Milena Jesenská

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Milena Jesenská
Nacimiento 10 de agosto de 1896
Praga, Imperio austrohúngaro Bandera de Imperio austrohúngaro
Fallecimiento 17 de mayo de 1944 (57 años)
Ravensbrück, Alemania nazi Bandera de Alemania nazi
Nacionalidad checa
Ocupación escritora, periodista, traductora
Cónyuge Ernst Pollak
Jaromír Krejcar
Hijos Jana
Premios Justos entre las Naciones

Milena Jesenská, escritora, periodista y traductora checa, nace en Praga el 10 de agosto de 1896 y muere el 17 de mayo de 1944 en el campo de concentración de Ravensbrück, Alemania.

Vida[editar]

Durante mucho años fue conocida como “la enamorada de Kafka” debido a la edición de las cartas que el escritor le enviara, pero Milena Jesenká fue muchas otras cosas en su vida.

Nació en el seno de una familia aristocrática; su padre era cirujano y profesor de la Universidad de Praga y su madre murió cuando ella tenía 16 años. Estudió en el exclusivo Instituto para niñas Minerva y, obedeciendo los deseos de su padre, comienza los estudios de Medicina pero pronto los abandona. Se enamora de Ernst Pollak, escritor austriaco de origen judío, su padre hace todo lo posible para impedir esta boda pero no lo logra y la pareja se establece en Viena.

Pronto el matrimonio comenzó a ser insoportable para Milena. Buscando independizarse de su esposo, comienza a realizar traducciones y a dar clases de checo; uno de sus alumnos fue el novelista y ensayista austriaco Hermann Broch.

En 1919, lee algunos cuentos del escritor checo de lengua alemana Franz Kafka y le escribe pidiendo su autorización para traducirlos al checo. Esta carta será el comienzo de una apasionada correspondencia entre ambos que durará dos años (1920 –1922), en los que sólo tendrán dos encuentros personales: cuatro días en Viena y un día en Gmünd.


A la muerte de Kafka, el 3 de junio de 1924, escribe en Viena una nota fúnebre para el diario Narodni Listy de Praga donde dice "tímido, retraído, suave y amable, visionario, demasiado sabio para vivir, demasiado débil para luchar, de los que se someten al vencedor y acaban por avergonzarlo".

Será a partir de 1920 que ella comienza a transformarse en una reconocida y original periodista. En Viena colabora con los periódicos checos Tribuna y Národní Listy y las revistas Pestrý týden y Lidové Noviny. Durante los años 1938 y 1939 edita el importante semanario cultural y político Presencia (Přítomnost), publicado en Praga por Ferdinand Peroutka. Sus reportajes, artículos y reflexiones allí publicados son una muestra de mirada original y de espíritu feminista que están entre las mejores páginas del periodismo checoslovaco de preguerra.

Ya divorciada de Pollack, vive en Praga donde se casa con el arquitecto checo Jaromír Krejcar y en 1928 nace su hija Jana. Ambos intelectuales eran miembros del Partido Comunista Checo. Krejcar parte por un tiempo a la Unión Soviética y regresa conmocionado de las arbitrariedades y crímenes del stalinismo.

Para Milena comienza una década trágica e intensa llena -al mismo tiempo- de creatividad profesional. Por un lado se había hecho adicta a la morfina, se divorcia de su marido, es cada vez más reconocida como periodista, colabora en la prensa comunista pero pronto comienza el desencanto con el comunismo soviético, y denuncia tanto las purgas como la traición que habían sufrido muchos militantes comunistas judíos. Apoya a los refugiados alemanes que llegaban huyendo del régimen nazi.

Después de la ocupación de Praga, Milena se integra a la lucha clandestina contra los ocupantes y anda por la calle con una estrella amarilla prendida en la ropa sin ser judía.

Fue detenida por la Gestapo en noviembre de 1939 y recluida en el campo de concentración de Ravensbrück, donde se convierte en enfermera. Los testimonios de las sobrevivientes hablan de su conducta animosa, solidaria y valiente que ayuda a mejorar la calidad de vida física y psicológica de las prisioneras. Allí conoce y mantiene una gran amistad con Margarete Buber-Neumann, en la que la literatura era el centro de la conversación debido a que pensaban que “el espíritu constituye una isla, pequeña pero segura, en el centro mismo de un mar de miseria y desolación” (Margarete Buber-Neumann, citada por Tzvetan Todorov, Frente al límite, México, Siglo XXI, 1993). Posteriormente, Buber-Neumann le dedicaría un libro a la escritora checa: Kafkas Freundin Milena, en el cual, además de relatar la vida de Milena, da cuenta también de las jornadas que vivieron ambas en el campo de concentración —existe versión española: Milena, la amiga de Kafka. Ediciones G.P., Barcelona, 1967. Traducción de María Carmen Pascual.

En el campo de concentración contrajo una infección renal que acabó con su vida el 17 de mayo de 1944.