Miroku

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miroku
弥勒
(Miroku)
Sexo Masculino
Edad 18-21 (al final del manga)
Inuyasha
Nombre real Miroku
Relevancia Personaje Principal
Altura 1.75 cm
Peso 78 kg
Ocupación Monje exorcista
Familia Miatsu (abuelo, fallecido)
Padre (fallecido)
Mushin (padre adoptivo)
Sango (esposa)
Hijas gemelas
Hijo recién nacido
Kohaku (cuñado)
Shako (abuelo político, fallecido)
Padre de Sango (suegro, fallecido)
Seiyū Kouji Tsujitani
Doblador(es)

Miroku (弥勒 Miroku?) es un personaje de ficción en la serie de anime y manga Inuyasha creada por Rumiko Takahashi.

Información del personaje[editar]

* Signo : Cancer

Miroku es un monje humano bastante fuerte y guapo. A su familia empezando por su abuelo cuando éste era joven, le fue puesta una maldición por Naraku, por la cual tienen un vórtice en la mano derecha que puede tragar cualquier cosa. Esto es algo poderoso, ya que es muy difícil que alguien se enfrente a él sin ser absorbido, pero la maldición consiste en que en pocos años y de forma inevitable el vórtice absorberá al mismo Miroku (al igual que fueron absorbidos su padre y su abuelo) y no quedará nada de él y quedara un gran agujero en la tierra como prueba.

Como es un monje, viaja de pueblo en pueblo "ayudando" a la gente. Cada vez que detecta una casa o castillo poseído por un demonio, él se acerca a ofrecer sus servicios y echa al demonio de la casa, por lo cual las personas que viven ahí lo recompensan con comida, hospedaje o bienes materiales.

Miroku tiene la suficiente fuerza para pelear de frente con varios demonios incluso sin usar el hoyo negro de su mano derecha. Sin embargo cuando las cosas se ponen muy mal y hay demasiados enemigos entonces siempre tiene ese último recurso.

A pesar de que su obligación como monje es ayudar, Miroku se asegura de ser bien recompensado por sus servicios, no le importa chantajear al señor feudal para que le pague una cuota sumamente alta o incluso decirle que va a expulsar a un demonio inexistente con tal de quedarse una noche a dormir bajo cubierta. A pesar de que los demás desaprueban sus métodos lo cierto es que Miroku siempre les consigue quedarse en los mejores lugares en cada pueblo.

Parecería que el hoyo negro es invencible, pero Naraku ha conseguido algunos insectos venenosos, los Saimyôshô, para que envenenen a Miroku, si éste los absorbe. Debido a eso cuando se trata de pelear con Naraku o sus sirvientes nunca puede usarlo, ya que siempre hay estos insectos a su alrededor.

Debido a la maldición que tiene, Miroku piensa que debe dejar descendencia cuanto antes, y a cada señorita linda que encuentra le pregunta que si quiere tener un hijo con él, y esto no excluyo a Kagome a quien le pregunto a principios de serie al conocerla. Esto por supuesto no hace más que dejar apenada a la mujer a la cual le hace la pregunta y a sus amigos, o en ocasiones, la chica en cuestión le contesta con una bofetada por irrespetuoso, aunque a él no parece importarle. Se considera a sí mismo un casanova.

Sin embargo, parece gustarle mucho su compañera de viaje, Sango. A ella también le gusta Miroku, y en una ocasión acuerdan que después de que maten a Naraku, se casarán. Solo que la relación en ocasiones no avanza mucho, debido a que Miroku le gusta mucho coquetear con cualquier mujer que se le cruce así como manosear a Sango (y a cualquier chica que tiene enfrente, él le llama tocarle sus atributos) por lo cual siempre termina con una bofetada cuando lo hace. pero además de eso, Miroku demuestra estar realmente enamorado de Sango. Lo ha demostrado en las varias veces que a expuesto su vida por salvar la de ella cosa que a Sango le hace saber que el si esta tan enamorado de ella como ella de él.

A Miroku no le gusta que lo llamen sacerdote o monje o de alguna otra manera. Resalta que es un bonzo (monje seguidor de Buda).

En el último capítulo del manga de InuYasha (558), Miroku y Sango están casados y tienen tres hijos; Dos gemelas y un niño que acababa de nacer.

En la película 2 de InuYasha, tras la muerte de Naraku, su maldición se rompe y el agujero negro se cierra y desvanece, liberando a Miroku. Pero Naraku revive al final de la película inesperandamente y le vuelve a salir el agujero negro en su mano.