Miroslava Stern

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miroslava Stern
Nombre de nacimiento Miroslava Šternová
Nacimiento Praga, Flag of Czechoslovakia.svg Checoslovaquia
(actual República Checa)
27 de febrero de 1926
Fallecimiento Ciudad de México,
Flag of Mexico.svg México
9 de marzo de 1955 (29 años)
Apodo(s) "Miros-Mango"
Familia
Cónyuge Jesús Jaime Obregón (1946) (divorciados)
Ficha en IMDb

Miroslava Šternová, (n. Praga, Checoslovaquia, el 27 de febrero de 1926 - Ciudad de México, México, 9 de marzo de 1955) fue una actriz y diva mexicana de origen checoeslovaco, perteneciente a la Época de Oro del Cine Mexicano y nominada al Premio Ariel de la academia Mexicana de cine por su participación en la cinta Las tres perfectas casadas dirigida por Roberto Gavaldón.

Biografía[editar]

Carrera artística[editar]

Fue hija adoptiva del doctor Oskar Štern y de la señora Miroslava Becková. A pesar de la posición económica de la familia, esta se vio forzada a abandonar el país debido a las violentas persecuciones que los soldados nazis infligían en Checoeslovaquia.

El peregrinaje de la familia —que en alguna ocasión fue confinada a un campo de concentración—, se prolongó por algunos pueblos escandinavos antes de arribar a México en el año de 1940.

En el año de 1944 murió la madre de Miroslava a raíz de un mal canceroso, lo que le propicia una profunda depresión, por lo que su padre decide enviarla a estudiar a Estados Unidos una carrera de decoración y arquitectura en Nueva York. Es ahí donde vive su primer intento de suicidio, aunque algunas versiones señalan que ya había intentado anteriormente suicidarse por la muerte de un novio soldado estadounidense con quien planeaba casarse en 1942.

En 1945 participa en un baile del Country Club de la Ciudad de México en donde es elegida "reina". Decide estudiar actuación con el maestro Seki Sano, y se enamora de uno de los discípulos de él, el actor y en aquel entonces estudiante de dirección de escena: Jesús Jaime Gómez Obregón, alias "El Bambi", con quien contrajo nupcias el 2 de febrero de 1946, pero de quien se divorció en el mismo año.

La primera película en que participó fue Bodas trágicas en 1946, junto a Roberto Silva y Ernesto Alonso. La segunda fue el drama llamado Cinco rostros de mujer de ese mismo año.

En 1947, tuvo la oportunidad de tener un breve pero importante papel junto al ya famoso Mario Moreno "Cantinflas" y Ángel Garasa en el film cómico ¡A volar joven!, que la catapultó a ser reconocida en otras latitudes. Ese año fue particularmente productivo para la actriz, al intervernir en otras tres películas mexicanas menores al hilo: Una aventura en la noche, Juan Charrasqueado y Nocturno de amor, en las que tuvo un rol protagónico. Además de ellas, tuvo su primero de tres rodajes en Hollywood con la cinta Adventures of Casanova.

Los años 1950 a 1953 fueron especialmente intensos en participaciones de la europea para el cine de oro mexicano, destacando 1951 con cinco películas estrenadas.

En 1950 Miroslava trabajó por segunda vez en el filme norteamericano con The brave bulls (Fiesta brava) publicada en 1951 y dirigida por Robert Rossen, con quién llevó una buena amistad. Rossen era considerado de ideas comunistas, por lo que pronto se corrió el rumor de que la actriz simpatizaba con la ideología comunista, sumado a su origen checo. En 1950 también filmó La casa chica de Roberto Gavaldón, junto a la diva Dolores del Río

Miroslava no se distinguió precisamente por su gran capacidad histriónica, pero su presencia física era razón más que suficiente para lograr imponerse en el cine de una forma versátil.

En la vida privada fue de carácter irascible, nerviosa y contradictoria, pero en la pantalla grande sabía ser simpática y agradable, dándosele muy bien la comedia, con varios títulos a su haber: La muerte enamorada (1950); Ella y yo (1951), al lado de Pedro Armendáriz, con quién trabajó también en Juan Charrasqueado. Igualmente fueron comedias Sueños de gloria (1952), Más fuerte que el amor (1953) y La visita que no tocó el timbre (1954).

En el melodrama, que fueron la mayoría de sus restantes rodajes, también lució su belleza y su carácter fuerte, aunque terminaba por ser dominada y seducida por el galán de la película, como en La posesión (1949), dirigida por Julio Bracho, que es otro de sus buenos filmes, en el cual compartió créditos con Jorge Negrete.

