Miguel de San Román

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miguel de San Román
Miguel de San Román

24 de octubre de 1862-3 de abril de 1863
Vicepresidente   Juan Antonio Pezet
Pedro Diez Canseco
Predecesor Ramón Castilla
Sucesor Ramón Castilla (interino)

Encargado del mando del Perú
(Mandato interino bajo el segundo gobierno de Ramón Castilla)
28 de julio de 1858-24 de octubre de 1858
Predecesor José María Raygada
Sucesor Ramón Castilla

15 de julio de 1858-24 de octubre de 1858
Presidente Ramón Castilla
Predecesor José María Raygada
Sucesor José María Raygada


Datos personales
Nacimiento 17 de mayo de 1802
Puno, Flag of Peru.svg Perú
Fallecimiento 3 de abril de 1863
Chorrillos, Lima, Flag of Peru.svg Perú
Profesión Militar

Miguel de San Román y Meza (Puno, 17 de mayo de 1802 - Chorrillos, 3 de abril de 1863), fue un militar y político peruano. Luchó en las filas patriotas durante la guerra de la Independencia del Perú. Luego participó en las contiendas civiles de las primeras décadas de la República y en las guerras contra la Gran Colombia (1828-1829) y Bolivia (1835-1836 y 1840-1841). Obtuvo el máximo rango de Gran Mariscal. Durante los gobiernos del mariscal Ramón Castilla ocupó altos cargos públicos: Presidente del Consejo de Gobierno, Ministro de Guerra y Marina y Presidente del Consejo de Ministros. Con el apoyo de Castilla fue elegido Presidente Constitucional de la República del Perú, mandato que ejerció de 24 de octubre de 1862 a 3 de abril de 1863. No concluyó su gobierno pues murió víctima de una enfermedad.

Minibiografía[editar]

Desde muy joven se interesó por la independencia del Perú. Colaboró bajo las órdenes de los libertadores José de San Martín y Simón Bolívar. Participó en las batallas de Junín y Ayacucho, en 1824. Participó luego en las múltiples luchas de los primeros años de la República. Se hizo notable como organizador de tropas y por la rapidez de sus marchas. Apoyó al general Agustín Gamarra hasta su derrota en la batalla de Ingavi, donde tuvo una mala actuación, que contribuyó en parte a la victoria boliviana (1841). Se sumó a la revolución constitucional de 1844-1845, luchando en la batalla de Carmen Alto. Se le confirió el grado de Gran Mariscal. Ocupó el cargo de presidente del Consejo de Estado entre 1845 y 1849. Postuló a la presidencia en 1851, sin éxito. En 1854 colaboró en la insurrección contra el gobierno de José Rufino Echenique; después de la batalla de La Palma y de la caída de dicho régimen, fue nombrado por el presidente Ramón Castilla como Ministro de Guerra y Marina. Elegido diputado por Puno en la Convención Nacional, presidió sus sesiones entre 1855 y 1856. Cuando estalló la revolución de Manuel Ignacio de Vivanco en Arequipa, fue enviado hacia allá para debelarla. Triunfó en la batalla de Yumina en 1857 y participó en la toma de Arequipa, en 1858. Fue nuevamente ministro de Guerra y presidente del Consejo de Ministros en 1858. En 1862 fue elegido Presidente Constitucional de la República para el período 1862-1866, pero falleció tras cinco meses de gobierno. Durante este breve mandato adoptó como moneda el Sol de Oro e implantó el sistema decimal de pesas y medidas.

Biografía ampliada[editar]

Carrera militar y política[editar]

Fue hijo del coronel del ejército español Miguel Pascual San Román Cuentas y de María Meza. Su padre, ganado por la causa independentista, tomó parte en el levantamiento encabezado por Mateo Pumacahua y los Hermanos Angulo de 1814; el entonces adolescente Miguel lo acompañó hasta la batalla de Umachiri, que se libró el 11 de marzo de 1815 y que resultó en la derrota de los patriotas. Don Miguel Pascual tuvo que ocultarse en Puno, pero fue capturado y luego fusilado por orden del virrey Joaquín de la Pezuela, y se cuenta que el joven Miguel fue obligado a presenciar la ejecución de su padre.

