Mito de la creación egipcio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Mito de la creación Heliopolitano

Según él mito heliopolitano, en el principio del tiempo tan sólo existían inmensas masas de aguas turbias cubiertas por absolutas tinieblas, una oscuridad que no era la noche, pues ésta no había sido creada todavía, era el océano infinito conocido por los egipcios como el océano primordial Nun, que contenía todos los elementos del cosmos. Pero aun así no existían ni el Cielo ni la Tierra, tanto los hombres como los dioses aún no habían nacido. No había vida ni muerte. El espíritu del mundo se hallaba disperso en el caos, hasta que tomando conciencia se llamó a sí mismo; así nació el dios Amón Re.

Amón Re estaba solo; así que decidió crear de su aliento a Shu (él viento), y de su saliva o por medio de su semen según la mitología creó a Tefnut (La humedad), y les ordenó que viviesen al otro extremo del Nun. Después Amón Re hizo emerger un espacio seco donde pudiese descansar; a aquel espacio seco le llamo tierra, y a la Tierra que emergió le llamó Egipto. Y como surgíó de las aguas, viviría gracias a éstas; así que hizo que las aguas estuviesen en la Terra; así nació el río Nilo. Ra fue creando la vegetación y los seres vivos a partir del Nun para llenar el vacío de la Tierra. Entretanto, Shu y Tefnut tuvieron dos hijos, a los que llamaron Geb (La Tierra) y Nut (El Cielo). Geb y Nut se casaron; así, el cielo yacía sobre la tierra, copulando con ella. Shu, celoso, los maldijo y los separó sosteniendo al cielo sobre su cabeza y sus hombros, y sujetando a la tierra con sus pies. Otras versiones cuentan que al estar Geb y Nut juntos el Cielo y la tierra estaban unidos sin dejar espacio para la creación del dios Amón re, así que éste le pidió a Shu que separara a sus hijos sosteniendo a Nut sobre su cabeza y sus hombros, desde aquel momento el viento yacía en medio del cielo y la tierra; aun así, Shu no pudo impedir que Nun tuviera hijas, las estrellas, así dando origen a la bóveda celeste.

Sin tener conocimiento alguno de lo ocurrido con Geb y Nut, Ra había enviado a uno de sus ojos a buscar a Shu y Tefnut para que le dijese lo ocurrido. Pero cuando el ojo regresó sin obtener lo que buscaba, otro ojo había ocupado su lugar. El primer ojo comenzó a llorar, hasta que Amón Re lo colocó en su frente, creando así al Sol. De las lágrimas de aquel ojo que cayeron a la tierra nacieron los primeros hombres y las primeras mujeres, que poblaron en la tierra de Egipto. Todas las mañanas, Amón Re recorría el cielo en una barca que flotaba sobre Nun, que ya cubría el cosmos dividiéndose en las aguas sobre él firmamento, y las aguas del abismo. Aquella barca de Amón Re viajaba por el cielo transportando al Sol, iluminando así a la tierra por un periodo de tiempo de doce horas hecho por los egipcios. Cada noche, Nut se tragaba él sol, pero éste se regeneraría la mañana siguiente, y Ra continuaba su viaje por la Duat, el equivalente del Infierno egipcio, dónde debía cruzar por doce puertas, una por cada hora de la noche, éstas estaban custodiadas por la serpiente enemiga de Amón Re, Apep (O Apofis en griego) la serpiente cuyo objetivo es acabar con él sol la Maat (El orden cósmico); si atravesaba la Duat, volvía a nacer de Nut el sol, y Amón Re lo volvía a transportar por él cielo durante otras doce horas, dando origen a un nuevo día.