Monasterio de San Miguel de Escalada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Monasterio de San Miguel de Escalada
Monumento nacional[1]
Monasterio de San Miguel de Escalada.jpg
Tipo Monasterio
Advocación San Miguel
Ubicación Bandera de España León, España
Coordenadas 42°34′16″N 5°18′10″O / 42.57111, -5.30278Coordenadas: 42°34′16″N 5°18′10″O / 42.57111, -5.30278
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis León
Arquitectura
Construcción 912-913
Fundador Alfonso III el Magno
Estilo arquitectónico mozárabe
SanMigueldeEscalada.org

San Miguel de Escalada era un monasterio ubicado cerca del pueblo del mismo nombre, en el municipio de Gradefes, provincia de León, ubicado en el Camino de Santiago. Del monasterio se conserva actualmente solamente el templo. El monasterio fue consagrado en el año 913 por el abad Alfonso, que había llegado a León junto a otros monjes desde Córdoba.

Obra mozárabe para algunos autores, estaría incluida dentro del denominado arte de repoblación. El templo mozárabe fue construido reaprovechando materiales de épocas anteriores, visigótica y romana. Tiene la categoría de Monumento nacional desde 1886.


Historia[editar]

Los fustes de las columnas que soportan el pórtico son de época romana.

Antecedentes[editar]

Antes de la construcción del templo mozárabe se encontraba en este lugar un templo visigótico, del que se han descubierto partes de la fábrica bajo la actual iglesia. El templo visigótico sería destruido por los musulmanes en el siglo VIII.

Construcción[editar]

Aprovechamiento de lápidas en la construcción del templo.

En el año 912[2] emigraron del emirato de Córdoba a tierras del Reino de León un grupo de monjes encabezados por el abad Alfonso, levantando de las ruinas allí presentes el templo. La construcción tardó 12 meses, contando con la mano de obra de la comunidad monástica, concluyendose en el año 913 reinando entonces García I y consagrándose por el obispo San Genadio de Astorga el día 20 de noviembre del 914, domingo, tal como publica Padre Risco en 1786 en España Sagrada, tomo XXXV, p. 311. El monasterio recibió sus tierras de la corona leonesa.[2]

El templo se levantó con materiales reaprovechados de edificios de época romana y visigoda, observando aún hoy en el muro el reaprovechamiento de lápidas, entre ellas, una inscripción visigótica.[2] Las columnas que soportan el pórtico son anteriores a la época musulmana y de época romana los fustes en sus extremos superiores. En esto está la clave de que el edificio tardase tan solo doce meses en finalizarse, pues los materiales de construcción se encontraban en las inmediaciones y no tuvieron coste alguno.[2]

Buena muestra de este reaprovechamiento es el pórtico meridional, realizado en dos fases constructivas distintas: los siete arcos occidentales, con sus columnas y capiteles, de estilo califal, obra "mozárabe" del siglo X, conservando aún parte del alfiz, y los restantes, a oriente, claramente reaprovechados, pues a los capiteles les falta una de las caras, como para ser adosados a pilares o paredes. En el siglo XI, con el transcurso del tiempo, el monasterio llegó a tener cierta importancia, siendo propietario de tierras y poblados. De esta época data la torre románica, último elemento construido.

Con la desamortización se abandona el monasterio y desaparecen las dependencias monásticas, por lo que hoy sólo restan la iglesia y la torre y capilla de San Fructuoso, estas últimas de estilo románico. En 1886 el templo fue catalogado como monumento nacional; citando lo siguiente en la introducción:

Existe en la provincia de León un monumento arquitectónico, que si es pequeño por sus dimensiones, es grande é importante por su mérito artístico y por los recuerdos históricos que atesora.

Arcos de herradura.

Siglo XXI[editar]

Tras una fuerte presión popular para la puesta en valor del monumento, la Junta de Castilla y León ha puesto en marcha el proyecto Escalas, que en una primera fase han supuesto la restauración de las cubiertas de la iglesia mozárabe, de la capilla romana, así como de el muro de contención ante las fachadas Oeste, Norte y Este del conjunto, permitiendo además la construcción de un sistema de drenaje y conducción de pluviales. Conjuntamente a las labores de recuperación, la primera fase ha supuesto un estudio arquitectónico completo del complejo para definir las pautas de restauración a seguir.

La segunda fase, planteada para 2010, contempla liberar visualmente la fachada meridional de elementos ajenos, reordenando la señalización y habilitando un aparcamiento en las inmediaciones. Junto a ello se procedería a la museización del templo, ampliando el horario de visitas y los días en los que es visitable el monumento.

El edificio[editar]

Estructura[editar]

Ampliación románica realizada en el siglo XI.