Superando tan dolorosa experiencia, Miguel pasó al Cuzco donde culminó sus estudios para luego enrolarse en el ejército realista. Fue enviado a la costa sur para combatir a la expedición dirigida por el teniente coronel Guillermo Miller, ocasión que aprovechó para desertar e incorporarse a las filas patriotas, siendo reconocido como subteniente. Estuvo en el combate de Mirave, realizado el 22 de mayo de 1821 cerca de Tacna; luego en la ocupación de Lima en el mes de julio; y en el primer sitio del Callao. Fue incorporado a la Legión Peruana y estuvo presente en el desastre patriota de La Macacona, ocurrido el 22 de abril de 1822, cerca de Ica. Ya con el grado de teniente, asistió a la Segunda Campaña de Intermedios bajo el mando del general Agustín Gamarra, pero dicha expedición fracasó. San Román se contó entonces entre los que patriotas que debieron hacer la penosa retirada de Oruro a Ilo, donde embarcó junto con los restos de la expedición. Desembarcó luego en Huanchaco, en la costa norte, y se unió al ejército del libertador Bolívar, participando en la campaña libertadora de 1824 que culminó con las batallas de Junín y Ayacucho. Consumada la independencia, fue ascendido a sargento mayor, e intervino en la represión contra los iquichanos de Huanta, que persistían en mantenerse fieles a la corona española.

Pasó a Arequipa en 1827, siendo transferido a otro batallón. Participó en la invasión a Bolivia de 1828 y marchó a la guerra contra la Gran Colombia, siendo tomado prisionero luego de la batalla del Portete de Tarqui, en 1829. Restablecida la paz, fue liberado, obteniendo el grado de teniente coronel. Secundó el golpe de estado del general Gamarra contra el presidente José de La Mar, a quien tomó prisionero en Piura, enviándole al exilio rumbo a Costa Rica.

Permaneció por algún tiempo en Piura, hasta que con su batallón marchó por la sierra hasta Puno, cuando se temió una posible incursión bélica de Bolivia en 1831. Fue entonces ascendido a coronel y al frente del batallón Pichincha, pasó a guarnecer el departamento de Puno, cuya prefectura asumió. Al ocurrir el pronunciamiento del general Pedro Pablo Bermúdez contra el presidente Luis José de Orbegoso, se sumó a la rebelión y marchó sobre Arequipa, ocupándola luego de las batallas de Miraflores y Cangallo (2 y 5 de abril de 1834), tras lo cual pasó a Moquegua. Pero al restablecerse el orden legal tras el abrazo de Maquinhuayo del 24 de abril de 1834, emigró a Bolivia. Volvió al Perú al año siguiente y se unió con Gamarra en la lucha contra los invasores bolivianos, dirigidos por el presidente Andrés de Santa Cruz con el fin de establecer la Confederación Perú-Boliviana. San Román fue sorprendido durante un reconocimiento, siendo capturado y enviado prisionero a Bolivia, de donde retornó a fines de 1838, cuando ya un ejército aliado peruano-chileno luchaba contra los confederados. Se ocultó en Puno para evitar ser apresado, y luego de la batalla de Yungay (donde fue derrotado Santa Cruz de manera definitiva) se puso a órdenes de Gamarra (enero de 1839).

San Román asumió nuevamente como Prefecto y Comandante General de Puno, siendo ascendido a General de Brigada. Se mantuvo leal al segundo gobierno constitucional de Gamarra. Bajo el mando del general Ramón Castilla participó en la campaña contra la revolución regeneracionista iniciada en Arequipa por el coronel Manuel Ignacio de Vivanco. Participó en los combates de Cachamarca y Cuevillas (25 y 30 de marzo de 1841), y persiguió a Vivanco, que logró cruzar la frontera con Bolivia.

Regresó a Lima y acompañó al presidente Gamarra en la campaña contra Bolivia. Enviado de avanzada, logró una victoria sobre los bolivianos en el combate de Mecapaca, el 21 de octubre de 1841, lo que le valió su ascenso a General de División. Participó luego en la batalla de Ingavi, librada el 18 de noviembre del mismo año. Iniciada la acción, recibió la orden de colocar la caballería en forma de que resguardase la línea de retirada, pero la interpretó equivocadamente y se retiró con la caballería, lo que produjo un efecto desmoralizador en la infantería peruana, lo que se agravó aún más con la muerte del presidente Gamarra en el campo de batalla. Para colmo, en su retirada hacia el Perú, San Román ordenó la destrucción del puente sobre el Desaguadero, cuando la infantería peruana se encontraba aún en territorio boliviano. Pero inmediatamente reunió a los dispersos y pasó a Cuzco, donde reorganizó el ejército y enfrentó a la invasión boliviana.

