Miguel Covián Pérez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miguel Covián Pérez
MiguelCovianPerez.jpg

Presidente de la Cámara de Diputados de México
1 de octubre de 1966-31 de octubre de 1966
Predecesor Luz María Zaleta de Elsner
Sucesor Luis Dantón Rodríguez

Datos personales
Nacimiento 8 de febrero de 1930
México, D. F.
Fallecimiento 28 de abril de 2009
México, D. F.
Partido Partido Revolucionario Institucional PRI Party (Mexico).svg
[editar datos en Wikidata ]

Miguel Covíán Pérez. Político, intelectual, periodista, y poeta mexicano. Nació el 8 de febrero de 1930 en la Colonia Roma de la Ciudad de México, y falleció el 28 de abril de 2009 en la Colonia del Valle de la misma ciudad. Fue el menor de nueve hijos del ilustre jurista y poeta yucateco José María Covián Zavala. Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1956, fue ganador del Concurso Nacional de Oratoria organizado por el Partido Revolucionario Institucional, lo que lo llevó a ser invitado como orador en la campaña electoral del más tarde Presidente de México Adolfo López Mateos entre 1957 y 1958. En 1964 fue elegido Diputado Federal. Destacado miembro de la XLVI Legislatura Federal, participó en memorables debates con figuras como Vicente Lombardo Toledano y Jorge Cruickshank García, del Partido Popular Socialista, y Adolfo Christlieb Ibarrola, del Partido Acción Nacional[1]

Como parte del acto conmemorativo del 95 aniversario luctuoso de Benito Juárez el 18 de julio de 1967, Miguel Covián Pérez pronunció en el Hemiciclo a Juárez un impactante discurso titulado "Juárez en los Caminos de Hoy" ante el entonces Presidente Gustavo Díaz Ordaz, haciendo gala de sus dotes de orador. Díaz Ordaz decidió entonces nombrarlo como Embajador de México en Cuba,[2] puesto en el cual sirvió de 1967 a 1969 durante la época en la que México fue el único país latinoamericano en mantener relaciones diplomáticas con el gobierno de Fidel Castro, abarcando también el turbulento período del Movimiento estudiantil en México de 1968.

Durante la década de 1970, Covián Pérez tuvo diferentes puestos dentro del Partido Revolucionario Institucional, entre ellos el de Oficial Mayor, así como el de Subdirector del ISSSTE. De 1982 a 1985 se desempeñó como Jefe Delegacional en Gustavo A. Madero, al norte del Distrito Federal, después de lo cual fue asesor de diferentes funcionarios tales como Ramón Aguirre Velázquez, regente del Distrito Federal, y Jesús Salazar Toledano, Secretario de Gobierno del Distrito Federal. Fue esencial su contribución para la elaboración de la Reforma Política del Distrito Federal, la cual permitió a los ciudadanos de esta megalópolis elegir directamente a sus gobernantes locales a partir de 1997. A finales del sexenio del Presidente Ernesto Zedillo (1998-2000) tuvo el cargo de Director General de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Gobernación bajo las órdenes del entonces Secretario Francisco Labastida Ochoa.

Miguel Covián Pérez se destacó también por sus agudos artículos de análisis y opinión política durante la década de 1970 en el extinto periódico "El Día", y en la década de 1990 en el periódico "La Jornada", en cuyo sitio de internet es aún posible leerlos[3] Escribió al menos un libro inédito de poemas titulado "Versos Extemporáneos", que sobresale en la forma por su impecable métrica y en su fondo por su profunda angustia existencial. Uno de los poemas incluidos en dicha obra se reproduce a continuación:

DOWNSTAIRS

Siempre he tenido la mirada puesta
escaleras abajo.
Desde ahí reconozco a los que llegan
a los pisos más altos
los que visitan y jamás se quedan
los que fingen no verme
y apresuran el paso.

Ellas, las que me amaron unos días,
roto el primer encanto
dijeron desde ahí su despedida
mientras que yo asomado
las miraba partir con el hastío
amargo de una imagen repetida
cuando rodaba su olvidado nombre
por toda la escalera,
muy abajo.

Llega la soledad, se va la noche.
Mañana podré dar
tal vez a un nuevo amor la bienvenida.
Y así me quedo viendo a lo profundo
de la escalera fría.
Nadie vendrá porque es también la vía
que se cierra al regreso
de las arrepentidas.

Por ahí se alejaron mis padres
mis hermanos,
tempranamente liberados
de la prisión del cuerpo,
dejándome esta grieta
de nostalgia, silencio y lobreguez,
este duelo,
la oquedad que nadie llenará
escaleras arriba.

Los hijos que crecieron
me dejan sus sonrisas
y bajan la escalera
para salir al mundo
ya sin mi compañía.
Los aguardo despierto
como cuando eran míos
pero no subirán porque la vida
les hizo ya sus propias escaleras
para mirar abajo.

Ojalá que el amor los acompañe
y no pase de largo
como en la casa mía.


Referencias[editar]


Predecesor:
Luz María Zaleta de Elsner
Presidente de la Cámara de Diputados de México
1966
Sucesor:
Luis Dantón Rodríguez