Por otra parte, la popularidad alcanzada fuera de México por algunas películas mexicanas del género de horror ha convertido a Miroslava en una especie de actriz-fetiche para públicos especializados. Éste es el caso de El monstruo resucitado (Doctor Crimen) (1953) y La muerte enamorada (1950), dos cintas de gran popularidad en años recientes.

A inicios de 1955, trabajó en la que fue su tercera y última película para Hollywood, llamada Stranger on Horseback, otro film del género western y el cual pasó sin mayor suceso para el público estadounidense, al igual que sus dos cintas anteriores.

Sus papeles más brillantes y recordados son en dos títulos que forman parte de las grandes películas del cine mexicano, como son la aclamada comedia Escuela de vagabundos (1954, al lado de Pedro Infante) y una pequeña obra maestra de Luis Buñuel Ensayo de un crimen (1955); curiosamente ambos fueron su penúltimo y último trabajos antes de su muerte prematura e inesperada a sus casi 30 años y en un momento en que su trayectoria empezaba a alcanzar mayores dimensiones, puesto que tenía proyectos pendientes en Hollywood y había firmado en México para protagonizar Vainilla, Bronce y Morir, al lado de Ignacio López Tarso y la cómedia No es posible la luna conmigo protagonizada junto a Germán Valdés Tin Tan y su amiga Ninón Sevilla.

La carrera de Miroslava en realidad fue corta, pues sólo duró 9 años y su filmografía consta de 30 títulos, pero sin embargo fueron suficientes para que ella dejara una huella imborrable en el público, aunque hay que reconocer que nunca alcanzó la cima del estrellato a la manera de María Félix, Gloria Marín o Dolores del Río, quizás en parte a que la mayoría de sus filmes no se prestaban para ello. En casi todos ellos, a Miroslava sólo se le utilizaba como un bello adorno para que lucieran sus galanes masculinos, como lo apuntó Carlos Monsivais en su ensayo “Miroslava: De la tragedia como perdurabilidad".

Vida privada[editar]

En 1945 se casó con Jesús Jaime Obregón, miembro de una familia de la alta burguesía de la época y del cual se divorció al poco tiempo, al descubrir, según se decía, la homosexualidad de su pareja y que el matrimonio era sólo de conveniencia, urdido por la familia del muchacho y algunos amigos de similares tendencias sexuales, con el objeto de darle una apariencia de normalidad al joven Obregón.

Obviamente que esta traumante experiencia dejó su huella en Miroslava, utilizándose por algunos, después de su muerte, como una explicación de su conducta errática, frágil y de temor ante la posibilidad de establecer relaciones sexuales con los hombres y se dijera que, prácticamente, buscaba seducir a casi todos sus coprotagonistas cinematográficos, aunque no lograra intimar de forma duradera con ninguno de ellos.

Algunos de los tórridos romances que se le atribuyen son con Arturo de Córdova, Steve Cochran, Jorge Pasquel, Mario Moreno “Cantinflas” y, el más notorio y publicitado, con el torero español Luis Miguel Dominguín. Parece ser que también tuvo una aventura amorosa con Pedro Armendáriz, con quien filmó dos películas, ya que el actor solía jactarse de su “suerte” para probar, fuera de cámaras, los brazos de sus parejas femeninas en el cine.

También hubo el rumor de relaciones lesbianas, en una época en la que era algo sencillamete intolerable, al grado de correr una versión en que se atribuía la causa de su suicido, a su amistad con Ninón Sevilla y que en rigor la foto que tenía en sus manos, cuando se le encontró muerta, era con esta actriz, pero que uno de sus amigos -Ernesto Alonso?- que estuvo en su casa, el día de su desaparición, cambió la foto por la de Dominguín, con el objeto de preservar su buena imagen, ya que resultaba más correcto haber tomado su fatal decisión a consecuencia de no soportar el despecho del torero, quién la había abandonado para casarse con la italiana Lucía Bosè.

La relación con el torero español Dominguín —el padre de Miguel Bosé— se sitúa en 1954, luego de una visita de la actriz a la Plaza de Toros México. Allí entabla con él una amistad que pronto se transforma en una relación amorosa. Al ser nombrada representante del cine mexicano durante la muestra del Festival de Cine de Venecia Miroslava viaja a España donde es recibida por Dominguin quien decide llevarle primero a su finca Villa de la Paz, España, y después acompañarle a San Michelle de Capri, donde el torero español le obsequia un presente, prometiéndole amor eterno y una próxima boda con ella.

Regresó a México el 20 de diciembre de 1954 para continuar con su carrera filmográfica. Es el día 1 de marzo de 1955 cuando se entera de la boda de Luis Miguel Dominguín con la actriz Lucia Bosè celebrada en Nevada, Estados Unidos, lo que le motiva una crisis depresiva severa que la orilla a aislarse del medio.

