Mobiliario urbano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
También las áreas recreativas son consideradas mobiliario urbano.
Asiento de acero en la vía pública. Los elementos urbanos son de materiales fuertes y a menudo empotrados para disuadir el vandalismo.

El mobiliario urbano (a veces llamado también elementos urbanos) es el conjunto de objetos y piezas de equipamiento instalados en la vía pública para varios propósitos. En este conjunto se incluyen bancos, papeleras, barreras de tráfico, buzones, bolardos, baldosas, adoquines, paradas de transporte público (en las que podemos encontrar marquesinas y tótems), cabinas telefónicas, entre otros. Generalmente son instalados por los ayuntamientos para el uso del vecindario, o bien adjudicándolos a un privado para que éste obtenga beneficios explotando la publicidad en la vía pública. Las variables más importantes consideradas en el diseño del mobiliario urbano son, cómo éste afecta la seguridad de la calle, la accesibilidad y el vandalismo.

Los elementos urbanos identifican la ciudad y a través de ellos podemos conocer y reconocer las ciudades. Llegan a definirse como una parte constituyente del ADN de la identidad de la ciudad. El diseño de un mobiliario urbano que responda y se adecúe a los espacios, coloridos y los usos que la sociedad demanda es una tarea muy comprometida. Para ello es fundamental la comprensión del medio y una lectura clara detenida de su comportamiento dentro del marco donde vaya a ser ubicado, más si se trata de una ciudad monumental o histórica y con peculiaridades específicas.

Ejemplo de accesibilidad, acera modular que facilita el tránsito entre la acera y el transporte público sin desnivel.


El continuo vandalismo, hace que el "mobiliario urbano" sea imposible de mantener dentro de costos razonables. El espacio público funciona como una plataforma donde se instalan una cantidad de bienes y servicios de manera organizada para el disfrute de la comunidad; estos bienes y servicios, se identifican como el mobiliario urbano.

La forma como las personas disfruten de esta oferta estará expresada por el comportamiento de ellas en el propio espacio público. Es necesario pues, que exista una conciencia colectiva del espacio y de los beneficios que se pueden obtener en él.

"La calle" es una interioridad social, donde se expresan las actividades, rasgos y valores de los conciudadanos, y donde se puede leer el grado de compromiso de éstos con lo colectivo.

Una buena manera de conocer y analizar la calidad de vida en las ciudades,debe constituirse en objetivo de primera importancia cuando se quiere lograr el progreso de una sociedad. Una ciudad que no se dota de mejores condiciones de vida, en lo referido a los artefactos de uso público, es una ciudad mezquina e inculta, que no sabe aprovechar su progreso para vivir mejor.

En Argentina las propuestas han sido fraccionadas y contradictorias, en cuanto a su sistema de transporte y su equipamiento de refugios peatonales. Las ciudades se han desarrollado a lo largo del tiempo con distintos impulsos, esfuerzos y recursos.

Las diferentes ofertas que hoy existen a nivel de mobiliario urbano están netamente supeditadas a los recursos con que cuenta cada comuna y en esta variedad,existen distintos grados de aprovechamiento de lo ofrecido.

Los refugios peatonales constituyen de alguna manera una situación relevante en el desarrollo de la vida del ser humano en el espacio público. Todas las ciudades dependen de un sistema de transporte, por lo tanto, el refugio, primer vínculo formal con el sistema, debe ser atendido con la importancia y el respeto que se merece, ordenador, regulador, organizador y principal colaborador para el éxito del transporte en las ciudades.

El estado de conservación en que se encuentran los refugios instalados hace preguntarnos si estamos culturalmente preparados para asimilarlos,comprenderlos y disfrutarlos.

Los materiales tecnológicamente superiores no han sido capaces de soportar las manifestaciones culturales a las que estamos acostumbrados. En muchos de los refugios se puede ver como en poco tiempo se han convertido en presa de expresionistas del espacio público, dibujos, mensajes y declaraciones e incluso denuncias sobre la mala instalación del refugio.

La belleza efímera de las nuevas propuestas nos recuerda los antiguos refugios que sólo requerían pintarlos de nuevo y reponer una que otra pieza de madera para conservar su imagen y funcionalidad.

El objetivo de crear objetos para responder a ciertas necesidades del usuario, implica la necesidad de alentar su uso y su disfrute destacando el rol simbólico del objeto. Un desarrollo sin atributos precisos, sin imaginación política, es decir, sin claridad acerca de la "matriz de los valores de uso" y sin la debida reflexión de las necesidades que deben satisfacer el mobiliario urbano, muy probablemente no aportará un bienestar a la población local.

Referencias[editar]

Existem grandes diseñadoras de mobiliario urbano em América latina.

Un nuevo concepto para evitar el vandalismo en el mobiliario urbano utiliza rejas metálicas galvanizadas por inmersión en caliente para combatir la pegatina de publicidades ilegales y ataques con pinturas y aerosoles, adicionalmente el hierro galvanizado en caliente no tiene valor de reventa.

Enlaces externos[editar]