre.
Tomado de la carta al Dr. Benjamin Rush, el 23 de septiembre de 1800.

Dios Todopoderoso ha creado la mente libre... Todos los intentos para influir a través de castigos temporales o penas son una desviación del plan del Santo Autor de nuestra religión... Ningún hombre deberá ser obligado a asistir o apoyar el ministerio de ninguna religión y deberá sufrir debido a sus opiniones o creencias religiosas. Todo hombre deberá ser libre de profesar y mantener a través de razonamientos son opiniones sobre la religión. Sólo conozco un código de moralidad por el que puedan actuar los hombres en solitario o colectivamente.

Tomado de la Declaración de Independencia, 1776.

Mantenemos nuestras convicciones de que todos los hombres son creados en igualdad, que son dotados por su Creador con derechos inalienables, y entre ellos están la vida, la libertad, y la búsqueda de la felicidad, que para asegurar estos derechos los gobiernos deben ser instituidos entre los hombres. Nosotros solemnemente publicamos y declaramos que estas colonias son y por derecho deben ser estados libres e independientes. Y para apoyar esta declaración, con una confianza firme en la protección de la divina providencia, mutuamente comprometemos nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor.

Tomado de la Propuesta para el Establecimiento de la Libertad Religiosa, 1777. La última frase proviene de una carta a James Madison, 28 de agosto de 1789.

Dios que nos dio la vida nos dio la libertad. ¿Pueden las libertades de una nación estar seguras cuando hemos eliminado la convicción de que estas libertades son un don de Dios? De hecho tiemblo por mi país cuando medito que Dios es justo, que su justicia no puede estar dormida para siempre. El comercio entre maestro y esclavo es despotismo. No hay nada más cierto en el libro del destino que esta gente deben ser libres. Establezcamos la ley para educar a todo el mundo. Este es el trabajo de un estado para afectar y como plan general.

Tomado de la carta a Samuel Kercheval, el 12 de julio de 1810

No abogo por cambios frecuentes en las leyes y constituciones, pero las leyes e instituciones deben estar de la mano del progreso de las mentes humanas. Cuanto más evolucionas, más iluminadas, con más descubrimientos, con nuevas verdades descubiertas y cambios de opinión y costumbres, con el cambio de las circunstancias, las instituciones deben avanzar para mantenerse al día. Debemos también pedir a los hombres que lleven puesto el abrigo que llevaban cuando eran niños para recordar el régimen de sus ancestros.

Cultura popular[editar]

El monumento no ha formado parte de una forma tan especial de la cultura popular como otros edificios y monumentos de la ciudad. Un personaje visita el monumento al final de la película Bob Roberts. En un episodio de Los Simpson, Lisa Simpson visita el monumento y Jefferson se lamenta "Nadie viene a verme. No les echo la culpa. Nunca hice nada importante. Solo la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, la compra de Luisiana, la Lazy Susan... ¡Espera! Por favor, no te vayas. Me quedo tan solo...". En el videojuego Fallout 3, el monumento es una instalación científica donde se desarrolla parte de la trama central y en The Conduit visitas el monumento parcialmente destruido por un atentado terrorista desde donde se puede ver también el Monumento a Washington dañado.

Notas y referencias[editar]

  1. - Piedras y mortero - Servicio Nacional de Parques
  2. Fuente: Servicio Nacional de Parques y de la página web Monticello
  • Bedford, Steven McLeod, John Russell Pope: Architect of Empire, Rizzoli International Publications, Inc., New York, NY 1998
  • Goode, James M. The Outdoor Sculpture of Washington D.C., Smithsonian Institute Press, Washington D.C. 1974
  • The National Parks: Index 2001–2003. Washington: Departamento de Interior de los Estados Unidos.