El escenario final: ¿suicidio o accidente?[editar]

La confusa situación en que ocurrió la repentina muerte de Miroslava alimentó una serie de especulaciones, la mayoría son versiones nunca esclarecidas ni contundentes, en vista de lo ya distante en el tiempo del hecho acontecido. Además, la investigación policial se atribuyó una falta muy notable de datos exactos en esa época, para determinar lo que sucedió ese día del 9 de marzo de 1955.

Según la versión más aceptada y oficial de acuerdo a su ama de llaves -la señora Rosario Navarro viuda de Nava-, Miroslava regresó a su domicilio, ubicado en la calle de Kepler número 83 en Polanco, el día 8 de marzo de 1955, hundida en una profunda tristeza que le agobiaba desde días antes, por lo que le pidió que se retirara de sus labores por lo menos durante uno o dos días.

Miroslava solamente bajó de su alcoba en una ocasión para beber un vaso de leche. Al siguiente día regresó el ama de llaves para reportarse con Miroslava, a lo que la actriz respondió recordádole lo que le había pedido el día anterior, y después de un lapso de silencio le pidió que si llegaba el señor Oscar le dijera que no estaba en la casa.

El día jueves 10 de marzo a las 11 de la mañana el ama de llaves llamó insistentemente a la habitación de la actriz, quien no respondió, por lo que la empleada pensó que su patrona se encontraba dormida; a las 12 del día nuevamente llamó pero al no haber respuesta de Miroslava la señora Rosario se dio a la tarea de localizar al señor Oscar Stern infructuosamente, sin embargo localizó a la actriz Ninón Sevilla, y juntas abrieron la puerta de la habitación. Miroslava había muerto.

El cuerpo de la actriz yacía inerte sosteniendo con su mano derecha una fotografía tamaño postal con su imagen al lado de Dominguín y la abuela de éste.

Se encontraron además, una caja de Ayerlucin (un barbitúrico), un frasco conteniendo otro medicamento de nombre Dodecalivez y tres cartas póstumas. El cuerpo de Miroslava fue trasladado a una agencia funeraria donde la actriz Dolores Camarillo Fraustita lo maquilló por última vez; finalmente, fue trasladado al Panteón Francés de la Piedad, donde fue cremado y donde sus cenizas permanecieron durante mucho tiempo en la Cripta Osario, en el nicho 104.

Sin embargo existe otra versión, menos conocida y menos mítica que afirma que la actriz checa habría muerto de manera muy distinta. La historia oficial de la muerte de Miroslava, convivió durante algún tiempo con un rumor popular más desencantado que encontró espacio en las secciones de "nota roja" de los diarios hasta que la ANDA exigió al gobierno de Adolfo Ruiz Cortines que las censurara.

Según esta versión, Miroslava no se suicidó, sino que habría muerto en un accidente de aviación, acompañada de su amante. El rumor relacionó así dos muertes, la de la actriz y la de Jorge Pasquel, yerno de Plutarco Elías Calles, cristero en su juventud y político alemanista en la madurez, promotor del béisbol profesional y dueño del periódico Novedades. Pasquel, el arquetipo del millonario alemanista más allá de la ley: acusado de contrabando y de vender concesiones aprovechando su influencia en el gobierno, siempre solucionaba sus problemas sacando la pistola o la chequera.

El avión de Pasquel, con siete pasajeros, se estrelló a veinte kilómetros de Ciudad Valles, San Luis Potosí, el 8 de marzo de 1955. El diario La Prensa del 9 de marzo comienza la especulación: "Nadie sabe a quién corresponde el séptimo cuerpo, pues solamente se sabía que viajaban seis personas, incluyendo a Jorge Pasquel." Unos días después del accidente se da a conocer la identidad de los otros cinco muertos: dos pilotos, un radiooperador, un mecánico y el mayordomo. El 11 de marzo, apenas tres días después del accidente en San Luis Potosí, encuentran el cadáver de Miroslava.

La tardanza da lugar a las sospechas: la criada de la actriz, María del Rosario Navarro viuda de Nava, la ve por última vez precisamente el 8 de marzo y no es sino hasta el 10 que se atreve a entrar por el balcón a la recámara. La encuentra muerta y el 11 se da a conocer el suicidio. Lo extraño es que la criada estaba en la casa de Kepler 83 desde las seis de la tarde del día 9 de marzo.

Frente al rumor, el sábado 12 la policía exhibió las tres cartas de suicidio que Miroslava dejó en la recámara y el peritaje que comprobaba que eran de su puño y letra. Después difundieron la descripción de su recámara. El clima de obsesión baturrona no puede ser más perfecto: la foto del torero español sobre el pecho, las obras completas de Federico García Lorca y un libro sobre El Greco en la mesa de noche. Una pregunta obvia es por qué Miroslava se suicidó por un hombre que había protagonizado escándalos amorosos con casi cualquier actriz de moda, desde Ava Gardner hasta Rita Hayworth, pasando por la vecina de Jorge Pasquel, María Félix.

