Moisés Lebensohn

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Moisés Lebensohn
Moisés Lebensohn
Moises Lebensohn

PlumaMartillo.png
Secretario General del Congreso Nacional de la Juventud Radical de 1938

EscudoJunin2.gif
Concejal
por Junín
1936-1940

Escudo de la UCR.svg
Presidente del Comité Provincia UCR
por Buenos Aires
1950-1953

Datos personales
Nacimiento Bandera de Argentina Bahía Blanca, Argentina
12 de agosto de 1907
Partido Unión Cívica Radical
Profesión Abogado
Político
Periodista

Moisés Lebensohn (Bahía Blanca, 12 de agosto de 1907 - 13 de junio de 1953) fue un periodista, abogado y político argentino que dirigió la Juventud Radical y más tarde fue uno de los fundadores del Movimiento de Intransigencia y Renovación o MIR, y si bien nunca alcanzó cargos públicos de gran relevancia, es considerado como uno de los ideólogos fundamentales del sector de la intransigencia de la Unión Cívica Radical.

Biografía[editar]

Hijo de inmigrantes judíos; su padre, montenegrino, era médico, políglota, un intelectual que tuvo una poderosa influencia en su formación. La madre, Fanny Chaponik, rumana. Ambos, descendientes de humildes familias campesinas.[1] Su hijo Moisés había nacido en el puerto sureño de Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires, el 12 de agosto de 1907.

Inclinado desde joven al periodismo, inició su militancia política en el socialismo y al poco tiempo se afilió a la Unión Cívica Radical. En 1931, apenas recibido de abogado, fundó el Diario Democracia en Junín, su ciudad adoptiva. En 1936 fue electo concejal y en 1938 fue Secretario General del Congreso Nacional de la Juventud Radical.

Sostenedor crítico del yrigoyenismo y partidario de profundizar las conquistas sociales de este, se opuso a los mecanismos fraudulentos de la llamada "Década Infame" (1930-1943) y a los sectores conservadores de su partido. Sostenía la necesidad de avanzar en la justicia social a través de políticas de profunda reformas económicas, incluyendo la nacionalización del petróleo y la reforma agraria. Alineado con el sector de raíz más popular del radicalismo, que entonces encabezaba Amadeo Sabattini, junto con otros jóvenes como Gabriel del Mazo, Damonte Taborda, Ricardo Balbín, Arturo Frondizi, Arturo Illia, Crisólogo Larralde y Alejandro Gómez, conformó el Movimiento de Intransigencia y Renovación (MIR), un grupo opositor a la vieja y tradicional dirigencia partidaria, y por el cual fue duramente criticado desde el ala conservadora de su mismo partido, que incluso llegaron a agredirlo físicamente, además de tacharlo de "comunista, ambicioso y judío".[2] Al decir Alejandro Gómez: "los jóvenes no encontrábamos el rumbo, en un partido que consentía el fraude, o colaboraba con él". Se selló un pacto para defender la moral, la justicia social, la libertad, la república, el federalismo, la libertad sindical, el voto femenino, la reforma educativa y una firme repulsa a toda forma de régimen corporativo.

Moisés Lebensohn dando un discurso.
Tumba de Moisés Lebensohn en el Cementerio Central de Junín.

Lebensohn sostenía que el radicalismo de entonces carecía de "ejemplos morales y coraje para hacer reformas vitales de justicia social, que afectan intereses económicos". Junto con los otros dirigentes juveniles del MIR, Lebensohn impulsó un programa transformador que adquiriríó forma en el V Congreso de la Juventud Radical en Chivilcoy, en mayo de 1942. Este programa, así como el llamado "programa de Avellaneda" de 1943 y el del Congreso de 1944, fueron posteriormente (1948) incorporados casi totalmente como Bases de Acción Política de la UCR.

En 1950 Lebensohn fue elegido presidente del Comité de la Provincia de Buenos Aires de la UCR, y en 1952 fue presidente de la Convención Nacional de su partido. Su oposición al presidente Juan Domingo Perón lo llevó a la cárcel en más de una ocasión. Fue transparente en sus críticas y muy preciso respecto del populismo peronista: "Hay una destrucción del sindicalismo independiente, avasallamiento de las universidades, humillación del régimen parlamentario, monopolio de la radio y del cine; restricción de la libertad de prensa; manejo discrecional de los fondos públicos y de los inmensos recursos sustraídos a la producción; absorción burocrática del control económico y financiero; reelección indefinida del jerarca. Ya están dadas las condiciones totalitarias". Aunque su defensa de las políticas sociales de Perón le granjeó acusaciones de "traidor" de parte de muchos de sus correligionarios.

En 1949 fue elegido convencional constituyente por la UCR para reformar la Constitución de la Nación Argentina y presidió el el bloque radical en la Convención Constituyente. Disconforme con las cláusulas autoritarias que el peronismo quería imponer en la reforma de la Constitución, Lebensohn se retiró con el bloque radical de la Convención Constituyente y en respuesta a los gritos de la mayoría "¡Que se vayan!" exclamó: "Volveremos, para dictar la Constitución de los argentinos". Ello no impidió que el peronismo sancionara la Constitución argentina de 1949. Poco más tarde, Lebensohn sufrió la cárcel por razones políticas durante más de un año y allí se quebrantó su salud física definitivamente.[3]

Esta combinación terminó por desgastar las fuerzas de Lebensohn, que falleció de un ataque cardíaco el 13 de junio de 1953, a los 45 años de edad. "No debo morir; hay tanto que hacer, tanto que luchar, luchar..." fueron sus últimas palabras. Fue un político de raza, de visión humanística, de actitud humilde y generosa y de un compromiso con los valores altos. El traslado de sus restos a Junín provocó una multitudinaria movilización espontánea. Centenares de coronas hicieron guardia de honor ante el paso del cortejo. El diario Democracia, al que el gobierno escamoteaba papel, consiguió aparecer, pero enlutado por un vacío irreparable. Dijo Félix Luna: "Lo más importante de Lebensohn es la pasión que lo animó y la jerarquía que dio a la política como instrumento para mejorar la vida colectiva".