Hecha la paz con Bolivia en junio de 1842, realizó, al frente de sus tropas, una marcha memorable a través de la sierra, desde Lampa hasta Lima, durante la anarquía iniciada tras la muerte de Gamarra. En Concepción reconoció la autoridad del general Juan Crisóstomo Torrico, y unidos ambos, fueron al encuentro de los generales Antonio Gutiérrez de La Fuente y Juan Francisco de Vidal, que habían efectuado en el Cuzco un pronunciamiento. Pero derrotado en la batalla de Agua Santa el 17 de octubre de 1842, pasó una vez más a Bolivia.

Reapareció en Puno, cuando ya se había iniciado la revolución constitucional contra el gobierno directoral de Vivanco, y fue admitido como miembro de la Junta de Gobierno Provisorio constituida en el sur por los revolucionarios. Como general en jefe del ejército revolucionario, colaboró en el triunfo obtenido en la batalla de Carmen Alto, el 22 de julio de 1844. Fue elevado entonces al alto rango de Gran Mariscal.

Miguel de San Román, según grabado del siglo XIX.

Fue ministro de Guerra en el gobierno provisorio del vicepresidente Manuel Menéndez y en 1845 fue electo senador por Puno. Durante el primer gobierno de Castilla fue miembro del Consejo de Estado, cuya presidencia ejerció entre 1845 y 1846. Nuevamente ejerció como ministro de Guerra, de marzo a agosto de 1848. Acusado de conspiración, fue apresado y desterrado a Chile, pero pronto regresó gracias a una amnistía dada en agosto de 1849. Postuló a la presidencia de la República en 1851 aunque solo obtuvo el 6,3% de la votación total; en dichas elecciones triunfó el general José Rufino Echenique.

Elegido diputado por la provincia de Lampa, hizo una terca oposición al gobierno de Echenique, por lo que fue desaforado y desterrado a Chile. Volvió en 1854 para sumarse a la revolución liberal que había iniciado en Arequipa el general Castilla. Demostró una vez más su habilidad en organizar fuerzas. Desde Tacna pasó a Moquegua y de allí a Puno. Luego avanzó al Cuzco. Unido finalmente con el grueso del ejército revolucionario, participó en la batalla de La Palma, librada en las afueras de Lima, el 5 de enero de 1855, encuentro que significó la derrota definitiva de Echenique.

Durante el gobierno provisional de Castilla fue Ministro de Guerra y Marina. Elegido diputado por Puno a la Convención Nacional (Congreso Constituyente), presidió sus sesiones entre 1855 y 1856. Marchó a Arequipa con la misión de sofocar la revolución conservadora iniciada allí por el general Vivanco, en contra de la Constitución Liberal de 1856 aprobada por la Convención Nacional. Esto desató la sangrienta Guerra Civil de 1856-1858. Nombrado general en jefe del ejército de operaciones, triunfó en la batalla de Yumina, el 29 de junio de 1857, y concurrió al asedio y la toma de Arequipa, el 7 de marzo de 1858.

Fue ministro de Guerra y presidente del Consejo de Ministros; y en tal calidad ejerció el Poder Ejecutivo del 28 de julio a 24 de octubre de 1858, hasta que Castilla asumió su segundo gobierno constitucional. Actuó como jefe militar de los departamentos del sur, mientras el presidente Castilla dirigía personalmente la campaña contra el Ecuador.

Las elecciones de 1862[editar]

A1 finalizar en 1862 el segundo gobierno de Castilla, se vislumbró una enconada lucha electoral entre tres candidatos: el mariscal Miguel San Román, el general Juan Antonio Pezet y el doctor Juan Manuel del Mar; el primero contaba con el apoyo oficial de gobierno. Pero la lucha desapareció cuando Pezet unió sus fuerzas con las de San Román pasando a ser su candidato a la primera vicepresidencia, y cuando enfermó gravemente Del Mar. Los liberales apoyaron también a San Román.

Realizadas las elecciones, resultó elegido San Román; para primer vicepresidente el general Pezet, y para segundo vicepresidente el general Pedro Diez Canseco. El Congreso los proclamó el 29 de agosto de 1862.

