Monte Moriá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El monte Moriá o Moriah (‘visión’ en hebreo) es el monte al que el Génesis narra cómo subió Abram con su primogénito Isaac para sacrificarlo a Dios. Abraham (‘padre de las naciones’, nombre que dio Dios después a Abram) cargó con la leña hasta arriba. En el último instante, un ángel del Señor detuvo su brazo armado con un cuchillo, y le indicó la existencia de un carnero, enredado con sus cuernos en un zarzal, que fue sacrificado en lugar de Isaac.

El monte Moriá es identificado según la tradición judía con el monte del Templo. Aunque esta identifiación es debatida.

El nombre de las minas de Moria en las obras de J. R. R. Tolkien, posiblemente esté tomado del monte Moriá.