Misión de San José de Comondú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La misión de San José de Comondú fue fundada en una región explorada por vez primera por Eusebio Francisco Kino, en compañía del Almirante Isidro de Atondo y Antillón. Esta región fue conocida como Comondú por los indígenas cochimíes a los que Kino se proponía evangelizar. El significado del topónimo es desconocido.

La fundación[editar]

La misión fue fundada en 1708 por los padres misioneros Juan María de Salvatierra, Juan de Ugarte y Julián Mayorga este último fue responsable de la construcción y quedó al frente de la misión hasta su muerte el 10 de noviembre de 1736 . Río abajo se estableció una "Visita" que fue establecida por el padre misionero Juan de Ugarte, dicha "Visita" ubicada a pocos km de la misión llevó por nombre San Miguel de Comondú, es importante no confundirse, son dos nombres, dos establecimientos y una sola población.

Fue financiada o dotada por Don José de la Puente Peña Castejón y Salcines, marqués de Villapuente de la Peña (España), la misión está o estuvo situada a 54 km de la Misión de Loreto, casi en medio de la península. Su ubicación es excelente pues está situada a la orilla de un pequeño arroyo que corre a través de la Sierra de la Giganta.

El abandono[editar]

Al fallecer el Padre Mayorga la misión o cuando menos los creyentes, enseres y ganado fueron reubicados en la Misión de San Ignacio de Kadakaamán y desde entonces la misión pasó a llamarse "Comondú viejo".

Alrededor de 1750 o 1760 prosiguió con la construcción el padre misionero Francisco Inamma de origen austriaco, la iglesia de la misión es la única en la península que tenía tres naves y por consiguiente tres altares, para 1793 ya expulsados los misioneros jesuitas de las colonias españolas, los frailes dominicos informaron a sus superiores que la misión contaba con 25 pinturas religiosas y 6 estatuas. La misión dejó de funcionar como tal en 1827.

La destrucción[editar]

De esta misión se cuenta y además es cierto que un gobernador de ingrata memoria ordenó dinamitar en 1930 los restos de la vieja misión para aprovechar la piedra conque estaba construida para edificar una escuela, lo increíble es que Comondú está ubicada en una cañada en que abunda la piedra. Algunos historiadores suponen que el tipo ese que ordenó dinamitar la vieja misión era un anticlerical que hizo buen negocio vendiendo las reliquias de la misión para posteriormente destruirla para borrar evidencias. En la actualidad la iglesia no existe, solo se conservan la sacristía y la casa donde vivían los padres misioneros.

[editar]

El escritor y antropólogo Fernando Jordán llamó en su libro "El otro México, biografía de Baja California" (1953) a los dos Comondús (San Miguel y San José) "El último paraíso sobre la tierra".

Bibliografía[editar]