Relación con el peronismo[editar]

Con el ascenso del peronismo al poder, Lebensohn y la gran mayoría de la UCR se situó en la oposición. Sin embargo, no dejó de reconocer la importancia de las conquistas sociales del gobierno de Perón, lo que le ganó no pocas enemistades dentro de su propio partido. Cuando en 1949 fue electo convencional constituyente y presidió el bloque radical en la Convención para la reforma de la Constitución Nacional se opuso a la propuesta de reelección presidencial y a otras medidas que finalmente la mayoría peronista consagragó en el nuevo texto constitucional.

Mantuvo durante largo tiempo amistad con Eva Perón, por haberse conocido en Junín y haberla ayudado con algunos comentarios favorables a su carrera artística en el diario Democracia. En sus charlas le inculcó la necesidad de luchar por los desposeídos y la justicia social que Lebehnson por su cultura y preocupación constante por estar actualizado con las circunstancias de la época ya había percibido como el gran tema del siglo veinte. Esta profunda amistad no se quebró siquiera cuando ambos estuvieron profundamente enfrentados en lo político ya que ambos compartieron el ideario social, a punto tal que solían encontrarse en sitios públicos para compartir una charla y un café.

Diario Democracia[editar]

Diario Democracia; es un diario de la ciudad de Junín, provincia de Buenos Aires, Argentina, cuyo primer ejemplar se editó el 17 de octubre de 1931, durante el gobierno de José Félix Uriburu y a través de sus páginas difundió sus posiciones contra el fraude, su alineamiento decidido en defensa de la República Española y la denuncia de la masacre nazi y de todos los atropellos de los gobiernos de la década infame. Fue clausurado por el peronismo entre los años 1950 y 1951 por su contenido ideológico y sus denuncias en contra del autoritarismo imperante en el país.

En enero de 2006 |Democracia lanzó su sitio web,[4] con secciones sobre política, economía, agro, deportes y espectáculos. Presenta información local, regional, provincial, nacional e internacional, y hoy en dia llega a lectores de 40 localidades en una vasta región del noroeste bonaerense y el sur santafesino.

Frases[editar]

“Nosotros estamos en la lucha y en la pelea por la realización de los fines y los ideales de la nacionalidad. Nuestra bandera en este momento es la bandera de la República y quienes se alzan contra el sentido de libertad y contra los contenidos profundos que dieron nacimiento a nuestra Patria, son perjuros del sentimiento de la Argentina”.

“… Nuestra bandera suprema es la vida de los hombres. Queremos que todo en la Argentina –economía, estructura social, estado político– esté subordinado a la vida del hombre argentino como supremo objetivo, como finalidad suprema de la existencia nacional”.

“… Las libertades civiles y políticas deben integrar el clima de la dignidad humana con una efectiva democracia económica, y ansiamos que el partido imponga un orden de Justicia que garantice el derecho igual de todos a la libertad, el derecho de todos al trabajo, a la cultura, a un standard de vida correcto, a la alegría de vivir, a un hogar confortable … Proclamamos que esta etapa de la historia debe concluir aquí, como en el resto del mundo, con la abolición de la angustia humana, de la inseguridad del hombre ante su porvenir, ante los riesgos de la desocupación, de la enfermedad y de la vejez y ante la incertidumbre de la existencia de sus descendientes…Para llegar a este estado de justicia social estamos dispuestos a luchar contra todas las situaciones de privilegio y contra todas las injusticias que oprimen la vida argentina”.

“En cualquier otro sitio la Patria puede ser una mera expresión geográfica, pero en la Argentina es, no una porción de tierra, sino un contenido moral y un sentimiento histórico ligado a la idea fundamental de libertad”.

“… Nosotros queremos el contralor social de la economía, pero con un Estado dirigido democráticamente en forma tal, que todas las fuerzas de la sociedad intervengan, sin interferencias deformadoras, en la expresión de la voluntad colectiva y tenga el estado como agente y no como dueño de la comunidad.”

“… Los hombres de trabajo no creen que en la democracia puede constituirse un deseo muy humano de justicia y respeto para la condición de los hombres. Y la Unión Cívica Radical tiene que probar, con todos los medios posibles, que la democracia implica, también, justicia social e igualdades de realización económica.”

Instituto Moises Lebensohn[editar]

El Instituto Lebensohn es una entidad sin fines de lucro fundada a fines de 2004, a instancias de las organizaciones de la Unión Cívica Radical, la Juventud Radical y Franja Morada. Su nombre es un humilde homenaje a su militancia social y política, a sus ideas y a su trayectoria en la historia de Argentina.

El instituto cuenta con más de 30 filiales en el país y presenta diversos programas de formación de cuadros militantes, espacios de discusión y de generación de recursos propios.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]