Monedas de Grecia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tetradracma de Atenas (490 a. C.).

Las monedas fueron inventadas en el reino de Lidia, en lo que hoy es el noroeste de Turquía, hacia el 620 a. C. (fueron inventadas independientemente en Grecia hacia el 600 a. C.). Las monedas pronto se extendieron a las polis (ciudades estado) independientes de Jonia en la costa egea,y desde allí al resto del mundo griego, el cual se extendía en aquella época desde el mar Negro hasta Sicilia y el sur de Italia.

La historia de las antiguas monedas griegas puede dividirse (como en otras formas de arte griego), en tres periodos, el arcaico, el clásico y el helenístico.
El periodo arcaico se extiende desde la introducción de la moneda en el mundo griego sobre el 600 a. C. hasta las Guerras Médicas sobre el 480 a. C.
El periodo clásico comenzó al terminar el anterior y terminó con las conquistas de Alejandro Magno sobre el 330 a. C., en que empezó el periodo helenístico, llegando hasta la absorción romana del mundo griego en el siglo I a. C. las ciudades griegas continuaron acuñando moneda durante varios siglos más bajo gobierno romano, son las llamadas monedas provinciales romanas.

Periodo arcaico[editar]

En el "periodo arcaico" "las monedas fueron verdaderamente burdas pero más tarde fueron normales. Eran principalmente pequeños trozos de forma de judía, de oro o de plata, estampadas con diseños geométricos o símbolos indicativos de su ciudad de origen. Las técnicas de acuñación mejoraron, las monedas más estandarizadas eran discos planos, y lo convencional era la representación del dios patrono o diosa que la ciudad hubiera establecido como emisión. Símbolos de animales como el mochuelo (muchas veces traducido como “lechuza”)[1] de Atenas llegaron a ser populares.

Periodo helenístico[editar]

Estátero de oro[2] de Eucrátides I, equivalente a 20 dracmas, la moneda más grande acuñada en la antigüedad.

El periodo helenístico se caracterizó por la extensión de la cultura griega a gran parte del mundo conocido. Reinos y también más al este hasta Afganistán y el noroeste de la India. Los comerciantes griegos extendieron las monedas griegas a través de esta vasta área, y los nuevos reinos pronto empezaron a acuñar monedas. Puesto que dichos reinos eran más grandes y ricos que las ciudades estado griegas del periodo clásico, sus monedas eran fabricadas en grandes cantidades, más grandes y más frecuentemente de oro. Pero a menudo carecían de la delicadeza estética de las monedas del primer periodo.

Aun así, algunas monedas greco-bactrianas, y aquellas que les sucedieron en la India, las indo-griegas, están consideradas los más bellos ejemplos del arte numismático griego, con «una bonita mezcla de realismo e idealización», incluyendo las grandísimas monedas acuñadas en el mundo helenístico: la moneda más grande de oro fue acuñada por Eucrátides I (que reinó del 171145 a. C.), la más grande moneda de plata por el rey indo-griego Amintas (que reinó de c. 9590 a. C.). Los retratos "muestran un grado de individualidad nunca igualada por las a menudo insulsas descripciones de sus contemporáneos del lejano oeste" (Roger Ling, "Greece and the Hellenistic World").

El más llamativo rasgo de las monedas helenísticas era la utilización de retratos de gente viva, concretamente de los mismos reyes. Esta práctica comenzó en Sicilia, pero fue desaprobada por los otros griegos como muestra de hibris (soberbia). Pero los reyes del Egipto ptolemaico y Siria seléucida no tenían tantos escrúpulos, y emitieron magníficas monedas de oro adornadas con sus propios retratos, con los símbolo de su estado en el reverso. Los nombres de los reyes están con frecuencia en la moneda. Esto estableció un modelo para las monedas que ha persistido desde aquella época: un retrato de un rey, usualmente de perfil y en un llamativa pose heroica, en el anverso, con su nombre al lado, y un escudo de armas u otro símbolo del estado en el reverso.

Acuñación[editar]

Todas las monedas griegas eran hechas a mano, mejor que la fabricación de monedas modernas. El diseño para el anverso era tallado en un bloque de piedra o hierro. El diseño para el reverso era tallado en otro. El espacio en blanco del disco de oro o plata, calentado para ablandarlo, era colocado entre los dos bloques y el bloque superior acuñado con un martillo, golpeando el diseño sobre ambos lados de la moneda.
Era una técnica burda que producía un alto número de fallos, mientras que la gran técnica estandarizada consiguió las mejores monedas griegas - perfecto centrado de la imagen en el disco, relieve uniforme en toda la moneda, nitidez en los bordes - y es un notable testimonio del perfeccionismo griego.

Antiguas monedas griegas en la actualidad[editar]

Las mejores monedas griegas son escasas. Pero los grandes tesoros de monedas griegas están siendo encontrados por toda Europa y el Oriente Medio, y muchas de las monedas más comunes acaban en el mercado, a menudo vía Internet. Las monedas son la única forma de arte de la antigüedad, que son duraderas, y de las que hay suficientes para estar al alcance de los coleccionistas normales.

Véase también[editar]

Galería[editar]

Magna Grecia[editar]

Sicilia[editar]

S

Grecia[editar]

Iliria[editar]

Ática[editar]

Egina[editar]

Corinto[editar]

Peloponeso[editar]

Reinos helenísticos[editar]

Referencias[editar]

  1. Rodríguez-Noriega, Lucía (2006). «Intentando socavar una falsa creencia: la identidad del ave de Atenea». Studium 12:  pp. 103–111. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2541986. 
  2. Es de notar que estudiosos como Fernando Gimeno, de la Universidad Autónoma de Madrid, recalcan que estátero es una palabra de género masculino y no debe ser sinónimo de estátera, que se emplearía para una máquina para pesar: balanza o romana. Gimeno Rúa, Fernando. Para unos apuntes de Numismática. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología. Universidad Autónoma de Madrid. 1976. p. 37-38.

Enlaces externos[editar]