La planta del templo es basilical de tres naves, separadas por arquerías sobre columnas, algunas reaprovechadas, sobre las que descansan arcos de herradura. La cabecera, recta al exterior, alberga tres ábsides de planta ultrasemicircular. Entre las naves y las capillas se encuentra un lugar delimitado por canceles y un airoso iconostasio. Su iluminación sigue la tradición de las iglesias paleocristianas, con ventanas practicadas en el muro volado de la nave central y en los ábsides. Cada capila se cubre, interiormente, con bóvedas ultrasemicirculares y gallonada, a la manera de los viejos modelos orientales e islámicos. El resto, se cubriría con armadura de madera vista, sustituida, en la actualidad, por otra más compleja y algo más moderna. Al exterior, se corona con tejado a dos y una vertiente, con amplios aleros soportados por modillones de rollos.

La torre es ya del siglo XI, con estribos muy gruesos. Originalmente tenía tres plantas. Una puerta con arco de medio punto, que da paso a la capilla de San Fructuoso (también llamada "Panteón de Abades") tiene como tímpano un cancel reaprovechado. En esta torre destaca el ventanal del muro oeste con un doble arco de herradura que, aunque de época románica, imita al que se encuentra en el extremo occidental del pórtico.

Uso[editar]

Trasera del edificio, donde se distingue el añadido románico al original templo mozárabe.

Cada uno de los espacios descritos tenía su función específica en la actividad cotidiana del monasterio. La nave era el lugar que ocupaba el pueblo durante la celebración litúrgica. Los ábsides, con sus altares, eran recintos sacralizados a los que tenían acceso solamente el clero oficiante, mientras que la zona intermedia se destinaba, probablemente, al coro.

Esta distribución tan jerarquizada del espacio interior se debe, en parte, a la reminiscencia del pasado, que a su vez, recoge aspectos de la liturgia oriental. Así queda aún patente en la liturgia ortodoxa bizantina y en el ceremonial copto. Físicamente se observan vestigios de tal compartimentación en los bellos canceles, ornados de relieves, al lado de las arquerías del iconostasio. De el pendía el velum o cortina que se abría o cerraba según el momento del culto para dejar visible o cegado el altar a los fieles allí presentes.

Ornamentación[editar]

Interior del templo.

Adosado al muro sur aparece un pórtico rematado en arcos de herradura que recoge la tradición del modelo del Arte asturiano como el de San Salvador de Valdediós y, a su vez, pudo servir de precedente a otras posteriores románicas de las tierras del Duero. Especial atención merece la ventana geminada situada en el muro que cierra el pórtico en su lado occidental. Se trata de un vano doble con columnilla central y dos arquillos de herradura. Se enmarca en un alfiz que interrumpe la línea de imposta.

Los arcos de esta ventana, así como los del resto del templo son de herradura muy pronunciada, un tipo de arco utilizado con anterioridad, como elemento decorativo, en estelas romanas paganas, de las que tenemos algún ejemplo, en el museo de León. Desde el punto de vista constructivo se empleó en las iglesias visigodas, si bien, su peralte no era tan acusado y algunos otros elementos de su trazado difieron de estos modelos del siglo X. No hay duda por tanto que, a la tradición del pasado hispano se añadieron los nuevos esquemas del arco de herradura desarrollado dentro del mundo islámico, tanto peninsular como norteafricano. Las cubiertas son de madera, estando la central decorada con pinturas del siglo XV.

La ornamentación esculpida de San Miguel de Escalada es muy rica, centrándose en frisos, capiteles, canceles, celosías, etc. Predomina la decoración vegetal tales como racimos, hojas ó palmeras, aunque también existen motivos geométricos como mallas y trenzados y zoomórficos como aves picoteando racimos de vid.

El Beato de San Miguel de Escalada[editar]

El conocido como Beato de San Miguel de Escalada es uno de los primeros beatos realizados en época mozárabe, en fecha incierta (entre 922 a 958). Es un beato en donde se copió y minió el manuscrito Comentario al Libro del Apocalipsis del Beato de Liébana.

El nombre de este beato se debe a que se sabe que fue iluminado a petición del Abad Víctor del monasterio de San Miguel de Escalada (cenobii summi Dei nuntii Micaelis arcangeli). Este trabajo fue realizado por el reconocido maestro iluminador Magius, cuyo nombre aparece citado (Maius quippe pusillus). Parece probable que fuera realizado en el monasterio de San Salvador de Tábara, al que pertenecía Magius, donde murió y fue enterrado en el año 968.

Actualmente este Beato se encuentra en la Biblioteca Morgan de Nueva York.

Referencias[editar]

  1. Ministerio de Educación y Ciencia. «Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes» (en español). Consultado el 18 de Junio de 2010. Información en su página oficial.
  2. a b c d Ministerio de Educación y Ciencia. «Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes» (en español). Consultado el 18 de junio de 2010. Información en su página oficial.

Enlaces relacionados[editar]

Enlaces externos[editar]