Misión de Santa Catarina Virgen y Mártir

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Misión de Santa Catarina Virgen y Mártir fue una misión establecida en el territorio de la península de Baja California. debe su nombre a la santa católica Catarina de Alejandría, y fue fundada por dos misioneros de la orden dominica: José Loriente y Tomás Valdellón el 12 de noviembre de 1797. El sitio elegido para la construcción del edificio, una mesa rodeada de valles irrigados, se localiza a unos sesenta y dos kilómetros al este de la misión de Santo Tomás de Aquino y fue conocido por los indios paipai con el nombre de Jactobjol, que significa Lugar donde el agua cae sobre las piedras. Es la segunda y última de las misiones bajacalifornianas situadas en terreno montañoso.

El lugarteniente José Joaquín de Arrillaga, gobernador de las Californias, recorrió la región un año antes de la fundación de la misión en compañía de Diego de Borica, con el propósito de localizar una ruta hacia las misiones sonorenses.

De acuerdo con registros datados antes de 1824, la mayoría de los indígenas que vivieron cerca del territorio fueron convertidos al catolicismo. La misión fue hogar de 600 novicios, el número más amplio para cualquier misión dominica. En la actualidad, prácticamente nada queda de la vieja construcción dominica, que se localiza en lo que actualmente es el Valle del Álamo, en el municipio de Ensenada.

Historia de la Misión[editar]

En 1796, José Joaquín de Arrillaga emprendió una expedición hacia el norte de Baja California con el propósito de expandir los dominios españoles hacia el río Colorado y la costa del golfo de California. Después de varios meses de viaje, Arrillaga concluyó que la región era capaz de sostener nuevos asentamientos, y que especialmente era propicia para el establecimiento de una misión. La construcción del edificio comenzó el 6 de agosto de 1797. Santa Catalina de Alejadría nació en Alejandría en 283, su padre Costa era de familia pobre. Al igual que su madre, Catalina tenía cabellos rubios los cuales parecían de oro, también era hermosa, animosa y decían que era un poco extrovertida.