Monasterio de Santa María la Real de Iranzu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Monasterio de Santa María la Real de Iranzu
Bien de Interés Cultural
Patrimonio Histórico de España
Monasterio de Iranzu. Claustro.jpg
Declaración 3 de junio de 1931
Figura de protección Monumento (R.I.) - 51 - 0000758
Ubicación Abárzuza, (Navarra)
[editar datos en Wikidata]

El monasterio de Iranzu, en euskera Irantzu,está situado en un inigualable entorno histórico-artístico, en el municipio de Abárzuza (Navarra), muy cercano a la ciudad de Estella. Es de origen cisterciense y su construcción se prolonga desde el siglo XII hasta el XIV. Del conjunto de edificaciones medievales permanece la base de la Iglesia, el claustro, la sala capitular, las celdas de castigo, el locutorio y la cocina, correspondiendo el resto a sucesivas remodelaciones de los siglos XVI y XVII. Se encuentra en muy buen estado de conservación y rodeado de montes y entornos naturales de gran belleza.

Significado[editar]

Iranzu significa en euskera "helechal".[cita requerida] Es palabra formada del radical Ira, que significa "helecho" y el sufijo -tzu, abundativo euskérico. Iranzu es, en cuanto a su significado, pariente de topónimos como Irache, Iraeta o Irañeta. Traducido el nombre completo al castellano, vendría a significar "Santa María del Helechal".

Orígenes[editar]

Claustro.

El establecimiento de los monjes cistercienses de San Bernardo en Iranzu data de 1176. Surgió tras la donación de los terrenos de Iranzu por parte del obispo de Pamplona Pedro de París, natural de Artajona, a su hermano Nicolás, para que allí fundara un monasterio de su orden.

Iranzu llegó a reunir vastas propiedades: tierras de cultivo, pastos, iglesias parroquiales, pueblos enteros, etc. que se extendían por toda Navarra y por toda España.

En el siglo XIV entra en un periodo crítico que llega hasta el siglo XV, siendo una de las causas la guerra civil que asoló Navarra.

Con la desamortización de 1835, los monjes pudieron permanecer con protección de los carlistas, pero en 1839, tras el convenio de Vergara, se vieron obligados por Mendizábal a abandonar el monasterio, pasando a ser propiedad del Estado.

Hasta el año 1942 estuvo totalmente abandonado.

Restauración[editar]

En 1942 la Fundación Príncipe de Viana inicia una intensa reconstrucción del conjunto monástico. Un año más tarde se unen a la restauración y se establecen en el lugar la comunidad religiosa de los Clérigos Regulares (Teatinos), quienes regentan hasta hoy el Monasterio.

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]