Presidente Constitucional de la República[editar]

El presidente San Román inició sus funciones el 24 de octubre de 1862, para un mandato de cuatro años, según la Constitución de 1860, pero solo llegaría a gobernar unos meses. Su gabinete ministerial lo conformaban las siguientes personalidades: José Gregorio Paz Soldán (RR.EE y PCM); Antonio Arenas (Gobierno); Melchor Vidaurre (Justicia); el general Isidro Frisancho (Guerra) y el coronel José Santos Castañeda (Hacienda).[1]

San Román continuó la política de su antecesor. Se destacó por su tino y cordura como gobernante. Una de sus primeras acciones fue permitir el retorno de los desterrados políticos. Fue así como liberales como José Gálvez Egúsquiza y hasta viejos caudillos como José Rufino Echenique y Manuel Ignacio de Vivanco, volvieron al Perú. En las elecciones para renovar la Municipalidad de Lima volvió a surgir la pugna entre echeniquistas y vivanquistas; triunfaron los primeros y llegó a ser alcalde Antonio Gutiérrez de La Fuente.[2]

Obras[editar]

Entre las medidas importantes que se dieron en este corto mandato, están las siguientes:

  • Se concertó un préstamo con el extranjero, a fin de aliviar la crítica situación económica, derivada de la disminución de la venta del guano en Europa.
  • Por ley de 14 de febrero de 1863, se estableció el sistema bimetalista en el proceso económico de cambio, adoptando como unidades monetarias el Sol de Plata y el Sol de Oro, en relación de 1 a 20, quedando fijado el peso antiguo en 80 centavos.
  • Se inició la fundación de algunos bancos comerciales.
  • Se adoptó para todo el país el sistema métrico decimal de pesas y medidas.
  • Se mantuvo la ejecución de obras públicas iniciadas durante el gobierno de Castilla.
  • Se dio una nueva ley sobre el Consejo de Ministros.

Enfermedad y muerte[editar]

Fotografía del cadáver del presidente Miguel de San Román. Se le tributaron pomposas honras fúnebres.

A principios de 1863 el presidente San Román enfermó, trasladándose entonces a su residencia situada en el balneario de Chorrillos, donde continuó trabajando con sus ministros. El 30 de marzo su estado se agravó. Los médicos le diagnosticaron una enfermedad hepática y renal. Castilla fue a visitarle, y hablándole con sinceridad, le aconsejó que hiciera su testamento. En su lecho de agonía, San Román vio juntos a Castilla, Vivanco y Echenique, enconados rivales de la reciente vida política peruana. Falleció en brazos de Castilla, a las once de la mañana del día 3 de abril de 1863 (Viernes Santo), siendo honrado con solemnes funerales realizados en la capital, donde pronunciaron sendos discursos José Gregorio Paz Soldán y José Antonio Barrenechea.

Como se hallaban ausentes los dos vicepresidentes (Pezet en Europa y Diez Canseco en Arequipa), asumió interinamente el poder Ramón Castilla, por ser el militar más antiguo y por su prestigio. Hubo temor de que el viejo mariscal se perpetuase en el poder, pero al cabo de unos días entregó el mando al segundo vicepresidente, Pedro Diez Canseco. El 3 de agosto de ese año regresó Pezet al Perú y acto seguido se hizo cargo del gobierno.[3]


Predecesor:
José María Raygada
Presidente del Consejo de Ministros del Perú
Escudo nacional del Perú.svg

15 de julio de 1858 - 24 de octubre de 1858
Sucesor:
José María Raygada
Predecesor:
José María Raygada
Encargado del mando
Encargado del Mando del Perú

Escudo de Perú
28 de julio de 1858 - 24 de octubre de 1858

Sucesor:
Ramón Castilla
Presidente Constitucional del Perú
Predecesor:
Ramón Castilla
Presidente Constitucional del Perú
Presidente Constitucional del Perú
Escudo nacional del Perú.svg

24 de octubre de 1862 - 3 de abril de 1863
Sucesor:
Ramón Castilla
Presidente Provisorio

Referencias[editar]

  1. Basadre 1998, p. 944.
  2. Basadre 1998, p. 945.
  3. Basadre 1998, p. 946.
Bibliografía
  • Basadre, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomos 2, 3 y 4. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
  • Chirinos Soto, Enrique: Historia de la República (1821-1930). Tomo I. Lima, AFA Editores Importadores S.A, 1985.
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 15. SAL/SZY. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-164-1
  • Vargas Ugarte, Rubén: Historia General del Perú. Noveno Tomo. Primera Edición. Editor Carlos Milla Batres. Lima, Perú, 1971.
  • Varios autores: Grandes Forjadores del Perú. Lima, Lexus Editores, 2000. ISBN 9972-625-50-8

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]