Las contradicciones surgen de nuevo: Miroslava y Dominguín se conocieron en agosto de 1954, cuando la policía franquista acusó a la actriz de ser espía y le negó la entrada al país. El torero se ofreció de aval y la acompañó durante su estancia. Apenas cuatro meses después, la prensa anunciaba el matrimonio de Dominguín con la actriz italiana Lucía Bosè. La noticia del matrimonio era casi tan vieja como su amistad con el torero.

Cartas póstumas[editar]

Aparentemente, Miroslava dejó algunas misivas en las que se despide de su padre y de su hermano, al tiempo que pide su perdón.

Coincidencia fatal[editar]

La última película de Miroslava fue Ensayo de un crimen, dirigida por Luis Buñuel. La participación de la actriz en la realización de esta cinta fue fortuita; Miroslava se encontraba ya en un profundo estado depresivo, por lo que su padre le pidió al actor Ernesto Alonso que le ayudara de alguna manera para mantener a su hija ocupada.

Lilia Prado había sido considerada por Buñuel para protagonizar la película, pero debido a que la actriz michoacana no pudo terminar a tiempo la cinta que en ese momento realizaba, el rol protagónico fue concedido a Miroslava, por sugerencia de Alonso. Luis Buñuel tenía sus dudas, pero dado el desenvolvimiento de la actriz en la filmación de la película, finalmente la aceptó.

El mismo Ernesto Alonso afirmó en la película A propósito de Buñuel, que la actriz llevaba pastillas a los estudios, y que si no consumó su suicidio durante el rodaje, fue por el afecto que ella tenía hacia él. Es de llamar la atención que nunca recibió ayuda psiquiátrica profesional.

La cinta tiene como escena final una efigie femenina de cera que arde hasta consumirse; irónicamente, semanas después y antes de que la película fuera exhibida, Miroslava pediría que su cuerpo fuera cremado.

Filmografía[editar]

México

  • Bodas trágicas (1946)
  • Cinco rostros de mujer (1946)
  • ¡A volar joven! (1947)
  • Una aventura en la noche (1947)
  • Juan Charrasqueado (1947)
  • Nocturno de amor (1947)
  • Secreto entre mujeres (1948)
  • La casa chica (1948)
  • La liga de las muchachas (1949)
  • La posesión (1949)
  • La muerte enamorada (1950)
  • Monte de Piedad (1950)
  • Trotacalles (1951)
  • Cárcel de mujeres (1951)
  • Ella y yo (1951)
  • El puerto de los siete vicios (1951)
  • Dos caras tiene el destino (1951)
  • La bestia magnífica (1952)
  • Sueños de gloria (1952)
  • Las tres perfectas casadas (1952)
  • Música, mujeres y amor (1953)
  • Más fuerte que el amor (1953)
  • El monstruo resucitado (1953)
  • Reportaje (1953)
  • La visita que no tocó el timbre (1954)
  • Escuela de vagabundos (1954)
  • Ensayo de un crimen (1955)

Documentales

  • Torero (1956)
  • El charro inmortal (1955)
  • Así era Pedro Infante (1963)
  • México de mis recuerdos (1976)

Hollywood

  • Adventures of Casanova (1947)
  • The Brave Bulls (1950)
  • Stranger on Horseback (1955)

Reconocimientos[editar]

Premios Ariel[editar]

Año Categoría Película Resultado
1954 Coactuación Femenina Las tres perfectas casadas Candidata

Bibliografía[editar]

  • Agrasánchez, Jr., Rogelio (2001). Bellezas del cine mexicano/Beauties of Mexican Cinema. México: Archivo Fílmico Agrasánchez. ISBN: 968-5077-11-8
  • Loaeza, Guadalupe (1990). Miroslava. México: Editorial Cal y Arena.
  • Pérez Medina, Edmundo (1999). Estrellas inolvidables del cine mexicano. En Cine Confidencial. México: Mina Editores.
  • Peguero, Raquel. "¿Vampira?, si me conocieran se atacarían de risa", dice Lilia Prado, Periódico La Jornada, UNAM. Entrevista. México, 27 de septiembre de 1999.
  • Varios (1999). Miroslava, una deslumbrante belleza, una misteriosa tragedia. En SOMOS. México: Editorial Televisa, S. A. de C.V.
  • http://www.academiamexicanadecine.org.mx/ver_ariel.asp?tipo=ariel&idPersona=4077

Enlaces externos[editar]