Mixomatosis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cabeza de conejo afectado de mixomatosis.

La mixomatosis (mixoma, tumor de los tejidos conjuntivos) llamada vulgarmente tomatosis, es una enfermedad infecciosa de origen vírico que afecta a los conejos. El agente causal es un Leporipoxvirus de la familia Poxviridae. Se caracteriza por tumefacciones en la piel y en las membranas mucosas, particularmente en cabeza y genitales. Después suele evolucionar a conjuntivitis aguda y a veces ceguera. El conejo se vuelve apático, pierde el apetito y desarrolla fiebre. En los casos típicos en que el animal no posee resistencia, la muerte acontece de media en 13 días. La forma de transmisión es la pulga y otros artrópodos chupadores de sangre en Europa, aunque por ejemplo en Australia se transmite a través de los mosquitos.

Se descubrió en Uruguay a fines del siglo XIX, en conejos importados del género Sylvilagus. Posteriormente se extendió por las poblaciones suramericanas de conejos silvestres. Sin embargo era ésta una cepa menos virulenta que la que se introdujo en Australia en 1950 y que redujo la población drásticamente (de 600 millones a 100 millones en dos años).

La mixomatosis y el control de las poblaciones de conejo[editar]

Durante décadas científicos de Gran Bretaña, Alemania y Francia buscaron un remedio contra la plaga en que se habían convertido los conejos; fue el médico francés Armand Delille el que creyó encontrar la solución.[1] Introdujo artificialmente en Francia en 1952 unos cuantos conejos inoculados con el virus productor de la mixomatosis que rápidamente se extendió por el continente europeo de forma natural, a través de artrópodos chupadores de sangre y diezmó la población francesa en 2 años (90% de mortalidad). La mixomatosis, junto con la neumonía hemorragicovírica, es la causante del declive del conejo en la Península Ibérica, lo que ha causado la decadencia de animales emblemáticos hasta el punto de que del águila imperial ibérica se perdieron el 70 % de los nidos y el lince ibérico se encontró sin su sustento básico.

Existe una vacuna de vector vírico para conejos domésticos, si bien en Europa ejemplares silvestres han desarrollado inmunidad y se extienden paulatinamente.

Notas y referencias[editar]

  1. Revista Natura nº 14, Mayo 1984